ro­bert kaplan

“Los 75 años de li­de­raz­go de EE UU pue­den ter­mi­nar con la pre­si­den­cia de Trump”

Tiempo - - SUMARIO - Luis Calvo POR lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Pa­co Lla­ta FO­TOS:

Re­sul­ta prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble pre­gun­tar a Ro­bert Kaplan so­bre his­to­ria y no ter­mi­nar ha­blan­do de po­lí­ti­ca o li­te­ra­tu­ra. Tan­to co­mo pre­gun­tar­le so­bre pe­rio­dis­mo sin que la con­ver­sa­ción de­ri­ve rá­pi­da­men­te ha­cia los gran­des equi­li­brios mun­dia­les de po­der o el pla­cer de via­jar. Esa mez­cla, que el es­cri­tor reivin­di­ca en ca­da li­bro, es lo que le ha si­tua­do al­gu­na vez en ca­si to­das las lis­tas de los pen­sa­do­res más re­le­van­tes de mun­do. La pu­bli­ca­ción en cas­te­llano de su úl­ti­mo li­bro, A la som­bra de Eu­ro­pa (editorial Mal­pa­so), coin­ci­de con la con­ce­sión del pre­mio in­ter­na­cio­nal de la So­cie­dad Geo­grá­fi­ca Es­pa­ño­la por su apor­ta­ción a la ho­ra de en­ten­der la glo­ba­li­za­ción y su efec­to so­bre la geo­po­lí­ti­ca mun­dial. Us­ted ha de­fen­di­do que la UE es un pro­yec­to ar­ti­fi­cial, con­de­na­do al fra­ca­so. ¿Si­gue pen­sán­do­lo? La UE es un pro­yec­to muy am­bi­cio­so. Se pro­pu­so unir tra­di­cio­nes y eco­no­mías con desa­rro­llos muy di­fe­ren­tes. Jun­tar a Ale­ma­nia o a Di­na­mar­ca con Gre­cia ba­jo una mis­ma mo­ne­da era al­go muy idea­lis­ta y no ha fun­cio­na­do. No so­lo hay una di­vi­sión Nor­te-Sur, tam­bién Oes­te y Es­te. Hay di­vi­sio­nes muy fuer­tes en Eu­ro­pa. Yo creo que ve­re­mos una nue­va Eu­ro­pa en cua­tro o cin­co ve­lo­ci­da­des, más di­vi­di­da. ¿Qué pa­pel cree que ju­ga­rá Es­pa­ña en esa nue­va Eu­ro­pa? Es­pa­ña es­tá en el se­gun­do gru­po, en la se­gun­da ve­lo­ci­dad, pe­ro de­be­ría tra­tar de mo­ver­se ha­cia el pri­me­ro. Pe­ro, ¿lo ve po­si­ble? Yo no di­ría que es im­po­si­ble, pe­ro des­de lue­go se­rá du­ro. La re­for­mas eco­nó­mi­cas ne­ce­sa­rias son com­pli­ca­das de po­ner en mar­cha. Hay que re­du­cir el Es­ta­do del bie­nes­tar, pe­ro en nin­gún ca­so tan­to que pue­da aca­bar pro­vo­can­do una reac­ción po­pu­lar. Al mis­mo tiem­po es cier­to que Es­pa­ña tie­ne una eco­no­mía más so­fis­ti­ca­da que Gre­cia o Por­tu­gal y no atra­vie­sa unas con­se­cuen­cias de la cri­sis tan gra­ves co­mo esos dos paí­ses. Es­pa­ña no tie­ne una po­si­ción te­rri­ble. ¿Quién ha ga­na­do y per­di­do con la Unión Eu­ro­pea? Ale­ma­nia ha si­do quien más ha ga­na­do. No hay du­da. Se ha en­ri­que­ci­do gra­cias a Eu­ro­pa. Sin la Unión Eu­ro­pea y la mo­ne­da úni­ca no ha­bría po­di­do ex­por­tar al sur de Eu­ro­pa to­dos sus pro­duc­tos a un pre­cio ra­zo­na­ble. Ale­ma­nia ha si­do du­ran­te es­tos años pa­ra el sur de Eu­ro­pa lo que Chi­na es­ta­ba sien­do pa­ra el res­to del mun­do. La iro­nía es que uno de los ob­je­ti­vos de la UE era pre­ci­sa­men­te con­te­ner el po­der alemán y ha pro­vo­ca­do exac­ta­men­te los con­tra­rio, lo ha po­ten­cia­do. ¿Cree que se­gui­rá el au­ge de los po­pu­lis­mos y la per­se­cu­ción de los in­mi­gran­tes en Eu­ro­pa y EEUU? Es­ta pre­gun­ta tie­ne mu­cho que ver con si se ha pa­ra­do o no el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción. En nues­tro mun­do, mu­chos mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven en es­te mis­mo mo­men­to en paí­ses que no son el su­yo. Cer­ca de mil mi­llo­nes cru­zan fron­te­ras in­ter­na­cio­na­les to­dos los años. Yo no creo que el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción se ha­ya pa­ra­do. El pro­ble­ma es que ha pro­vo­ca­do fuer­tes di­vi­sio­nes en la so­cie­dad, en­tre quie­nes se han be­ne­fi­cia­do de ella y quie­nes no. Y eso ha per­mi­ti­do que pue­dan re­sur­gir cier­tos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas en Eu­ro­pa y EEUU. Pe­ro creo que se­rán un fe­nó­meno tem­po­ral. ¿Qué opi­na del re­plie­gue de Es­ta­dos Uni­dos co­mo lí­der mun­dial? Du­ran­te 75 años, des­de el final de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, EEUU ha crea­do un or­den mun­dial nue­vo en Eu­ro­pa y Asia. La Unión Eu­ro­pea, la OTAN o el po­de­río de Ja­pón son im­po­si­bles de en­ten­der sin el pa­pel de EEUU. Por pri­me­ra vez en 75 años esa ma­qui­na­ria de li­de­raz­go em­pie­za a de­caer. Eso ten­drá gran­des con­se­cuen­cias en Eu­ro­pa y Asia. No tan­to en Orien­te Pró­xi­mo, don­de hay me­nos pre­sen­cia. Sin un lí­der glo­bal co­mo EEUU el mun­do se­rá más ines­ta­ble. ¿Ve po­si­ble que de­ri­ve en una gue­rra? En las úl­ti­mas dé­ca­das nos he­mos mo­vi­do de un mun­do bi­po­lar a uno mo­no­po­lar. Aho­ra es­ta­mos tran­si­tan­do ha­cia uno mul­ti­po­lar. Y los mun­dos mul­ti­po­la­res tien­den a ser más ines­ta­bles. Creo que un con­flic­to en­tre gran­des po­de­res es po­si­ble, sí, pe­ro no es pro­ba­ble. ¿Es Ru­sia una ame­na­za mi­li­tar real ha­cia Eu­ro­pa? Ru­sia es sin du­da una ame­na­za mi­li­tar, con­ven­cio­nal y no con­ven­cio­nal, pa­ra Eu­ro­pa. Y una ame­na­za po­lí­ti­ca.

