Ca­ta­lu­ña: el Es­ta­do, al res­ca­te

Tan­to re­pu­bli­ca­nos co­mo ex­con­ver­gen­tes ne­ce­si­tan echar mano del “Es­ta­do opre­sor” pa­ra es­qui­var su fra­ca­so.

Tiempo - - SUMARIO - Agus­tín va­lla do­lid

Me lo ha­bían avi­sa­do y se va cum­plien­do pa­si­to a pa­si­to: la ope­ra­ción pa­ra des­mon­tar el pro­cés se­rá com­pli­ca­da, sal­ta­rán chis­pas en­tre los so­cios de Go­bierno, y se­rá Oriol Jun­que­ras el que ha­ga el plan­tea­mien­to apa­ren­te­men­te más pro­rre­fe­rén­dum cuan­do en la reali­dad ya lo da por no ce­le­bra­do y su ob­je­ti­vo es evi­tar la in­ha­bi­li­ta­ción e ir a unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en las que ERC con­fir­me su su­pre­ma­cía y él aca­be sen­ta­do en el des­pa­cho prin­ci­pal de la pla­za de San Jau­me.

El es­truen­do­so fra­ca­so de las ges­tio­nes lle­va­das a ca­bo por el in­de­pen­den­tis­mo en el fren­te in­ter­na­cio­nal ha si­do el fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra desis­tir, al me­nos de mo­men­to, de una ini­cia­ti­va dis­pa­ra­ta­da por cuan­to se ha que­ri­do ac­ti­var en me­dio de una co­yun­tu­ra muy po­co pro­cli­ve a nue­vas aven­tu­ras. En me­dio de una ex­plo­sión del po­pu­lis­mo que le ha me­ti­do el mie­do en el cuer­po a la vie­ja Eu­ro­pa y cu­ya ex­pre­sión más in­quie­tan­te no ha si­do el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes en Ho­lan­da, en las que los con­ser­va­do­res de Mark Rut­te fre­na­ron por po­co al ul­tra­de­re­chis­ta Wil­ders, ni los re­cor­tes que su­fre la li­ber­tad en Polonia o Hun­gría, sino el bre­xit bri­tá­ni­co.

La muy po­ten­te idea de una Ca­ta­lu­ña ri­ca y vi­go­ro­sa fue­ra de Es­pa­ña, ex­plo­ta­da con gran de­ter­mi­na­ción y ha­bi­li­dad en los peo­res tiem­pos de la cri­sis eco­nó­mi­ca, ha aca­ba­do cho­can­do con dos realidades aún más ro­bus­tas: la gran re­sis­ten­cia del Es­ta­do es­pa­ñol y la mi­ra­da des­de­ño­sa e in­cré­du­la de los prin­ci­pa­les lí­de­res mun­dia­les, in­ca­pa­ces de en­ten­der có­mo per­so­nas su­pues­ta­men­te in­te­li­gen­tes se em­bar­ca­ban en tan im­pru­den­te e inopor­tu­na em­pre­sa.

Co­mo re­fle­jan las úl­ti­mas en­cues­tas rea­li­za­das por acre­di­ta­das em­pre­sas de­mos­có­pi­cas, el glo­bo del in­de­pen­den­tis­mo no es que se ha­ya des­in­fla­do, que en par­te tam­bién, sino que se les ha es­ca­pa­do a quie­nes lo su­je­ta­ban a dos ma­nos,

y aho­ra na­die quie­re des­cu­brir quién fue el pri­me­ro que aflo­jó los de­dos. O me­jor di­cho: na­die quie­re res­pon­sa­bi­li­zar­se de ha­ber aflo­ja­do el pu­ño, y na­die quie­re dar la ca­ra pa­ra que se la rom­pan y de­cir­le a los ca­ta­la­nes que no, que no hay res­pal­do, que na­da se pue­de ha­cer des­pre­cian­do la le­ga­li­dad, que esa mer­can­cía no la com­pra na­die en la Eu­ro­pa ci­vi­li­za­da.

