El PSOE en­fan­ga su pre­cam­pa­ña

La ca­rre­ra por el li­de­raz­go so­cia­lis­ta ha co­men­za­do con el cru­ce de re­pro­ches y acu­sa­cio­nes en­tre Pedro Sán­chez y sus dos ri­va­les, Pat­xi Ló­pez y Su­sa­na Díaz. El ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral se reivin­di­ca co­mo úni­co ga­ran­te de la iz­quier­da.

Tiempo - - SUMARIO - Luis Calvo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

Pa­ra Pedro Sán­chez y su equi­po so­lo exis­ten dos op­cio­nes: o ga­na él, el ga­ran­te de las iz­quier­das, del PSOE del si­glo XXI y úni­co ca­paz de ga­nar las elec­cio­nes al PP, o el fu­tu­ro del PSOE se­rá hun­dir­se has­ta la ter­ce­ra fuer­za, quién sa­be si más allá. El arran­que de su pre­cam­pa­ña co­mo can­di­da­to ofi­cial ha de­ja­do cla­ro que los san­chis­tas no pre­ten­den ha­cer pri­sio­ne­ros. Ven el PSOE en dos co­lo­res: no­so­tros fren­te al res­to, los del PSOE ca­du­co, aquel que de­jó go­ber­nar al PP. Da igual que den­tro del res­to es­té Pat­xi Ló­pez, el mis­mo al que el pro­pio Pedro Sán­chez pro­pu­so ha­ce po­co más de un año co­mo pre­si­den­te del Con­gre­so y que le acom­pa­ñó has­ta el úl­ti­mo día co­mo miem­bro fiel de su Eje­cu­ti­va.

Miem­bros de las otras dos can­di­da­tu­ras, e in­clu­so al­gu­nos so­cia­lis­tas aje­nos a cual­quier as­pi­ran­te, es­tán con­ven­ci­dos de que el tono se re­cru­de­ce­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas. Creen que la es­tra­te­gia de Sán­chez pa­sa por ten­sar el par­ti­do lo má­xi­mo po­si­ble cues­tio­nan­do cual­quier de­ci­sión de la ges­to­ra, sea so­bre el cen­so, las con­di­cio­nes del de­ba­te o la cam­pa­ña. La in­ten­ción, ase­gu­ran, es pre­sen­tar­le co­mo víc­ti­ma del apa­ra­to, con­tro­la­do por sus ri­va­les, y de pa­so em­pu­jar a Ló­pez ha­cia Su­sa­na Díaz pa­ra, si qui­ta vo­tos a al­guien, que sea a la pre­si­den­ta an­da­lu­za.

Los ata­ques con­tra el ex­len­da­ka­ri no so­lo pro­vie­nen de Sán­chez. Des­de su equi­po se ha tra­ta­do de nin­gu­near la can­di­da­tu­ra de Ló­pez, pen­sa­da co­mo vía al­ter­na­ti­va al du­ro enfrentamiento en­tre Sán­chez y Su­sa­na Díaz. En opi­nión de los co­la­bo­ra­do­res del ma­dri­le­ño, la uni­dad que pro­po­ne el ex­pre­si­den­te del Con­gre­so, el “lle­var­nos bien”, no es un pro­yec­to po­lí­ti­co. La car­ga era de fon­do y es el ar­gu­men­to que mar­ca­rá el dis­cur­so de la cam­pa­ña san­chis­ta: hay tres can­di­da­tos, pe­ro so­lo dos pro­yec­tos, dos mo­de­los de par­ti­do so­bre la me­sa, el su­yo y el de Su­sa­na Díaz.

Por su­pues­to, la res­pues­ta del ex­len­da­ka­ri y su equi­po no tar­dó en lle­gar y cer­ti­fi­có la rup­tu­ra to­tal en­tre su can­di­da­tu­ra y la del que fue­ra su se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Pat­xi Ló­pez pi­dió “un po­qui­to de hu­mil­dad” a quien se ha eri­gi­do por su pro­pia cuen­ta en “re­par­ti­dor de pro­yec­tos” y can­di­da­to de la mi­li­tan­cia. “¿Los de­más [can­di­da­tos] no so­mos de los mi­li­tan­tes, de iz­quier­das o del si­glo XXI?”, cues­tio­nó en un lla­ma­mien­to pa­ra ale­jar­se del “ba­rro” don­de ca­da vez más se si­túa el de­ba­te de las pri­ma­rias.