¿Cree que su pa­pel en la elec­ción de Do­nald Trump fue de­ci­si­va? Creo que Trump fue ele­gi­do pre­si­den­te por­que Hi­llary Clin­ton se de­rro­tó a sí mis­ma. No sa­be­mos el al­can­ce de la cam­pa­ña ci­ber­né­ti­ca de Ru­sia, pe­ro in­clu­so en una gue­rra ci­ber­né­ti­ca ne­ce­si­tas ma­te­rial pa­ra lle­var­la a ca­bo. Fue el com­por­ta­mien­to de Hi­llary Clin­ton lo que pro­por­cio­nó ese ma­te­rial. Yo creo que la ac­ción de Ru­sia de­be ser in­ves­ti­ga­da, pe­ro al mis­mo tiem­po re­co­noz­co que sin los erro­res de su opo­nen­te, Trump no ha­bría po­di­do ga­nar la elec­ción. ¿Có­mo afec­ta­rá a la re­la­ción de EEUU y Ru­sia la gue­rra en Si­ria? No es so­lo Si­ria, tam­bién Eu­ro­pa. Des­de el punto de vis­ta de Ru­sia, pa­ra Pu­tin, los Es­ta­dos bál­ti­cos, Ucra­nia, los paí­ses del Es­te y Orien­te Pró­xi­mo son to­do par­te de una mis­ma geo­gra­fía or­gá­ni­ca, de su área de in­fluen­cia. En geo­po­lí­ti­ca, el con­tex­to lo es to­do. So­lo di­cien­do tras su elec­ción que eran ca­pa­ces de al­can­zar acuer­dos con Ru­sia o que no in­ter­ven­drían en Si­ria Trump ya hi­zo un da­ño te­rri­ble, sin si­quie­ra to­mar nin­gu­na de­ci­sión. Pue­des pen­sar­lo, pe­ro no lo digas, no cuen­tes a tu ad­ver­sa­rio qué no vas a ha­cer. Le das luz ver­de pa­ra ac­tuar. To­dos los mo­vi­mien­tos que he­mos vis­to úl­ti­ma­men­te, las ar­mas quí­mi­cas en Si­ria o la per­se­cu­ción en Hun­gría a la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea Cen­tral de Geor­ge So­ros por par­te de Vik­tor Or­ban son par­te de una mis­ma es­tra­te­gia. Ru­sia es­tá pre­sio­nan­do pa­ra tra­tar de apro­ve­char esa puer­ta abier­ta por Es­ta­dos Uni­dos. ¿Qué pa­pel jue­ga el es­cu­do an­ti­mi­si­les de Es­ta­dos Uni­dos en Eu­ro­pa? El es­cu­do de Ru­ma­nía y Polonia es­tá en prin­ci­pio pa­ra de­fen­der­se de Irán. No di­go que téc­ni­ca­men­te no pue­da ser así, pe­ro la reali­dad es que es­tá idea­do pa­ra pro­te­ger­se de Ru­sia. Ru­ma­nía o Polonia son la fron­te­ra Es­te de Eu­ro­pa y han si­do in­va­di­dos en múl- ti­ples oca­sio­nes por Ru­sia. Son muy in­se­gu­ros a pe­sar de su ta­ma­ño. La pre­sión mi­li­tar de Ru­sia no es tan cla­ra co­mo era la de la URSS, que te­nía mi­les de hom­bres en Ale­ma­nia Orien­tal. Pe­ro tie­ne otras he­rra­mien­tas que funcionan con un cos­te ba­jo. Ci­ber­gue­rra, es­truc­tu­ras de or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, con­trol de me­dios... La ame­na­za de Ru­sia es real, pe­ro am­bi­gua. ¿Fue un error in­cluir en la UE o la OTAN a la Eu­ro­pa del Es­te? Era inevi­ta­ble des­pués de có­mo ter­mi­nó la Gue­rra Fría, con ven­ce­do­res y ven­ci­dos. Era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que los paí­ses sa­té­li­tes de la URSS, co­mo Polonia o Bul­ga­ria, no aca­ba­ran en la OTAN. Pe­ro