La se­ma­na ju­di­cial más ne­gra del PP

Mon­cloa y los po­pu­la­res en­ca­jan sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad la de­ten­ción de Ig­na­cio Gon­zá­lez, el in­for­me po­li­cial so­bre los ne­go­cios de Ro­dri­go Ra­to, la ci­ta­ción co­mo tes­ti­go de Ma­riano Ra­joy en el pri­mer jui­cio de la Gür­tel y la de­cla­ra­ción de Es­pe­ran­za

Tiempo - - PORTADA - Por An­to­nio Ro­drí­guez*

Un gol­pe tras otro y sin tiem­po pa­ra to­mar ai­re. Así han vi­vi­do es­ta se­ma­na en La Mon­cloa y Gé­no­va, la se­de prin­ci­pal del PP, el ro­sa­rio de ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les que han cul­mi­na­do pa­ra los po­pu­la­res con dos ca­sos nue­vos de co­rrup­ción – Le­zo y Mer­ca­sa–, que se aña­den a la lar­ga lis­ta de cau­sas que han ger­mi­na­do a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da co­mo los ca­sos Gür­tel, Pú­ni­ca, Imel­sa, Bru­gal, Pal­ma Are­na, Au­di­to­rio o De la Ser­na, en­tre otros.

La se­ma­na ju­di­cial más ne­gra pa­ra el PP co­men­zó con el du­ro in­for­me de la Guar­dia Ci­vil con­tra Ro­dri­go Ra­to, que El Mun­do sa­có a la luz y en el que se le acu­sa de blan­quear di­ne­ro pro­ce­den­te de pa­raí­sos fis­ca­les du­ran­te su eta­pa de vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno con Jo­sé Ma­ría Az­nar y lue­go co­mo di­rec­tor ge­ren­te del FMI, así co­mo de pre­sio­nar pa­ra que em­pre­sas fa­mi­lia­res –ca­so de Cor Co­mu­ni­ca­ción– se lle­va­sen con­tra­tos pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción de em­pre­sas que pre­via­men­te ha­bían si­do pri­va­ti­za­das por el Eje­cu­ti­vo cuan­do él di­ri­gía el área eco­nó­mi­ca. El pro­li­jo in­for­me de 321 pá­gi­nas abar­ca un ex­ten­so pe­rio­do de 1997 has­ta nues­tro días y en él se fi­ja un mon­tan­te es­ti­ma­do de di­cha fac­tu­ra­ción su­pues­ta­men­te de­lic­ti­va en 83 mi­llo­nes de eu­ros. La no­ve­dad de di­cho do­cu­men­to es que en­som­bre­ce la eta­pa po­lí­ti­ca de Ra­to, ya que los años co­mo vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co jun­to a Az­nar ha­bían que­da­do al mar­gen de su tra­yec­to­ria al fren­te de Ban­kia, que des­de ha­ce años es­tá en en­tre­di­cho. Sin em­bar­go, Ra­to dis­cre­pa de to­das las

acu­sa­cio­nes y ha ase­gu­ra­do en un co­mu­ni­ca­do a va­rios me­dios que se tra­ta de una “in­ves­ti­ga­ción po­lí­ti­ca y sin prue­bas”. Los jue­ces di­rán quién tie­ne ra­zón.

Es­te nue­vo pa­so de Ra­to por el pur­ga­to­rio que­dó eclip­sa­do por el anun­cio de que Ma­riano Ra­joy de­cla­ra­rá, en ca­li­dad de tes­ti­go, en el pri­mer jui­cio de la tra­ma Gür­tel que se es­tá ce­le­bran­do en la Au­dien­cia Na­cio­nal. A la mis­ma ho­ra en que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) da­ba al Go­bierno una de las ma­yo­res ale­grías del úl­ti­mo año, al re­vi­sar al al­za sus pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra Es­pa­ña en 2017 has­ta el 2,6%, tres dé­ci­mas más de lo an­ti­ci­pa­do en enero, el pre­si­den­te del tri­bu­nal que juz­ga los ne­go­cios de Gür­tel en­tre 1999 y 2005, Án­gel Hur­ta­do, pro­vo­ca­ba un te­rre­mo­to al co­mu­ni­car a las par­tes que el pre­si­den­te del Go­bierno tes­ti­fi­ca­rá en di­cha cau­sa.

