EL DIA QUE ETA CONSIGUIO ECHAR AL CO­RRES­PON­SAL DE TIEM­PO

San­ti Et­xauz tra­ba­jó en el País Vas­co y Na­va­rra du­ran­te 25 años. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes le cos­ta­ron va­rias querellas de He­rri Ba­ta­su­na, que siem­pre ga­nó. Fi­nal­men­te, los te­rro­ris­tas le mar­ca­ron co­mo ob­je­ti­vo. Ag uan­tó mu­cho tiem­po, pe­ro al final tu­vo que aba

Tiempo - - A FONDO - Por Fer­nan­do Rue­da

Una ra­dian­te ma­ña­na de ma­yo del año 2001, San­ti Et­xauz, de­le­ga­do en el País Vas­co del se­ma­na­rio TIEM­PO, pa­sea­ba jun­to a su es­col­ta por el cen­tro de Al­gor­ta, ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Get­xo, don­de re­si­día, cuan­do se to­pó de fren­te con un gru­po de jó­ve­nes de Ja­rrai, la co­rrea de trans­mi­sión ju­ve­nil de ETA y He­rri Ba­ta­su­na (HB). Al con­tra­rio que otros ame­na­za­dos que ape­nas pi­sa­ban la ca­lle y re­cu­rrían a ex­cur­sio­nes los fi­nes de se­ma­na pa­ra es­ca­par de sus lo­ca­li­da­des, ha­bía de­ci­di­do man­te­ner sus cos­tum­bres so­cia­les y no re­nun­ciar a la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. In­clu­so en oca­sio­nes se es­ca­pa­ba de los es­col­tas pa­ra acom­pa­ñar a sus hi­jos los fi­nes de se­ma­na a sus ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, acu­dir a San Ma­més y re­unir­se con la cua­dri­lla a to­mar po­tes y ce­nar. Se opu­so a vi­vir en so­le­dad, re­clui­do en ca­sa. Era inevi­ta­ble que se cru­za­ra de fren­te con los ra­di­ca­les que pro­ta- go­ni­za­ban la ka­le bo­rro­ka, las al­ga­ra­das ca­lle­je­ras. Fue en­ton­ces cuan­do uno de ellos le ob­ser­vó re­ta­dor, con una mi­ra­da de odio y re­sen­ti­mien­to bru­tal.

En Get­xo se co­no­cían ca­si to­dos. In­clu­so ha­bía te­ni­do re­la­ción, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, con los pa­dres de al­gu­nos de aque­llos jó­ve­nes “sal­va­do­res de la pa­tria”. Tam­bién me­dia do­ce­na de ellos eran com­pa­ñe­ros de co­le­gio de sus hi­jos. Aquel sem­blan­te ado­les­cen­te des­en­ca­ja­do, cris­pa­do, irra­cio­nal y fa­ná­ti­co de­ja­ba a las cla­ras que fi­gu­ra­ba en su lis­ta ne­gra. Esa faz re­ta­do­ra, car­ga­da de re­sen­ti­mien­to, se re­pi­tió dos se­ma­nas des­pués. Esas se­ña­les, más el re­cru­de­ci­mien­to de los aten­ta­dos con­tra pe­rio­dis­tas vas­cos, pre­ci­pi­tó su exi­lio del País Vas­co. To­mó tie­rra de por me­dio por pre­cau­ción y pa­ra sal­va­guar­dar a su fa­mi­lia, pe­ro man­tu­vo su do­mi­ci­lio en el País Vas­co y si­guió tra­ba­jan­do los te­mas de Eus­ka­di.

