Jesús Ma­ri­ñas

El es­cri­tor pe­ruano Ma­rio Vargas Llo­sa ce­le­bró su 81 cum­plea­ños en la ciu­dad don­de na­ció, Are­qui­pa, en com­pa­ñía de su no­via, Isa­bel Preys­ler, que le can­tó el Cum­plea­ños fe­liz.

Tiempo - - SUMARIO - Jesús mA­Ri­ÑAs

Ya es­tá cla­ro que Pau­la y Da­vid ya no se­rán eter­na­men­te la “pa­re­ja ideal”. Han ro­to tras mu­chas idas y ve­ni­das, dis­tan­cia­mien­tos, ru­mo­res y has­ta des­con­ten­to por las sa­li­das noc­tur­nas del can­tan­te, al que vi­mos en Ca­de­na Dial. Pa­re­cía re­ju­ve­ne­ci­do, con un ai­re de li­ber­tad y los pan­ta­lo­nes ce­ñi­dos des­de el to­bi­llo. Pa­re­cían ma­llas y de­mos­tra­ban que vuel­ve a sen­tir­se jo­ven y sin ata­du­ras: 48 ho­ras des­pués anun­cia­ba la se­pa­ra­ción tras diez años jun­tos. Es­tu­vie­ron lle­nos de “des­en­cuen­tros”, re­co­no­ce sin tris­te­za y ce­de el ce­tro a quie­nes los he­re­dan co­mo añe­jos ro­mán­ti­cos.

Aca­so el No­bel e Isa­bel Preys­ler re­sul­tan más ro­mán­ti­cos o al me­nos du­ra­de­ros. Y no di­ga­mos en arre­me­ti­da in­creí­ble des­de sus fi­las y la in­can­sa­ble Ma­ría Te­re­sa Cam­pos, que des­pi­dió con llo­ros ¡Qué tiem­po tan fe­liz! tras ocho años en an­te­na. Son dos pa­re­jas mo­dé­li­cas, al me­nos de mo­men­to. Era lo que ven­dían el be­lle­zón de Pau­la y el can­tan­te que cau­sa más fu­ror en las Amé­ri­cas que en­tre no­so­tros. Tu­vie­ron un ma­tri­mo­nio siem­pre cues­tio­na­do, qui­zá por­que es­ca­ma­ba tan apa­ren­te y bien ven­di­do en­ten­di­mien­to. Ella apro­ve­cha la rup­tu­ra, ojo al de­ta­lle, para sa­car una co­lo­nia pro­pia lla­ma­da Sens­suel. Na­da cos­ta­ría pos­po­ner el lan­za­mien­to de la fra­gan­cia para que no apes­te, y más tra­tán­do­se de un per­fu­me.

La eter­na y el No­bel.

Pun­to y apar­te para exal­tar el dis­tin­to com­por­ta­mien­to de la eter­na Isa­bel y el No­bel pe­ruano ori­gi­na­rio de Are­qui­pa, es­ce­na­rio ins­pi­ra­dor de su ma­ra­vi­llo­sa La ca­sa ver­de, tan re­tra­to de aquel Pe­rú rús­ti­co y vio­len­to. Tie­ne el tono de­nun­cia­dor de In­go­ber­na­ble, nue­vo arro­lla­dor se­rial. Es va­ra­pa­lo al nar­co­trá­fi­co que exis­te en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, le zu­rra fuer­te has­ta al pre­si­den­te az­te­ca y ha­ce desear que aquí al­guien ten­ga la ocu­rren­cia de ha­cer uno cen­tra­do en La Mon­cloa y Ma­riano Ra­joy. Pa­re­ce mi­sión im­po­si­ble, co­mo al prin­ci­pio fue el ro­man­ce Preys­ler-Ma­rio. Na­die apos­ta­ba por ellos y lle­van ya tres años pla­ga­dos de viajes, al­go que es­ta rei­na de co­ra­zo­nes so­lía de­tes­tar. Nun­ca acom­pa­ñó a Ju­lio Igle­sias en sus años ma­tri­mo­nia­les y solo lo hi­zo en sus en­tre­ga­dos pri­me­ros años re­co­rrien­do nues­tra Amé­ri­ca: “Via­ja­ba con no­so­tros en au­to­car y co­mía­mos bo­ca­di­llos por­que no da­ba para más”, evo­ca exal­ta­dor Al­fre­do Frai­le.

