Twit­ter po­ne a prue­ba el Es­ta­do de De­re­cho

Los pro­ce­sos con­tra tui­te­ros por enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo crean alar­ma en­tre fis­ca­les y pe­na­lis­tas.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

“Yo soy una chi­ca nor­mal y co­rrien­te que te­nía Twit­ter”. Así se des­cri­be a sí mis­ma

Me­lo­dal­ger, el pseu­dó­ni­mo tui­te­ro de la jo­ven de 26 años que, en ju­lio de 2016, se con­vir­tió en la pri­me­ra con­de­na­da por un de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo y hu­mi­lla­ción a las víc­ti­mas por sus tuits so­bre Irene Vi­lla o Mi­guel Án­gel Blan­co, que le­ye­ron sus 790 se­gui­do­res. El Su­pre­mo re­ba­jó de dos años de pri­sión a uno la pe­na que le im­pu­so la Au­dien­cia Na­cio­nal y su ca­so inau­gu­ró el pa­pel del tri­bu­nal que juz­ga el te­rro­ris­mo. Tras dé­ca­das tra­tan­do con ETA, la Au­dien­cia di­ri­mía si un tuit pue­de equi­pa­rar­se a con­sig­nas te­rro­ris­tas o de ofen­sa a víc­ti­mas, al­go que ha cau­sa­do alar­ma en­tre pe­na­lis­tas y fis­ca­les, que ven un po­si­ble per­jui­cio pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión.

“Son ca­sos es­can­da­lo­sos de acu­sa­cio­nes y con­de­nas por enal­te­ci­mien­to por bro­mas que no se pue­den con­si­de­rar de­li­tos”, di­ce Ja­co­bo Do­pi­co, pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal en la Uni­ver­si­dad Car­los III y pro­mo­tor del ma­ni­fies­to Ca­rre­ro co­mo sín­to­ma, fir­ma­do por 250 pe­na­lis­tas pa­ra aler­tar de una “de­ri­va alar­man­te en re­la­ción con la re­pre­sión de ac­tos sa­tí­ri­cos”, que igual se da en te­le­vi­sión, con la de­nun­cia al Gran Wyo­ming, o en asun­tos mu­ni­ci­pa­les, co­mo el car­tel del Car­na­val que aca­ba de sen­tar en el ban­qui­llo al con­ce­jal de Cul­tu­ra de La Coruña.

En Twit­ter, sin em­bar­go, se dan los ca­sos “más alar­man­tes”. Cas­san­dra Ve­ra fue con­de­na­da a un año por mo­far­se en 13 tuits de la muer­te de Ca­rre­ro Blan­co y el can­tan­te de Def con Dos, Cé­sar Straw­berry, a otro por ci­tar, en­tre otros, a Jo­sé An­to­nio Or­te­ga La­ra. Co­mo pa­só con el con­ce­jal ma­dri­le­ño Gui­ller­mo Za­pa­ta, au­tor de tuits so­bre Irene Vi­lla, una se­ma­na an­tes de la con­de­na a Ve­ra, Akaitz Te­rrón fue ab­suel­to de los mis­mos de­li­tos por tuits que ha­bla­ban de Ca­rre­ro Blan­co. La dis­pa­ri­dad de cri­te­rio es fre­cuen­te a la ho­ra de pro­ce­sar a los acu­sa­dos, ca­za­dos por la ope­ra­ción de la Guar­dia Ci­vil con­tra los ci­ber­de­li­tos, pa­ra al­gu­nos es­co­ra­da ideo­ló­gi­ca­men­te y so­bre la que el ins­ti­tu­to ar­ma­do no se pro­nun­cia.

Cuan­do un ca­so lle­ga a la Au­dien­cia, hay un re­par­to ar­bi­tra­rio por las sec­cio­nes de lo Pe­nal. La ex­pe­rien­cia di­ce que en la sec­ción Pri­me­ra hay más op­cio­nes

de ser ab­suel­to que en la Cuar­ta, don­de fue­ron a pa­rar Cas­san­dra y Me­lo­dal­ger. Co­mo Te­rrón, Straw­berry fue juz­ga­do por la Pri­me­ra, ab­suel­to y con­de­na­do por el Su­pre­mo, tras el re­cur­so de un fis­cal en­vuel­to ha­ce años en una cuen­ta anó­ni­ma de Twit­ter en la que com­pa­ró a la Guar­dia Ci­vil con las SS de Hitler. Allí fue con­de­na­do con una sen­ten­cia que eli­mi­na el do­lo, la in­ten­ción de ofen­der a las víc­ti­mas, de ma­ne­ra que aun­que la nie­ta de Ca­rre­ro o Irene Vi­lla di­gan que no se ofen­die­ron, bas­ta una me­ra in­ter­pre­ta­ción del tuit pa­ra con­de­nar.

Dis­pa­ri­dad de cri­te­rios.

En Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia in­sis­ten en que la res­pon­sa­bi­li­dad no es de los jue­ces, sino de los le­gis­la­do­res, que no aco­ta­ron los lí­mi­tes del enal­te­ci­mien­to, dan­do lu­gar a dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes. La Fis­ca­lía del Es­ta­do no ha da­do nin­gu­na ins­truc­ción pa­ra uni­fi­car cri­te­rio, pe­ro que los fis­ca­les se lan­cen a ad­mi­tir a trá­mi­te es­tos ca­sos o a re­cu­rrir ab­so­lu­cio­nes preo­cu­pa a la Unión Pro­gre­sis­ta de Fis­ca­les, que en un co­mu­ni­ca­do se pre­gun­ta “si no es­ta­mos re­tro­ce­dien­do en la con­si­de­ra­ción de los va­lo­res que de­fi­nen una de­mo­cra­cia”. “Qui­zá hay que le­van­tar un po­co la voz”, di­ce su por­ta­voz, Ál­va­ro Gar­cía. Aun­que no to­dos equiparan las de­nun­cias con­tra tuits con otras con­tra de­cla­ra­cio­nes hi­rien­tes o irres­pe­tuo­sas, jue­ces, pe­na­lis­tas y fis­ca­les coin­ci­den en que unos ca­sos refuerzan a otros. “Des­de lue­go que hay gen­te que se ani­ma aho­ra a de­nun­cias de es­te ti­po por de­li­tos de ex­pre­sión o re­li­gio­sos”, di­cen en Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia. Do­pi­co lo ve en ca­sos que “to­da la vi­da” fue­ron fal­tas por es­tro­pear mo­bi­lia­rio pú­bli­co y se con­vier­ten en de­nun­cias por de­li­tos de odio. Aler­ta de que más que a la sub­je­ti­vi­dad, una con­de­na por unos tuits de­be es­tar su­je­ta a la com­pa­ra­ción: “¿En qué país nos asom­bra­ría ver­la, en Fran­cia o en Tur­quía?”, se pre­gun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.