Pa­sa­por­te es­pa­ñol con­tra el bre­xit

es­Pa­ña es­tu­dia Per­mi­tir la do­Ble na­cio­na­li­dad a los re­si­den­tes Bri­tá­ni­cos cuan­do el reino uni­do sal­ga de la ue. el go­Bierno quie­re tras­la­dar es­te ofre­ci­mien­to du­ran­te la vi­si­ta de es­ta­do de fe­li­Pe vi a isa­Bel ii en ju­nio co­mo ges­to de Bue­na vo­lun­tad de ca

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

en la se­ma­na en la que la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, in­vo­có el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, con el que se da ini­cio a las ne­go­cia­cio­nes para la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, des­de el otro la­do del Ca­nal de la Man­cha ha­bía que mos­trar los dien­tes afi­la­dos y al fran­cés Mi­chel Bar­nier le to­có re­pre­sen­tar di­cho pa­pel. El ne­go­cia­dor en je­fe de la UE para el bre­xit bus­có un ejem­plo sen­ci­llo de asi­mi­lar para el co­mún de los eu­ro­peos con el que ex­pli­car có­mo se­rá la ne­go­cia­ción con los bri­tá­ni­cos: “Tie­nen que sa­ber –di­jo re­fi­rién­do­se a es­tos úl­ti­mos– que al de­jar la UE se les aca­bó lle­var el pe­rro a Es­pa­ña de vacaciones”.

Los 27 paí­ses de la UE han de­po­si­ta­do en Bar­nier to­das sus es­pe­ran­zas para que el bre­xit que se de­ci­da de aquí a dos años de­je sa­tis­fe­chos a to­dos los so­cios eu­ro­peos, sin ex­cep­ción, ba­jo una pre­mi­sa muy cla­ra: solo ha­brá un ne­go­cia­dor eu­ro­peo al que los bri­tá­ni­cos po­drán di­ri­gir­se, pues la ten­ta­ción de Lon­dres es ne­go­ciar de for­ma bi­la­te­ral con ca­da uno de los has­ta aho­ra so­cios de la UE ba­jo el con­cep­to ma­quia­vé­li­co del “di­vi­de y ven­ce­rás”. Pe­ro cues­ta creer que las ca­pi­ta­les eu­ro­peas va­yan a per­ma­ne­cer in­mó­vi­les mien­tras Bar­nier y los miem­bros de su equi­po ne­go­cia­dor lle­ven el tra­ba­jo más ar­duo de las con­ver­sa­cio­nes.

Es­pa­ña, al me­nos, no se va a que­dar quie­ta y en el fon­do desea que el di­vor­cio sea lo más amis­to­so po­si­ble. El pro­pio mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Al­fon­so Das­tis, ase­gu­ró an­tes de la es­ca­la­da di­plo­má­ti­ca en torno al fu­tu­ro de Gi­bral­tar que el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy pre­fe­ri­ría un bre­xit blan­do en cuan­to a las con­se­cuen­cias. Y des­de Lon­dres, el nue­vo em­ba­ja­dor es­pa­ñol, Carlos Bas­ta­rre­che, ha en­via­do un in­for­me re­ser­va­do a La Mon­cloa y al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, al que ha te­ni­do ac­ce­so TIEM­PO, en el que pro­po­ne que nues­tro país va­lo­re la po­si­bi­li­dad de con­ce­der la do­ble na­cio­na­li­dad a los re­si­den­tes bri­tá­ni­cos de lar­ga du­ra­ción en Es­pa­ña y que di­cho ofre­ci­mien­to se ha­ga a las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas du­ran­te la vi­si­ta de Es­ta­do que los Re­yes, don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia, rea­li­za­rán al Reino Uni­do a prin­ci­pios de ju­nio. A jui­cio de Bas­ta­rre­che, es­te ges­to se­ría bien acogido por los bri­tá­ni­cos en es­tos pri­me­ros com­pa­ses de las ne­go­cia­cio­nes so­bre el bre­xit.

Ac­tual­men­te, un bri­tá­ni­co pue­de so­li­ci­tar el pa­sa­por­te es­pa­ñol tras diez años de re­si­den­cia en nues­tro país, co­mo cual­quier otro ciu­da­dano eu­ro­peo... pe­ro a cos­ta de re­nun­ciar pre­via­men­te a su ciu­da­da­nía de ori­gen, lo que di­sua­de a la in­men­sa ma­yo­ría de los in­gle­ses afin­ca­dos en Es­pa­ña a la ho­ra de dar es­te pa­so. Lo pa­ra­dó­ji­co es que es­ta con­di­ción no su­ce­de a la in­ver­sa, pues un re-

