Gen­te: Isa­bel Preys­ler se po­dría ca­sar en Pe­rú

Si Ma­rio Var­gas Llo­sa e Isa­bel Preys­ler de­ci­den ce­le­brar la boda en el país an­dino, se­ría un va­ra­pa­lo pa­ra la ex­mu­jer del No­bel que reavi­va­ría su aban­dono y pon­dría en un bre­te a los ín­ti­mos: com­pla­cer al es­cri­tor o no desai­rar a Pa­tri­cia.

Tiempo - - SUMARIO - je­sús MA­RI­ÑAS

Ya lo pro­cla­ma nues­tro re­fra­ne­ro con sa­bi­du­ría po­pu­lar: cor­nu­da y apa­lea­da. Así que­da­ría Pa­tri­cia Llo­sa, que fue ab­ne­ga­da y vi­gi­lan­te es­po­sa de Ma­rio Var­gas Llo­sa du­ran­te cin­cuen­ta años, a la que fre­cuen­té bas­tan­te en sus pe­rió­di­cas es­tan­cias mar­be­lle­ras de ve­rano, él reha­bi­li­tán­do­se con las Mas­su­meh, a las que si­gue adic­to. Nin­guno en­ten­día­mos có­mo dis­fru­ta­ba con ese frí­vo­lo gla­mour: Preys­ler era su ideal y no­so­tros sin oler­lo. El no­ve­lis­ta es­tu­vo en la fe­ria abri­le­ña y aplau­dió a Mo­ran­te, Man­za­na­res y Ro­ca Rey.

Pa­ra unir­se al mer­ca­do se­ma­nal del co­ra­zón na­ce Ru­mo­re, bus­can­do rom­per la mo­no­to­nía tan re­pe­ti­da en por­ta­das. De ahí que afir­men que la idí­li­ca pa­re­ja apro­ve­chó su re­cien­te via­je pe­ruano pa­ra vi­si­tar po­si­bles es­ce­na­rios ma­ri­da­do­res. Al­go más exó­ti­co que el pri­mer en­la­ce en Illes­cas con ban­que­te de Jo­sé Luis “pa­ga- do en có­mo­dos pla­zos men­sua­les”. Me lo re­ve­ló pa­pu­chi, que apo­qui­nó. Al­fre­do Frai­le fue su má­na­ger mo­dé­li­co pe­ro trai­cio­na­do igual que otros mu­chos ín­ti­mos, la lis­ta es in­ter­mi­na­ble.

Los lan­za­do­res de es­ta “exclusiva” des­cu­bren que Ma­rio di­jo a un tran­seún­te des­co­no­ci­do que “me ca­sa­ré en Pe­rú”. Fue la me­cha del bom­ba­zo po­si­ble que pon­go en du­da y ob­vian que sea Li­ma y su po­bre­to­na ca­te­dral mar­co al que po­dría ser pós­tu­mo el “sí, quie­ro” de Preys­ler tras Gri­ñón, Boyer y el la­men­ta­dor can­tan­te hoy muy ex­tin­gui­do.

El asom­bro­so ru­mor apun­ta a que el No­bel po­dría de­can­tar­se por la sin­gu­lar Are­qui­pa na­tal, tan cons­tan­te­men­te pre­sen­te en su obra. O aca­so en el reha­bi­li­ta­do tem­plo de San Pedro, en la in­dí­ge­na An­dahua­yi­llas con ma­ra­vi­llo­sos mu­ra­les del XVI. Es­plén­di­do ba­rro­co ilu­mi­na­do con pan de oro, me­tal que allí abun­da­ba.

