Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - na­ti­vel pre­cia­do @Na­ti­vel­pre­cia­do

Des­con­fío de ca­si to­das las listas y más aún de las que es­ta­ble­cen un ran­king en­tre las gran­des for­tu­nas del mun­do. Se ba­san en fluc­tua­cio­nes tan su­ti­les que en cues­tión de mi­nu­tos han des­ca­bal­ga­do a nues­tro Aman­cio Or­te­ga del pues­to nú­me­ro dos. Me re­fie­ro a la nue­va po­si­ción del fun­da­dor de In­di­tex en la lis­ta de For­bes de es­te año, a quien por ar­te de ma­gia le han co­la­do al mag­na­te de las in­ver­sio­nes Wa­rren Buf­fett y al fun­da­dor de Ama­zon, Jeff Be­zos.

Por su­pues­to, Bill Ga­tes si­gue sien­do num­ber one. Des­con­fío, in­sis­to, por­que los cri­te­rios de va­lo­ra­ción de la lis­ta Bloom­berg son otros bien dis­tin­tos. Por cier­to, re­sul­ta sor­pren­den­te que apa­rez­can tan re­za­ga­dos de los diez ma­yo­res pa­tri­mo­nios del pla­ne­ta, por po­ner al­gu­nos ejem­plos, Roths­child, Roc­ke­fe­ller y el res­to de hi­per­mi­llo­na­rios de Chi­na, Ru­sia o Emi­ra­tos Ára­bes. Pe­ro no quie­ro que es­ta re­fle­xión me apar­te de mi idea ini­cial, que es pre­gun­tar­me si la ri­que­za con­cen­tra­da en tan po­cas ma­nos si­gue pro­vo­can­do una alar­man­te de­sigual­dad, y por qué ca­da vez se ge­ne­ra me­nos pro­duc­ti­vi­dad.

Una vez más, los diez gran­des po­seen la mis­ma ri­que­za que la mi­tad de la po­bla­ción más po­bre del mun­do, es­to es, que unos 3.600 mi­llo­nes de per­so­nas. El ter­ce­ro de la lis­ta de For­bes, Jeff Be­zos, de Ama­zon, es el más cla­ro ejem­plo de có­mo la tec­no­lo­gía fa­go­ci­ta la crea­ción de em­pleo; y peor aún, a pe­sar de su­plir tra­ba­ja­do­res por má­qui­nas, se­gún el Ban­co Mun­dial y la OCDE, la pro­duc­ti­vi­dad me­dia en el mun­do, de­ter­mi­nan­te a lar­go pla­zo para el ni­vel de vi­da de cual­quier so­cie­dad, de­cae pau­la­ti­na­men­te. Del exa­men de las cuen­tas anua­les de los diez de For­bes, po­de­mos cal­cu­lar un ni­vel de em­pleo apro­xi­ma­do al mi­llón y me­dio de tra­ba­ja­do­res, que van des­de los 360.000 asig­na­dos de ma­ne­ra ge­ne­ro­sa a Wa­rren Buf­fett, se­gun­do de la lis­ta, a la pe­que­ña can­ti­dad impu­tada a Mark Zuc­ker­berg, quin­to de la lis­ta, y a su vez el mi­llo­na­rio más jo­ven de to­dos ellos, que man­tie­ne en su em­pre­sa Fa­ce­book una plan­ti­lla a tiem­po com­ple­to de 17.048 empleados.

Ha­ce tan solo cua­tro años, el ex­se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo de EEUU con Bill Clin­ton, Ro­bert B. Reich, reali­zó un elo­cuen­te do­cu­men­tal ti­tu­la­do De­sigual­dad para to­dos. Jun­to a él co­la­bo­ró Nick Ha­nauer, mul­ti­mi­llo­na­rio ac­cio­nis­ta de Ama­zon, que des­pués pro­nun­ció una con­fe­ren­cia TED (Tec­no­lo­gía, En­tre­te­ni­mien­to y Di­se­ño) an­te un in­men­so afo­ro de no­ta­bles em­pre­sa­rios, don­de di­jo lo si­guien­te: “Si no ha­ce­mos al­go para arre­glar las de­sigual­da­des en es­ta eco­no­mía, ven­drán con hor­cas a por no­so­tros”. La fra­se re­sul­tó tan in­có­mo­da al se­lec­to pú­bli­co asis­ten­te, que re­co­men­dó al co­mi­sa­rio de las con­fe­ren­cias TED, Ch­ris An­der­son, no col­gar es­ta in­ter­ven­ción en su web, pe­ti­ción que fue acep­ta­da.

Co­mo di­ce Da­niel Kah­ne­man, pre­mio No­bel de Eco­no­mía, “Po­de­mos es­tar cie­gos para lo evi­den­te, y cie­gos ade­más para nues­tra ce­gue­ra”.

LOS Diez gran­des PO­SEEN LA mis­ma ri­que­za que LA mi­tad DE LA po­bla­ción más PO­BRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.