paz en si­ria

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Fer­mín Es­pi­no­sa Ro­me­ro. MA­DRID

Du­ran­te la Se­ma­na San­ta he pre­sen­cia­do en la Puer­ta del Sol de Ma­drid una ma­ni­fes­ta­ción pi­dien­do la paz en Si­ria, “de mo­da” tras el ata­que con gas le­tal. Mu­chos tu­ris­tas e in­clu­so asis­ten­tes a las co­fra­días “pa­sa­ban” con ai­re in­di­fe­ren­te. Gra­ve error de cálcu­lo, ade­más de ser in­hu­mano. En efec­to: ya no se tra­ta de un re­mo­to ge­no­ci­dio cen­troa­fri­cano sino del mu­cho más cer­cano, geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral­men­te, Orien­te Pró­xi­mo. Y de un con­flic­to que du­ra ya el do­ble, con el do­ble de muer­tos que el que tu­vi­mos en Es­pa­ña, así co­mo mu­chos mi­llo­nes de los mal lla­ma­dos re­fu­gia­dos, por­que no han en­con­tra­do un re­fu­gio digno de per­so­nas hu­ma­nas. Más aún: pa­ra lle­gar a la Puer­ta del Sol, esos tran­seún­tes tan in­di­fe­ren­tes tu­vie­ron que pa­sar por di­ver­sas me­di­das de con­trol, de­bi­do a un gra­do de aler­ta an­ti­te­rro­ris­ta ca­si má­xi­ma que se va ha­cien­do ya ha­bi­tual en Es­pa­ña y sus paí­ses ve­ci­nos, lo que re­ve­la el agra­va­mien­to de una gue­rra glo­bal, que es­tos días pa­re­ce ca­da vez más en pe­li­gro de ex­ten­der­se a otros paí­ses del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.