Gue­rra ci­vil en el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán

To­dos con­tra to­dos. Es­ta es la me­jor de­fi­ni­ción de las pos­tu­ras de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas jus­to cuan­do co­mien­zan a aflo­rar los ner­vios por la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Fer­nán­dez

Con­verg ènc ia, ERC y la CUP li­bran una du­ra ba­ta­la por el contr ol del pr oces o so­be­ran is­ta

Ma­los tiem­pos pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo. Por si fue­ra po­co la pre­sión del Go­bierno cen­tral y del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, el pro­ce­so ca­ta­lán se en­fren­ta aho­ra a una gra­ve cri­sis in­ter­na, a una ver­da­de­ra gue­rra ci­vil en el in­te­rior de las hues­tes se­ce­sio­nis­tas. Las co­sas no es­tán bien en la coa­li­ción Junts pel Sí (JxS), for­ma­da por la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca (CDC) y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC). Ni tam­po­co en­tre es­tos dos par­ti­dos y el ter­cer so­cio y alia­do en la ho­ja de ru­ta se­pa­ra­tis­ta, la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP). Ca­da uno de ellos quie­re do­mi­nar el pro­ce­so de rup­tu­ra, pe­ro na­die ha te­ni­do, has­ta aho­ra, la ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar las rien­das sin ne­ce­si­tar a sus ri­va­les.

En ple­na Se­ma­na San­ta, el pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, lan­zó una ad­ver­ten­cia a su Go­bierno: de­bían pro­me­ter leal­tad pa­ra que el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta sal­ga ade­lan­te. Pe­ro, ade­más, con­vo­có de ma­ne­ra ur­gen­te a sus alia­dos y a la pre­si­den­ta del Par­la­men­to au­to­nó­mi­co, Car­me For­ca­dell, pa­ra in­sis­tir en sus con­sig­nas. Cla­ro que ape­nas unas ho­ras an­tes ha­bía tras­cen­di­do que For­ca­dell, quien has­ta ha­ce dos años era pre­si­den­ta de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), es­tá muy mo­les­ta por­que en los úl­ti­mos me­ses, jus­ta­men­te cuan­do co­men­za­ron a caer­le querellas del Cons­ti­tu­cio­nal por desobe­dien­cia, los dos gran­des par­ti­dos par­la­men­ta­rios to­ma­ban de­ci­sio­nes sin con­sul­tar­le.

A es­ta si­tua­ción de ma­les­tar se le su­ma la des­au­to­ri­za­ción que tu­vo que ha­cer la por­ta­voz del Go­bierno ca­ta­lán, Neus Mun­té, de la por­ta­voz par­la­men­ta­ria de Junts pel Sí, Mar­ta Ro­vi­ra, des­pués de que es­ta afir­ma­se pú­bli­ca­men­te que el Go­bierno ca­ta­lán es­ta­ba con­si­de­ran­do uti­li­zar a pa­ra­dos pa­ra po­der or­ga­ni­zar el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta. Pa­ra col­mo, a fi­na­les de Se­ma­na San­ta, tras­cen­dió una gra­ba­ción rea­li­za­da a Da­vid Bon­vehí, coor­di­na­dor or­ga­ni­za­ti­vo del Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo de Ca­ta­lu­ña (PDeCAT), el nue­vo nom­bre de Con­ver­gèn­cia. En esa gra­ba­ción, rea­li­za­da en un res­tau­ran­te, el nú­me­ro dos del par­ti­do de Ar­tur Mas ad­mi­tía an­te cua­dros de su for­ma­ción que de­bían es­tar aten­tos y pre­pa­rar un can­di­da­to au­to­no­mis­ta por si el re­fe­rén­dum se­ce­sio­nis­ta no pue­de ha­cer­se. La gra­ba­ción fue rea­li­za­da por di­ri­gen­tes de ERC de la co­mar­ca del Ba­ges, por lo que tras la Se­ma­na San­ta, la te­nien­te de al­cal­de de Manresa, Mi­reia Es­te­fa­nell, fue re­le­va­da de sus fun­cio­nes y des­po­ja­da de to­do car­go por par­te del al­cal­de, Va­len­tí Jun­yent (PDeCAT).