Hur­ta­do lo anun­ció con la bo­ca pe­que­ña, por­que su po­si­ción siem­pre ha si­do con­tra­ria a la pe­ti­ción de una de las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res, con­cre­ta­men­te la de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos De­mó­cra­tas de Eu­ro­pa (Ada­de), pe­ro es­ta vez que­dó en mi­no­ría an­te la de­ter­mi­na­ción de sus com­pa­ñe­ros de tri­bu­nal: el pro­gre­sis­ta Jo­sé Ri­car­do de Pra­da y el con­ser­va­dor Ju­lio de Die­go, que has­ta aho­ra se ha­bía ali­nea­do con Hur­ta­do. Sin em­bar­go, va­rias com­pa­re­cen­cias ha­bían de­ja­do en mal lu­gar a Ra­joy. Por ejem­plo, Pedro Cres­po, el nú­me­ro dos de la tra­ma Gür­tel, de­cla­ró an­te los ma­gis­tra­dos que los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les del PP

“co­no­cían per­fec­ta­men­te lo que ha­cía Bár­ce­nas”. Ra­joy os­ten­tó es­te car­go de sep­tiem­bre de 2003, cuan­do fue ele­gi­do por Az­nar co­mo su su­ce­sor, has­ta oc­tu­bre de 2004, fe­cha del XV con­gre­so del PP. Co­rrea, por su par­te, ad­mi­tió en el jui­cio que una se­rie de em­pre­sas que con­se­guían gran­des con­tra­tos con el Go­bierno de­ja­ban lue­go un 3% de co­mi­sio­nes en la se­de del par­ti­do, aun­que al pre­si­den­te del Go­bierno le be­ne­fi­cia que tan­to Bár­ce­nas co­mo Co­rrea re­co­no­cen que fue él quien de­ci­dió rom­per con las em­pre­sas de la Gür­tel.

La ci­ta­ción de Ra­joy co­mo tes­ti­go no tie­ne pre­ce­den­tes, nin­gún pre­si­den­te del Go­bierno en ejer­ci­cio ha­bía com­pa­re­ci­do has­ta aho­ra an­te un tri­bu­nal. Hay dos ca­sos que sí se le acer­can. Adol­fo Suá­rez de­cla­ró co­mo tes­ti­go en 1995 an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal por el ca­so Ba­nes­to, en el que se en­jui­cia­ba al ban­que­ro Ma­rio Con­de. El ex­pre­si­den­te tu­vo que res­pon­der so­bre un prés­ta­mo de 300 mi­llo­nes de pe­se­tas (1,8 mi­llo­nes de eu­ros) que la en­ti­dad en­tre­gó al Cen­tro De­mo­crá­ti­co y So­cial cuan­do Suá­rez pre­si­día es­ta for­ma­ción. Más me­diá­ti­ca fue la com­pa­re­cen­cia de Fe­li­pe Gon­zá­lez en 1998 an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo en ca­li­dad de tes­ti­go por el ca­so Se­gun­do Ma­rey, la pri­me­ra ac­ción del gru­po te­rro­ris­ta de los GAL en sue­lo fran­cés. La de­cla­ra­ción de Gon­zá­lez, cuan­do ya era ex­pre­si­den­te y tam­bién en ca­li­dad de tes­ti­go, no cam­bió el signo del jui­cio. Al final, so­lo pa­só a la his­to­ria por la ima­gen bo­rro­sa que El Mun­do le hi­zo sa­lien­do de la sa­la y con la que se sor­teó la prohi­bi­ción que los ma­gis­tra­dos im­pu­sie­ron a los pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos en el jui­cio pa­ra que no en­tra­sen con cá­ma­ras o gra­ba­do­ras.

