Jesús Ri­va­sés

Tiempo - - SUMARIO - JeSÚS Ri­VA­SéS

Cris­tó­bal Mon­to­ro ha he­cho su tra­ba­jo, el que le en­car­gó Ma­riano Ra­joy, y ha alum­bra­do unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do para 2017 que se po­drían ca­li­fi­car co­mo ama­bles, ador­na­dos de do­sis no­ta­bles de gui­ños so­cia­les. Es de­cir, unas cuen­tas del Es­ta­do más so­cial­de­mó­cra­tas que otra co­sa. El PSOE, en pleno lío in­terno –jue­go sub­te­rrá­neo in­clui­do en­tre los as­pi­ran­tes al li­de­raz­go– se opon­drá con bron­ca y vehe­men­cia, pe­ro José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Pe­dro Sol­bes, en sus tiem­pos en el Go­bierno, los fir­ma­rían con ma­ti­ces mí­ni­mos. El mi­nis­tro de Ha­cien­da no en­ca­ja bien que le til­den de so­cial­de­mó­cra­ta. Tam­po­co agra­da en el PP esa eti­que­ta. Sin em­bar­go, la in­men­sa ma­yo­ría de mi­nis­tros y la prác­ti­ca to­ta­li­dad de di­ri­gen­tes del PP alar­dean del es­fuer­zo en gas­to so­cial de la Ad­mi­nis­tra­ción y, cuan­do lo ha­cen, se sien­ten más que con­for­ta­bles. Ade­más, tie­nen la coar­ta­da su­pre­ma de que, al ne­ce­si­tar apo­yos para al­can­zar la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, to­dos los alia­dos exi­gen ges­tos so­cia­les de gas­to, aña­di­dos a las pe­ti­cio­nes au­to­nó­mi­cas ha­bi­tua­les. Los es­ca­sos li­be­ra­les que que­dan, tan­to en el Go­bierno co­mo en el par­ti­do, in­ten­tan ca­pear el tem­po­ral, mien­tras in­vo­can a Frie­drich Ha­yek, el li­be­ral ad­ver­sa­rio de John May­nard Key­nes, que de­di­có uno de sus li­bros más fa­mo­sos “a los so­cia­lis­tas de to­dos los par­ti­dos”.

Los Pre­su­pues­tos de Mon­to­ro son los Pre­su­pues­tos po­si­bles y, en cier­ta me­di­da, de tran­si­ción. Lo ex­pli­có el otro día Luis de Guin­dos, el ver­so más li­be­ral del Go­bierno, cuan­do pre­ci­só que “las re­for­mas am­bi­cio­sas es­pe­ra­rán has­ta que se cla­ri­fi­que el PSOE”. Efec­ti­va­men­te, para al­gu­nas re­for­mas tan im­por­tan­tes co­mo ne­ce- sa­rias es im­pres­cin­di­ble un gran acuer­do par­la­men­ta­rio, que in­clu­ye al PSOE. De­pen­de­rá de quién triun­fe en las pri­ma­rias pe­ro, ga­ne quien ga­ne, na­die ga­ran­ti­za que se den las con­di­cio­nes para un acuer­do glo­bal que ama­rre al­gu­nos de los fle­cos que de­jan pen­dien­tes las cuen­tas de Mon­to­ro, apo­ya­das por Al­bert Ri­ve­ra, el PNV, Coa­li­ción Ca­na­rias y ya se ve­rá có­mo lo ha­ce Pe­dro Quevedo, de Nue­va Ca­na­rias. Mien­tras tan­to, los Pre­su­pues­tos per­mi­ten avan­zar la le­gis­la­tu­ra, dan oxí­geno a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y fa­ci­li­tan que el Go­bierno –su­pe­ra­da la cri­sis– pue­da ofrecer su ca­ra más ama­ble a am­plios sec­to­res de la po­bla­ción, in­clui­dos al­gu­nos de sus vo­tan­tes más re­ti­cen­tes en los úl­ti­mos tiem­pos y que po­drían vol­ver al re­dil.

