Tar­tes­sos: la es­ca­le­ra im­po­si­ble

Son la ci­vi­li­za­ción más le­gen­da­ria y me­nos co­no­ci­da de la his­to­ria de Es­pa­ña. Se mez­clan des­de siem­pre con el mi­to. Pe­ro un des­cu­bri­mien­to tras­cen­den­tal, en Ba­da­joz, pue­de cam­biar mu­chas co­sas en lo que sa­be­mos so­bre Tar­tes­sos.

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Al­go­rri lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Cier­to ca­te­drá­ti­co de Prehis­to­ria de una uni­ver­si­dad del nor­te de Es­pa­ña, co­no­ci­do en­tre sus alum­nos por su se­ve­ri­dad y mal ca­rác­ter, de­di­ca­ba va­rias se­ma­nas del ve­rano –ha­ce de es­to más de trein­ta años– a tra­ba­jar en unas ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en la zo­na de Am­pu­rias. Un día es­ta­ba el hom­bre arro­di­lla­do so­bre la are­na, muer­to de ca­lor y de­di­ca­do a bus­car ob­je­tos en­te­rra­dos, cuan­do el pin­ce­li­to que usa­ba des­cu­brió un ob­je­to bri­llan­te, al­go de me­tal. En esas oca­sio­nes el cien­tí­fi­co siem­pre su­fre un in­ten­so so­bre­sal­to de emo­ción. Pe­ro no era una mo­ne­da, ni un bro­che, ni una es­pa­da. Lo que sa­có el ca­te­drá­ti­co de la tie­rra fue la cha­pa de una bo­te­lla de Co­ca-Co­la. El ata­que de có­le­ra le du­ró va­rios días. Na­tu­ral­men­te, se tra­ta­ba de una bro­ma pe­sa­da (muy pe­sa­da) de sus alum­nos, que ha­bían pues­to allí la cha­pa pa­ra ven­gar­se de sus ma­los mo­dos: es­ta­ba cla­ro que un ob­je­to del si­glo XX no po­día es­tar allí, en un con­tex­to dos mil años an­te­rior.

La sor­pre­sa sal­ta cuan­do, en una ex­ca­va­ción, pa­sa eso mis­mo y no es una bro­ma. Cuan­do de pron­to apa­re­ce al­go que, se­gún los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos ac­tua­les, no pue­de es­tar allí por­que se su­po­ne que es de una épo­ca mu­cho más tar­día. Eso ha­ce cam­biar los li­bros de his­to­ria y vuel­ve del re­vés teo­rías, cro­no­lo­gías y des­de lue­go cer­te­zas que has­ta ese mo­men­to eran fir­mes y se en­se­ña­ban en cla­se co­mo co­sa com­pro­ba­da. Eso es lo que aca­ba de su­ce­der en la ex­ca­va­ción de El Tu­ru­ñue­lo, en el mu­ni­ci­pio de Gua­re­ña (Ba­da­joz). Ha­ce ya dos años que se des­cu­brió allí un enor­me y pro­me­te­dor ya­ci­mien­to del final de la épo­ca tar­té­si­ca, en el si­glo V an­tes de Cris­to: más de una hec­tá­rea de ex­ten­sión. Pe­ro lo que na­die es­pe­ra­ba era ha­llar una es­ca­li­na­ta de diez es­ca­lo­nes (de mo­men­to son diez; qui­zá ha­ya más) de dos me­tros de lar­go por 40 cen­tí­me­tros de an­cho y unos 20 de grue­so, he­chos de gra­ni­to y cu­bier­tos con pi­za­rra, y cui­da­do­sa­men­te uni­dos con al­go pa­re­ci­do al ce­men­to. Eso, que ob­via­men­te per­te­ne­ce a una edi­fi­ca­ción de dos plan­tas, no po­día es­tar allí por­que ese ti­po de es­ca­le­ras, esos edi­fi­cios y esa téc­ni­ca de cons­truc­ción se creían pro­pios de un tiem­po, co­mo mí­ni­mo, más de cien años pos­te­rior. Así que ha apa­re­ci­do la cha­pa de Co­ca-Co­la. Y es­ta vez no es una bro­ma. Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio.

