José One­to

Tiempo - - SUMARIO - JOSÉ ONE­TO

“Tie­nen que sa­ber que al de­jar la Unión Eu­ro­pea se les aca­bó lle­var el pe­rro a Es­pa­ña de vacaciones co­mo has­ta aho­ra”. La fra­se, tan ori­gi­nal y tan real, fue pro­nun­cia­da la se­ma­na pa­sa­da de ma­ne­ra in­for­mal por el ne­go­cia­dor je­fe de la UE con el Reino Uni­do, el ex­mi­nis­tro fran­cés Mi­chel Bar­nier, du­ran­te el con­gre­so del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo, ce­le­bra­do en Mal­ta, al que asis­tie­ron, en­tre otros, los eu­ro­par­la­men­ta­rios es­pa­ño­les pre­si­di­dos por Ma­riano Ra­joy, una de las fi­gu­ras cla­ve del even­to por su pa­pel de­fen­sor de un bre­xit sua­ve y pru­den­te.

Sin que­rer ser me­nos, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, se su­mó a la te­sis ani­ma­lis­ta de Bar­nier y re­cor­dó que 250.000 pe­rros y ga­tos cru­zan ca­da año la fron­te­ra del Reino Uni­do con des­tino a la UE, so­bre to­do a Es­pa­ña, du­ran­te las vacaciones, y que, fue­ra de la Unión, los ciu­da­da­nos del Reino Uni­do deberán so­me­ter­se a otra re­gla­men­ta­ción si quie­ren pa­sear por Mar­be­lla con sus mas­co­tas. No es la con­se­cuen­cia más im­por­tan­te, se­ña­la el pe­rio­dis­ta Carlos Se­go­via en una bri­llan­te cró­ni­ca para el pe­rió­di­co El Mun­do, pe­ro en Bru­se­las in­ci­den so­bre ella para ex­hi­bir el error que re­pre­sen­ta el bre­xit.

La cum­bre de Mal­ta sir­vió para de­jar cla­ro que fren­te al Reino Uni­do no va a ha­ber 27 ne­go­cia­do­res, sino solo uno para “ha­cer cuen­tas” y lo­grar un “acuer­do jus­to” no solo para la is­la, sino, so­bre to­do, para la UE a lar­go pla­zo. En eso pa­re­cen es­tar de acuer­do, con ma­ti­ces, los 27, des­de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel has­ta el pre­si­den­te Ra­joy, que ya ha ha­bla­do con la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May para trans­mi­tir­le su po­si­ción so­bre unas ne­go­cia­cio­nes com­ple­jas, lar­gas y di­fí­ci­les.

Pro­ba­ble­men­te la po­si­ción más moderada de to­dos los pre­si­den­tes de Go­bierno y je­fes de Es­ta­do de la Unión, que se re­uni­rán el 29 de abril para dar el vis­to bueno a las lí­neas ge­ne­ra­les de la ne­go­cia­ción (cu­yo bo­rra­dor ya ha pre­pa­ra­do el pre­si­den­te del Con­se­jo, el po­la­co Do­nald Tusk), sea la del pre­si­den­te es­pa­ñol. Una po­si­ción a la ga­lle­ga: “No po­de­mos en­ga­ñar­nos y de­cir que no va a ocu­rrir na­da”, aun­que ad­mi­te que hay que ge­ne­rar “las me­no­res di­fi­cul­ta­des po­si­bles”. Ver­de y con asas. O sea, más cla­ro, agua.

Pe­ro al mar­gen de es­ta po­si­ción a la ga­lle­ga, el bre­xit pue­de ha­cer mu­cho da­ño a nues­tro país, se­gún to­dos los in­for­mes de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das. El pro­pio Go­bierno ha ela­bo­ra­do un do­sier con la co­la­bo­ra­ción de la em­ba­ja­da de Es­pa­ña en Lon­dres, la re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca es­pa­ño­la en Bru­se­las y con in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria de va­rios mi­nis­te­rios. Del do­cu­men­to se des­pren­de que el bre­xit pue­de afec­tar has­ta a un mi­llón de es­pa­ño­les, al tiem­po que el PIB del país pue­de dis­mi­nuir en­tre un 0,2% y un 0,4%, con pér­di­das de en­tre 2.000 y 4.000 mi­llo­nes de eu­ros. Ade­más, Es­pa­ña ten­drá que con­tri­buir con 888 mi­llo­nes más al pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio.

