POR­TA­DA Eus­ka­di mi­ra al fu­tu­ro

Víctimas y ver­du­gos acep­tan de­ba­tir ca­ra a ca­ra y en una mis­ma me­sa con la re­vis­ta TIEM­PO co­mo tes­ti­go. Un exe­ta­rra, una víc­ti­ma, un agen­te de la Er­tzain­tza y una es­col­ta dia­lo­gan so­bre lo que su­po­ne la en­tre­ga de ar­mas de ETA y sus con­se­cuen­cias en el fu

Tiempo - - SUMARIO - Por Mi­riam V. de la He­ra Fotos: Txet­xu Be­rrue­zo

Era uno de tan­tos ho­me­na­jes que se hi­cie­ron a Eduar­do Pue­lles, el úl­ti­mo ase­si­na­do por la ban­da te­rro­ris­ta ETA en el País Vasco. Su her­mano Jo­su Pue­lles, er­tzai­na to­da­vía hoy en ac­ti­vo, es­ta­ba to­man­do un ca­fé mi­nu­tos an­tes del ac­to en una ca­fe­te­ría cer­ca­na jun­to a Txe­ma Olea­ga, en­ton­ces con­ce­jal del PSE en el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, y otros re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos del PP. En­tre to­dos su­ma­ban más de me­dia do­ce­na de es­col­tas. De re­pen­te, vie­ron có­mo por la Gran Vía se acer­ca­ba una re­pre­sen­tan­te del PNV, iba so­la, sin es­col­ta y pa­sean­do li­bre­men­te con su abri­go de vi­són.

“Se me que­dó gra­ba­da esa imagen; es lo que re­su­me el te­rro­ris­mo y lo que ha pa­sa­do aquí du­ran­te más de 60 años”, ex­pli­ca Pue­lles, tam­bién vi­ce­pre­si­den­te de la aso­cia­ción de víctimas Co­vi­te. Fren­te a él se sien­ta José Ramón, Jo­set­xo, Arrie­ta. Es se­na­dor de Po­de­mos por Gui­puz­coa, y du­ran­te su ju­ven­tud co­que­teó con los pos­tu­la­dos más ra­di­ca­les. En 1975 fue con­de­na­do a seis años de cár­cel por per­te­nen­cia a ETA –le de­tu­vie­ron con una pis­to­la en San Se­bas­tián– y que­dó en li­ber­tad tras la am­nis­tía de 1976. Tras su sa­li­da de la cár­cel, hi­zo au­to­crí­ti­ca y se des­vin­cu­ló de cual­quier vio­len­cia para in­vo­lu­crar­se en mo­vi­mien­tos pa­ci­fis­tas. “To­dos los que en al­gún mo­men­to de­ter­mi­na­do es­tu­vi­mos en ETA, de al­gu­na ma­ne­ra he­mos fa­vo­re­ci­do que per­du­ra­ra”, la­men­ta.

Ge­ma Ruiz es la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Som­bras Ol­vi­da­das de Eus­ka­di y Na­va­rra que aglu­ti­na a un cen­te­nar de es­col­tas que se que­da­ron sin tra­ba­jo cuan­do, tras el anun­cio del ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia, se re­ti­ró la seguridad de mu­chos ame­na­za­dos. Pa­só on­ce años ve­lan­do por que sus pro­te­gi­dos pu­die­ran sa­lir a la ca­lle sin mie­do, ya fue­ran po­lí­ti­cos, jue­ces o pe­rio­dis­tas. Pro­te­gi­dos co­mo Est­her Ca­be­zu­do, his­tó­ri­ca del so-

Los Go­bier­nos siem­pre han te­ni­do al­gún ti­po de ne­go­cia­ción con los te­rro­ris­tas; el que di­ga lo con­tra­rio, mien­te” Est­her Ca­be­zu­do

cia­lis­mo vasco, y hoy tam­bién sen­ta­da en nues­tra me­sa, quien en bue­na par­te le de­be la vi­da a su es­col­ta. Cuan­do era te­nien­te de al­cal­de de Por­tu­ga­le­te (Viz­ca­ya), en el año 2002, ETA co­lo­có más de 20 ki­los de di­na­mi­ta en un ca­rri­to de la com­pra y lo hi­zo es­ta­llar cuan­do se di­ri­gía al pleno del ayun­ta­mien­to. Tras la ex­plo­sión, su es­col­ta se aba­lan­zó so­bre ella y amor­ti­guó par­te de la on­da ex­pan­si­va.