Una equi­vo­ca­ción. Es­co­ger Pe­rú re­sul­ta­ría una equi­vo­ca­ción, in­clu­so co­no­cien­do que ella no es da­da a tal exo­tis­mo. En ca­so de que Ma­rio por fin aca­be allá el di­vor­cio con la ma­dre de sus tres hi­jos, mon­tar­lo su­pon­dría un di­ne­ral. ¿Ima­gi­nan el cos­te de tras­la­dos, pa­sa­jes y es­tan­cia de los ami­gos es­pa­ño­les que es­ta­rían in­vi­ta­dos? Una pas­ta, por­que el má­gi­co Pe­rú no es­tá aquí al la­do. Tar­da­rían en su­pe­rar el “mal de al­tu­ra”, cau­san­te de hin­cha­zo­nes y ma­les­tar de­ján­do­las im­pre­sen­ta­bles ca­si una se­ma­na pa­ra acli­ma­tar­se tras la pa­li­za trans­por­ta­do­ra. Lue­go que­da sa­ber si en esa lo­ca­li­dad hay su­fi­cien­tes ho­te­les, pe­lu­que­rías y sa­lo­nes ma­qui­lla­do­res pa­ra re­com­po­ner­las. Po­co ami­ga de esos alar­des, sin du­da re­sul­ta­ría es­pec­ta­cu­lar en su no­ve­dad, pe­ro nue­va hu­mi­lla­ción pa­ra el in­su­pe­ra­do “ahí te que­das”. Pa­tri­cia reavi­va­ría su aban­dono y re­no­va­ría la amar­gu­ra y, en­ci­ma, pon­dría en un bre­te a los ín­ti­mos, sin sa­ber a qué car­ta que­dar­se: com­pla­cer al es­cri­tor o no desai­rar a su ex­mu­jer. Di­fí­cil elec­ción cuan­do si pa­ra vi­si­tar Machu Picchu co­mo pa­re­ja so­li­ta­ria lle­va­ron ocho de com­pa­ñía, se­gu­ri­dad in­clui­da. A la po­rra el mís­ti­co ro­man­ti­cis­mo que ge­ne­ran las rui­nas. Y

no nos re­fe­ri­mos, cla­ro es­tá, a quien pro­ta­go­ni­za­ría es­te fan­ta­sio­so the end ca­si holly­woo­dien­se.

To­do eso se glo­ri­fi­ca­ba, evo­ca­ba o reía tras los pri­me­ros so­les ve­ra­nie­gos avi­va­do por el chis­me abru­ma­dor mag­ni­fi­can­do el ri­dícu­lo que hi­zo Alba Ca­rri­llo con Jor­ge Ja­vier co­lean­do el jet lag de su via­je neo­yor­quino, aque­llo le gus­ta más que a mí, otro mun­do: ho­ras des­pués pa­seó el mis­mo tra­je ver­de con ra­mea­das ho­jas ma­rrón que la no­via de Fon­si, Mar­ta Cas­tro, ya en vís­pe­ras nup­cia­les. Im­per­do­na­ble des­pis­te de la es­ti­lis­ta An­dic, que no se fi­ja en lo que co­lo­ca a una o pres­ta a otra. La des­ca­li­fi­ca pro­fe­sio­nal­men­te y se­rán po­cas las que cai­gan en sus ma­nos te­mien­do ga­fa­da pro­pi­cia­do­ra de com­pa­ra­cio­nes des­agra­da­bles. Si la fu­tu­ra su­per­vi­vien­te que ya pa­re­ció su­pe­rar el trau­ma Fe­li­ciano Ló­pez y es­tre­na amor –jus­to aho­ra que se en­cie­rra en la is­la, me­ca­chis, qué inopor­tu­ni­dad–, la me­nos ex­pe­ri­men­ta­da pa­re­ja de Fon­si apa­ñó la te­la, des­pis­tó aña­dién­do­le body ne­gro, des­col­gó las am­plias man­gas ca­si kimono y dio ai­re nue­vo a una tú­ni­ca im­po­si­ble de ol­vi­dar. Ima­gino que lo na­da ca­sual ca­brea­ría a la ya te­mi­da Alba, que no se an­da por las ra­mas y anun­cia asus­tan­do: “Pue­do ser una bom­ba”.

La Cam­pos ve­rá los to­ros des­de su ba­rre­ra ma­la­gue­ña, “me vi­ne pa­ra qui­tar­me de en me­dio”, y Bigote Arro­cet, an­ti­ci­pa­da­men­te zu­rra­do por el sim­ple he­cho de con­cu­rrir, ya pue­de ajus­tar­se ar­ma­du­ra que le per­mi­ta so­bre­lle­var los po­si­bles tres me­ses so­me­ti­do a prue­bas de las que po­cos sa­len in­dem­nes. Una bien pa­ga­da ex­pe­rien­cia que lue­go ofre­ce múl­ti­ples te­le­vi­sio­nes que ali­vian cal­va­rio y ham­bru­na. So­bre el pa­pel y lo pre­vis­to, tan so­lo Glo­ria Camila, tan bor­de, per­mi­te in­tuir por dón­de irá la ba­ta­lla. El có­mi­co su­pon­go que op­ta­rá por ha­cer de caballero an­dan­te.