El bre­xit re­per­cu­ti­rá en los re­sul­ta­dos de sec­to­res im­por­tan­tes de la eco­no­mía es­pa­ño­la: agri­cul­tu­ra, pes­ca, au­to­mo­ción y, so­bre to­do, tu­ris­mo, ya que nues­tro país es el des­tino fa­vo­ri­to de las vacaciones de ve­rano de los bri­tá­ni­cos. De ellos, de sus pe­rros y de sus ga­tos. Pue­den ver­se afec­ta­das las empresas es­pa­ño­las gran­des y co­no­ci­das. El in­for­me di­ce que has­ta un 12% de los in­gre­sos del Ban­co San­tan­der y un 30% de las ven­tas de Te­le­fó­ni­ca se ge­ne­ran en el Reino Uni­do y des­ta­ca que

la sa­li­da del reino uni­do de la ue pue­de afec­tar muy ne­ga­ti­va­men­te a la eco­no­mía es­pa­ño­la, a la bri­tá­ni­ca y, so­bre to­do, a la del pe­ñón, que ha que­da­do al mar­gen de las ne­go­cia­cio­nes

el bre­xit su­po­ne al­go más que ame­na­zas pu­ra­men­te eco­nó­mi­cas. No se sa­be có­mo se­rá el mo­vi­mien­to de per­so­nas y pro­duc­tos en­tre Es­pa­ña y Gi­bral­tar. Pue­de tam­bién afec­tar en la co­la­bo­ra­ción cien­tí­fi­ca e in­ter­cam­bio de estudiantes. Se des­co­no­ce tam­bién el des­tino de 600.000 ju­bi­la­dos bri­tá­ni­cos que vi­ven en Es­pa­ña y de es­pa­ño­les que vi­ven en Gran Bre­ta­ña.

La pre­sen­cia de pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les en el Reino Uni­do es tan sig­ni­fi­ca­ti­va que hay sec­to­res, co­mo la en­fer­me­ría, que prác­ti­ca­men­te están ocu­pa­dos por es­pa­ño­les y es­pa­ño­las. En el ca­so de que tu­vie­sen que sa­lir del país, el ser­vi­cio bri­tá­ni­co de sa­lud en­tra­ría en un au­tén­ti­co co­lap­so. Pe­ro si el fu­tu­ro de es­tos es­pa­ño­les es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes del Go­bierno, el te­ma cla­ve es Gi­bral­tar y su sa­li­da de la Unión, a pe­sar de que el pe­ñón vo­tó ma­si­va­men­te por su per­ma­nen­cia en la Unión al tiem­po que pe­día al Reino Uni­do que exi­gie­ra un tra­to especial para la Ro­ca. La sor­pre­sa de los gi­bral­ta­re­ños es que May en su car­ta de di­vor­cio en­tre­ga­da en Bru­se­las no ha­cía nin­gu­na re­fe­ren­cia a Gi­bral­tar y que en las lí­neas ge­ne­ra­les de la ne­go­cia­ción se ad­mi­te que Es­pa­ña tie­ne de­re­cho de ve­to en cual­quier so­lu­ción so­bre el pe­ñón, lo que ha cau­sa­do una au­tén­ti­ca re­be­lión en un sec­tor del Par­ti­do Con­ser­va­dor.

Fuen­tes eu­ro­peas han con­fir­ma­do que la cues­tión gi­bral­ta­re­ña que­da fue­ra de las ne­go­cia­cio­nes del bre­xit, es con­si­de­ra­da un asun­to bi­la­te­ral en­tre Es­pa­ña y el Reino Uni­do. Una de­ci­sión que afec­ta gra­ve­men­te a la eco­no­mía de la Ro­ca y a la li­bre cir­cu­la­ción en la fron­te­ra, con re­per­cu­sio­nes para to­da la eco­no­mía del Cam­po de Gi­bral­tar. Acu­sa­da de co­me­ter un “enor­me error es­tra­té­gi­co” al no men­cio­nar Gi­bral­tar en su car­ta, May ha que­da­do en una si­tua­ción com­pro­me­ti­da con los gi­bral­ta­re­ños y con su mi­nis­tro prin­ci­pal, Fa­bian Pi­car­do, que siem­pre in­sis­tió en la re­fe­ren­cia a la Ro­ca en la car­ta de di­vor­cio. “Ha te­ni­do más re­per­cu­sión el fu­tu­ro de los pe­rros y los ga­tos que el de Gi­bral­tar”, que ha­bía vo­ta­do ma­si­va­men­te con­tra el bre­xit... se la­men­tan aho­ra los lla­ni­tos, que te­men que­dar ais­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.