La con­sul­ta-tram­pa de Tay­yip Er­do­gan

Los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les de­nun­cian la fal­ta de ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas y las irre­gu­la­ri­da­des en el re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por el pre­si­den­te tur­co, que le per­mi­ti­rá asu­mir to­dos los po­de­res, por en­ci­ma del po­der le­gis­la­ti­vo.

Tiempo - - SUMARIO - Al­fon­so S. pa­lo­ma­res Twit­ter: @as­pa­lo­ma­res Email: as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

El pa­sa­do do­min­go 16, los tur­cos acu­die­ron a las ur­nas pa­ra vo­tar en un re­fe­rén­dum don­de se pre­gun­ta­ba si da­ban al pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan to­dos los po­de­res o man­te­nían unas coor­de­na­das de­mo­crá­ti­cas. El país se mo­vía en un cris­pa­do enfrentamiento en­tre el Evet (sí) y el Ha­yir (no). El sí con­ver­ti­ría a Er­do­gan en el nue­vo sul­tán re­tro­ce­dien­do ca­si un si­glo en la his­to­ria. Se tra­ta­ba de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo, pa­sar de la de­mo­cra­cia a la au­to­cra­cia y qui­zá, da­do el tem­pe­ra­men­to del pre­si­den­te, abrir­le las puer­tas a la ti­ra­nía. El re­sul­ta­do fue ajus­ta­dí­si­mo y cor­to pa­ra un cam­bio de tal na­tu­ra­le­za. El sí ob­tu­vo el 51,31% de los vo­tos, mien­tras que el no res­pi­ró en su es­pal­da con el 48,69%.

El re­fe­rén­dum ha­bía des­per­ta­do cu­rio­si­dad e in­quie­tud en to­da Eu­ro­pa, ya que Tur­quía ocu­pa un lu­gar es­tra­té­gi­co al ar­ti­cu­lar Eu­ro­pa con Asia y te­ner fron­te­ras con el san­grien­to avis­pe­ro de Orien­te Me­dio, en con­cre­to con el ma­ta­de­ro si­rio. La Unión Eu­ro­pea le pa­ga una im­por­tan­te can­ti­dad pa­ra que le sir­va de es­cu­do pa­ra fre­nar en esa puer­ta de Eu­ro­pa a las ca­ra­va­nas de des­ven­tu­ra­dos que sue­ñan y lu­chan por lle­gar al Vie­jo Con­ti­nen­te. El país es miem­bro de la OTAN y as­pi­ra des­de ha­ce más de una dé­ca­da a en­trar en la Unión Eu­ro­pea. Des­pués de es­te re­fe­rén­dum, esa po­si­bi­li­dad se ha de­bi­li­ta­do mu­cho, si es que no ha des­apa­re­ci­do del to­do. Pa­ra ter­mi­nar con la po­si­bi­li­dad de una hi­po­té­ti­ca in­te­gra­ción eu­ro­pea, la Tur­quía de Er­do­gan quie­re im­plan­tar de nue­vo la pe­na de muer­te, lo que le ce­rra­ría de­fi­ni­ti­va­men­te las puer­tas de la Unión.

La OSCE y la Asam­blea del Con­se­jo de Eu­ro­pa en­via­ron 63 ob­ser­va­do­res a la con­sul­ta, pre­si­di­dos por la ita­lia­na Ta­na de Zu­lue­ta, que han di­fun­di­do un du­ro in­for­me de­nun­cian­do que el mar­co le­gal de es­te re­fe­rén­dum ha si­do inade­cua­do y que no ha res­pon­di­do a los es­tán­da­res exi­gi­dos pa­ra una con­sul­ta co­mo es­ta. Co­mo se sa­be, en Tur­quía las li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les pa­ra un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co si­guen res­trin­gi­das por el es­ta­do de emer­gen­cia, por lo que las dos op­cio­nes en­fren­ta­das no tu­vie­ron las mis­mas opor­tu­ni­da­des. Los ob­ser­va­do­res tam­bién ha­cen hin­ca­pié en que la Co­mi­sión Elec­to­ral Su­pre­ma tra­mi­tó co­mo vá­li­dos más de un mi­llón y me­dio de vo­tos emi­ti­dos en pa­pe­le­tas sin los se­llos pre­cep­ti­vos que la me­sa elec­to­ral co­lo­ca en ca­da uno de ellos an­tes de en­tre­gar­lo a los vo­tan­tes. La cris­pa­ción en­tre los par­ti­dos de la opo­si­ción si­gue al ro­jo vi­vo y ca­da día au­men­ta de­ci­be­lios al des­cu­brir­se los re­cur­sos es­ta­ta­les que uti­li­za­dos por el pre­si­den­te Er­do­gan y su Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el De­sa­rro­llo (AKP).