Des­pués de años bre­gan­do con la cri­sis eco­nó­mi­ca, Ra­joy dis­fru­ta­ba de un mo­men­to dul­ce. Sin da­tos del pa­ro que su­pu­sie­ran un su­pli­cio men­sual y con el FMI po­nien­do a Es­pa­ña a la ca­be­za de los paí­ses desa­rro­lla­dos que más cre­ce­rán es­te año, los pla­nes del pre­si­den­te del Go­bierno pa­sa­ban por se­guir lu­cién­do­se en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal. No era pa­ra me­nos. Las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas de Es­pa­ña vol­vían a ir co­mo un ti­ro y Ra­joy ha pa­sa­do de ser alec­cio­na­do en Bru­se­las por sus co­le­gas eu­ro­peos, a ser mi­ra­do con en­vi­dia por lí­de­res que te­men per­der Go­bier­nos o que ven có­mo en sus paí­ses se ha­ce fuer­te una ex­tre­ma de­re­cha des­co­no­ci­da en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Ra­joy da­ba prio­ri­dad des­de ha­ce me­ses a su pa­pel en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal y al mis­mo tiem­po que co­ci­na­ba en­tre bam­ba­li­nas un acuer­do pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, ha­cía de an­fi­trión en Ma­drid en una cum­bre de los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, a la que asis­tie­ron los di­ri­gen­tes de Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia, Por­tu­gal, Chi­pre y Mal­ta; o re­ci­bía al mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Cu­ba y, a ins­tan­cias de La Ha­ba­na, se com­pro­me­tía a vi­si­tar la is­la an­tes de que Raúl Cas­tro aban­do­ne el po­der en fe­bre­ro de 2018. Un ges­to, uni­do al de­seo del Go­bierno de que Es­pa­ña sea el pri­mer país de la UE en apro­bar el nue­vo acuer­do po­lí­ti­co en­tre la Unión y Cu­ba, que a buen se­gu­ro habrá mo­les­ta­do a Jo­sé Ma­ría Az­nar.

La pri­ma­ve­ra apa­re­cía ata­rea­da fue­ra de Es­pa­ña pa­ra Ra­joy, que ha ele­gi­do Bra­sil y Uru­guay pa­ra ha­cer su pri­me­ra gi­ra por La­ti­noa­mé­ri­ca, del 24 al 26 de abril. Tres días des­pués via­ja­rá a Bru­se­las pa­ra la pri­me­ra reunión de lí­de­res so­bre la ne­go­cia­ción de la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, el lla­ma­do bre­xit, y a fi­na­les de ma­yo vol­ve­rá a su­bir­se a un avión pa­ra via­jar a Chi­na, don­de par­ti­ci­pa­rá en una cum­bre eco­nó­mi­ca y em­pre­sa­rial so­bre la Ru­ta de la Seda. A me­dia­dos de ju­nio ten­drá que re­gre­sar a Bru­se­las pa­ra una nue­va cum­bre eu­ro­pea, así que el pa­no­ra­ma se pre­sen­ta­ba con cie­lo des­pe­ja­do pa­ra el je­fe del Eje­cu­ti­vo, has­ta que los fan­tas­mas de Gür­tel que me­ro­dean a su al­re­de­dor des­de ha­ce ocho años con las pri­me­ras de­ten­cio­nes han re­gre­sa­do aho­ra pa­ra em­pa­ñar su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

Ra­joy se su­ma así a la lis­ta de ex al­tos car­gos del PP que tie­nen que de­cla­rar co­mo tes­ti­gos en es­te pri­mer jui­cio de Gür­tel. La pri­me­ra fue Es­pe­ran­za Agui­rre el pa­sa­do jue­ves, por el frac­cio­na­mien­to de las fac­tu­ras de los ser­vi­cios pres­ta­dos por las em­pre­sas de Co­rrea cuan­do ella pre­si­dís la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, aun­que has­ta aho­ra te­nían más re­le­van­cia me­diá­ti­ca las ci­tas fi­ja­das pa­ra Fran­cis­co Ál­va­rez Cas­cos el pró­xi­mo 19 de ju­nio o pa­ra los ex­di­ri­gen­tes del

en el pp no se des­car­ta to­da vía que ra joy tes­ti­fi­que en per­so­na an­te el tr ibu­nal

PP Jai­me Ma­yor Ore­ja, Ja­vier Are­nas o Án­gel Ace­bes, el 20 de ese mes. Si iban a des­fi­lar co­mo tes­ti­gos an­te el tri­bu­nal, más de uno se pre­gun­ta­ba por qué no ocu­rría lo mis­mo con Ra­joy o, en úl­ti­ma ins­tan­cia, con Az­nar.