De mo­do que lo que se pre­ten­de es que sea el Es­ta­do el que sa­que las cas­ta­ñas del fue­go a los que pro­vo­ca­ron es­ta si­tua­ción. Y pa­ra ello no que­da más re­me­dio que con­vo­car el re­fe­rén­dum y que a con­ti­nua­ción sea el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal el que de­ci­da su sus­pen­sión, pa­ra así po­der ex­cla­mar aque­llo de ¡yo no he si­do! y mon­tar una nue­va ope­ra­ción des­pis­te en torno a la ma­tra­ca del “Ma­drid opre­sor”, y so­bre ella con­vo­car a los ca­ta­la­nes, una vez más, a elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, las “cons­ti­tu­yen­tes”, en las que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas vol­ve­rán a pro­me­ter lo im­po­si­ble y com­pe­ti­rán por con­ven­cer al res­pe­ta­ble de que son ellos, el PDeCAT y ERC, los que la tie­nen más lar­ga, la in­de­pen­den­cia.

Pe­ro el pro­ble­ma es sa­ber có­mo lle­ga­mos has­ta ahí. Quién o quiénes son los aba­jo fir­man­tes del de­cre­to me­dian­te el cual se pro­ce­de a con­vo­car la con­sul­ta y las otras dis­po­si­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra su eje­cu­ción.

Lis­to Jun­que­ras.

Ha­ce unos días Oriol Jun­que­ras y Ga­briel Ru­fián pro­pu­sie­ron que ERC y PDeCAT sus­cri­bie­ran con­jun­ta­men­te la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum. Es de­cir, su­pon­go, que los miem­bros del Go­vern per­te­ne­cien­tes a uno y otro par­ti­do se mo­ja­ran po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca­men­te en la con­vo­ca­to­ria ofi­cial. Lis­to Jun­que­ras. Él sa­be que en­tre los con­se­je­ros del PDeCAT es­tá el (o la) que en­ca­be­za­rá la lis­ta de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia en las au­to­nó­mi­cas. Y sa­be que el PDeCAT no tie­ne apa­ren­te can­di­da­to al­ter­na­ti­vo si to­do el Go­vern es in­ha­bi­li­ta­do por vol­ver a des­obe­de­cer al TC.

Así que Jun­que­ras cuen­ta con que no ten­drá que fir­mar, con que los ex­con­ver­gen­tes, pa­ra sal­var­se a sí mis­mos, le sal­va­rán a él, y que de es­ta for­ma ten­drá vía li­bre pa­ra ser se­gu­ro nú­me­ro uno de ERC en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y, se­gún los sondeos, pro­ba­ble fu­tu­ro pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Lo que Jun­que­ras que­rría es que ya que Puig­de­mont ha anun­cia­do que no se­rá can­di­da­to, fue­ra el que se tra­ga­ra el sa­po. Pe­ro ahí en­tran en jue­go los in­tere­ses es­tric­ta­men­te elec­to­ra­les, y el PDeCAT no pue­de per­mi­tir­se más des­gas­te del ya su­fri­do asu­mien­do en so­li­ta­rio la ero­sión de un nue­vo de­sen­ga­ño.

Pa­se lo que pa­se, la so­lu­ción que fi­nal­men­te pac­ten los has­ta aho­ra so­cios, y ca­da día que pa­sa más ní­ti­da­men­te enemi­gos, que hoy com­po­nen el Go­bierno de Junts pel Sí, no les va a sa­lir gra­tis. Lo de que el Es­ta­do es el úni­co ma­lo de es­ta pe­lí­cu­la ya no cue­la co­mo an­tes, y las am­bi­cio­nes par­ti­cu­la­res han aca­ba­do sa­lien­do a flo­te. Sa­be­mos, sa­ben, que el re­fe­rén­dum es­tá muer­to. Pe­ro lo que to­da­vía se des­co­no­ce es cuán­tos cadáveres más se­rán ne­ce­sa­rios an­tes de dar por en­te­rra­do el pro­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.