Ya pue­den hac­kear su co­che

Exis­te la po­si­bi­li­dad de que al­guien pue­da in­ter­fe­rir en la tra­yec­to­ria o en la ve­lo­ci­dad de nues­tro au­to­mó­vil.

Tiempo - - SUMARIO - rafael Ce­rro

En su pe­núl­ti­ma pe­lí­cu­la, Will Smith hu­ye has­ta que un hac­ker es­tre­lla su co­che a dis­tan­cia. Eso ya se po­día ha­cer cuan­do la cin­ta se ro­dó: en 2016. No es una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, sino una reali­dad tec­no­ló­gi­ca de hoy. Los ade­lan­tos in­for­má­ti­cos del pre­sen­te ya per­mi­ten to­mar el con­trol re­mo­to de un au­to­mó­vil co­nec­ta­do a la Red, y eso no es una pe­lí­cu­la. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so se po­dría ma­ni­pu­lar el com­por­ta­mien­to de los co­ches que no están co­nec­ta­dos a In­ter­net, pe­ro tie­nen sis­te­mas in­for­má­ti­cos in­ter­nos in­de­pen­dien­tes. So­la­men­te ha­ce falta que un es­pe­cia­lis­ta pue­da ac­ce­der a ellos o que no­so­tros mis­mos in­tro­duz­ca­mos en su me­mo­ria ac­tua­li­za­cio­nes pi­ra­tas para aho­rrar­nos unos eu­ros. Lo cier­to es que quien ma­ni­pu­la ma­li­cio­sa­men­te un sis­te­ma in­for­má­ti­co no es un hac­ker, sino un crac­ker, pa­la­bra in­gle­sa que in­di­ca in­ten­ción de ha­cer da­ño.

La in­quie­tan­te po­si­bi­li­dad de que al­guien in­ter­fie­ra en la tra­yec­to­ria o en la ve­lo­ci­dad de nues­tro au­to­mó­vil mien­tras es­ta­mos via­jan­do en él, con nues­tros fa­mi­lia­res a bor­do y con to­das las vi­das más que­ri­das en jue­go, pro­ce­de de una ba­se téc­ni­ca: los au­to­mó­vi­les del si­glo XXI están lle­nos de sen­so­res. En­ga­ñan­do a esos ojos del co­che, se pue­de con­se­guir que es­te crea que cir­cu­la a 50 ki­ló­me­tros por ho­ra cuan­do va lan­za­do a más de 200, o tam­bién que pien­se que el con­duc­tor ha or­de­na­do un gi­ro brus­co dán­do­le un cuar­to de vuelta al vo­lan­te. Las con­se­cuen­cias pue­den ser las que

us­ted ima­gi­na. Pe­ro, ¿có­mo lle­gar has­ta esos sen­so­res? Per­ma­ne­ce­rá se­gu­ro el au­to­mo­vi­lis­ta que siem­pre acu­da al ser­vi­cio ofi­cial, pe­ro el que to­me ata­jos eco­nó­mi­cos, el que aho­rre con pro­gra­mas o ac­tua­li­za­cio­nes pi­ra­tas, se arries­ga­rá a que al­guien apro­ve­che para en­trar en la for­ta­le­za. Para in­tro­du­cir un ca­ba­llo de Tro­ya que, des­de den­tro, per­mi­ti­rá a des­co­no­ci­dos ma­ni­pu­lar las sen­sa­cio­nes y tam­bién las reac­cio­nes del au­to.

to­mar pre­cau­cio­nes.

Si ins­ta­la­mos pro­gra­ma­ción pi­ra­ta no­so­tros mis­mos, o si de­ja­mos el au­to­mó­vil en ma­nos de cual­quie­ra, las puer­tas para ac­ce­der a su con­trol se­rán múl­ti­ples. Por ejem­plo: las pan­ta­llas, los re­pro­duc­to­res de CD o DVD, los puer­tos USB o sen­ci­lla­men­te cual­quier en­tra­da para mú­si­ca. Has­ta el sis­te­ma de ra­dio RDS pue­de ser­vir para ob­te­ner in­for­ma­ción del au­to o para in­tro­du­cir in­for­ma­ción en él. John Dee­re ha in­tro­du­ci­do un sis­te­ma que im­pi­de que sus trac­to­res arran­quen si se les ins­ta­la cual­quier pie­za no ofi­cial.

Hay pi­ra­tas que com­pran en el mercado ne­gro los fa­llos in­for­má­ti­cos que pue­den con­ver­tir­se en co­la­de­ros. No hay un an­ti­vi­rus ni un es­cu­do in­for­má­ti­co que nos pue­da pro­te­ger por com­ple­to. Apar­te de acu­dir solo al fa­bri­can­te y a ta­lle­res ofi­cia­les, siem­pre es po­si­ble re­cu­rrir a un es­pe­cia­lis­ta que re­vi­se nues­tro vehícu­lo. Co­mo a An­to­nio Fernández Ba­si­lio, de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ta­sa­do­res y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les In­for­má­ti­cos, que nos obli­ga a pen­sar: “Hac­kear es co­mo re­ti­rar pes­ti­llos elec­tró­ni­cos de blo­queo. Pue­de ha­cer­nos re­cu­pe­rar po­si­bi­li­da­des des­ha­bi­li­ta­das in­for­má­ti­ca­men­te en vehícu­los de ga­ma ba­ja, mejorar pres­ta­cio­nes y con­su­mo”. Pe­ro Fernández Ba­si­lio in­sis­te en que no nos co­lo­que­mos en ma­nos de pro­fe­sio­na­les du­do­sos ni de ta­lle­res de po­ca con­fian­za, por­que eso pue­de sa­lir­nos muy ca­ro. Ase­gu­ra que el crac­keo de co­ches a dis­tan­cia “no es una pe­lí­cu­la, no es fan­ta­sía: real­men­te pa­re­ce que los au­to­mó­vi­les co­bran vi­da pro­pia”. Tan­to, que Wi­kileaks lle­gó a de­nun­ciar que la CIA pla­nea­ba pre­ci­sa­men­te crac­kear co­ches y ca­mio­nes in­te­li­gen­tes para, a tra­vés de sus sis­te­mas ope­ra­ti­vos, co­me­ter ase­si­na­tos de ma­ne­ra en­cu­bier­ta e in­de­tec­ta­ble. Los hac­kers si­guen en­con­tran­do nue­vos mo­dos de bur­lar la seguridad. Solo en el pa­sa­do año, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Ci­ber­se­gu­ri­dad (In­ci­be) ges­tio­nó un to­tal de 115.000 ci­be­ra­ta­ques en Es­pa­ña.

no se de­ben ins­ta­lar pro­gra­mas pi­ra­tas ni con­fiar el co­che a pro­fe­sio­na­les du­do­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.