De mo­men­to, la ci­ta­ción del pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo no se ha se­ña­la­do en el ca­len­da­rio del jui­cio y La Mon­cloa aún no sa­be el for­ma­to que em­plea­rá el je­fe del Eje­cu­ti­vo pa­ra tes­ti­fi­car an­te el tri­bu­nal. Las dos op­cio­nes que se ba­ra­jan son la de acu­dir en per­so­na a la Au­dien­cia Na­cio­nal y so­me­ter­se a las pre­gun­tas de la acu­sa­ción po­pu­lar, eso sí, con la in­có­mo­da pre­sen­cia de Co­rrea, Bár­ce­nas y el res­to de los en­jui­cia­dos a su es­pal­da; o bien res­pon­der a las cues­tio­nes me­dian­te vi­deo­con­fe­ren­cia, una fa­cul­tad que el tri­bu­nal pue­de au­to­ri­zar en fun­ción de dos mo­ti­vos que per­mi­te la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal des­de 1991.

El pri­me­ro de ellos es que lo acon­se­jen “ra­zo­nes de uti­li­dad, se­gu­ri­dad o de or­den pú­bli­co”, al­go fá­cil de apli­car an­te un ca­so co­mo el de Ra­joy. Tam­bién se pue­de acor­dar si se es­ti­ma que la com­pa­re­cen­cia pue­de re­sul­tar “gra­vo­sa o per­ju­di­cial” pa­ra el tes­ti­go. El tri­bu­nal pue­de adop­tar la me­di­da por pro­pia ini­cia­ti­va o a pe­ti­ción de al­gu­na de las par­tes, des­de el pro­pio PP a la Fis­ca­lía o la Abo­ga­cía del Es­ta­do, tres par­tes que ya se opu­sie­ron a su com­pa­re­cen­cia y que aho­ra se­gu­ra­men­te vuel­van a ha­cer pi­ña. Tan­to en un ca­so (el de la de­cla­ra­ción pre­sen­cial) co­mo en el otro (el uso de la vi­deo­con- fe­ren­cia), Ra­joy ten­drá que ate­ner­se a de­cir la ver­dad, so pe­na de in­cu­rrir en un de­li­to de fal­so tes­ti­mo­nio y que al­gu­na de las par­tes so­li­ci­te al final del jui­cio que se le abra una pie­za se­pa­ra­da. Así que el pre­si­den­te del Go­bierno de­be­rá me­dir sus pa­la­bras.

La reac­ción del PP a la ci­ta­ción a Ra­joy no se hi­zo es­pe­rar y se pro­du­jo en tér­mi­nos mu­cho más du­ros que con los que sus por­ta­vo­ces sue­len des­pa­char los asun­tos ju­di­cia­les. El coor­di­na­dor ge­ne­ral de los po­pu­la­res, Fer­nan­do Martínez Maí­llo, fue el pri­me­ro en cen­su­rar la de­ci­sión del tri­bu­nal y unas ho­ras des­pués, la di­rec­ción na­cio­nal del PP di­fun­dió un co­mu­ni­ca­do en el que con­si­de­ra­ba que se tra­ta de “un abu­so de de­re­cho (...) con cla­ra in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca” y que di­cha ac­ción “se en­mas­ca­ra ba­jo un in­te­rés ju­rí­di­co inexis­ten­te”. Ade­más, los po­pu­la­res co­lo­ca­ron a Ada­de en la ór­bi­ta del PSOE: “Es­tá li­de­ra­da por dos per­so­nas, Ja­vier Le­des­ma y Ma­riano Be­ní­tez de Lu­go, muy co­no­ci­das por su cer­ca­nía al Par­ti­do So­cia­lis­ta”. Es­ta nota fue ob­je­to de de­ba­te en la se­de de la ca­lle Gé­no­va, has­ta el punto de que la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, con­si­de­ró que sus tér­mi­nos le pa­re­cían de­ma­sia­do “agre­si­vos”, aun­que fi­nal­men­te se op­tó por no re­ba­jar­los.