Su­sa­na: “Ga­né y bien”. Tam­po­co se que­dó ca­lla­do el equi­po que ro­dea a la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Su­sa­na Díaz, ca­si di­ver­ti­do por la idea de que Sán­chez es el úni­co con po­si­bi­li­da­des de ven­cer al PP. Re­cor­da­ban que Sán­chez ha con­ta­do ca­da uno de los pro­ce­sos elec­to­ra­les de su man­da­to co­mo de­rro­tas sin pa­lia­ti­vos, ca­da una ma­yor que la an­te­rior. No so­lo aque­llos dos en los que se pre­sen­ta­ba per­so­nal­men­te, los dos peo­res re­sul-

ta­dos his­tó­ri­cos del PSOE. Tam­bién en las mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas de 2014 o en las ga­lle­gas y vas­cas de 2016. Dos años y me­dio al fren­te del PSOE, cua­tro fra­ca­sos en las ur­nas. En ese pe­rio­do, ar­gu­men­tan, so­lo hu­bo una vic­to­ria, la de Su­sa­na Díaz en An­da­lu­cía, que arre­ba­tó al PP y re­cu­pe­ró la po­si­ción de pri­me­ra fuer­za. La pro­pia pre­si­den­ta se en­car­gó es­ta se­ma­na de res­pon­der es­cue­ta­men­te a Sán­chez: “La úni­ca vez que fui can­di­da­ta, ga­né y bien”.

El cen­so y los ava­les.

En la mis­ma se­ma­na de arran­que del pro­ce­so, sin que ha­ya co­men­za­do si­quie­ra la re­co­gi­da de ava­les, el cru­ce de acu­sa­cio­nes au­gu­ra una ca­rre­ra elec­to­ral ca­lien­te, sin pie­dad en­tre can­di­da­tos. Aun­que la cam­pa­ña pro­pia­men­te no ha co­men­za­do, los as­pi­ran­tes mul­ti­pli­can sus ac­tos y es ra­ro el día que el in­ter­cam­bio de re­pro­ches no co­pa al­gún ti­tu­lar. Se­rá un mes de po­lé­mi­cas cons­tan­tes mar­ca­das por tres fe­chas. La pri­me­ra ten­drá que ver con el cen­so, aún pro­vi­sio­nal a fal­ta de in­cluir las úl­ti­mas al­tas y que in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo ter­mi­ne, en Fe­rraz creen que Sán­chez uti­li­za­rá pa­ra abrir una nue­va ba­ta­lla.

La se­gun­da, con la pre­sen­ta­ción de ava­les, que Su­sa­na Díaz quie­re con­ver­tir en una pre­via de las pri­ma­rias. Aun­que se­gún los da­tos pro­vi­sio­na­les, del cen­so (187.630 mi­li­tan­tes) el nú­me­ro ne­ce­sa­rio pa­ra pro­cla­mar­se can­di­da­to se­rá de 9.368, na­die du­da que la pre­si­den­ta an­da­lu­za lo con­ver­ti­rá en una mues­tra de fuer­za. Sir­ven de ejem­plo las pri­ma­rias an­da­lu­zas de 2013, cuan­do eran ne­ce­sa­rios 6.860 y Díaz pre­sen­tó cer­ca de 22.000, as­fi­xian­do a los otros as­pi­ran­tes. Los equi­pos de Ló­pez y Sán­chez, sin em­bar­go, qui­tan pe­so a la ca­rre­ra de ava­les y em­pla­zan pa­ra el día de la vo­ta­ción. Pe­se a que se lle­gó a aven­tu­rar que una ter­ce­ra po­si­ción en la re­co­gi­da de ava­les ha­ría re­ti­rar­se a Ló­pez, des­de su can­di­da­tu­ra sos­tie­nen una y otra vez que habrá una pa­pe­le­ta con su nom­bre en la vo­ta­ción final.

Por úl­ti­mo, ya en ple­na cam­pa­ña, pro­ba­ble­men­te en una fe­cha in­ter­me­dia en­tre el 9 y el 20 de ma­yo, se ce­le­bra­rá el úni­co de­ba­te al que han ac­ce­di­do los tres can­di­da­tos (el equi­po de Ló­pez pi­de más). To­dos creen que el ca­ra a ca­ra en­tre can­di­da­tos pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra mover los vo­tos de aque­llos que aún no han de­ci­di­do su can­di­da­to. Ese día se vol­ve­rá a ver una rup­tu­ra que, pa­se lo que pa­se en las ur­nas, se­rá di­fí­cil de sa­nar.

Mu­chos so­cia­lis­tas creen que la es­tra­te­gia de Sán­chez pa­sa por ten­sar el par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.