Cre­ce el mie­do a una se­gun­da Gue­rra de Co­rea

Co­rea del Sur asis­te con preo­cu­pa­ción al au­men­to de la ten­sión en­tre su ve­cino del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos.

Tiempo - - SUMARIO - D. God­der y A. Land­wehr (DPA)

Quien bus­que en la ca­pi­tal de Co­rea del Sur, Seúl, un re­fu­gio an­ti­aé­reo no ne­ce­si­ta ca­mi­nar mu­cho. Las es­ta­cio­nes del me­tro es­tán ins­ta­la­das a tan­ta pro­fun­di­dad que po­drían ofre­cer pro­tec­ción a la po­bla­ción en los ini­cios de una even­tual gue­rra con Co­rea del Nor­te.

El Co­rea del Sur na­die quie­re pen­sar en una re­edi­ción de la Gue­rra de Co­rea, que cau­só tres mi­llo­nes de muer­tos en­tre 1950 y 1953. Sin em­bar­go, el te­mor a una es­ca­la­da del con­flic­to en la pe­nín­su­la es­tá au­men­tan­do. Pe­se a que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal lo prohí­be, el ré­gi­men co­mu­nis­ta en Pyong­yang as­pi­ra a cons­truir ar­mas nu­clea­res de gran al­can­ce, que even­tual­men­te lle­guen has­ta te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. Co­rea del Nor­te ha rea­li­za­do en los úl­ti­mos años nu­me­ro­sos en­sa­yos con mi­si­les y po­dría es­tar a punto de lle­var a ca­bo una nue­va prue­ba nu­clear, la sex­ta des­de el año 2006.

Re­pre­sa­lias de­vas­ta­do­ras.

En Co­rea del Sur se ha ex­ten­di­do el te­mor de que un in­ci­den­te im­pre­vis­to se sal­ga rá­pi­da­men­te de con­trol o que un ata­que es­ta­dou­ni­den­se con­tra ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res nor­co­rea­nas pro­vo­que re­pre­sa­lias de­vas­ta­do­ras. Fren­te a lo que con­si­de­ra una po­lí­ti­ca hos­til de Es­ta­dos Uni­dos, el pro­pio ré­gi­men co­mu­nis­ta en Pyong­yang ha ame­na­za­do una y otra vez con lan­zar el pri­mer ata­que. Por su par­te, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha ame­na­za­do va­rias ve­ces con lan­zar en so­li­ta­rio un ata­que a Co­rea del Nor­te, de ser ne­ce­sa­rio sin el apo­yo de Chi­na. Re­cien­te­men­te ha en­via­do a aguas co­rea­nas una flo­ta de bu­ques de gue­rra, en­ca­be­za­da por el por­ta­vio­nes USS Carl Vin­son.

El Go­bierno de Co­rea del Sur, mien­tras tan­to, in­ten­ta sa­lir al pa­so de los ru­mo­res que ha­blan de una cri­sis de se­gu­ri­dad en la pe­nín­su­la. Un por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa en Seúl ha di­cho que no cree en “eva­lua­cio­nes exa­ge­ra­das de la si­tua­ción”. Ade­más, Co­rea del Sur es­tá con­ven­ci­da de que Es­ta­dos Uni­dos no lan­za­ría un ata­que mi­li­tar con­tra Co­rea del Nor­te sin con­tar con una “es-

tre­cha coope­ra­ción” con Seúl. En es­tos mo­men­tos tam­po­co exis­ten in­di­cios que apun­ten a que Es­ta­dos Uni­dos pue­da lla­mar a sus ciu­da­da­nos en Co­rea del Sur, cu­yo nú­me­ro se es­ti­ma en más de 200.000, a aban­do­nar es­te país.

Los ana­lis­tas coin­ci­den en que un ata­que mi­li­tar con­tra Co­rea del Nor­te en­tra­ña enor­mes ries­gos y po­dría desatar una gue­rra de con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras. En tal ca­so, la pe­nín­su­la de Co­rea se con­ver­ti­ría en una re­gión “re­du­ci­da a es­com­bros con mi­llo­nes de cadáveres”, se­gún au­gu­ra el ex­per­to en Co­rea del Nor­te Rü­di­ger Frank, de la Uni­ver­si­dad de Vie­na.

