Agus­tín Va­lla­do­lid

Igle­sias ha caí­do en su pro­pia tram­pa: si quie­re es­ta­bi­li­dad ten­drá que re­nun­ciar a un pro­yec­to de iz­quier­da na­cio­nal.

Tiempo - - SUMARIO - AguS­tín vA­llA­do­lid

Trans­cu­rri­dos dos me­ses des­de que se ce­le­bra­ra la se­gun­da asam­blea ge­ne­ral de Po­de­mos, Vis­ta­le­gre II, em­pie­zan a com­pro­bar­se los efec­tos del que, con el pa­so del tiem­po, se de­mos­tra­rá co­mo el gran error es­tra­té­gi­co de Pa­blo Igle­sias. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos an­te­pu­so el pul­so por el li­de­raz­go a la cons­truc­ción de un pro­yec­to com­par­ti­do y una di­rec­ción for­ta­le­ci­da por el acuer­do con el sec­tor de Íñi­go Erre­jón, en ese mo­men­to “nú­me­ro dos” in­dis­cu­ti­ble y el me­jor in­tér­pre­te de la reali­dad cir­cun­dan­te que ha­bía en la cú­pu­la de la for­ma­ción.

Has­ta su rup­tu­ra, la du­pla Igle­sia­sE­rre­jón ha­bía sido una his­to­ria de éxi­to. En un tiem­po ré­cord Po­de­mos lo­gró un ex­tra­or­di­na­rio res­pal­do, con­vir­tién­do­se en un ejem­plo en to­da Eu­ro­pa de có­mo con­ver­tir en útil ins­tru­men­to la con­tes­ta­ción so­cial sur­gi­da tras el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Co­gi­di­tos de la mano, Igle­sias y Erre­jón to­ca­ron el cie­lo con la pun­ta de los de­dos, lle­gan­do a me­ter­le el mie­do en el cuer­po a un PSOE pa­ra­li­za­do, des­nor­ta­do y con un lí­der que un día de­cía A y al si­guien­te Z.

La du­pla solo se equi­vo­có en una co­sa: en in­fra­va­lo­rar, a pe­sar de to­do, al PSOE. En no de­jar que Pe­dro Sánchez go­ber­na­ra pen­san­do que en unas nue­vas elec­cio­nes el sor­pas­so es­ta­ba he­cho. Para ser más exac­tos, ha­bría que de­cir que el que ma­yor­men­te se equi­vo­có fue Pa­blo Igle­sias, quien, en con­tra de la opi­nión de Erre­jón, for­zó una coa­li­ción elec­to­ral con la Iz­quier­da Uni­da de Al­ber­to Gar­zón que no solo no su­mó, sino que res­tó y de­jó el sor­pas­so en el sue­ño de una no­che de subidón adre­na­lí­ni­co, con­vir­tien­do un éxi­to re­la­ti­vo en fra­ca­so tras el ma­ni­fies­to in­cum­pli­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas.

Ha­ce años, otra pa­re­ja, la for­ma­da por Fe­li­pe González y Al­fon­so Gue­rra, tu­vo el acier­to de apar­car tem­po­ral­men­te las dis­cre­pan­cias para ad­mi­nis-

trar me­jor el tiem­po del par­ti­do. No les fue mal. Y es pre­ci­sa­men­te eso lo que no han sa­bi­do ha­cer Igle­sias y Erre­jón. Pe­ro, in­sis­to, más cul­pa­ble es Igle­sias que Erre­jón. Por­que es el ven­ce­dor el res­pon­sa­ble de pre­ser­var el con­jun­to, y no al re­vés. En Vis­ta­le­gre II el “mo­de­lo Erre­jón”, más prag­má­ti­co, rea­lis­ta y pac­tis­ta, lo­gró ca­si el 40% de los apo­yos, y, sin em­bar­go, el día a día de es­tos me­ses de­mues­tra que su in­fluen­cia es muy in­fe­rior al res­pal­do co­se­cha­do.

el po­der de los te­rri­to­rios.

