PSOE: gue­rra des­pués de la gue­rra

Los equi­pos de Pe­dro Sánchez y Su­sa­na Díaz ya se pre­pa­ran para el día des­pués de las pri­ma­rias.

Tiempo - - SUMARIO - L.C.

La ca­rre­ra elec­to­ral que abri­rá el PSOE a la vuelta de Se­ma­na Santa y cul­mi­na­rá el 21 de ma­yo con la vo­ta­ción del se­cre­ta­rio ge­ne­ral pue­de no ser de­fi­ni­ti­va. Con el par­ti­do ro­to en dos, ni uno ni otro ban­do pa­re­cen dis­pues­tos a acep­tar de buen gra­do una hi­po­té­ti­ca de­rro­ta y de­jar to­do el po­der in­terno en ma­nos de su ri­val. Pa­se lo que pa­se en ma­yo, es muy pro­ba­ble que el par­ti­do vi­va un nue­vo en­fren­ta­mien­to po­co des­pués.

La pri­me­ra ba­ta­lla ten­drá lu­gar res­pec­to a los de­le­ga­dos. Solo unos días des­pués de la elec­ción por par­te de los mi­li­tan­tes del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, en­tre el 24 y el 28 de ma­yo, las dis­tin­tas fe­de­ra­cio­nes ele­gi­rán a los de­le­ga­dos que acu­dan al con­gre­so so­cia­lis­ta. Son ellos quie­nes dis­cu­ten el rum­bo que to­ma­rá el par­ti­do, aprue­ban o re­cha­zan las en­mien­das a la po­nen­cia mar­co y en úl­ti­ma ins­tan­cia ra­ti­fi­can la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va ele­gi­da por el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Aun­que na­die con­tem­pla que el con­gre­so lle­gue a re­cha­zar la nue­va Eje­cu­ti­va, ya que pro­vo­ca­ría una rup­tu­ra to­tal del par­ti­do, la pre­sen­cia de un nu­tri­do gru­po de de­le­ga­dos crí­ti­cos per­mi­ti­ría in­tro­du­cir du­ran­te la ne­go­cia­ción no solo en­mien­das im­por­tan­tes a la ho­ja de ru­ta del par­ti­do, sino tam­bién nom­bres afi­nes a los dos can­di­da­tos per­de­do­res en su Eje­cu­ti­va y su Co­mi­té Fe­de­ral, una pre­sen­cia fun­da­men­tal en el día a día del par­ti­do. No hay que ol­vi­dar que en oc­tu­bre fue pre­ci­sa­men­te la di­mi­sión en blo­que de 17 miem­bros de la Eje­cu­ti­va y la pe­lea que desató den­tro del Co­mi­té Fe­de­ral lo que pro­vo­có la caí­da de Pe­dro Sánchez. Si es­te ga­na, po­dría en­con­trar­se de nue­vo con unos ór­ga­nos in­ter­nos en­fren­ta­dos a su ges­tión.

Can­di­da­to a Mon­cloa. En to­do ca­so, la ba­ta­lla por el li­de­raz­go irá mu­cho más allá de la elec­ción or­gá­ni­ca de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral y sus ór­ga­nos de di­rec­ción. Si no hay cam­bios en es­te con­gre­so, cuan­do lle­gue un nue­vo ci­clo elec­to­ral los so­cia­lis­tas deberán ele­gir tam­bién su ca­be­za de car­tel. Y se ha­rá por pri­ma­rias abier­tas, en las que no solo vo­ta­rán los

mi­li­tan­tes, sino tam­bién to­do aquel que de­cla­re com­par­tir el idea­rio so­cial­de­mó­cra­ta que de­fien­de el par­ti­do y pa­gue una pe­que­ña cuo­ta (en­tre dos y tres eu­ros). Has­ta que no se pro­duz­ca la vo­ta­ción para se­cre­ta­rio ge­ne­ral, se­rá muy di­fí­cil adi­vi­nar qué pien­san los mi­li­tan­tes del par­ti­do, pe­ro in­fi­ni­dad de en­cues­tas han re­fle­ja­do en los úl­ti­mos me­ses las pre­fe­ren­cias de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas. Ca­si to­das coin­ci­den en que Pe­dro Sánchez es el pre­fe­ri­do de los sim­pa­ti­zan­tes, se­gui­do de Pat­xi López y, muy le­jos de ellos, Su­sa­na Díaz.

Lle­ga­do el mo­men­to, un de­rro­ta­do Sánchez po­dría vol­ver a dar ba­ta­lla y pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to so­cia­lis­ta a La Mon­cloa. Si ga­na­ra, la si­tua­ción se­ría si­mi­lar a la que en 1998 en­fren­tó a Jo­sep Bo­rrell, can­di­da­to a La Mon­cloa, y Joa­quín Al­mu­nia, se­cre­ta­rio ge­ne­ral, y aca­bó con la di­mi­sión del pri­me­ro por la falta de apo­yo or­gá­ni­co a su cam­pa­ña. El par­ti­do vol­ve­ría a rom­per­se en vís­pe­ras de las elec­cio­nes. Es­ta po­si­bi­li­dad ga­na fuer­za ade­más en un es­ce­na­rio de ines­ta­bi­li­dad par­la­men­ta­ria, don­de a par­tir del 3 de ma­yo el pre­si­den­te del Go­bierno pue­de con­vo­car elec­cio­nes cuan­do de­ci­da que más le con­vie­ne.

La ter­ce­ra ba­ta­lla que se ave­ci­na una vez se cie­rren las pri­ma­rias se­rá la re­gio­nal. Tras el Con­gre­so Fe­de­ral lle­ga­rá el turno de los dis­tin­tos te­rri­to­rios para re­no­var sus li­de­raz­gos. El pre­si­den­te cas­te­llano-man­che­go, Emi­li­ano Gar­cíaPa­ge, anun­ció en el úl­ti­mo Co­mi­té Fe­de­ral que pos­po­nía to­das sus de­ci­sio­nes y agen­da per­so­nal has­ta sa­ber el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias. Tras el pa­pel que la ma­yo­ría de ba­ro­nes han te­ni­do en los ul­ti­mos años de lu­cha de po­der so­cia­lis­ta es muy pro­ba­ble que quien ven­za el 21 de ma­yo tra­te de pro­mo­ver en las dis­tin­tas las re­gio­nes a can­di­da­tos afi­nes. Se la jue­gan, so­bre to­do, los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de aque­llas re­gio­nes en las que el PSOE es­tá en la opo­si­ción, pe­ro tam­bién quie­nes las pre­si­den ten­drán que li­diar con el nue­vo es­ce­na­rio para tra­tar de so­bre­vi­vir.

La pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, el pa­sa­do día 1 de mar­zo du­ran­te un mi­tin en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.