El as­cen­so re­lám­pa­go del ami­go de Sánchez

El pró­xi­mo pre­si­den­te de Mur­cia se bre­gó en Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes y ha sido la som­bra de su an­te­ce­sor.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ha­ce unas se­ma­nas, el to­da­vía pre­si­den­te de Mur­cia, Pe­dro An­to­nio Sánchez, re­mo­de­ló el PP tras el con­gre­so en el que fue re­ele­gi­do por aplas­tan­te ma­yo­ría. Co­mo ha­bía he­cho Ma­riano Ra­joy, creó el pues­to de coor­di­na­dor ge­ne­ral, para apo­yar las la­bo­res del se­cre­ta­rio ge­ne­ral y di­ri­gir el día a día de la or­ga­ni­za­ción. En Mur­cia re­ca­yó en Fer­nan­do López Mi­ras, de 33 años, na­ci­do en Lorca y cur­ti­do co­mo Sánchez en Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes (NNGG), dipu­tado re­gio­nal, con po­ca ex­pe­rien­cia en ges­tión pe­ro que lle­va­ba años ga­nan­do po­der in­terno. El mis­mo que aho­ra se con­ver­ti­rá en el pre­si­den­te au­to­nó­mi­co más jo­ven de Es­pa­ña. Con una li­cen­cia­tu­ra de De­re­cho y un más­ter de Di­rec­ción de Empresas, no tie­ne ex­pe­rien­cia la­bo­ral fue­ra de la po­lí­ti­ca pe­ro ate­so­ra al­go que para mu­chos es de­ter­mi­nan­te en su ca­rre­ra, una amis­tad ín­ti­ma –“son uña y car­ne”– con Sánchez.

Sus ad­ver­sa­rios no du­dan de que es­te se­gui­rá así li­de­ran­do el Go­bierno mur­ciano: “Es un per­fil de ab­so­lu­ta con­fian­za. Lo han pues­to ahí por­que sa­ben que va a obe­de­cer lo que le di­ga Pe­dro An­to­nio”. Tras su de­sig­na­ción, él mis­mo de­jó cla­ro que tie­ne dos prio­ri­da­des: “Re­sol­ver una in­jus­ti­cia”, en re­la­ción al pa­so atrás de Sánchez, aco­sa­do por la co­rrup­ción, y “res­pe­tar la vo­lun­tad de los mur­cia­nos”, que el Go­bierno si­ga en ma­nos del PP.

Ha sido una se­ma­na in­ten­sa para López Mi­ras. El mar­tes por la ma­ña­na llo­ró “to­do lo que te­nía que llo­rar” por el des­ti-

no de su ami­go. Ho­ras des­pués, su mó­vil echa­ba hu­mo des­de el gru­po de What­sapp que com­par­te con di­ri­gen­tes de NNGG. Se le no­tó “sor­pren­di­do” en su res­pues­ta a los com­pa­ñe­ros que le fe­li­ci­ta­ron en cuan­to su­pie­ron del as­cen­so de uno de los miem­bros más com­pro­me­ti­dos de la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil, que em­pe­zó a li­de­rar en Lorca en 2008, para des­pués di­ri­gir­la en to­da la co­mu­ni­dad. Un año des­pués, con 25 años, fue de­sig­na­do di­rec­tor ge­ren­te del área de Sa­lud en Lorca, un pues­to que por ley solo po­día ser para fun­cio­na­rios. El nom­bra­mien­to sus­ci­tó mu­cha con­tro­ver­sia, que ter­mi­nó con un cam­bio de ley para que pu­die­ra desem­pe­ñar­lo. Fue bre­ve­men­te se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la con­se­je­ría de Eco­no­mía y Ha­cien­da y hoy es dipu­tado re­gio­nal.

Pe­ro don­de ha ido es­ca­lan­do po­si­cio­nes es den­tro del PP, don­de se le con­si­de­ra el hom­bre a la som­bra de Sánchez. Pu­do ver­se, por ejem­plo, en la ne­go­cia­ción de los pre­su­pues­tos con Ciu­da­da­nos, don­de lle­vó la voz can­tan­te de su par­te, por en­ci­ma in­clu­so de ex­per­tos y de por­ta­vo­ces del ra­mo, le­van­tan­do “sus­pi­ca­cias” so­bre su pro­ta­go­nis­mo.

“Es un cu­rran­te co­mo na­die”, di­ce de él Bea­triz Ju­ra­do, que aca­ba de de­jar la pre­si­den­cia de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes. Ha­bían tra­ba­ja­do jun­tos en te­mas de agua en­tre Al­me­ría y Mur­cia y cuan­do lle­gó a la cús­pi­de de NNGG en 2009 tu­vo cla­ro que que­ría con­tar con él co­mo vi­ce­se­cre­ta­rio. Afi­cio­na­do a sa­lir a co­rrer, las pa­chan­gas de fút­bol, la mú­si­ca in­de­pen­dien­te y a las re­des so­cia­les –don­de las fotos mues­tran una especial pre­di­lec­ción por los cal­ce­ti­nes de co­lo­res y ra­yas– es ca­li­fi­ca­do por com­pa­ñe­ros y ad­ver­sa­rios co­mo un jo­ven dis­fru­tón y di­ver­ti­do, el com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo con el que no te im­por­ta ha­cer un via­je en co­che de cin­co ho­ras. Al con­tra­rio, se­gún Ju­ra­do. Es asi­duo a to­do ti­po de fies­tas y ro­me­rías de Lorca y so­bre to­do de su Se­ma­na Santa, co­mo miem­bro de la co­fra­día del Pa­so Blan­co y cos­ta­le­ro del Trono del Cris­to del Res­ca­te. Me­ti­do en fae­na po­lí­ti­ca, tie­ne fa­ma de ser du­ro de pe­lar. “Es fuer­te y du­ro, ca­si de ata­car al opo­nen­te”, di­ce un dipu­tado re­gio­nal.

Ju­ra­rá el car­go des­pués de Se­ma­na Santa, cuan­do en Lorca se le es­pe­ra para sa­lir en pro­ce­sión. Co­mo to­dos los años, lle­va­ba me­ses en­tre­nan­do para le­van­tar el pa­so del Cris­to del Res­ca­te el Jue­ves San­to. Con la Pas­cua, su mi­sión se­rá res­ca­tar al PP mur­ciano de la opo­si­ción.

an­tes de to­mar po­se­sión, en lorca le es­pe­ran para le­van­tar el Cris­to del res­ca­te el jue­ves san­to

Fer­nan­do lópez mi­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.