Quié­ne s eran los ta rte sios “Au­llad, na­ves de Tar­sis”, es­cri­bía el pro­fe­ta Isaías; “ulu­lad, por­que des­trui­da es Ti­ro has­ta no que­dar ca­sa ni lu­gar por don­de en­trar; des­de la tie­rra de Qui­tim les es re­ve­la­do”. El Li­bro de Isaías, uno de los más po­de­ro­sos de la Bi­blia, fue es­cri­to al­re­de­dor del si­glo VI an­tes de Cris­to (unos 200 años des­pués de la vi­da del pro­fe­ta Isaías ben Amoz) por tres au­to­res dis­tin­tos. El que es­cri­bió esa

ne­gra pro­fe­cía so­bre la des­truc­ción de la bu­lli­cio­sa Ti­ro, la vie­ja ciu­dad fe­ni­cia, ca­pi­tal co­mer­cial del Me­di­te­rrá­neo en aquel tiem­po, es el más an­ti­guo de los tres y, co­mo cual­quie­ra pue­de ver, da­ba por he­cho que sus lec­to­res sa­bían per­fec­ta­men­te dón­de es­ta­ba Ti­ro, qué era Qui­tim (en reali­dad se tra­ta­ba de Chi­pre) y so­bre to­do qué era y dón­de se ha­lla­ba Tar­sis. Un si­tio don­de ha­bía na­ves.

Tar­sis es un tér­mino con apa­ren­te ma­la suer­te. Apa­re­ce 31 ve­ces en la Bi­blia pe­ro en to­das ellas su­ce­de lo mis­mo que en el Li­bro de Isaías: ca­da au­tor que lo men­cio­na pa­re­ce dar por he­cho que to­do el mun­do sa­be de lo que ha­bla y dón­de es­tá. Y co­mo no es así, y tam­bién co­mo ca­da uno que lo men­cio­na di­ce lo que se le ocu­rre y con fre­cuen­cia con­tra­di­ce a los de­más, hay una controversia so­bre Tar­sis que du­ra si­glos. Hay quien pien­sa que es una per­so­na; la ma­yo­ría se in­cli­nan por una ciu­dad o lu­gar ha­bi­ta­do (lo que es­tá cla­ro es que en Tar­sis ha­bía bar­cos), y unos lo ubi­can en el ac­tual Lí­bano; otros en Ci­li­cia, la cos­ta sur de la ac­tual Tur­quía, que in­clui­ría la ciu­dad de Tar­so, de don­de era San Pa­blo; otros más lle­van Tar­sis has­ta In­gla­te­rra, a la In­dia y a mu­chos si­tios más. Pe­ro otros, po­dría de­cir­se que la co­rrien­te ma­yo­ri­ta­ria, iden­ti­fi­can Tar­sis, o Thar­sis, con el le­gen­da­rio reino de Tar­tes­sos, en An­da­lu­cía.

Con Tar­tes­sos pa­sa al­go se­me­jan­te a lo que ocu­rre con la Atlán­ti­da: es im­po­si­ble se­pa­rar la le­yen­da de la reali­dad. Fue un reino que du­ró al­re­de­dor de 700 años, des­de el final del pe­rio­do del Bron­ce (al­re­de­dor del 1200 a. C.) has­ta más o me­nos el año 500, cuan­do des­apa­re­ció co­mo si se hu­bie­se des­plo­ma­do. Tar­tes­sos es el nom­bre más an­ti­guo del río que lue­go los ro­ma­nos lla­ma­ron Be­tis, y que hoy co­no­ce­mos por Gua­dal­qui­vir, pa­la­bra que pro­ce­de del ára­be. Si Tar­tes­sos fue tam­bién, co­mo pa­re­ce, el nom­bre de una gran ciu­dad, na­die la ha en­con­tra­do nun­ca. Se la ha bus­ca­do en Cá­diz, en Do­ña­na, en Huel­va, en Car­mo­na (Se­vi­lla) y en mu­chos otros lu­ga­res. No ha apa­re­ci­do. Se han en­con­tra­do res­tos ar­queo­ló­gi­cos de gran va­lor que prue­ban que aquel le­gen­da­rio reino fue ca­si tan in­dis­pen­sa­ble eco­nó­mi-