Prohi­ja­dos pro­ble­má­ti­cos. Se ha­cen apues­tas. Son cla­ras y des­ta­can los nom­bres de Pau­la, Bigote, Lau­ra Ma­ta­mo­ros y la Glo­ria Camila tan in­tem­pes­ti­va. Siem­pre mal­cria­da, y cui­da­do que lo in­ten­tó Or­te­ga Cano. Po­ca suer­te tu­vo con sus prohi­ja­dos, por­que Jo­sé Fer­nan­do es de cui­da­do. Qué di­fe­ren­cia con Va­nes­sa Es­co­bar, que aho­ra ven­de la ca­sa mí­ti­ca, don­de Ma­no­lo y Ani­ta fue­ron eter­na­men­te fe­li­ces. Lo que po­día ser sím­bo­lo de la Es­pa­ña ca­ñí pe­se a es­tar bien si­tua­da –y si­tia­da de ras­ca­cie­los– en el cen­tro de Be­ni­dorm, no ren-

Pau­la na­da aclara de si es­tán se­pa­ra­dos, mien­tras Bustamante pa­re­ce en­mu­de­cer

di­rá cul­to al ar­tis­ta con la de­vo­ción que en EEUU man­tie­nen mu­seís­ti­ca­men­te la man­ci­lla­da ca­sa de Mi­chael Jack­son.

Tras ese re­pa­so, aún les so­bra­ron días pa­ra ver lo pim­pan­te que es­tá Ivon­ne Re­yes, ya con un pie en los cin­cuen­ta. Lo de­mos­tró pro­mo­cio­nan­do la die­ta de la al­ca­cho­fa, ya so­lo pre­tex­to pa­ra ga­nar los 20.000 eu­ros que les dan por anun­ciar­la. Nin­gu­na se re­sis­te, ya lo hi­cie­ron tem­pra­na­men­te sin ne­ce­si­tar adel­ga­zar ni re­for­zar bol­si­llo des­de Ro­cío Ca­rras­co o la Cam­pa­na­rio, de tan po­ca chi­cha. Ya ca­si su­po­ne un ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad. La exu­be­ran­te ve­ne­zo­la­na re­cal­có la po­si­ble im­pos­tu­ra re­ve­lan­do que “en la ca­sa ya per­dí sie­te ki­los in­clu­so sin medicarme”.

No más prue­bas de pa­ter­ni­dad.

So­bre ro­ji­gual­das san­da­lias ve­ra­nie­gas, ase­gu­ró que su hi­jo Ale­jan­dro, de 17 años, no vol­ve­rá a pres­tar­se a prue­bas de pa­ter­ni­dad aho­ra res­ca­ta­das del baúl de los re­cuer­dos: “He pre­sen­ta­do querellas, le han he­cho un da­ño irre­pa­ra­ble y nos obli­ga a vi­si­tar al si­có­lo­go. Pe­pe Na­va­rro lo ha he­cho por fas­ti­diar y lla­mar la aten­ción. Mi hi­jo aún es me­nor y al­gu­nos lo ol­vi­da­ron. En su tiem­po pe­dí has­ta cua­tro prue­bas de pa­ter­ni­dad que Pe­pe re­cha­zó. Él y yo sa­be­mos per­fec­ta­men­te de quién es hi­jo”. “¿Pro­yec­tas ma­tri­mo­nio con Ser­gio, tu nue­va pa­re­ja, a la que lle­vas na­da me­nos que 27 años?”, pre­gun­té. “Me apor­ta tran­qui­li­dad y ri­sas, se ha he­cho buen ami­go de mi hi­jo”.

