Jesús Sánchez-Qui­ño­nes

La ac­tua­ción de los ban­cos cen­tra­les so­bre las ta­sas de in­te­rés si­gue y si­gue, pe­ro no se­rá in­de­fi­ni­da.

Tiempo - - SUMARIO - Jesús sánchez-qui­ño­nes

El pa­so del tiem­po ha­ce que si­tua­cio­nes po­co com­pren­si­bles, o in­clu­so irra­cio­na­les, se aca­ben acep­tan­do por la so­cie­dad en ge­ne­ral sin de­ma­sia­dos pro­ble­mas. La exis­ten­cia de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos cons­ti­tu­ye un ca­so cla­ro. Aun­que un gru­po de ban­que­ros cen­tra­les de­ci­dan que los ti­pos de in­te­rés sean ne­ga­ti­vos, la ra­cio­na­li­dad de es­ta me­di­da es real­men­te dis­cu­ti­ble.

El ti­po de in­te­rés es equi­va­len­te al pre­cio del di­ne­ro. Cuan­do una en­ti­dad pres­ta di­ne­ro por un de­ter­mi­na­do pe­rio­do de tiem­po, el ti­po de in­te­rés es el pre­cio por re­nun­ciar a la te­nen­cia de di­cho di­ne­ro du­ran­te el pe­rio­do del prés­ta­mo. De acuer­do con el pro­pio Ban­co de Es­pa­ña, el in­te­rés es el pre­cio que se pa­ga por con­se­guir di­ne­ro du­ran­te un cier­to pe­rio­do de tiem­po. En las mo­da­li­da­des más sim­ples, in­te­rés es lo que pa­ga us­ted a una en­ti­dad de cré­di­to a cam­bio de que le pres­te di­ne­ro, y tam­bién lo que le pa­ga la en­ti­dad a us­ted por de­jar­le una can­ti­dad de­ter­mi­na­da (en for­ma de de­pó­si­to o de tí­tu­los de ren­ta fi­ja, por ejem­plo).

Si­guien­do es­ta mis­ma de­fi­ni­ción del Ban­co de Es­pa­ña, no ten­dría ca­bi­da la exis­ten­cia de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos. Equi­va­le a con­si­de­rar que el di­ne­ro no va­le na­da. Más aún, que el di­ne­ro su­po­ne una car­ga para quien lo po­see. Sin du­da, un sin­sen­ti­do di­fí­cil de en­ten­der.

Na­die du­da que la ac­tua­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), y de su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, en par­ti­cu­lar, han evi­ta­do un po­si­ble co­lap­so del eu­ro: en no­viem­bre de 2011 se pu­so en mar­cha un sis­te­ma de prés­ta­mos a la ban­ca a ti­pos ín­fi­mos (LTRO) que per­mi­tió a los Es­ta­dos co­lo­car sus emi­sio­nes de bo­nos so­be­ra­nos a la ban­ca. Pos­te­rior­men­te su com­pro­mi­so de ad­qui­rir di­rec­ta­men­te bo­nos so­be­ra­nos en pro­por­ción a la par­ti­ci­pa­ción de ca­da país so­cio del eu­ro en el ca­pi­tal del BCE (cla­ve de ca­pi­tal) ha pro­vo­ca­do que los ti­pos de in­te­rés se si­túen en mí­ni­mos his­tó­ri­cos.

Per­ju­di­ca­dos. Si­tuar el ti­po de in­te­rés con el que el BCE “re­mu­ne­ra” a los ban­cos por las can­ti­da­des de­po­si­ta­das en el pro­pio ban­co cen­tral tie­ne unas con­se­cuen­cias in­de­sea­das. Aun­que con es­ta me­di­da se pre­ten­da que los ban­cos pres­ten más, las nor­ma­ti­vas de ra­tios de ca­pi­tal li­mi­tan la cuan­tía de prés­ta­mos de es­tas en­ti­da­des. Es­te cos­te car­ga­do a los ban­cos se aca­ba tras­la­dan­do a to­dos los ti­pos a cor­to pla­zo. Así, el eu­rí­bor, prin­ci­pal re­fe­ren­cia para la ma­yo­ría de créditos, prés­ta­mos e hi­po­te­cas, se si­túa en ni­ve­les ne­ga­ti­vos. Se po­dría dar el ca­so en que el deu­dor, en lu­gar de pa­gar in­tere­ses, re­ci­bie­ra pa­gos al ser el in­te­rés ne­ga­ti­vo. Un sin­sen­ti­do.

Los prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­dos de es­ta si­tua­ción de los ti­pos de in­te­rés son los aho­rra­do­res e in­ver­so­res más con­ser­va­do­res. Las le­tras del Te­so­ro, el ac­ti­vo en teo­ría más con­ser­va­dor, ofre­ce re­tor­nos ne­ga­ti­vos de la in­ver­sión. No exis­te ren­ta­bi­li­dad sin ries­go. Me­jor di­cho, sí exis­te, pe­ro es ne­ga­ti­va. In­clu­so para con­ser­var el ca­pi­tal hay que asu­mir al­gún ti­po de ries­go, aun­que sea ries­go en­ti­dad.

Un per­ni­cio­so efec­to se­cun­da­rio adi­cio­nal es la in­ci­ta­ción a la asun­ción de ma­yo­res ries­gos en las in­ver­sio­nes, con la fal­sa seguridad de que los ban­cos cen­tra­les ac­tua­rán de nue­vo en ca­so ne­ce­sa­rio. Los ti­pos ac­tua­les ob­vian cual­quier pri­ma de ries­go. La ex­pe­rien­cia, y el sen­ti­do co­mún, en­se­ñan que los ries­gos exis­ten y que even­tual­men­te se ma­te­ria­li­zan y pro­vo­can pér­di­das. La asun­ción de ma­yor ries­go por par­te de los aho­rra­do­res e in­ver­so­res más con­ser­va­do­res pue­de lle­var­les a ma­te­ria­li­zar pér­di­das si los ries­gos ig­no­ra­dos en al­gún mo­men­to se lle­gan a ma­te­ria­li­zar. Los ti­pos ne­ga­ti­vos son una abe­rra­ción his­tó­ri­ca de di­fí­cil jus­ti­fi­ca­ción y per­ver­sas con­se­cuen­cias, aun­que to­da­vía no ha­yan aflo­ra­do.

Ojo con los ries­gos adi­cio­na­les que se asu­men al bus­car ren­ta­bi­li­dad para el aho­rro

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.