El aco­so de la iz­quier­da aber­za­le co­men­zó en 1988. Aquel año He­rri Ba­ta­su­na le in­ter­pu­so una “que­re­lla co­yun­tu­ral po­lí­ti­ca” por pu­bli­car el cis­ma abier­to en el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal Vas­co (MLNV) que cul­mi­nó con la ex­pul­sión y pur­ga di­ri­gi­da por ETA de los di­si­den­tes de HA­SI, la or­ga­ni­za­ción que en­ton­ces con­tro­la­ba HB. En el jui­cio le til­da­ron de “te­rro­ris­ta de la plu­ma” pe­se a que la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da era ve­raz. Los que­re­llan­tes bus­ca­ban que re­ve­la­ra sus fuen­tes de in­for­ma­ción, que sa­bían no eran po­li­cia­les. Ese mis­mo año otro ar­tícu­lo so­bre una di­ri­gen­te de ETA, pos­te­rior­men­te em­po­tra­da en HB, me­re­ció otra de­man­da de los se­gui­do­res de la ban­da. Una de­man­da tan ab­sur­da que el abo­ga­do de HB so­lo acer­ta­ba a de­cir que “era un man­da­do”, ya que lo que con­ta­ba el re­por­ta­je era cier­to. Las dos querellas se ar­chi­va­ron. Aque­lla llu­via de citaciones ju­di­cia­les tra­ta­ba de ame­dren­tar al pe­rio­dis­ta y a Tiem­po . Pe­se a to­do, Et­xauz si­guió in­for­man­do con ri­gor, ob­je­ti­vi­dad e im­par­cia­li­dad.

Los eta­rras y su pa­ra­guas del MLNV, que agru­pa­ba a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas que obe­de­cían sus ór­de­nes, acon­se­ja­ron en 1995 aten­tar con­tra pe­rio­dis­tas y em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción “por su la­bor de re­pre­sión con­tra la iz­quier­da aber­za­le”. Los pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción se con­vir­tie­ron en ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios en su es­tra­te­gia de “so­cia­li­za­ción del su­fri­mien­to”, jun­to a pro­fe­so­res, jue­ces y em­pre­sa­rios. En­tre ellos si­tua­ron a Tiem­po y a su re­pre­sen­tan­te en el País Vas­co y Na­va­rra. Has­ta la de­rro­ta de ETA, cin­cuen­ta pe­rio­dis­tas han si­do pro­te­gi­dos por es­col­tas y 326, ame­na­za­dos di­rec­ta­men­te. Más de un cen­te­nar aban­do­na­ron el País Vas­co. Pa­ra mar­car a sus víc­ti­mas, los eta­rras se ser­vían de sus me­dios afi­nes, que desa­rro­lla­ban cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio ha­cia los con­si­de­ra­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción “enemi­gos del in­de­pen­den­tis­mo”. Des­pués, ve­nía el aten­ta­do di­rec­to de ETA, com­ple­men­ta­do ca­si se­ma­nal­men­te con la vio­len­cia de per­se­cu­ción, el te­rro­ris­mo de ba­ja in­ten­si­dad, ca­rac­te­ri­za­do por las pin­ta­das, las lla­ma­das ame­na­zan­tes, los cóc­te­les mo­lo­tov y los ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos ca­se­ros con­tra do­mi­ci­lios... En el ca­so de San­ti Et­xauz se si­guió el manual. En el año 1996, los “ca­cho­rros de ETA” dis­tri­bu­ye­ron va­rios pan­fle­tos por sus se­des so­cia­les en el que le acu­sa­ban de “ocul­ta­ción, ter­gi­ver­sa­ción, des­in­for­ma­ción, ma­ni­pu­la­ción e in­to­xi­ca­ción in­for­ma­ti­va”, en con­tra de los in­tere­ses de ETA y Ba­ta­su­na.

en el punto de mi­ra

En 1998 se pu­bli­có el li­bro Co­le­gas, edi­ta­do por los “ami­gos de los te­rro­ris­tas”, que si­tuó en el punto de mi­ra a un cen­te­nar de re­por­te­ros. Al de­le­ga­do de tiem­po le ci­ta­ban en una trein­te­na de oca­sio­nes. Coin­ci­dió su pu­bli­ca­ción con un re­cru­de­ci­mien­to de los aten­ta­dos, sa­bo­ta­jes y agre­sio­nes con­tra pe­rio­dis­tas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El dia­rio Egin se su­mó a la cam­pa­ña es­cri­bien­do un re­cua­dro con­tra San­ti Et­xauz.