Ex­tra­ño gol­pe de Es­ta­do.

Des­de el gol­pe de Es­ta­do, o pseu­do­gol­pe, del pa­sa­do mes de ju­nio, el país vi­ve en per­ma­nen­te es­ta­do de re­pre­sión, que han su­fri­do los sos­pe­cho­sos de to­dos los sec­to­res, prin­ci­pal­men­te en­se­ñan­tes, mi­li­ta­res y

fun­cio­na­rios. Y por su­pues­to, los se­gui­do­res del clé­ri­go Fe­tu­la Gu­len, a quien Er­do­gan cul­pó de la in­ten­to­na. Er­do­gan man­tie­ne un se­ve­ro pul­so di­plo­má­ti­co con Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que ex­tra­di­ten a Gu­len. Es cu­rio­so, el gol­pe es­ta­ba mal pla­ni­fi­ca­do, en ca­so de que se tra­ta­ra de un gol­pe, lo que es­ta­ba bien pla­ni­fi­ca­da era la re­pre­sión. La ma­qui­na­ria re­pre­si­va co­men­zó a fun­cio­nar cuan­do to­da­vía el gol­pe no ha­bía si­do do­mi­na­do. Al día si­guien­te co­men­zó un gri­to uná­ni­me des­de las fi­las de los se­gui­do­res de Er­do­gan re­cla­man­do la pe­na de muer­te y aho­ra el pre­si­den­te quie­re dar una res­pues­ta po­si­ti­va a esa pe­ti­ción. Afor­tu­na­da­men­te mu­chos de los pre­sun­tos gol­pis­tas si­guen vi­vos por­que no exis­tía pe­na de muer­te, de lo con­tra­rio, hoy se­rían cadáveres.

De la de­mo­cra­cia a la au­to­cra­cia.

El lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar Re­pu­bli­cano, de cor­te so­cial­de­mó­cra­ta, Ke­mal Ki­lis­da­ro­glu, re­cla­ma la anu­la­ción del re­fe­rén­dum, adu­cien­do múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des, mien­tras el pre­si­den­te Er­do­gan se da am­plios ba­ños de mul­ti­tu­des ce­le­bran­do su vic­to­ria. Pro­cla­ma que ha si­do un éxi­to y un pa­so ha­cia de­lan­te en la mo­der­ni­za­ción del país. Hay una cues­tión de fon­do y de lar­go al­can­ce que en­fren­ta a los dos par­ti­dos más im­por­tan­tes, el Par­ti­do Po­pu­lar Re­pu­bli­cano es lai­co, si­guien­do la doc­tri­na de Ke­mal Ata­türk, el fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca de Tur­quía, mien­tras el de Er­do­gan es mu­sul­mán, y en los úl­ti­mos años las mu­je­res del país se han ido cu­brien­do de ve­los. El sal­to atrás es enor­me pa­ra la con­di­ción fe­me­ni­na. Pe­ro, ¿qué es lo que cam­bia en la na­tu­ra­le­za del ré­gi­men es­te re­fe­rén­dum? Se di­ce en co­men­ta­rios a vue­la­plu­ma que pa­sa de un ré­gi­men par­la­men­ta­rio a uno pre­si­den­cia­lis­ta. Es de­cir, de un ré­gi­men co­mo el ita­liano a uno co­mo el es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro no es eso, pa­sa de una de­mo­cra­cia a una au­to­cra­cia. El cam­bio más im­por­tan­te es que el pre­si­den­te asu­me to­dos los po­de­res, asu­me los que te­nía el pri­mer mi­nis­tro, que que­da eli­mi­na­do, pe­ro tam­po­co es con­tro­la­do por el po­der le­gis­la­ti­vo ya que pue­de go­ber­nar por de­cre­to, se­lec­cio­nar a su Go­bierno sin que la Cá­ma­ra ten­ga que otor­gar­le nin­gún vo­to de con­fian­za y tam­bién nom­bra­rá di­rec­ta­men­te a cua­tro de los on­ce jue­ces del Su­pre­mo. A pe­sar de la eu­fo­ria de Er­do­gan, la nue­va pre­si­den­cia na­ce muer­ta.

El re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum su­po­ne un re­tro­ce­so de ca­si un si­glo en la his­to­ria del país

Er­do­gan sa­lu­da a sus se­gui­do­res des­de el pa­la­cio pre­si­den­cial de An­ka­ra, des­pués de ga­nar el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal en Tur­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.