Isa­bel pro­di­gó ele­gan­cia en es­te 81 cum­plea­ños del es­cri­tor, la ciu­dad a sus pies an­te su sen­ci­lla co­le­ta ba­ja y blu­sa con re­be­qui­ta, sin so­fis­ti­ca­ción de las que sue­le. Ma­rio se aco­mo­dó sin cor­ba­ta pe­ro con ra­ya­da ca­mi­sa de eje­cu­ti­vo. Sor­pren­dió que ella no pro­ba­se el pla­to tí­pi­co de ese país de tan­to im­pac­to cu­li­na­rio: Ma­drid y Bar­ce­lo­na están lle­nos de ofer­tas con esa co­ci­na pi­can­to­na. Re­ce­lo­sa, re­cha­zó el enor­me co­ne­ji­llo de In­dias que sir­ven fri­to y en­te­ro sin qui­tar­le la ca­be­za. Se dis­cul­pó con un “per­dón, he al­mor­za­do mu­cho”, es de po­co pi­car. Pe­ro se des­qui­tó con el fuer­te

que­so de pa­pa­ya. Lue­go im­pac­tó a co­ro can­tán­do­le Happy Birth­day, pri­me­ra vez que lo ha­cía an­te pú­bli­co. Fue mar­cha triun­fal, himno de la ale­gría y sal­mo­dia. Si­guie­ron vi­si­tan­do Ma­chu Pi­chu co­mo dos tu­ris­tas co­rrien­tes.

Ma­ría Te­re­sa si­gue mo­les­ta.

La Cam­pos, apro­ve­chan­do que Bi­go­te ini­cia con­cur­so, si­gue mo­les­ta por­que su amor par­ti­ci­pe y sa­be lo que se ave­ci­na. Se re­fu­gia en su Má­la­ga, don­de al­gún día pro­yec­ta re­ti­rar­se “a un cha­le­ci­to con jar­dín”. No le bas­ta con el pi­sa­zo mi­ran­do al mar que tie­ne en el pa­seo ma­rí­ti­mo. La dis­tan­cia co­mo ol­vi­do, si­gue fiel a su cos­tum­bre de pro­cu­rar no sa­ber po­si­bles crí­ti­cas. “Así vi­vo me­jor”, jus­ti­fi­ca se­me­jan­te pos­tu­ra. Pa­sa de lo bueno y de lo ma­lo. Fir­mó gor­do con­tra­to de “lar­ga du­ra­ción” con Te­le-5 y que­da a la do­ble es­pe­ra: la de reanu­dar con­tac­to con el pú­bli­co in­con­di­cio­nal y dis­pues­ta a ser chi­ca de la Cruz Ro­ja y cu­rar las he­ri­das que su­fra Bi­go­te en esa ya en­co­na­da ba­ta­lla de la is­la. Qui­zá la Cam­pos se asom­bre con In­go­ber­na­ble, al­go que mu­chas ha­rán du­ran­te es­tas Pascuas. Sus 16 ca­pí­tu­los de­jan a uno sin res­pi­ra­ción ni tre­gua, en una com­bi­na­ción per­fec­ta que ha­ce desear al­go pa­re­ci­do en Es­pa­ña. Ha­brá que atar­se los ma­chos co­mo za­pa­te­ra­men­te lo han he­cho cin­co po­pu­la­res en au­tén­ti­ca ca­sua­li­dad.