La Bi­blia ha­bla mu­chas ve­ces de Tar­sis y nun­ca di­ce dón­de es­ta­ba

ca­men­te pa­ra el mun­do fe­ni­cio y grie­go co­mo lue­go lo se­rían los ya­ci­mien­tos de Las Mé­du­las, en León, pa­ra los ro­ma­nos. Si es­tos pa­ga­ron con el oro del Bier­zo ca­si tres si­glos de ex­pan­sión, las gran­des na­ves de Tar­tes­sos (o Thar­sis) lle­va­ban a to­das las ori­llas del Me­di­te­rrá­neo el oro y so­bre to­do la pla­ta, muy abun­dan­te en la re­gión; el hie­rro, el co­bre, el plo­mo y has­ta el es­ta­ño, que se en­con­tra­ban con fa­ci­li­dad en las mi­nas y en los ríos de Tar­tes­sos. El es­ta­ño, in­dis­pen­sa­ble pa­ra la ela­bo­ra­ción del bron­ce, lo ob­te­nían los tar­te­sios de sus pro­pias mi­nas o lo traían de In­gla­te­rra (las is­las Ca­si­té­ri­des) en aque­llos gran­des bar­cos mer­can­tes que no le te­mían a nin­gún mar y al que el pro­fe­ta Isaías va­ti­ci­na­ba que au­lla­rían cuan­do ar­die­se Ti­ro.

Aque­llos hom­bres do­mi­na­ban la me­ta­lur­gia, en la es­tir­pe del mí­ti­co Tu­bal­caín, lo mis­mo que sus re­yes pa­sa­ban de la le­yen­da a la his­to­ria sin de­te­ner­se. En­tre ellos es­tán Ge­rión, el mí­ti­co pro­pie­ta­rio de los bue­yes que ro­bó Hér­cu­les en uno de sus do­ce tra­ba­jos; Gár­go­ris, el in­ven­tor de la api­cul­tu­ra, y Ha­bis, a quien la ima­gi­na­ción de la gen­te atri­bu­yó la in­ven­ción de la agri­cul­tu­ra (que ya es­ta­ba in­ven­ta­da: se les ocu­rrió a los ha­bi­tan­tes de Me­so­po­ta­mia más o me­nos en el año 8.500 an­tes de Cris­to). Pe­ro tam­bién es­tá Ar­gan­to­nio, el lon­ge­vo mo­nar­ca al que men­cio­na He­ro­do­to co­mo há­bil ne­go­cian­te con los grie­gos fo­ceos y los fe­ni­cios. Y eso ya no son mi­tos sino his­to­ria.

Los grie­gos, que son las fuen­tes más no­ta­bles so­bre es­te asun­to, aña­den que en el reino de Tar­tes­sos, al que con­si­de­ran la ci­vi­li­za­ción más an­ti­gua del mun­do por ellos co­no­ci­do, hay un cli­ma y una tie­rra per­fec­tos pa­ra el cul­ti­vo de la vid, del oli­vo y del tri­go, y que sus gen­tes es­ta­ban di­vi­di­das en un sis­te­ma de cas­tas cu­yo re­sul­ta­do era que una pe­que­ña mi­no­ría opu­len­ta vi­vía del tra­ba­jo de una gran ma­yo­ría po­bre o mi­se­ra­ble. Con lo cual que­dan ya po­cas du­das de que el mis­te­rio­so reino es­ta­ba, co­mo es ló­gi­co, en lo que hoy es An­da­lu­cía...

Lo que te­nem os La ca­pi­tal del su­pues­to gran im­pe­rio an­da­luz de Tar­tes­sos no ha apa­re­ci­do, qui­zá por la in­ten­sa ac­ti­vi­dad tec­tó­ni­ca en la zo­na cos­te­ra de Huel­va y Cá­diz: la lí­nea de la cos­ta es hoy to­tal­men­te dis­tin­ta de co­mo era ha­ce 2.500 años, hay la­gos enor­mes (co­mo el Li­gus­trino) que ya no exis­ten y ríos que han cam­bia­do de cur­so. La ciu­dad, pues, po­dría es­tar va­rios me­tros ba­jo tie­rra, si es que exis­te. Pe­ro no nos fal­tan res­tos ar­queo­ló­gi­cos que prue­ban la im­por­tan­cia de aque­lla ci­vi­li­za­ción que se pa­só más de la mi­tad de su exis­ten­cia co­mer­cian­do y a la vez com­pi­tien­do con los grie­gos, los fe­ni­cios que se es­ta­ble­cie­ron en Ga­dir (hoy Cá­diz) y, al final, los car­ta­gi­ne­ses. Y pue­de que los cel­tas: eso qui­zá lo se­pa­mos pron­to.