A es­ta gue­rra abier­ta en­tre Con­ver­gèn­cia y Es­que­rra, hay que aña­dir la in­ce­san­te pre­sión de la CUP pa­ra que Puig­de­mont con­vo­que cuan­to an­tes el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta, sin es­pe­rar al mes de sep­tiem­bre, que es la fe­cha to­pe pa­ra esa cues­tión. “No­so­tros nos fia­mos de Puig­de­mont, por­que ya ha di­cho que no que­ría re­pe­tir co­mo pre­si­den­te, por lo que no es­tá al fren­te del Go­bierno por in­te­rés pro­pio. Pe­ro no nos fia­mos na­da de la gen­te que tie­ne al­re­de­dor. Sa­be­mos de pri­me­ra mano que, si por él fue­se, con­vo­ca­ba el re­fe­rén­dum ma­ña­na mis­mo, con to­das las con­se­cuen­cias. Pe­ro a su al­re­de­dor tie­ne gen­te que po­si­ble­men­te no le de­ja­rá dar el pa­so”, afir­ma a TIEM­PO una fuen­te de la CUP.

Oriol Jun­que­ras, en la dia­na

Des­de la iz­quier­da ra­di­cal, qui­zá por el he­cho de que ERC le dispu­ta el seg­men­to elec­to­ral, se afi­na la pun­te­ría de los dar­dos so­bre el vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, el re­pu­bli­cano Oriol Jun­que­ras, a quien acu­san a ple­gar­se a los in­tere­ses del “gran ca­pi­tal” re­dac­tan­do unos pre­su­pues­tos con­ti­nuis­tas (aun­que fue­ron apro­ba­dos tam­bién por la CUP) y po­nien­do en en­tre­di­cho su vo­lun­tad de vul­ne­rar la ley pa­ra ce­le­brar el re­fe­rén­dum. An­te es­te pa­no­ra­ma, el por­ta­voz ad­jun­to de JxS, el re­pu­bli­cano Ro­ger To­rrent, se­ña­la a TIEM­PO que des­de la for­ma­ción ra­di­cal “pue­den ha­cer la va­lo­ra­ción que quie­ran, pe­ro no hay sín­to­mas de des­con­fian­za. Pa­ra el pro­cés, ne­ce­si­ta­mos a to­dos... a la CUP, tam­bién. To­dos de­be­mos cum­plir un man­da­to de­mo­crá­ti­co que sa­lió de las ur­nas el 27 de sep­tiem­bre de 2015. Y ellos tam­bién tie­nen ese man­da­to, aun­que mien­tras tan­to ca­da uno ha de ha­cer el tra­ba­jo que le to­ca”.

To­rrent nie­ga, asi­mis­mo, que ha­ya fric­cio­nes en­tre PDeCAT y ERC por el de­sa­rro­llo del pro­ce­so y las gra­ba­cio­nes a Bon­vehí. “No hay en­fren­ta­mien­tos ni en el Go­bierno ni en el gru­po par­la­men­ta­rio –ase­gu­ra–. Lo que pa­sa es que se apro­ve­cha cual­quier co­sa pa­ra ha­cer rui­do y mag­ni­fi­car las dispu­tas pun­tua­les que pue­da ha­ber en­tre los dos par­ti­dos”.

Pe­ro en reali­dad, la gra­ba­ción a Bon­vehí de­no­ta que no es pre­ci­sa­men­te el Go­bierno cen­tral ( o el Es­ta­do, co­mo les gus­ta de­cir a los in­de­pen­den­tis­tas) quien es­tá ju­gan­do su­cio. De he­cho, el pro­pio Bon­vehí anun­ció que iba a de­nun­ciar an­te la Fis­ca­lía la gra­ba­ción, ya que la con­si­de­ra­ba ile­gal. Una reunión en­tre la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de ERC, Mar­ta Ro­vi­ra, y la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de PDeCAT, Mar­ta Pas­cal, li­mó as­pe­re­zas y Bon­vehí no lle­gó a lle­var el te­ma a los tri­bu­na­les por­que, ase­gu­ró, “no me sien­to có­mo­do ju­di­cia­li­zan­do la po­lí­ti­ca”, aun­que sí re­cla­ma “ex­pli­ca­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas a ERC”. Pa­ra re­for­zar su te­sis de no de­nun­ciar (la re­nun­cia a acu­dir a la Fis­ca­lía era una de las exi­gen­cias de ERC pa­ra de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des), adu­ce que la gra­ba­ción “es un te­ma que me afec­ta a mí per­so­nal­men­te y no al PDeCAT o a JxS”.

Con el pac­to de las Mar­tas, pues, los in­de­pen­den­tis­tas es­pe­ran apa­ci­guar un po­co las aguas y cen­trar­se en el pro­ce­so, que aho­ra co­mien­za una eta­pa de­ci­si­va

Car­les Puig­dem ont se nie­ga a fir­mar él so­lo el de­cret o del re­fer én­dum ile­gal

que de­be­ría cul­mi­nar en la con­sul­ta. “El re­fe­rén­dum se­rá, co­mo muy tar­de, a fi­na­les del mes de sep­tiem­bre y na­da ha­ce pen­sar que no sea así. Tra­ba­ja­mos con esa re­fe­ren­cia”, en­fa­ti­za Ro­ger To­rrent.