Un jue­go sui­ci­da.

Seúl, si­tua­da a so­lo 50 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra, pue­de ser aplas­ta­da por la ar­ti­lle­ría y los mi­si­les de cor­to al­can­ce de Co­rea del Nor­te. Las au­to­ri­da­des sur­co­rea­nas cal­cu­lan que Pyong­yang cuen­ta con más de 13.000 pie­zas de ar­ti­lle­ría, la ma­yo­ría de ellas em­pla­za­das a lo lar­go de la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da (DMZ), que tie­ne una ex­ten­sión de cua­tro ki­ló­me­tros. In­clu­so en el ca­so de que Co­rea del Sur lo­gra­ra neu­tra­li­zar la ar­ti­lle­ría nor­co­rea­na con ayu­da de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­cio­na­das en su te­rri­to­rio, un enfrentamiento de­ja­ría un enor­me nú­me­ro de ba­jas y pro­vo­ca­ría da­ños in­cal­cu­la­bles.

El Go­bierno de Co­rea del Nor­te es cons­cien­te de que con un ata­que pon­dría en jue­go su pro­pia su­per­vi­ven­cia, pe­ro una gue­rra tam­bién ha­ría re­tro­ce­der años o dé­ca­das la pu­jan­te eco­no­mía de Co­rea del Sur.

“Pe­se a la fal­ta de re­cur­sos y equi­pos ob­so­le­tos, Co­rea del Nor­te, con su gran Ejér­ci­to en po­si­ción avanzada, po­dría ini­ciar un ata­que con un avi­so a cor­to pla­zo o sin pre­vio avi­so –se­ña­la un in- for­me de Pen­tá­gono–. El Ejér­ci­to [nor­co­reano] tie­ne [su­fi­cien­te] ca­pa­ci­dad pa­ra in­fli­gir im­por­tan­tes da­ños a Co­rea del Sur, so­bre to­do en la re­gión en­tre la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da y Seúl”.

Ade­más, los 1.000 mi­si­les Scud y Ro­dong que se su­po­ne que po­see Co­rea del Nor­te pue­den al­can­zar prác­ti­ca­men­te cual­quier ob­je­ti­vo si­tua­do en Co­rea del Sur, y Seúl es­ti­ma que los mi­si­les nor­co­rea­nos Mu­su­dan, que tie­nen un al­can­ce de en­tre 2.500 y 4.000 ki­ló­me­tros, no so­lo pue­den gol­pear ob­je­ti­vos en Co­rea del Sur, sino que tam­bién pue­den al­can­zar la ba­se mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ble­ci­da en la is­la de Guam, en el Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal.

Chi­na te­me los ries­gos in­cal­cu­la­bles de un ata­que mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se, que tam­bién po­dría afec­tar al gi­gan­te asiá­ti­co, país ve­cino de Co­rea del Nor­te, so­bre to­do en ca­so de una es­ca­la­da nu­clear. Al­gu­nos ana­lis­tas creen que las Fuer­zas Ar­ma­das chi­nas pro­ba­ble­men­te es­tén pre­pa­ra­das pa­ra in­ter­ve­nir y, de ser ne­ce­sa­rio, ha­cer­se rá­pi­da­men­te con el con­trol de las ar­mas nu­clea­res de Co­rea del Nor­te. “Un país siem­pre tie­ne pla­nes pa­ra si­tua­cio­nes de cri­sis”, afir­ma el ex­per­to en Co­rea del Nor­te Jin Qiang­yi, de la Uni­ver­si­dad de Yan­bian, en la pro­vin­cia chi­na de Ji­lin.

La ten­sión es­tá au­men­tan­do por mo­men­tos, ad­vier­te Jin Qiang­yi: “Si Co­rea del Nor­te rea­li­za aho­ra una prue­ba nu­clear o el en­sa­yo de un mi­sil, la si­tua­ción se vol­ve­ría muy gra­ve. Si [Co­rea del Nor­te] mues­tra con­ten­ción, es po­si­ble que la cri­sis pa­se”.

El vi­ce­pre­si­den­te de EEUU, Mi­ke Pen­ce, en un pues­to de ob­ser­va­ción de la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da que se­pa­ra las dos Co­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.