Paí­ses co­mo Bél­gi­ca, di­na­mar­ca, sue­cia o ir­lan­da ya tie­nen con­ve­nios de es­te ti­Po con lon­dres

si­den­te es­pa­ñol en el Reino Uni­do pue­de ac­ce­der al pa­sa­por­te bri­tá­ni­co si cum­ple una se­rie de re­qui­si­tos sin que por ello de­ba ab­ju­rar de su con­di­ción de es­pa­ñol. Des­de el fa­mo­so re­fe­rén­dum de ju­nio en el que ven­ció el “no” a la UE, mu­chos es­pa­ño­les re­si­den­tes en el Reino Uni­do se han lan­za­do a re­lle­nar las so­li­ci­tu­des de na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca para que el bre­xit no les per­ju­di­que.

Una ca­rre­ra alo­ca­da en bus­ca del pa­sa­por­te de la Union Jack, en la que po­co im­por­ta que se es­té tra­ba­jan­do de fi­nan­cie­ro en la City o de fre­ga­pla­tos en un res­tau­ran­te. Los trá­mi­tes son igua­les para to­dos. Un hi­jo de José Ma­nuel García-Mar­ga­llo no es­pe­ró, por ejem­plo, a que su pa­dre de­ja­se de ser mi­nis­tro de Ex­te­rio­res para dar el pa­so y ga­ran­ti­zar así su fu­tu­ro la­bo­ral.

Ven­ta­ni­lla úni­ca.

Con to­do, el fu­tu­ro para los es­pa­ño­les es in­cier­to, ya que aún no que­da cla­ro si ten­drán que pe­dir vi­sa­dos para con­ti­nuar re­si­dien­do allí o si man­ten­drán su ac­ce­so a la Sa­ni­dad bri­tá­ni­ca. Por ello, el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res ha abier­to una ven­ta­ni­lla úni­ca para ca­na­li­zar cual­quier du­da al res­pec­to a tra­vés de dos co­rreos elec­tró­ni­cos (emb.lon­dres. bre­xit@maec.es y bre­xit­ven­ta­ni­lla­re­si­den­tes@maec.es).

La ofer­ta de la do­ble na­cio­na­li­dad que ba­ra­ja aho­ra el Go­bierno de Ra­joy para los re­si­den­tes bri­tá­ni­cos su­pon­dría, en la prác­ti­ca, con­ce­der a es­te co­lec­ti­vo las mis­mas ven­ta­jas de las que dis­fru­tan en Es­pa­ña los ciu­da­da­nos ibe­roa­me­ri­ca­nos, los que pro­vie­nen de Por­tu­gal, An­do­rra, Fi­li­pi­nas, Gui­nea Ecua­to­rial y aque­llas per­so­nas que acre­di­ten un ori­gen se­far­dí. A los na­cio-

na­les de es­tos paí­ses her­ma­nos no se les exi­ge re­nun­ciar a su na­cio­na­li­dad de ori­gen y pue­den op­tar al pa­sa­por­te es­pa­ñol con solo dos años de es­tan­cia le­gal en nues­tro país. En el ca­so de los bri­tá­ni­cos, ese pla­zo po­dría ser ma­yor, qui­zás de diez años, tal y co­mo re­cla­ma una ini­cia­ti­va po­pu­lar lan­za­da tras el re­fe­rén­dum de ju­nio en el Reino Uni­do por los pe­rio­dis­tas afin­ca­dos en Es­pa­ña Gi­les Trem­lett y Wi­lliam Chis­lett a tra­vés de la pla­ta­for­ma Chan­ge.org y que ha con­ci­ta­do ca­si 20.000 ad­he­sio­nes des­de en­ton­ces.

Cam­bio le­gal.

Per­mi­tir la do­ble na­cio­na­li­dad a los re­si­den­tes bri­tá­ni­cos de lar­ga du­ra­ción re­que­ri­ría un cam­bio en la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, pe­ro no se­ría la pri­me­ra vez, tal y co­mo re­cuer­dan los im­pul­so­res de es­ta ini­cia­ti­va, ya que el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy ofre­ció en 2015 la do­ble na­cio­na­li­dad a los des­cen­dien­tes de los ju­díos ex­pul­sa­dos en 1492. Ade­más, Ale­ma­nia tam­bién es­tu­dia es­ta me­di­da pro­pues­ta por el em­ba­ja­dor Bas­ta­rre­che, lo que ga­ran­ti­za­ría se­gu­ra­men­te el éxi­to de la re­ci­pro­ci­dad a ni­vel eu­ro­peo, ya que Bar­nier ne­go­cia, en úl­ti­ma ins­tan­cia, en nom­bre de los 27 Es­ta­dos de la Unión.