Ca­de­na Dial mon­tó cum­ple con la es­plén­di­da Ro­sa­na, Ama­ral, Va­ne­sa Mar­tín, Ro­sa­rio y Bis­bal. Emi­dio Tuc­ci lan­zó mas­cu­lino ca­tá­lo­go apa­dri­na­do por Álex González que con José Co­ro­na­do em­pie­za en ju­nio se­rie so­bre el nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia, no to­do que­da en Mé­xi­co. Ma­ría José Suárez hi­zo su pri­mer des­fi­le ca­sa­men­te­ro –ella ya de cua­tro me­ses, vie­ne ni­ño–, apo­ya­da por Ra­quel Ro­drí­guez y Lu­cía Hoyos. Fal­ta­ron mis­ses, su­pues­tas ín­ti­mas. Sa­có pro­me­te­do­ra co­lec­ción va­ria­da, don­de lo me­jor son las si­lue­tas si­re­na y al­gu­nos re­car­ga­dos lo peor.

Vicky Mar­tín Be­rro­cal, Vir­gi­nia Tro­co­nis, Elena Fu­ria­se, Mar­ta Ha­za y Es­me­ral­da Mo­ya lan­za­ron sus ideas cal­za­do­ras: ro­tun­das co­mo Vicky que, ade­más, de­bu­tó co­mo pre­sen­ta­do­ra te­le­vi­si­va. Le falta cos­tum­bre, tie­ne que sol­tar­se y apar­tar la brus­ca hu­ma­ni­dad que tie­ne, co­mo Mar­ta Ha­za reha­cien­do des­nu­das san­da­lias do­ra­das, un clá­si­co re­ca­man­do de len­te­jue­las san­da­lias y al­par­ga­tas. No pi­da­mos sua­vi­da­des a quien no las tie­ne.

Ca­de­na Dial mon­tó cum­ple con Ro­sa­na, Ama­ral, Va­ne­sa Mar­tín, Ro­sa­rio Flo­res...

To­do coin­ci­de, cu­rio­so, con la nue­va co­rri­da de los hi­jos de Ma­nuel Be­ní­tez, otra gue­rra fa­mi­liar don­de el mi­to de 80 años pi­de de­jen de ur­gir­le reunión. La evi­ta por­que se sa­be ar­ma que usa­rían para pro­mo­cio­nar pu­bli­ci­ta­ria­men­te unas co­rri­das don­de solo in­tere­sa el tar­dío y opor­tu­nis­ta em­pa­re­ja­mien­to de Ma­nuel ju­nior y Ju­lio. Emo­cio­nar al re­unir­se es lo me­jor que ofre­ce un car­tel que bus­ca re­pe­tir el mor­bo en cuar­te­to con los her­ma­nos Ri­ve­ra Or­dó­ñez. Pe­ro Ca­ye­tano, que vi­ve la me­jor tem­po­ra­da de su ca­rre­ra co­bran­do 70.000 eu­ros por tar­de cuan­do Fran se si­túa en­tre los 30.000 y los 40.000, se ha plan­ta­do en el no. “Ya ha­bla­re­mos”, va dan­do lar­gas cen­tra­do en sus gran­des com­pro­mi­sos se­vi­llano y ma­la­gue­ño co­mo gan­cho prin­ci­pal. Tras sus du­das de ha­ce dos años so­bre si me re­ti­ro o no, hi­zo su me­jor fae­na.

Mien­tras, a ni­vel fa­mi­liar, si­gue el cu­le­brón de final inima­gi­na­ble. Vir­gi­nia Tro­co­nis ve los to­ros des­de la ba­rre­ra y se real­zó ves­ti­da de ama­ri­llo con aber­tu­ras en pe­cho y cin­tu­ra, atre­vi­do di­se­ño de Ro­ber­to Fiz. “Yo no me me­to, es co­sa su­ya. Cuan­do el Cor­do­bés de­ci­da co­no­cer a su hi­jo, se sa­brá”. “Pa­re­ce muy re­sen­ti­do por la ca­si pre­sión de Ma­nuel ur­gién­do­le re­unir­se”, di­je yo. “Creo que es­tas de­ci­sio­nes no se pue­den for­zar. Ca­si han pa­sa­do cin­cuen­ta años ig­no­rán­do­se mu­tua­men­te. Dios me li­bre de me­ter­me, si ni si­quie­ra lo co­noz­co...”.

