Fer­nan­do Sa­va­ter

Tiempo - - SUMARIO - FeR­NAN­Do SA­VA­teR

A par­tir de las des­ca­ra­das reivin­di­ca­cio­nes por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump de unas “ver­da­des alternativas” que pue­den sus­ti­tuir ven­ta­jo­sa­men­te a las que vie­nen cer­ti­fi­ca­das por los he­chos, el te­ma de la im­por­tan­cia de la ver­dad, so­bre to­do en el te­rreno po­lí­ti­co, se ha con­ver­ti­do en una preo­cu­pa­ción ge­ne­ra­li­za­da. Los aca­dé­mi­cos de Ox­ford han lle­ga­do a de­cla­rar la pa­la­bra “posverdad”, de sig­ni­fi­ca­do pa­re­ci­do a las ver­da­des alternativas trum­pia­nas, co­mo pa­la­bra del año. Pe­ro la cues­tión más re­le­van­te no con­sis­te en sa­ber qué es la ver­dad y dis­tin­guir­la de sus su­ce­dá­neos frau­du­len­tos, sino en es­ta­ble­cer si la ver­dad nos im­por­ta real­men­te o no. Es in­du­da­ble que si los da­tos que trans­mi­ten los apa­ra­tos de vue­lo de un avión son erró­neos (o sea, no son ver­dad), no se pro­du­ci­rá un ate­rri­za­je co­rrec­to sino una ca­tás­tro­fe. Pe­ro... ¿es tan ne­ce­sa­ria la ver­dad en otros cam­pos, por ejem­plo para go­ber­nar un país? O por de­cir­lo de un mo­do aún más clá­si­co: ¿nos ha­ce li­bres la ver­dad?

En su es­plén­di­do en­sa­yo Ver­dad y po­lí­ti­ca, Han­na Arendt se­ña­la que “la men­ti­ra siem­pre ha sido vis­ta co­mo una he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria y jus­ti­fi­ca­ble para la ac­ti­vi­dad no solo de los po­lí­ti­cos y los de­ma­go­gos sino tam­bién del hom­bre de Es­ta­do”. En el te­rreno de los he­chos (de- je­mos a un la­do la ra­zón teó­ri­ca con sus ver­da­des ana­lí­ti­cas geo­mé­tri­cas o fi­lo­só­fi­cas), la ver­dad es ina­mo­vi­ble pe­ro po­de­mos ima­gi­nar que po­dría ha­ber ocu­rri­do de otro mo­do. Pre­ci­sa­men­te el pri­mer pa­so del hom­bre de ac­ción –los po­lí­ti­cos lo son o de­ben ser­lo– es ima­gi­nar reali­da­des alternativas a la exis­ten­te, de mo­do que la ca­pa­ci­dad de men­tir y men­tir­se for­ma par­te de su kit pro­fe­sio­nal. Na­tu­ral­men­te, re­co­no­cer la ver­dad tam­bién es po­lí­ti­ca­men­te bá­si­co, aun­que su ca­rác­ter coac­ti­vo dis­gus­te a quie­nes an­he­lan ma­nos li­bres para trans­for­mar lo da­do. Solo hay dos cam­pos de lo pú­bli­co, di­ce Arendt, don­de “con­tra­ria­men­te a to­das las nor­mas po­lí­ti­cas, la ver­dad y la ve­ra­ci­dad siem­pre han cons­ti­tui­do el cri­te­rio más ele­va­do del dis­cur­so y del em­pe­ño”. Son las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les y las ins­ti­tu­cio­nes “de en­se­ñan­za su­pe­rior”(yo di­ría “de en­se­ñan­za” sin más). Es fun­da­men­tal que di­chos ám­bi­tos no se en­cuen­tren di­rec­ta­men­te so­me­ti­dos a los pro­pó­si­tos del po­der eje­cu­ti­vo y sus fre­cuen­tes men­ti­ras por con­ve­nien­cia. Pue­de que una cier­ta do­sis de fal­se­dad vo­lun­ta­ria sea ne­ce­sa­ria in­clu­so para los hom­bres de Es­ta­do más irre­pro­cha­bles, se­gún apun­ta Arendt, pe­ro es se­gu­ro que no pue­de ha­ber una po­lí­ti­ca cuer­da que pres­cin­da com­ple­ta­men­te de la ver­dad, por­que la ver­dad es la voz de lo real y la reali­dad pue­de tem­po­ral­men­te en­cu­brir­se pe­ro no des­co­no­cer­se per­ma­nen­te­men­te. Las fa­mo­sas pa­la­bras de Abraham Lin­coln (un po­lí­ti­co que su­po lle­ga­do el ca­so ha­cer un sa­bio uso de la men­ti­ra) en Gettys­burg so­bre la im­po­si­bi­li­dad de en­ga­ñar a to­dos –in­clui­do uno mis­mo– to­do el tiem­po van en es­ta di­rec­ción.

Arendt po­ne a res­guar­do de la men­ti­ra por cues­tión de Es­ta­do a los jue­ces y los maes­tros por­que ac­túan en cam­pos en los que si se so­me­te la ver­dad al po­der pue­de sal­var­se en al­gún tran­ce al Go­bierno, pe­ro se pier­de de­fi­ni­ti­va­men­te la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca. ¿Por qué se­rá que los po­pu­lis­mos abier­tos o en­cu­bier­tos que co­no­ce­mos ha­gan del con­trol de tri­bu­na­les y au­las el pri­me­ro de sus ob­je­ti­vos?

la cues­tión más re­le­van­te no con­sis­te en sa­ber qué es la ver­dad y dis­tin­guir­la de sus su­ce­dá­neos, sino en es­ta­ble­cer si la ver­dad nos im­por­ta real­men­te o no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.