En otros paí­ses de la UE (so­bre to­do Ir­lan­da, Sue­cia, Di­na­mar­ca o Bél­gi­ca) tam­bién se ha re­gis­tra­do un re­pun­te de los bri­tá­ni­cos que solicitan la ciu­da­da­nía de los paí­ses en los que vi­ven, una vez que el Reino Uni­do vo­tó a fa­vor de la sa­li­da de la Unión, si bien es­tos paí­ses ya cuen­tan con con­ve­nios bi­la­te­ra­les con Lon­dres en los que a los bri­tá­ni­cos no se les exi­ge aban­do­nar su na­cio­na­li­dad de na­ci­mien­to. Te­ner la do­ble na­cio­na­li­dad su­po­ne que un ciu­da­dano go­ce de ple­na con­di­ción ju­rí­di­ca de na­cio­nal en los dos Es­ta­dos im­pli­ca­dos, aun­que solo tie­ne que res­pon­der a sus obli­ga­cio­nes en uno de ellos, nor­mal­men­te en el que ten­ga fi­ja­do su do­mi­ci­lio fis­cal. El Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que di­ri­ge Rafael Ca­ta­lá, se­ña­la lo si­guien­te a los que tie­nen di­cha con­di­ción: “Es­to se­rá apli­ca­ble para cues­tio­nes ta­les co­mo el otor­ga­mien­to de pa­sa­por­te, la pro­tec­ción di­plo­má­ti­ca, el ejer­ci­cio de los de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos, los de­re­chos de tra­ba­jo y de seguridad so­cial y las obli­ga­cio­nes mi­li­ta­res”.

Para aque­llos es­pa­ño­les que re­si­dan en el Reino Uni­do, ha­yan ob­te­ni­do la na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca y solo ha­gan uso de es­ta úl­ti­ma, exis­te la po­si­bi­li­dad de que pue­dan per­der el pa­sa­por­te es­pa­ñol, sal­vo que de for­ma pe­rió­di­ca se co­mu­ni­que a la em­ba­ja­da en Lon­dres o el con­su­la­do más cer­cano que tie­ne in­ten­ción de con­ser­var­lo. Los pro­mo­to­res del ma­ni­fies­to en Chan­ge.org apo­yan que los es­pa­ño­les afin­ca­dos en el Reino Uni­do pue­dan so­lu­cio­nar los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por el bre­xit gra­cias a la do­ble na­cio­na­li­dad y ad­mi­ten que a la in­ver­sa, los bri­tá­ni­cos de­be­rían su­pe­rar los “fil­tros nor­ma­les” que se exi­ge a to­do ex­tran­je­ro que quie­re ob­te­ner el pa­sa­por­te es­pa­ñol. Es de­cir, su­pe­rar la do­ble prue­ba, una oral so­bre co­no­ci­mien­tos del es­pa­ñol y otra es­cri­ta con 25 cues­tio­nes de ti­po test en la que se pre­gun­ta so­bre po­lí­ti­ca, cul­tu­ra y so­cie­dad. Los as­pi­ran­tes tie­nen que lo­grar al me­nos 15 acier­tos de la de­no­mi­na­da Prue­ba de Co­no­ci­mien­tos Cons­ti­tu­cio­na­les y So­cio­cul­tu­ra­les de Es­pa­ña (CCSE) para ob­te­ner el pa­sa­por­te.

En 2016 se pre­sen­ta­ron a es­ta prue­ba de cul­tu­ra ge­ne­ral un to­tal de 104.979 ex­tran­je­ros, de los que 86.516 lo apro­ba­ron. Para el oral de cas­te­llano se exa­mi­na­ron 27.236 fo­rá­neos y 18.707 su­pe­raron la prue­ba.

¿A cuán­tos bri­tá­ni­cos be­ne­fi­cia­ría es­te pri­mer ges­to de Es­pa­ña? Se­gún las ci­fras de Eu­ro­ci­ti­zens, una pla­ta­for­ma que reúne a bri­tá­ni­cos re­si­den­tes aquí y que re-

es­Pa­ña de­fien­de un di­vor­cio amis­to­so y un bre­xit Blan­do en cuan­to a las con­se­cuen­cias

cla­ma me­di­das de es­te ti­po para que los de­re­chos eu­ro­peos ad­qui­ri­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das “no se ex­tin­gan de gol­pe” en 2019, Es­pa­ña es el des­tino pre­fe­ri­do para los bri­tá­ni­cos que vi­ven fue­ra de su país. Ac­tual­men­te hay 308.821 bri­tá­ni­cos con re­si­den­cia per­ma­nen­te en Es­pa­ña –en 1998 solo ha­bía 76.000–, de los cua­les unos 20.000 lle­van más de diez años de re­si­den­cia le­gal en Es­pa­ña. Ade­más, 110.373 cuen­tan con vi­vien­das en pro­pie­dad, la gran ma­yo­ría en zo­nas de la cos­ta me­di­te­rrá­nea, so­bre to­do en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (83.493) y An­da­lu­cía (80.055).