En mar­zo del 2000, ce­rra­do el Egin por co­la­bo­rar con ETA, la iz­quier­da aber­za­le crea Ar­di Bel­tza, una pu­bli­ca­ción di­ri­gi­da por Pe­pe Rei, que, en­tre otros tra­ba­jos, ela­bo­ra el do­sier “Más de un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas ha­cen in­for­ma­ción se­gún las di­rec­tri­ces de In­te­rior”. En él se de­cía que el de­le­ga­do de Tiem­po y va­rios co­rres­pon­sa­les de pe­rió­di­cos es­pa­ño­les es­ta­ban al ser­vi­cio de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Ter­mi­na­ban par­ti­cu­la­ri­zan­do en “los Ca­lle­ja, Et­xauz, Lan­da­bu­ru y Gu­rrut­xa­ga”. Di­cha in­for­ma­ción cons­ti­tuía una su­til ame­na­za, to­do un avi­so a na­ve­gan­tes. En ma­yo de ese año fue ase­si­na­do el co­la­bo­ra­dor de El Mun­do en el País Vas­co Jo­sé Luis Ló­pez La­ca­lle.

“es­pe­ro vol­ver con mi gen­te y que el odio y la sin­ra­zón no vuel­van a ger­mi­nar en fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”

Ese ar­tícu­lo de la re­vis­ta de Pe­pe Rei, acu­sa­do de co­la­bo­rar con ETA, se com­ple­men­tó en no­viem­bre del 2000 con el ví­deo El ne­go­cio de men­tir, am­plia­men­te di­fun­di­do por ETA-HB en lo­ca­les y aso­cia­cio­nes de la iz­quier­da aber­za­le. Cu­rio­sa­men­te, los úni­cos pe­rio­dis­tas ci­ta­dos en aquel pan­fle­to que re­si­dían en el País Vas­co y que apa­re­cían al co­mien­zo de la gra­ba­ción eran San­ti Et­xauz y Au­ro­ra Int­xaus­ti. El 10 de no­viem­bre, una se­ma­na des­pués de su dis­tri­bu­ción, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ETA aten­tó con­tra Au­ro­ra Int­xaus­ti, su ma­ri­do y su hi­jo cuan­do sa­lían de su do­mi­ci­lio en San Se­bas­tián. Afor­tu­na­da­men­te la car­ga mor­tí­fe­ra que les iba des­ti­na­da no lle­gó a ex­plo­sio­nar. Ese mis­mo día, la Er­tzain­tza pro­por­cio­nó es­col­ta a Et­xauz y le prohi­bió sa­lir de ca­sa has­ta que le asig­na­ran me­di­das de se­gu­ri­dad. “Te­nía ce­na con va­rios ami­gos –re­cuer­da Et­xauz– y no fal­té. El tra­ba­jo con pro­tec­ción po­li­cial es en­go­rro­so ya que hay fuen­tes de in­for­ma­ción que re­quie­ren discreción. El prin­ci­pal pro­ble­ma de los es­col­ta­dos es có­mo asi­mi­la la nue­va si­tua­ción el en­torno fa­mi­liar. Se pro­cu­ra de­jar­le al mar­gen pe­ro re­sul­ta im­po­si­ble que ob­vien ese am­bien­te de hos­ti­ga­mien­to. Re­cuer­do que al te­ner som­bra al­gu­nos co­no­ci­dos se sen­tían in­có­mo­dos, otros elu­dían sa­lu­dar­te y evi­ta­ban cual­quier con­tac­to, pe­ro los bue­nos ami­gos per­ma­ne­cie­ron fie­les. Los es­col­tas mar­can a la po­ten­cial víc­ti­ma y mu­chos ciu­da­da­nos vas­cos te evi­tan pa­ra sor­tear fu­tu­ras com­pli­ca­cio­nes”.