Hoy los cua­tro se reúnen en el Centro Az­ku­na de Bil­bao, un an­ti­guo al­ma­cén de vino re­con­ver­ti­do en centro de ocio y cul­tu­ra, para ha­blar so­bre el pun­to de in­fle­xión que su­po­ne el desar­me de ETA. El se­na­dor Arrie­ta rom­pe el hie­lo y ase­gu­ra que re­ci­bió la no­ti­cia con ali­vio, sor­pre­sa y tris­te­za. “Ali­vio por­que des­ar­ma­dos ya no volverán a ha­cer da­ño; sor­pre­sa por­que na­die se ima­gi­na­ba que el final de ETA fue­ra una de­ci­sión uni­la­te­ral, sin apa­ren­tes con­tra­par­ti­das; y tris­te­za por to­dos los años de vio­len­cia y muer­tes que he­mos vi­vi­do”, re­su­me so­bre un desar­me que con­si­de­ra bue­na no­ti­cia. “Yo sí me lo creo, es un preám­bu­lo para que des­apa­rez­can para siem­pre”.

Jo­su Pue­lles nie­ga con la ca­be­za por­que para él no es más que “un vo­de­vil”, en­ca­mi­na­do a blan­quear el final de una ban­da te­rro­ris­ta. “Es un ac­to pro­pa­gan­dís­ti­co más para te­ner un final más digno y que se ade­cúe a lo que han es­ta­do le­gi­ti­man­do du­ran­te años, que es la fa­laz teo­ría del con­flic­to po­lí­ti­co en el País Vasco”. El desar­me tam­po­co le me­re­ce cre­di­bi­li­dad a Ge­ma Ruiz, quien lo ca­li­fi­ca di­rec­ta­men­te de “pan­to­mi­ma”. “No creo que va­yan a en­tre­gar las ar­mas que pue­dan ser­vir co­mo prue­bas de ase­si­na­tos, se­rán cua­tro tras­tos vie­jos”, ex­pli­ca. Pre­ci­sa­men­te, es­te es uno de los te­mas más es­pi­no­sos para los cua­tro in­ter­lo­cu­to­res. Y es que to­da­vía hay 300 fa­mi­lias que no sa­ben quién ma­tó a sus se­res que­ri­dos, y para re­sol­ver­los al­gu­nas de las ar­mas que ETA aún tie­ne en su po­der po­drían ser cla­ve. “Lo que tie­ne que ha­cer es des­apa­re­cer, para que lue­go

To­dos los que en al­gún mo­men­to es­tu­vi­mos en ETA, de al­gu­na ma­ne­ra he­mos fa­vo­re­ci­do que per­du­ra­ra” José ramón arrie­ta

cuan­do sal­gan de la cár­cel no ten­gan una or­ga­ni­za­ción don­de apo­yar­se”, sen­ten­cia Est­her Ca­be­zu­do.

¿DE­CI­SIÓN UNI­LA­TE­RAL? En es­tos días pre­vios al desar­me, los au­to­de­no­mi­na­dos “ar­te­sa­nos de la paz” han in­sis­ti­do una y otra vez en que se tra­ta de una de­ci­sión “uni­la­te­ral” de la ban­da. “No ha ha­bi­do nin­gu­na ne­go­cia­ción que yo se­pa”, ex­pli­ca en esa mis­ma lí­nea Arrie­ta. Pe­ro Pue­lles no pue­de es­tar más en desacuer­do. “De uni­la­te­ral no tie­ne na­da –es­pe­ta–. Aquí ha ha­bi­do una ne­go­cia­ción en el año 2006 en la que se lle­gó a una se­rie de acuer­dos”. Cree que la exis­ten­cia de di­cha ne­go­cia­ción que­da de­mos­tra­da en las con­tra­par­ti­das que han ido lo­gran­do los te­rro­ris­tas tras el anun­cio del ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia, co­mo son, a su jui­cio, la le­ga­li­za­ción de Sor­tu y Bil­du, la de­ro­ga­ción de la doc­tri­na Pa­rot o la no in­ter­ven­ción po­li­cial en los lla­ma­dos on­gie­to­rris (re­ci­bi­mien­tos) a los pre­sos que han ido sa­lien­do de la cár­cel. Asien­te Ge­ma Ruiz, que con­si­de­ra que el desar­me es sim­ple­men­te un pa­so más en una ho­ja de ru­ta mar­ca­da.