los paí­ses bál­ti­cos no eran sa­té­li­tes. Eran par­te for­mal de la URSS. Eso pue­de crear más pro­ble­mas. ¿Te­me que pue­da ha­ber un con­flic­to abier­to en ple­na Eu­ro­pa? Sí, es po­si­ble. Es­pe­cial­men­te en esos Es­ta­dos bál­ti­cos. Son muy vul­ne­ra­bles a Ru­sia. Po­dría to­mar Es­to­nia y Le­to­nia en 24 ho­ras. Ade­más, son miem­bros de la OTAN, lo que obli­ga a su de­fen­sa por par­te de los alia­dos, co­mo Es­pa­ña. Qui­zá no fue una gran idea in­cluir­les, pe­ro la reali­dad es que en es­te mo­men­to es­ta­mos don­de es­ta­mos. Pa­ra col­mo, en 2012 Obama co­me­tió un error. Re­ti­ró tro­pas de Eu­ro­pa, lo que abrió pa­so a Ru­sia. Des­de en­ton­ces se ha tra­ta­do de de­vol­ver­las po­co a po­co y yo es­pe­ro que eso si­ga así. ¿Cree que Chi­na po­drá sus­ti­tuir a EEUU co­mo gran po­ten­cia? To­dos oí­mos el dis­cur­so del pre­si­den­te chino Xi Jin­ping en el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos. Allí pre­sen­tó a su país co­mo lí­der de la glo­ba­li­za­ción. Ese dis­cur­so ha­bría si­do im­po­si­ble si Trump no hu­bie­se si­do ele­gi­do pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Na­die lo ha­bría creí­do. Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos rom­pió el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca co­me­tió uno de sus ma­yo­res erro­res au­to­in­fli­gi­dos des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Era un acuer­do co­mer­cial, no se ha­bla­ba de en­viar bar­cos. EEUU de­be­ría es­tar más cer­ca de Ja­pón, Fi­li­pi­nas, Tai­lan­dia... Es­ta de­ci­sión abre una opor­tu­ni­dad a Chi­na pa­ra ocu­par el hue­co que Es­ta­dos Uni­dos de­ja­rá en el su­r­es­te asiá­ti­co. Pe­ro, ¿cree que Chi­na es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra ser una su­per­po­ten­cia? Hay una co­sa cu­rio­sa, anec­dó­ti­ca, pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va. Es­ta­dos Uni­dos, que es una de­mo­cra­cia li­be­ral, ha ele­gi­do un pre­si­den­te que es­tá go­ber­nan­do a tra­vés de su fa­mi­lia. Su yerno, Ja­red Kush­ner, sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia, es quien le ase­so­ra so­bre te­mas cru­cia­les co­mo Chi­na, Irak o cues­tio­nes do­més­ti­cas. Chi­na, por otro la­do, que es una dic­ta­du­ra au­to­ri­ta­ria, ha desa­rro­lla­do un cuer­po de fun­cio­na­rios edu­ca­dos en las me­jo­res uni­ver­si­da­des, Har­vard, en­tre otras, con una edu­ca­ción muy so­fis­ti­ca­da. En­tra­mos en un mun­do nue­vo en el que los 75 años de li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se pue­den ter­mi­nar sim­bó­li­ca­men­te con la pre­si­den­cia de Do­nald Trump.

“HILLA RY CLIN­TON SE DE­RRO­TÓ A SÍ MIS­MA” “ES­PA ÑA DE­BE RE­DU­CIR SU ES­TA­DO DEL BIE­NES­TAR, PE­RO NO DE­MA­SIA­DO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.