Hoy se sa­be que el cé­le­bre te­so­ro de El Ca­ram­bo­lo, ha­lla­do en Ca­mas (Se­vi­lla) es fe­ni­cio y no tar­te­sio, pe­ro hay mu­chas me­nos du­das so­bre la ciu­dad amu­ra­lla­da que se ha en­con­tra­do en Te­ja­da la Vie­ja (Huel­va), o so­bre las edi­fi­ca­cio­nes de Cerro Sa­lo­món (Mi­nas de Rio­tin­to, Huel­va) don­de se ha en­con­tra­do un po­bla­do mi­ne­ro y nu­me­ro­sas he­rra­mien­tas del ofi­cio, des­de

El ya­ci­mien­to de El Tu­ru­ñue­lo ocu­pa una hec­tá­rea y ape­nas se ha ex­ca­va­do el 10%

cri­so­les has­ta lám­pa­ras y fue­lles, y una ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca de la épo­ca y el lu­gar: ca­sas de pie­dra y/o ba­rro, sin ci­mien­tos, he­chas en el me­jor de los ca­sos de pie­dra sin es­cua­drar, con sue­lo de la­jas de pie­dra y sin dis­tri­bu­ción por ca­lles. Más pa­re­cen cho­zos de pas­to­res que otra co­sa, o ca­ba­ñas de mi­ne­ros. En di­ver­sos lu­ga­res y épo­cas se han ha­lla­do ador­nos de bron­ce, oro y so­bre to­do pla­ta: fí­bu­las, bro­ches, las tí­pi­cas ja­rras pi­cu­das (co­mo el ja­rro de Val­de­ga­mas) y el fa­mo­so bron­ce de El Ca­rria­zo, que re­pre­sen­ta a la dio­sa As­tar­té (ge­ne­ral­men­te aso­cia­da a la lu­na) en­mar­ca­da por dos pa­lo­mas, qui­zá el ob­je­to más re­co­no­ci­ble y em­ble­má­ti­co de la or­fe­bre­ría tar­te­sia. En los es­tra­tos in­fe­rio­res de Cancho Roano (Za­la­mea de la Se­re­na, Ba­da­joz) ya pue­de ver­se una dis­po­si­ción que re­cuer­da las cons­truc­cio­nes del nor­te de Si­ria, lo cual quie­re de­cir que las in­fluen- cias de es­ti­lo se co­rres­pon­dían (no po­día ser de otro mo­do) con las de los pue­blos con quie­nes los tar­te­sios co­mer­cia­ban. Allí apa­re­cie­ron más de 30.000 pie­zas ar­queo­ló­gi­cas.

Pe­ro es­to de la es­ca­le­ra no se lo es­pe­ra­ba na­die. Hay in­ves­ti­ga­do­res del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSI C) que lle­van mu­chos años de­di­ca­dos al mun­do de Tar­tes­sos. Es­tán, por ejem­plo, Se­bas­tián Ce­les­tino y Juan Vi­lla­rías Ro­bles, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Huel­va An­to­nio Ro­drí­guez-Ra­mí­rez y el his­to­ria­dor Án­gel León. El pri­me­ro de ellos, Se­bas­tián Ce­les­tino –di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Ar­queo­lo­gía de Mé­ri­da– y Est­her Ro­drí­guez, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, que lle­va mu­chos años pu­bli­can­do es­tu­dios so­bre la ci­vi­li­za­ción tar­té­si­ca, co­men­za­ron a ex­ca­var ha­ce dos años en El Tu­ru­ñue­lo (a dos pasos de Gua­re­ña, en Ba­da­joz). Sa­ben que, en la épo­ca tar­día de su ci­vi­li­za­ción (en­tre los si­glos VI y V a. C.) los tar­te­sios em­pe­za­ron a des­pla­zar­se ha­cia el va­lle del Gua­dia­na. Allí hay más de una do­ce­na de ya­ci­mien­tos de aquel tiem­po. Y los in­ves­ti­ga­do­res em­pie­zan a te­ner la sen­sa­ción de que les ha pa­sa­do con El Tu­ru­ñue­lo al­go se­me­jan­te a lo que a Juan Luis Ar­sua­ga le pa­só con Ata­puer­ca. El ha­llaz­go es tres ve­ces ma­yor que el ya­ci­mien­to de Cancho Roano y lo que sor­pren­de es, en pri­mer lu­gar, su im­pre­sio­nan­te es­ta­do de con­ser­va­ción: por al­gu­na ra­zón los tar­te­sios en­te­rra­ron los edi­fi­cios que ha­bían cons­trui­do, qui­zá pa­ra evi­tar que fue­sen des­trui­dos por in­va­so­res enemi­gos, ya fue­ran cel­tas o de otro si­tio. Eso ex­pli­ca que el ya­ci­mien­to se con­ser­ve