En el Go­bierno au­to­nó­mi­co, en cam­bio, hay re­ti­cen­cias a in­sis­tir en ello. En­tre otras co­sas, por­que, co­mo afir­man en la CUP, “sin vul­ne­rar la ley, no se pue­de con­vo­car el re­fe­rén­dum. Bus­car sub­ter­fu­gios es ab­sur­do. No­so­tros apos­ta­mos por ello y al Go­bierno se le tie­ne que exi­gir va­len­tía po­lí­ti­ca”. Pe­ro des­de las po­si­cio­nes mo­de­ra­das del PDeCAT se avi­sa: “Si in­cum­pli­mos la ley, na­die nos ha­rá ca­so. Ha­bre­mos per­di­do la gue­rra de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del pro­ce­so, que es la que nos hu­bie­ra da­do la vic­to­ria”. In­clu­so en los círcu­los po­lí­ti­cos de la cú­pu­la de es­ta for­ma­ción y de Es­que­rra se ci­tan nom­bres de con­se­je­ros po­si­cio­na­dos en con­tra de vul­ne­rar la ley. De ahí el lla­ma­mien­to de Puig­de­mont a la leal­tad de sus con­se­je­ros. Ne­ce­si­ta que el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat sea más pi­ña que nun­ca. Y, de mo­men­to, el pre­si­dent no las tie­ne to­das con­si­go. Fuen­tes in­ter­nas gu­ber­na­men­ta­les con­sul­ta­das por TIEM­PO re­co­no­cen que Car­les Puig­de­mont se ne­gó a fir­mar él so­lo el de­cre­to de con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum, exi­gien­do a Oriol Jun­que­ras tam­bién su fir­ma. Pe­ro el re­pu­bli­cano le con­tes­tó que no es­ta­ba dis­pues­to: o lo fir­man to­dos los con­se­je­ros co­lec­ti­va­men­te o él no fir­ma. Es un sín­to­ma más de que en la ac­tual si­tua­ción na­die se fía de na­die en el mun­do in­de­pen­den­tis­ta.

Ca­lle­jón sin sa­li­da

“Es to­do un sin­sen­ti­do. Cuan­do se con­vo­có la con­sul­ta del 9-N, Ar­tur Mas es­pe­ci­fi­có una so­lem­ne fir­ma en un sa­lón del pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat, con to­do el Go­bierno ca­ta­lán pre­sen­te y las au­to­ri­da­des de los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos de Ca­ta­lu­ña. ¿Y aho­ra pre­ten­den que esa fir­ma so­lem­ne se con­vier­ta en una fir­ma colectiva con to­dos los con­se­je­ros ha­cien­do fi­la y pa­san­do por la me­sa pa­ra fir­mar? No tie­ne sen­ti­do”, ex­pli­ca a es­te se­ma­na­rio Eva Gra­na­dos, por­ta­voz par­la­men­ta­ria del Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Ca­ta­lu­ña.

Pa­ra la so­cia­lis­ta, los in­de­pen­den­tis­tas han lle­ga­do a un ca­lle­jón sin sa­li­da. “No hay una ma­yo­ría so­cial. Han que­ri­do cons­truir de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial lo que so­cial­men­te no exis­te y por eso es­tán don­de es­tán”, aña­de Gra­na­dos. Car­los Ca­rri­zo­sa, por­ta­voz de Ciu­da­da­nos en el Par­la­men­to ca­ta­lán, es de la mis­ma opi­nión y tam­bién ad­vier­te de ten­sio­nes en el seno del gru­po ma­yo­ri­ta­rio del Par­la­men­to.

“Da la sen­sa­ción de que se les ha es­ca­pa­do el te­ma de las ma­nos”, sub­ra­ya Ca­rri­zo­sa, que de­tec­ta, asi­mis­mo, “des­con­fian­za” en­tre los so­cios del Go­vern. San­ti Ro­drí­guez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP ca­ta­lán, se­ña­la que “con tan­ta ten­sión en el Go­bierno y en el gru­po par­la­men­ta­rio, in­tui­mos que es­tán en cam­pa­ña de elec­cio­nes, no de re­fe­rén­dum. Lo que es­tán dispu­tan­do es el día des­pués del fra­ca­so. Pe­ro de lo que pue­den es­tar se­gu­ros es de que no habrá re­fe­rén­dum. Otra co­sa es que reali­cen una per­for­man­ce, que no se-

Oriol Jun­que­ras, vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y hom­bre fuer­te de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), es acu­sa­do de trai­ción al so­be­ra­nis­mo des­de la CUP, la for­ma­ción más ra­di­cal den­tro de los par­ti­dos de­fen­so­res del in­de­pen­den­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.