Pa­re­ce te­ner­lo más cla­ro que Pau­la Eche­va­rría, aún con la du­da de si, pe­ro no, si­go con él. Pa­sa­mos au­tén­ti­ca se­ma­na de pa­sión sin subida al Cal­va­rio, so­lo fal­ta­ría – ca­vi­lan­do más que ella si se­gui­rá o di­rá adiós a Bustamante–. Na­da aclara de si es­tán se­pa­ra­dos, mien­tras él pa­re­ció en­mu­de­cer y la gua­pa con ges­to con­tri­to co­mo si ma­lo­lie­ra la ba­ra­ta co­lo­nia que lan­za­ba, se lla­ma Sens­suel, alar­gó el ti­rón en una rue­da de pren­sa des­ca­la­bra­da. Aca­bó llo­ran­do no an­te abu­so in­te­rro­ga­dor sino “por­que me abru­ma tan­ta pren­sa jun­ta”. Lá­gri­mas de co­co­dri­lo sol­ta­das pa­ra dar­le ran­go al lan­za­mien­to de su per­fu­me. Llan­to por aro­ma, so­lo se ha­bló de eso. Su pre­cio se­gún ta­ma­ño os­ci­la en­tre 8 y 12 eu­ros, lo des­ti­nan a gran­des su­per­fi­cies y es es­tra­te­gia de Puig pa­ra co­par mer­ca­dos sin el re­fi­na­mien­to de Ra­ban­ne, Pra­da o Jean Paul Gaul­tier, crea­cio­nes his­tó­ri­cas. Pa­re­ció ago­bia­da aun­que po­dían de­mo­rar el ac­to co­mer­cial an­te su fra­gi­li­dad emo­cio­nal.

Mien­tras, en el Tea­tro Real Eva Lon­go­ria ba­tió mar­cas de gla­mour con su ce­na. El pri­mer año la mon­tó con Banderas, rom­pie­ron por­que no sa­lían las cuen­tas, ella la sos­tu­vo con Ma­ría Bra­vo, del­ga­da en ro­jo desafian­te, y aca­bó tras­la­dán­do­la al más sun­tuo­so es­ce­na­rio ma­dri­le­ño. Des­ta­có la mo­der­na fi­nu­ra de Car­la Pe­rey­ra, de ne­gro es­co­te avo­lan­ta­do. Con Ber­tín en es­ta­do de gra­cia te­le­vi­si­va, Fa­bio­la Martínez apo­ya­ba su be­lle­za tan an­ti­cha­vis­ta. “Mi fa­mi­lia lo pa­sa fa­tal en Ve­ne­zue­la”, re­pi­tió en hom­bros re­bor­da­dos de pla­ta.

Fon­si se ca­sa en Ibi­za el 30, aca­so ba­jo el mis­mo es­mo­quin pa­sa­do por la tin­to­re­ría. Van 500 in­vi­ta­dos y así se inau­gu­ra el ve­rano. Cal­zó za­pa­tos de cha­rol ¡ sin cal­ce­ti­nes! Co­mo si vis­tie­ra va­que­ros. Ac­tual pe­ro cho­can­te. Y en ese rom­pi­mien­to co­la­bo­ró Ós­car Hi­ga­res, don­de sus bo­to­nes no eran ne­gros sino ro­jo y tur­que­sa. Un to­que dis­tin­gui­dor an­te la sun­tuo­si­dad de Car­men Lomana en ama­ri­llo do­ra­do de cur­si cha­le­co re­ma­ta­do en on­das. Nuria Fer­gó fue ro­sa­da; Be­lin­da Washington, asal­mo­na­da y con su hi­ja; la Orleans ai­reó vie­ja es­to­la; Ma­ría Bra­vo, muy ty­pi­cal con hom­bro de vo­lan­tes; chu­la Che­noa de pi­chi que cas­ti­ga; y Tamara, con iné­di­to pe­cha­zo des­bor­dan­do sus fir­mes re­don­de­ces so­bre el dis­cre­to con­tras­te de gris con ara­bes­cos pla­ta.

Car­la Pe­rey­ra Che­noa con Nuria Fer­gó

Pau­la Eche­va­rría

Be­lin­da Washington con su hi­ja, An­drea Ma­ría Bra­vo Jo­sé Mer­cé Ós­car Hi­ga­res con su mu­jer El mar­qués de Gri­ñón con su no­via, Est­her Do­ña

Eva Lon­go­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.