pe­ni­ten­te

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Ja­vier Sanz Ri­drue­jo. MA­DRID

Un ju­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se del Be­tis se lle­vó el sus­to de su vi­da al ver pa­sear­se por Se­vi­lla va­rios fan­tas­mo­nes del Ku Klux Klan. Tu­vie­ron que ex­pli­car­le que eran “na­za­re­nos” de la Se­ma­na San­ta. No es ca­sua­li­dad: el KKK co­pió de aquí ese tre­me­bun­do dis­fraz, pa­ra ins­pi­rar mie­do a los mar­gi­na­dos de allí, los ne­gros. Aquí, ese enor­me cu­cu­ru­cho y ese tra­je de pe­ni­ten­te era un cas­ti­go im­pues­to a los que que­bran­ta­ban las nor­mas re­li­gio­sas, “ton­tos de ca­pi­ro­te” en el me­jor de los ca­sos, o que­ma­dos ya por el fue­go tem­po­ral, an­tes del eterno, por la In­qui­si­ción, en el peor de los ca­sos. Man­te­ner en lo po­si­ble y co­mo san­tas esas tra­di­cio­nes y te­ner imi­ta­do­res co­mo el KKK, ¿es al­go de lo que po­da­mos sen­tir­nos de ver­dad or­gu­llo­sos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.