la de­ci­sión más do­lo­ro­sa

En la pri­ma­ve­ra de 2001 re­do­bla­ron la pre­sión so­bre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y ETA ase­si­nó a Ja­vier Olea­ga, del Dia­rio Vas­co, e hi­rió gra­ve­men­te al pe­rio­dis­ta Gor­ka Lan­da­bu­ru. La de­ci­sión más do­lo­ro­sa de San­ti Et­xauz de su vi­da tar­dó en lle­gar. “La mi­ra­da de odio de los jó­ve­nes fanáticos del ba­rrio –re­cuer­da–, más al­gún des­plan­te y pro­vo­ca­ción en los lo­ca­les que fre­cuen­ta­ba en Bil­bao, ade­más de las ad­ver­ten­cias de miem­bros de la Er­tzain­tza y de los Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do me de­ci­die­ron a to­mar la do­lo­ro­sa de­ci­sión de aban­do­nar mi pue­blo. Que­ría tam­bién pro­te­ger a mi fa­mi­lia. Eso sí, aun­que des­de la dis­tan­cia, se­guí tra­ba­jan­do los te­mas del País Vas­co, via­jan­do re­gu­lar­men­te y man­te­nien­do mi ca­sa y em­pa­dro­na­mien­to en Viz­ca­ya”.

El año 2004 vol­vió a tra­ba­jar co­mo di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción de una com­pa­ñía que ha des­apa­re­ci­do. Cuan­do te­nía pre­pa­ra­do su tras­la­do con su fa­mi­lia a Viz­ca­ya, los eta­rras le vol­vie­ron a men­tar en su bo­le­tín ofi­cial, Zu­ta­be, co­mo pe­rio­dis­ta enemi­go del pue­blo vas­co. Los di­rec­ti­vos de la em­pre­sa de cons­truc­ción en la que tra­ba­ja­ba no le re­no­va­ron el con­tra­to. Así que vol­vió a co­la­bo­rar con Tiem­po co­mo ex­pa­tria­do.

“Es­pe­ro –con­clu­ye–, si mis aho­rros lo per­mi­ten, vol­ver a mi ciu­dad con mi gen­te y que esa his­to­ria de odio y sin­ra­zón no vuel­va a ger­mi­nar en fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. El de­ber de un pe­rio­dis­ta es in­for­mar, de ma­ne­ra que ayu­de a la hu­ma­ni­dad a la con­vi­ven­cia y a no fo­men­tar el odio y la arro­gan­cia. Ese es el tra­ba­jo que rea­li­za­mos cien­tos de pe­rio­dis­tas anó­ni­mos, más vi­si­bles en Eus­ka­di, y pa­ga­mos, co­mo otros sec­to­res so­cia­les, un al­to pre­cio por in­for­mar. La paz en con­vi­ven­cia im­pli­ca no ol­vi­dar y re­quie­re re­cu­pe­rar la me­mo­ria de los años de plo­mo, pa­ra que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes no re­cu­rran al te­rro­ris­mo y res­pe­ten la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia y los de­re­chos hu­ma­nos”.

Una ima­gen de San­ti Et­xauz en la ac­tua­li­dad.

El co­rres­pon­sal de TIEM­PO (a la de­re­cha) jun­to al ex­lí­der del PNV Xa­bier Ar­za­lluz y el fa­lle­ci­do di­ri­gen­te Gor­ka Agui­rre.

El pe­rio­dis­ta en la re­dac­ción de la Ga­ce­ta del Nor­te.

Et­xauz en la rei­nau­gu­ra­ción del bal­nea­rio de Ces­to­na (Gui­púz­coa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.