A la sor­pre­sa por la ci­ta­ción de Ra­joy le si­guió al día si­guien­te la de­ten­ción del ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid Ig­na­cio Gon­zá­lez, por or­den del juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Eloy Ve­las­co, a quien el PP no pue­de acu­sar de par­ti­dis­ta, pues fue di­rec­tor ge­ne­ral de Jus­ti­cia de los

Go­bier­nos de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na en­tre 1995 y 2003 a las ór­de­nes de Eduar­do Za­pla­na y Fran­cis­co Camps.

El ca­so Le­zo se ini­ció en 2015, aun­que no fue has­ta el año pa­sa­do cuan­do se ace­le­ra­ron las pes­qui­sas, a raíz de una de­nun­cia del Go­bierno que aho­ra pre­si­de Cris­ti­na Ci­fuen­tes, en el que se ad­ver­tía de una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des en la com­pra de so­cie­da­des en el ex­tran­je­ro por par­te del Ca­nal de Isa­bel II. Pre­ci­sa­men­te, el juez Ve­las­co ci­tó a la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña a de­cla­rar co­mo tes­ti­go so­bre es­te ca­so aún en fa­se de ins­truc­ción, así co­mo a su por­ta­voz y ac­tual pre­si­den­te de la em­pre­sa re­gio­nal que ges­tio­na el agua, Án­gel Garrido.

Jun­to a Gon­zá­lez, al que el PP sus­pen­dió de mi­li­tan­cia, hu­bo otras on­ce de­ten­cio­nes y una trein­te­na de re­gis­tros en Ma­drid y Va­len­cia. A los arres­ta­dos se les acu­só de pre­va­ri­ca­ción, or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, mal­ver­sa­ción, cohe­cho, blan­queo, frau­de, fal­si­fi­ca­ción do­cu­men­tal y co­rrup­ción en los ne­go­cios. En­tre ellos se en­con­tra­ban su her­mano Pa­blo Gon­zá­lez y su cu­ña­do Juan Caballero, mien­tras que su es­po­sa, Lour­des Ca­ve­ro, que­dó impu­tada. En es­ta pre­sun­ta tra­ma es­ta­rían tam­bién Ed­mun­do Ro­drí­guez, el hom­bre fuer­te de Gon­zá­lez en La­ti­noa­mé­ri­ca, e Il­de­fon­so de Mi­guel, ge­ren­te del Ca­nal de Isa­bel II en­tre 2004 y 2009, a quien se atri­bu­ye el rol de lu­gar­te­nien­te del ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño en las ope­ra­cio­nes in­ves­ti­ga­das.

En pa­ra­le­lo, la Au­dien­cia Na­cio­nal desa­rro­lló una se­gun­da ope­ra­ción ju­di­cial por ope­ra­cio­nes irre­gu­la­res del con­sor­cio se­mi­pú­bli­co Mer­ca­dos Cen­tra­les de Abas­te­ci­mien­to (Mer­ca­sa) en An­go­la, en la que se im­pu­tó a diez per­so­nas por co­rrup­ción en los ne­go­cios, cohe­cho, blan­queo de ca­pi­ta­les y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, aun­que no hu­bo de­ten­cio­nes. Se da la cir­cuns­tan­cia de que Pa­blo Gon­zá­lez es di­rec­ti­vo de Mer­ca­sa.

n Los jue­ces de la Au­dien­cia Na­cio­nal que oi­rán a Ra­joy: Ju­lio de Die­go (iz­quier­da), Fran­cis­co Hur­ta­do (cen­tro) y Jo­sé Ri­car­do de Pra­da.

n

Ro­dri­go Ra­to acu­de a una de sus com­pa­re­cen­cias an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal por el ca­so de las tar­je­tas black.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.