Juan Bo­lea

Tiempo - - SUMARIO - JUAN BO­LEA

El pri­mer de­tec­ti­ve es­pa­ñol, sin ol­vi­dar a Selva, de Car­men Pardo Ba­zán, no fue Car­val­ho, de Fran­cis­co Váz­quez Mon­tal­bán, co­mo tan­ta gente erró­nea­men­te cree, sino To­más González, alias Pli­nio, el guar­dia mu­ni­ci­pal de To­me­llo­so ins­pi­ra­do por la plu­ma de Fran­cis­co García Pa­vón.

Pli­nio, con­te­ni­do y se­ve­ro, muy cas­te­llano (sin som­bra del de­tec­ti­ve an­glo­sa­jón o nor­te­ame­ri­cano, he­ge­mó­ni­co en el gé­ne­ro ne­gro) de­bu­tó en los años se­sen­ta con no­ve­las co­mo Los ca­rros o Un día de llu­via (re­edi­ta­das por Reino de Cor­de­lia). Con El rei­na­do de Wi­ti­za y Las her­ma­nas Co­lo­ra­das me­re­ció los pre­mios de la Crí­ti­ca y Na­dal, pe­ro, por des­gra­cia, Pa­vón es hoy un au­tor bas­tan­te ol­vi­da­do, a re­cu­pe­rar, es­tan­do la Es­pa­ña que pinta vi­gen­te en sus ti­pos, con­flic­tos y crí­me­nes.

A los aman­tes de la no­ve­la ne­gra na­da nos hu­bie­ra gus­ta­do más que la lis­ta de nues­tros sa­bue­sos se re­mon­ta­ra has­ta épo­cas de Sher­lock Hol­mes (Co­nan Doy­le) o Au­gus­te Du­pin (Edgar A. Poe), y qui­zá por esa au­sen­cia de raí­ces y nos­tal­gia de pre­cue­las, y por la in­te­li­gen­cia, en­can­to y sa­ga­ci­dad del per­so­na­je, mu­chos le es­ta­mos co­gien­do ley a Pe­dro de Alemán y Ca­ma­cho, el de­tec­ti­ve crea­do por el abo­ga­do je­re­zano Juan Pe­dro Cosano.

Pe­dro de Alemán, de ofi­cio abo­ga­do de po­bres, re­si­de en un Je­rez de la Fron­te­ra am­bien­ta­do por Cosano ha­cia la mi­tad del si­glo XVIII. Un rei­na­do, el de Fer­nan­do VI de Bor­bón, po­co sa­bo­rea­do aún por los lec­to­res de fic­ción. En ese Je­rez de la plata de In­dias, fren­te a los po­de­ro­sos tri­bu­na­les de la épo­ca, ma­gis­tra­dos, co­rre­gi­do­res, go­ber­na­do­res, Pe­dro de Alemán de­fien­de ca­sos y cau­sas per­di­das, pros­ti­tu­tas, ma­ta­sie­tes, ase­si­nos sin otro ho­ri­zon­te que el pa­tí­bu­lo. Pe­ro el abo­ga­do de po­bres cree en lo que ha­ce, ava­la a sus clien­tes has­ta pre­su­po­ner su inocen­cia, re­pre­sen­tan­do, so­bre to­do, en la de­fen­sa de la de­fen­sa, ori­gen de la abo­ga­cía pe­nal. Por eso, y por su ca­rác­ter vi­vo, con­tra­dic­to­rio y hu­mano, Pe­dro de Alemán pro­ta­go­ni­za­rá las no­ve­las de Cosano con al­tu­ra y mi­ras de hé­roe. De­tec­ti­ve de épo­ca, sí, pe­ro con­tem­po­rá­neo.

Las mo­ne­das de los 24, úl­ti­mo ca­so, por aho­ra, de Pe­dro de Alemán, nos su­mer­ge en un Je­rez sen­sual, cá­li­do has­ta lo tó­rri­do, pe­ro tam­bién pro­to­co­la­rio y for­mal, an­ti­guo y sa­bio, ci­vil y sa­cro. Un mun­do ce­rra­do, fas­ci­nan­te y com­ple­jo en una pa­ra­dó­ji­ca Es­pa­ña de or­den po­lí­ti­co y des­or­den car­nal, de re­cli­na­to­rio y enagua, se­ño­ra y que­ri­da, pi­sa­ver­de y bas­tar­do.

Pun­to fuer­te de Las mo­ne­das de los 24, hí­bri­do de re­la­to histórico y po­li­cía­co, con el en­can­to de las gran­des no­ve­las, es la ma­ra­vi­llo­sa re­crea­ción del Je­rez ilus­tra­do, sus igle­sias y pa­la­cios, sus am­bien­tes po­pu­la­res de gui­ta­rras, ro­man­ces y ta­ber­nas, la com­bi­na­ción del ha­bla co­ti­dia­na con los gi­ros más cul­tos de pres­bí­te­ros o de los ri­cos ca­ba­lle­ros de ese clan se­cre­to de los 24. Un ha­llaz­go.

PE­DRO DE ALEMÁN PRO­TA­GO­NI­ZA­RÁ LAS NO­VE­LAS DE COSANO CON MI­RAS DE HÉ­ROE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.