ET

Tiempo - - A FONDO -

Sin que­rer­lo, se con­vir­tió en un sím­bo­lo de la lu­cha con­tra ETA. La ima­gen de una jo­ven­cí­si­ma Ma­ri­mar Blan­co llo­ran­do des­con­so­la­da en el bal­cón del Ayun­ta­mien­to de Er­mua (Viz­ca­ya) tras el bru­tal ase­si­na­to de su her­mano mar­có pa­ra gran par­te de la so­cie­dad vas­ca un punto de no re­torno. Por pri­me­ra vez los que an­tes mi­ra­ban ha­cia otro la­do, sa­lie­ron a la ca­lle con las ma­nos pin­ta­das de blan­co pa­ra gri­tar “¡Bas­ta ya!”. Han pa­sa­do 20 años y la aho­ra dipu­tada del PP en el Con­gre­so re­co­no­ce que en­tre el 12 y el 14 de ju­lio si­gue mi­ran­do el re­loj con la mis­ma angustia que aque­llos días en los que es­pe­ra­ba un mi­la­gro. Lle­va años afin­ca­da en Ma­drid y ca­da ve­rano sa­be que el via­je más du­ro lle­ga cuan­do to­ca ho­me­na­jear a su her­mano en Er­mua. Tam­po­co Mi­guel Án­gel Blan­co en­con­tró des­can­so en el que era su pue­blo. Sus pa­dres ter­mi­na­ron por tras­la­dar sus res­tos mor­ta­les a la al­dea fa­mi­liar en Oren­se des­pués de que su tum­ba su­frie­ra ata­ques de los ra­di­ca­les. “Na­da les de­be­mos y na­da les da­re­mos”, reivin­di­ca­ba la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Mi­guel Án­gel Blan­co tras co­no­cer el anun­cio del de­sar­me. En un co­mu­ni­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.