El Rim­baud más es­ca­to­ló­gi­co y si­len­te

Se pu­bli­ca su Obra com­ple­ta, 1.500 pá­gi­nas tra­du­ci­das por Mau­ro Ar­mi­ño, con sus car­tas y versos zu­tis­tas.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Puen­te

La mo­der­ni­dad poé­ti­ca na­ció ya con una má­cu­la de ori­gen si su prin­ci­pal ar­tí­fi­ce, el vi­sio­na­rio y su­bli­me Art­hur Rim­baud (Char­le­vi­lle, 1854; Mar­se­lla, 1891), no so­lo guar­dó un la­cra­do si­len­cio en la se­gun­da mi­tad de su cor­ta exis­ten­cia (mu­rió a los 37 años), sino que, ca­be in­fe­rir­lo ya, lle­gó a re­ne­gar de sus pro­di­gio­sos versos. Poe­ta cier­ta­men­te pre­coz, que com­ple­tó su obra en­tre sus 18 y 20 años, le da­ría en­ton­ces in­com­pren­si­ble se­pul­tu­ra, igual­men­te pre­coz, a su ge­nio y fi­gu­ra. Es lo que se des­pren­de del es­tu­dio pre­li­mi­nar –y de las pro­pias car­tas del poe­ta– de su Obra com­ple­ta bi­lin­güe, un lu­jo­so vo­lu­men de 1.500 pá­gi­nas, pu­bli­ca­do por Ata­lan­ta, al cui­da­do, lo mis­mo que la tra­duc­ción, de Mau­ro Ar­mi­ño. Por pri­me­ra vez, en una en­tre­ga su­ma­ria de Rim­baud en cas­te­llano se in­clu­ye no so­lo la to­ta­li­dad de su co­rres­pon­den­cia y de sus com­po­si­cio­nes poé­ti­cas en la­tín (es­cri­tas a sus ¡14 años!), sino tam­bién los lla­ma­dos poe­mas zu­tis­tas, de mar­ca­da con­no­ta­ción es­ca­to­ló­gi­ca. Lla­ma la aten­ción, por ejem­plo, su Son­net du trou du cul (“So­ne­to del ojo del cu­lo”), que se abre de es­te mo­do: “Os­cu­ro y frun­ci­do co­mo un cla­vel vio­le­ta / res­pi­ra, hu­mil­de­men­te aga­za­pa­do en el mus­go, / hú­me­do aún de amor que si­gue la dul­ce hui­da / de las blan­cas Nal­gas has­ta el co­ra­zón de su plie­gue”. Es­cri­to al ali­món con su en­ton­ces aman­te, Paul Ver­lai­ne, am­bos per­te­ne­cie­ron por un tiem­po al Círcu­lo de los Zu­tis­tas, un

gru­po de poe­tas mau­dits que, con jer­ga es­ca­to­ló­gi­ca y mu­cha mu­ni­ción etí­li­ca, te­nían ter­tu­lia en un re­co­le­to ho­tel del bu­le­var de Saint-Mi­chel. Com­po­nen un to­tal de 22 poe­mas ofre­ci­do aho­ra en pri­mi­cia. Hay elo­cuen­tes poe­mas en pro­sa, co­mo “Un co­ra­zón ba­jo una so­ta­na”, don­de, con pe­ren­ne vi­gen­cia, el poe­ta de­nun­cia la pe­de­ras­tia cle­ri­cal ins­pi­ra­da en el co­le­gio en el que es­tu­dió.

Lo cier­to es que las más cé­le­bres con­sig­nas de Rim­baud (a quien Paul Clau­del lla­mó “mís­ti­co en es­ta­do sal­va­je”), co­mo “ser su­bli­me sin in­te­rrup­ción”, “ser ab­so­lu­ta­men­te mo­der­nos”, o su pro­cla­ma del poe­ta co­mo un vi­den­te, que ilu­mi­na­ron el es­pí­ri­tu de la mo­der­ni­dad poé­ti­ca has­ta las van­guar­dias, se las sa­cu­dió de una plu­ma­da, o de “un pa­pi­ro­ta­zo”, co­mo se­ña­la Ar­mi­ño. No hay na­da de ha­gio­grá­fi­co en la au­reo­la que se des­pren­de de es­te mues­tra­rio com­ple­to de su obra, con car­tas y más car­tas (mu­chas de ellas, pe­ti­cio­nes de pro­vi­sión y co­bros atra­sa­dos, fir­ma­das por un tal “Rim­baud, co­mer­cian­te fran­cés”), de su le­gen­da­rio pe­ri­plo afri­cano, mar­ca­do por la pe­nu­ria y la per­pe­tua hui­da de sí mis­mo, pa­ra aca­bar co­mo tra­fi­can­te de es­cla­vos y de ar­mas en Abi­si­nia. Ni una so­la pa­la­bra de poe­sía. Lo úl­ti­mo li­te­ra­rio que es­cri­bió fue un tex­to ti­tu­la­do “Sue­ños”, en una car­ta de 1853, a su ami­go Er­nest De­laha­ye, don­de ( es­ca­to­lo­gía obli­ga) sa­ti­ri­za, con ade­lan­ta­dos tin­tes su­rrea­lis­tas, la ce­rra­da at­mós­fe­ra de un dor­mi­to­rio co­mu­nal en un cuar­tel, re­fi­rién­do­se a ga­ses y que­sos fran­ce­ses, con un vals de fon­do...

Se com­prue­ba que, en reali­dad, Rim­baud nun­ca al­can­zó a sa­ber que lle­ga­ría a ser Rim­baud a lo lar­go de la pos­te­ri­dad. Su más em­ble­má­ti­co poe­ma­rio, Una tem­po­ra­da en el in­fierno, que fue el úni­co que al­can­zó a pu­bli­car en vi­da, so­lo lle­gó a exac­ta­men­te seis des­ti­na­ta­rios, in­clui­do Paul Ver­lai­ne, ya que la edi­ción que­dó pos­tra­da en un ca­jón de la editorial, en Bru­se­las, has­ta 1901, diez años des­pués de la muer­te del au­tor, ya en el si­guien­te si­glo.

Por lo de­más, el men­ta­do Son­net du trou du cul pro­si­gue con un cuarteto que bien pu­die­ra ser leí­do co­mo una ale­go­ría-es­fín­ter de su pro­pio mo­do de es­fu­mar­se, pa­ra desem­bo­car en el cé­le­bre si­len­cio rim­bau­diano: “Fi­la­men­tos se­me­jan­tes a lá­gri­mas de le­che / han llo­ra­do, ba­jo el vien­to cruel que los re­cha­za, / a tra­vés de pe­que­ños coá­gu­los de ro­ji­zo abono / pa­ra ir­se a per­der don­de la pen­dien­te los lla­ma­ba”.

El su­bli­me Art­hur Rim­baud aca­bó co­mo tra­fi­can­te de ar­mas y es­cla­vos en Abi­si­nia

Art­hur Rim­baud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.