La es­ca­le­ra des­cu­bier­ta se ade­lan­ta en dos si­glos a lo pre­vis­to

ex­tra­or­di­na­ria­men­te. Las pa­re­des que han ido apa­re­cien­do, de has­ta dos me­tros y me­dio de al­tu­ra, es­tán en­ca­la­das y cui­da­do­sa­men­te en­lu­ci­das. Al­ta­res, ban­cos co­rri­dos, una cu­rio­sa y ex­tra­or­di­na­ria “ba­ñe­ra” que aún no se sa­be bien pa­ra qué ser­vía. Cal­de­ros, asa­do­res, ja­rros, to­do de bron­ce en una épo­ca en la que el hie­rro se usa­ba ya con bas­tan­te nor­ma­li­dad. Ce­rá­mi­ca grie­ga que es­tá co­mo nue­va y que per­mi­te da­tar su ori­gen con to­da exac­ti­tud: fi­na­les del si­glo V a. C. Pun­tas de lan­za, jo­yas, sa­qui­tos de es­par­to con se­mi­llas... Una abun­dan­cia ex­tra­or­di­na­ria. Es de­cir, un más que pro­ba­ble lu­gar de cul­to (ya se ve­rá si tam­bién de en­te­rra­mien­to) ver­da­de­ra­men­te sun­tuo­so en com­pa­ra­ción con la ma­yo­ría de lo que ya se co­no­cía de la ci­vi­li­za­ción tar­té­si­ca. Pe­ro to­do lo ha­lla­do has­ta aho­ra es­ta­ba, por así de­cir, den­tro de lo pre­vi­si­ble, den­tro de los cá­no­nes vi­gen­tes de la his­to­rio­gra­fía.

Pe­ro es que lo de la es­ca­le­ra es otra co­sa. Es co­mo lo de la cha­pa de Co­ca-Co­la pe­ro en se­rio. Un edi­fi­cio de dos plan­tas en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, en el si­glo VI an­tes de Cris­to, es más de lo que los cien­tí­fi­cos po­dían es­pe­rar. Y esa so­lem­ne es­ca­li­na­ta, que na­da tie­ne que en­vi­diar a las que cien o cien­to cin­cuen­ta años des­pués ha­rían los grie­gos en sus más pre­cia­dos mo­nu­men­tos, ha­ce sal­tar por los ai­res mu­chas de las cro­no­lo­gías que se te­nían por cier­tas e ina­mo­vi­bles. Es­ca­lo­nes de ado­be, o ta­lla­dos en la tie­rra o ro­ca pa­ra su­bir o ba­jar de un si­tio di­fí­cil, ya se co­no­cían. Pe­ro es­to es dis­tin­to.

Los si­lla­res de ca­da es­ca­lón es­tán cui­da­do­sa­men­te ta­lla­dos y es­cua­dra­dos, lo cual no es nue­vo. Pe­ro sí lo es su ta­ma­ño. Sí lo es la pre­ci­sión con que se cor­ta­ron las la­jas de pi­za­rra que cu­bren va­rios de ellos, to­dos los su­pe­rio­res. Y des­de lue­go sí lo es el he­cho de que los si­lla­res, por bien cor­ta­dos que es­tu­vie­sen, no se pu­sie­sen allí unos so­bre otros o jun­to a otros, co­mo era de es­pe­rar, sino que se unie­sen en­tre sí con al­go muy pa­re­ci­do al ce­men­to.