La dis­tan­cia co­mo buen ol­vi­do, el Cor­do­bés la cul­ti­vó sin in­te­rés por la des­cen­den­cia, a la que tar­de y has­ta mal, cuan­do ya es­ta­ban he­chos y de­re­chos, dio sus ape­lli­dos. Un par­cheo.

Se­me­ja cu­le­brón co­mo el que, tam­bién tar­de y mal, mon­ta Ro­cío Ca­rras­co a su ex An­to­nio Da­vid. Ella si­gue sin ha­blar­se con sus dos hi­jos aun­que re­cla­me re­cu­pe­rar al pe­que­ño, de ya 18 años. Tras ve­ra­near el pa­sa­do mes de agos­to con su pa­dre, la ma­ne­ja­da cria­tu­ri­ta re­sol­vió –¿fue real­men­te de­ci­sión pro­pia?– se­guir con él. Así es­tá, cui­da­do por su her­ma­na, de 21, que a los 16 to­mó esa de­ter­mi­na­ción.

La gue­rra de Ro­cío y Da­vid.

La Ca­rras­co en­ton­ces no re­cla­mó a su hi­jo, que era me­nor de edad, pe­ro sin em­bar­go hoy plan­ta tar­día ba­ta­lla al exa­gen­te de la Guar­dia Ci­vil. Con lo que ella dis­cu­tió con la Ju­ra­do para que los de­ja­se con­vi­vir an­tes de ca­sar­se. Con­mi­nó con un de­ter­mi­nan­te “cuan­do ten­ga ma­yo­ría de edad, me iré con él”. Su hi­ja cum­plió la ame­na­za y mar­chó con él ca­si deportado en Ar­gen­to­na (Bar­ce­lo­na) tras cas­ti­gar­le el Cuer­po por que­dar­se 20.000 pe­se­tas de una mul­ta que ha­bía im­pues­to co­mo guar­dia. Ro­cío cam­bió a su ma­dre por “la bru­ja” Cris­ti­na Blan­co –tam­bién re­su­ci­ta­da en Se­ma­na Santa– y vi­vie­ron las dos jun­tas du­ran­te un tiem­po. Ella era un “to­po” y me da­ba cuen­ta pun­tual de lo que pa­sa­ba en aquel cha­lé: có­mo Da­vid mi­ma­ba a la em­plea­da del ho­gar y has­ta que al aban­do­nar aque­llo, tras­la­da­ron la la­va­do­ra con ro­pa den­tro des­de ha­cía tres días.

Pien­so lo ex­tra­ño y has­ta ri­dícu­lo es que hoy le pi­da cár­cel por tres “mal­tra­tos si­co­ló­gi­cos”, cuan­do en la aho­ra con­me­mo­ra­da Tóm­bo­la, du­ran­te ho­ra y me­dia –con un 37% de au­dien­cia–, An­to­nio Da­vid des­gra­nó sus agra­vios de trai­cio­na­do. Has­ta dio pe­los, se­ña­les y ma­trí­cu­las de los co­ches don­de pre­sun­ta­men­te su en­ton­ces mu­jer in­tro­du­cía en ca­sa de ta­pa­di­llo a sus no­vios. Si en­ton­ces no lo de­nun­ció, ¿por qué 17 años más tar­de? Re­sul­ta inex­pli­ca­ble. Es la­men­ta­ble có­mo se han car­ga­do en­tre to­dos, Ro­cií­to, su ex, Ama­dor... el mi­to de la Ju­ra­do, que no los de­ja­ba mo­ver­se y pa­ga­ba los gas­tos de fa­mi­lia hoy tan ex­pues­ta. To­da­vía no han em­pe­za­do a de­cir o lar­gar del bo­xea­dor y de Or­te­ga Cano, que su­pon­go al­go ma­lo ten­drían. Es­pe­ren, no per­da­mos las es­pe­ran­zas.

Mar­ta Ha­zas Lu­cía Hoyos Ma­ría José Suárez con sus mo­de­los

Álex González

Nek Ja­mes Blunt José y Da­vid Mu­ñoz (Es­to­pa) Va­ne­sa Mar­tín Juan Agui­rre y Eva Ama­ral Ro­sa­rio Flo­res

Ro­sa­na Da­vid Bis­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.