La di­so­lu­ción, en la prác­ti­ca, de la muy pro­duc­ti­va so­cie­dad mon­ta­da en­tre am­bos, ya pro­vo­có, co­mo se ha apun­ta­do, sus pri­me­ros y ne­ga­ti­vos efec­tos ha­cia afue­ra, con el frus­tran­te re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de ju­nio de 2016. Lo sus­tan­cial aho­ra es ve­ri­fi­car el im­pac­to tierra aden­tro de los nue­vos equi­li­brios dic­ta­dos por Vis­ta­le­gre II. Fun­da­men­tal­men­te por­que lo que ocu­rra in­tra­mu­ros se­rá de­ter­mi­nan­te para eva­luar las po­si­bi­li­da­des del par­ti­do cuan­do es­te ten­ga que vol­ver a con­fron­tar con sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. ¿Y qué es lo que es­tá pa­san­do de puer­tas aden­tro? Pa­re­ce evi­den­te: si Igle­sias y Erre­jón hu­bie­ran lle­ga­do a un acuer­do, aglu­ti­nan­do en­tre am­bos al 96,78% de la or­ga­ni­za­ción, hoy es­ta­ría­mos an­te un pro­yec­to na­cio­nal de enor­me fuer­za, con ca­pa­ci­dad para pe­lear la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas co­mu­nes en cual­quier te­rri­to­rio. Pe­ro lo que es­tá ocu­rrien­do es jus­ta­men­te lo con­tra­rio.

Para ale­gría de los so­cia­lis­tas, Po­de­mos es un pro­yec­to que se des­va­ne­ce por los cua­tro pun­tos car­di­na­les. Son las con­fluen­cias las que, sin ape­nas con­tra­pe­sos, mar­can la pau­ta y de­fi­nen sus prio­ri­da­des al mar­gen de los ór­ga­nos na­cio­na­les. En Ca­ta­lu­ña, Ga­li­cia, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na o An­da­lu­cía, se di­bu­jan pro­yec­tos no in­ter­cam­bia­bles, y por tan­to ex­clu­yen­tes. Y des­de Ma­drid, el en­car­ga­do de ponerle ra­cio­na­li­dad a es­te pro­ce­so de cen­tri­fu­ga­ción no es pre­ci­sa­men­te un ja­co­bino. Pa­blo Eche­ni­que ni quie­re, ni pue­de im­po­ner na­da a quie­nes más lo apo­ya­ron; y mu­cho me­nos aca­bar dán­do­le la ra­zón a Íñi­go Erre­jón.

El sín­to­ma evi­den­te de esa de­bi­li­dad y falta de cohe­ren­cia in­ter­na es la ener­gía que es­tá de­di­can­do Po­de­mos a de­fen­der asun­tos me­no­res, que no con­ci­tan po­lé­mi­ca in­ter­na, den­tro y fue­ra del Par­la­men­to. Pe­dir que se prohí­ba la ven­ta de Co­ca-Co­la en el Senado co­mo si se re­cla­ma­ra la abo­li­ción de la pe­na de muer­te o exi­gir que se eli­mi­ne el de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo sin ha­ber rea­li­za­do an­tes una mí­ni­ma re­fle­xión so­bre pros y con­tras, son ejem­plos de has­ta qué pun­to Po­de­mos es­tá sin brú­ju­la o no se atre­ve a sa­car­la de la ca­ja para no mo­les­tar a los te­rri­to­rios.

La tram­pa en la que ha caí­do Igle­sias no tie­ne fá­cil sa­li­da: si quie­re es­ta­bi­li­dad ten­drá que re­nun­ciar a un pro­yec­to de iz­quier­da na­cio­nal; y sin ese pro­yec­to, y sal­vo que Pe­dro Sánchez ga­ne las pri­ma­rias, Po­de­mos aca­ba­rá di­lui­do y con un res­pal­do so­cial, en el me­jor de los ca­sos, no muy su­pe­rior al de los me­jo­res tiem­pos de Ju­lio An­gui­ta.

es­pe­ran­za agui­rre en el pa­sa­do con­gre­so del PP de ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.