La po­lí­ti­ca se ha­ce, so­bre to­do, con los Pre­su­pues­tos que, por otra par­te, tie­nen bas­tan­te de ar­cano y, por eso, per­mi­ten in­clu­so in­ter­pre­ta­cio­nes en­fren­ta­das. Los da­tos, sin em­bar­go, están ahí, di­ga lo que di­ga Pa­blo Igle­sias y to­dos los que anun­cia­ron su opo­si­ción a esas cuen­tas an­tes de co­no­cer ni una so­la ci­fra. En 2017 el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas gas­ta­rán 479.991 mi­llo­nes de eu­ros, 7.743 mi­llo­nes más que en 2016, lo que sig­ni­fi­ca un au­men­to del 1,64%, al­go que sa­brá a po­co a los pa­la­di­nes del gas­to, pe­ro que es mu­cho di­ne­ro. Eso es po­si­ble por­que los in­gre­sos, si se cum­plen las pre­vi­sio­nes del equi­po de Mon­to­ro –y los pri­me­ros me­ses del año apun­tan bien–, se­rán los ma­yo­res de to­da la his­to­ria de la Ha­cien­da es­pa­ño­la y al­can­za­rán los 443.962 mi­llo­nes de eu­ros, un 5,2% más que en 2016 y ca­si 1.500 mi­llo­nes más que en 2007, qui­zá el me­jor año de to­dos los tiem­pos para la eco­no­mía es­pa­ño­la. El ejer­ci­cio 2017,

El au­mEn­to dE los in­grE­sos, quE al­can­za­rán El ré­cord histórico dE 443.962 mi­llo­nEs dE Eu­ros, pEr­mi­tE al­gu­nas alE­grías En El gas­to pú­bli­co, quE subE En más dE 7.000 mi­llo­nEs so­brE El año an­tE­rior. la cri­sis quE­da atrás, pE­ro pEr­ma­nE­cEn El pro­blE­ma dEl dé­fi­cit –El ma­yor dE Eu­ro­pa– y El dE la dEu­da

por otra par­te, ba­ti­rá al­gu­nos ré­cords: el gas­to en pro­tec­ción so­cial lle­ga­rá has­ta los 191.264 mi­llo­nes, tam­bién el ma­yor de la his­to­ria, 50.000 mi­llo­nes su­pe­rior que el de 2007 y 10.000 por en­ci­ma del de 2012, el pri­mer año del Go­bierno de Ra­joy. El gas­to en sa­ni­dad –68.840 mi­llo­nes– y en edu­ca­ción –45.382– tam­bién es­tá muy por en­ci­ma del de 2007 y prác­ti­ca­men­te igual al ma­yor de la his­to­ria, re­gis­tra­do en 2011, con 69.240 mi­llo­nes en sa­ni­dad y 47.137 en edu­ca­ción. La cri­sis y la aus­te­ri­dad, al me­nos en las cuen­tas pú­bli­cas, pa­re­ce al­go del pa­sa­do, aun­que ha­ya mu­chos que re­cla­men más.

La otra ca­ra –más agria– de es­tos Pre­su­pues­tos es do­ble: dé­fi­cit y deu­da que, a me­dio pla­zo, pue­den vol­ver a po­ner al país en gra­ves apu­ros. Es­pa­ña en 2017, a pe­sar de to­do, gas­ta­rá 36.028 mi­llo­nes más de los que in­gre­sa­rá. Sig­ni­fi­ca que el dé­fi­cit ba­ja­rá, pe­ro solo has­ta el 3,1%, más o me­nos den­tro de los cri­te­rios re­cla­ma­dos por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, y to­da­vía muy al­to. De he­cho, el dé­fi­cit es­pa­ñol es el ma­yor de to­dos los paí­ses de la UE. Na­die tie­ne mu­cho in­te­rés en po­ner el de­do en la lla­ga del dé­fi­cit y la deu­da, pe­ro son dos pro­ble­mas que están le­jos de es­tar re­suel­tos y que con­di­cio­na­rán el fu­tu­ro de la eco­no­mía es­pa­ño­la y tam­bién de las pres­ta­cio­nes so­cia­les de ma­ña­na. Los 36.000 mi­llo­nes de dé­fi­cit de 2017 hay que fi­nan­ciar­los. Eso quie­re de­cir que Es­pa­ña de­be vol­ver a pe­dir pres­ta­do ese di­ne­ro en los mer­ca­dos. Lo ob­ten­drá con fa­ci­li­dad, pe­ro ten­drá que pa­gar y, a lar­go pla­zo, de­vol­ver­lo o re­fi­nan­ciar­lo. Esa can­ti­dad se su­ma­rá –me­nos lo que se amor­ti­ce– a la in­men­sa mon­ta­ña de deu­da pú­bli­ca, un bi­llón –con b de bar­ba­ri­dad– en nú­me­ros re­don­dos. En 2017, con los ti­pos de in­te­rés ac­tua­les Es­pa­ña pa­ga­rá unos 30.000 mi­llo­nes de in­tere­ses, pe­ro si los ti­pos de in­te­rés suben –y su­birán– la ci­fra se dis­pa­ra­ría y en­ton­ces, go­bier­ne quien go­bier­ne, vol­ve­rían los re­cor­tes. Mon­to­ro ha alum­bra­do unos Pre­su­pues­tos po­si­bles –por la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria– y ama­bles para tiem­pos bron­cos, pe­ro que qui­zá pe­quen de falta de am­bi­ción.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.