Ca­si 108.000 ju­bi­la­dos bri­tá­ni­cos re­ci­ben la pen­sión de su país en Es­pa­ña, don­de dis­fru­tan de un cli­ma más cá­li­do y unos pre­cios mu­cho más com­pe­ti­ti­vos que en su país na­tal. Aun­que de­jar la UE no afec­ta a su iden­ti­dad bri­tá­ni­ca, mu­chos de ellos te­men que­dar ex­clui­dos de la Sa­ni­dad es­pa­ño­la y que sus pen­sio­nes que­den con­ge­la­das en el fu­tu­ro –la li­bra tu­vo una de­pre­cia­ción del 20% tras el “no” a la UE–, de ahí que a más de uno se le pa­se por la ca­be­za el re­gre­sar al Reino Uni­do.

En pro­vin­cias co­mo Má­la­ga ya se es­tá no­tan­do una fu­ga de bri­tá­ni­cos re­si­den­tes. A lo lar­go de 2015, an­tes del bre­xit, hu­bo 5.240 ciu­da­da­nos del Reino Uni­do que se die­ron de ba­ja en el pa­drón ma­la­gue­ño, aun­que si­gue sien­do el co­lec­ti­vo ex­tran­je­ro más nu­me­ro­so, con más de 500.000 ins­cri­tos. Es­ta ten­den­cia a la ba­ja se vie­ne pro­du­cien­do des­de el año 2013 por va­rios fac­to­res: el en­ve­je­ci­mien­to, la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo y una ma­yor pre­sión fis­cal. So­bre es­to úl­ti­mo, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da exi­ge des­de ese año una de­cla­ra­ción de bie­nes a los re­si­den­tes ex­tran­je­ros. En­tre los bri­tá­ni­cos en edad la­bo­ral, un to­tal de 59.529 cuen­tan con un em­pleo en Es­pa­ña: el 65%, por cuen­ta aje­na, y el 35%, por cuen­ta pro­pia. Y a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses se ha dis­pa­ra­do el nú­me­ro de bri­tá­ni­cos que han in­ten­ta­do su­pe­rar el ci­ta­do exa­men CCSE. Si en el pri­mer se­mes­tre de 2016, an­tes de la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum del bre­xit, ape­nas 70 bri­tá­ni­cos se so­me­tie­ron a la prue­ba es­cri­ta, en los si­guien­tes nue­ve me­ses la ci­fra ha ro­za­do el um­bral de los 500.

De­re­chos eu­ro­peos.

Eu­ro­ci­ti­zens con­si­de­ra que el fu­tu­ro de los bri­tá­ni­cos re­si­den­tes es “in­cier­to” por­que no sa­ben qué pa­sa­rá con sus “tra­ba­jos, es­tu­dios, pen­sio­nes, co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria y, en al­gu­nos ca­sos dra­má­ti­cos, sus fa­mi­lias”. En un co­mu­ni­ca­do tras la fir­ma de la car­ta con la que Lon­dres ini­ció su des­co­ne­xión de la UE, los miem­bros de es­ta pla­ta­for­ma di­bu­ja­ron un pa­no­ra­ma som­brío: “Nos he­mos con­ver­ti­do en rehe­nes, en ca­pi­tal para uti­li­zar co­mo pa­lan­ca en las ne­go­cia­cio­nes se­gún un mi­nis­tro del bre­xit. Y si el Go­bierno bri­tá­ni­co sa­le de la UE sin acuer­do, co­mo ame­na­za The­re­sa May, to­dos nues­tros de­re­chos eu­ro­peos se ex­tin­gui­rán de gol­pe”. El Go­bierno es­pa­ñol ha in­sis­ti­do en que su prio­ri­dad es ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les que re­si­den y tra­ba­jan en el Reino Uni­do (unos 150.000) y ad­mi­te que de­be­ría ha­ber re­ci­pro­ci­dad. En jue­go es­tá que los bri­tá­ni­cos si­gan vi­nien­do de vacaciones a Es­pa­ña con sus mas­co­tas.

el go­Bierno Pre­ten­de Blin­dar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos es­Pa­ño­les re­si­den­tes en el reino uni­do

Ma­ni­fes­ta­ción en el centro de Lon­dres a fa­vor de la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en la UE an­tes del re­fe­rén­dum del pa­sa­do mes de ju­nio.

En­cuen­tro en­tre el pre­si­den­te es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, y la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, en La Mon­cloa en oc­tu­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.