Un ce­ment o fue ra de fe­cha El lla­ma­do Opus cae­men­ti­cium, ar­ga­ma­sa o abue­lo del hor­mi­gón, es un in­ven­to ro­mano (bueno, eso creíamos to­dos) que con­sis­tía en es­com­bro, gui­ja­rros o pie­dra ma­cha­ca­da y he­cha fra­guar, mu­chas ve­ces me­dian­te en­co­fra­do, con un mor­te­ro de cal, ye­so, be­tu­nes... eso de­pen­día del lu­gar y de la épo­ca. La colosal cú­pu­la del pan­teón de Agri­pa, por ejem­plo, no ha­bría si­do po­si­ble sin es­te sis­te­ma. La ba­sí­li­ca de Ma­jen­cio, tam­po­co. Pe­ro es que am­bas cons­truc­cio­nes son ya de la era cris­tia­na.

Es ver­dad que hay res­tos de al­go pa­re­ci­do en las pi­rá­mi­des de Egip­to, pe­ro los ex­per­tos pien­san que no se usa­ba pa­ra unir los enor­mes blo­ques sino pa­ra ha­cer que se des­li­za­sen unos so­bre otros, an­tes de que la mez­cla fra­gua­se. Hay pre­ce­den­tes más o me­nos se­me­jan­tes en Gre­cia. Pe­ro lo de Tu­ru­ñue­lo es una mez­cla de mor­te­ro de cal con gra­ni­to ma­cha­ca­do que no apa­re­ce has­ta los ro­ma­nos. Y eso es, co­mo mí­ni­mo, cien años des­pués. Co­mo mí­ni­mo, por­que las mu­ra­llas de la an­ti­gua ciu­dad de Co­sa, en la Tos­ca­na ita­lia­na, en las que ya se usa con de­ci­sión el “ce­men­to ro­mano”, son de apro­xi­ma­da­men­te el 275 a. C. Eso es más de dos si­glos des­pués que la obra del Tu­ru­ñue­lo. Así que esa ma­jes­tuo­sa es­ca­le­ra va a obli­gar a re­vi­sar mu­chos li­bros.

Lo me­jor de to­do es que aún no se ha ex­ca­va­do más que el 10% del to­tal, cu­ya ex­ten­sión su­pera una hec­tá­rea. El tra­ba­jo va rá­pi­do pre­ci­sa­men­te por el es­plén­di­do es­ta­do de con­ser­va­ción de to­do lo en­te­rra­do, pe­ro ¿qué ha­llaz­gos es­pe­ran a par­tir de esos in­creí­bles pel­da­ños? ¿Qué habrá en las dos plan­tas del edi­fi­cio? ¿Se­rá El Tu­ru­ñue­lo al­go así co­mo la tum­ba de Tu­tan­ka­món de la ci­vi­li­za­ción tar­te­sia? ¿Arro­ja­rá una luz po­si­ble­men­te de­fi­ni­ti­va so­bre el pue­blo más enig­má­ti­co, y so­bre el que más ton­te­rías han in­ven­ta­do los pro­fe­sio­na­les del mis­te­rio, de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca?

Fal­ta po­co pa­ra sa­ber­lo.

La pro­di­gio­sa y anacró­ni­ca es­ca­le­ra de El Tu­ru­ñue­lo. Jun­to a ella, los res­tos de un ca­ba­llo sa­cri­fi­ca­do y en­te­rra­do con to­dos sus arreos.

En El Tu­ru­ñue­lo ha apa­re­ci­do una gran “ba­ñe­ra” (a la de­re­cha de la ima­gen) que su­gie­re ri­tua­les re­la­cio­na­dos con el agua.

La cos­ta ga­di­ta­na en tiem­po de Tar­tes­sos: to­tal­men­te di­fe­ren­te a la ac­tual. Los tar­te­sios eran los gran­des ma­ri­nos mer­can­tes de la An­ti­güe­dad. Es­te era un bar­co pa­re­ci­do a los su­yos.

En el ya­ci­mien­to del Cancho Roano han apa­re­ci­do unas 30.000 pie­zas ar­queo­ló­gi­cas.

El “cin­tu­rón de La Ali­se­da”. Los tar­te­sios eran muy bue­nos con los me­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.