Pe­ro don­de las víctimas ven con­ce­sio­nes a los ra­di­ca­les, Jo­set­xo Arrie­ta ve una de­rro­ta po­lí­ti­ca. “¿De ver­dad no creéis que en es­ta his­to­ria no sa­le for­ta­le­ci­do el Es­ta­do de De­re­cho?”, pre­gun­ta in­cré­du­lo. “Ha­ce años era im­pen­sa­ble que ETA de­ja­ra las ar­mas o des­apa­re­cie­ra sin con­se­guir nin­guno de sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos”, opina. Es la mis­ma idea que ha trans­mi­ti­do el Go­bierno vasco en los úl­ti­mos días. Des­de que el Ga­bi­ne­te de Íñi­go Ur­ku­llu co­no­cie­ra la in­ten­ción de ETA de des­ar­mar­se ha ofre­ci­do apo­yo ins­ti­tu­cio­nal para ejer­cer de puen­te en la es­ce­ni­fi­ca­ción de la en­tre­ga de ar­mas. Unas pa­la­bras que es­cue­cen en las fi­las de los so­cia­lis­tas vas­cos, que aho­ra go­bier­nan con el PNV: “Co­mo creo que el desar­me no va­le para na­da, creo que na­die del Go­bierno de­be­ría ir a Ba­yo­na a

Me gus­ta­ría que la gente de la que he sido som­bra pue­da vi­vir li­bre y que nun­ca les vuel­van a in­sul­tar por la ca­lle” Ge­ma ruiz

apo­yar el ac­to”, opina Est­her Ca­be­zu­do, co­rro­bo­ran­do las pa­la­bras de Idoia Men­dia, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSE, que hi­zo un lla­ma­mien­to a evi­tar par­ti­ci­par “en fol­clo­res que están de más”. “Si el PNV quie­re ha­cer un des­ca­la­bro, no te­ne­mos por qué apo­yar­le”, in­sis­te Ca­be­zu­do.

Pe­ro to­dos los in­ter­lo­cu­to­res re­pro­chan a la so­cia­lis­ta la do­ble mo­ral de su par­ti­do en la ges­tión del desar­me. “Uno no pue­de ir a un pac­to de Go­bierno sin ha­ber­se leí­do has­ta la úl­ti­ma le­tra pe­que­ña”, re­cri­mi­na Pue­lles, que cree que de­bie­ra ha­ber cier­tas lí­neas ro­jas. “Cuan­do se to­man de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, hay qué pen­sar tam­bién en es­tas co­sas”, aña­de Ge­ma Ruiz. “Sa­béis bien que cuan­do hay una coa­li­ción del Go­bierno, no siem­pre se es­tá de acuer­do en to­dos los as­pec­tos”, in­ten­ta de­fen­der Ca­be­zu­do. Unas dis­cre­pan­cias res­pec­to a las lla­ma­das po­lí­ti­cas de paz y con­vi­ven­cia que a los que hoy se sien­tan a de­ba­tir les re­cuer­dan en cier­to mo­do a la di­vi­sión que se vi­vió en el año 2000 du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes en re­pul­sa del ase­si­na­to del que fue­ra vi­ce­len­da­ka­ri en otro Go­bierno de coa­li­ción co­mo el ac­tual, Fer­nan­do Bue­sa. Aquel día la ma­ni­fes­ta­ción tu­vo dos ca­be­ce­ras. En una iban los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas, en la otra, re­pre­sen­tan­tes del Par­ti­do So­cia­lis­ta, y du­ran­te la mar­cha, a un la­do se es­cu­cha­ba el gri­to de “Iba­rret­xe au­rre­ra“(Iba­rret­xe ade­lan­te) y en el otro “Iba­rret­xe di­mi­sión”.

“Para mí, mu­cho más in­dig­na es la po­si­ción del PP”, con­ti­núa Pue­lles, que ase­gu­ra no en­ten­der que un Go­bierno con to­dos los me­ca­nis­mos del Es­ta­do de De­re­cho se ha­ya li­mi­ta­do a “sen­tar­se a es­pe­rar y a de­cir que no va a obs­ta­cu­li­zar el desar­me”. “Yo a un te­rro­ris­ta no le exi­jo na­da, por­que no me va a ha­cer ca­so, pe­ro al Go­bierno de mi país, sí; te­ne­mos de­re­cho a exi­gir que se com­por­te mo­ral y éti­ca­men­te con res­pe­to a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos”, aña­de sin en­ten­der la ac­ti­tud de “sen­tar­se y es­pe­rar”, que a

Los pa­sos que se van a dar a par­tir de aho­ra van a ir en­ca­mi­na­dos a blan­quear la his­to­ria del te­rror de ETA” Jo­su Pue­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.