His­to­rias de la his­to­ria

Itá­li­ca (Se­vi­lla), 25 de abril de 1898. La gue­rra en­tre Es­pa­ña y EEUU in­te­rrum­pe las ex­ca­va­cio­nes de Hun­ting­ton.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

La gue­rra his­pano-es­ta­dou­ni­den­se fue al­go más que una gue­rra per­di­da, fue “el Desas­tre del 98”, el final del sue­ño de una gran­de­za eva­po­ra­da en reali­dad tiem­po atrás. Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos nos arre­ba­tó fá­cil­men­te Cu­ba y Fi­li­pi­nas, Es­pa­ña de­jó de ser ofi­cial­men­te una po­ten­cia mun­dial y en­tró en una pro­fun­da de­pre­sión, re­fle­ja­da en la me­lan­co­lía de la Ge­ne­ra­ción del 98.

La len­gua cas­te­lla­na in­cor­po­ró una fra­se he­cha pa­ra con­so­lar­se an­te una pér­di­da: “Más se per­dió en Cu­ba”. En el in­ven­ta­rio de esas pér­di­das hay una que qui­zá pa­rez­ca me­nor aun­que su­pu­so un do­lo­ro­so tran­ce pa­ra quien la su­frió, un jo­ven ar­queó­lo­go nor­te­ame­ri­cano que ha­bía pues­to to­do su en­tu­sias­mo en las ex­ca­va­cio­nes que fi­nan­cia­ba y di­ri­gía per­so­nal­men­te en las rui­nas de Itá­li­ca, en Se­vi­lla, en­tre­gan­do sus ha­llaz­gos al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Municipal. Era Ar­cher M. Hun­ting­ton, que vio así in­te­rrum­pi­do su ter­cer via­je a nues­tro país, y ame­na­za­da la mi­sión que se ha­bía im­pues­to, dar a co­no­cer “el al­ma de Es­pa­ña” en Es­ta­dos Uni­dos.

La pri­me­ra vi­si­ta de Hun­ting­ton a Es­pa­ña fue en 1892. Te­nía 22 años y re­sul­tó una ca­tar­sis, en­tró en co­mu­nión con sus gen­tes, con sus pai­sa­jes, con sus mi­tos. La fi­gu­ra de Ro­dri­go Díaz de Vi­var se apo­de­ró de él pe­ne­trán­do­lo co­mo un ín­cu­bo, re­co­rrió la Ru­ta del Cid y de­ci­dió ha­cer “la me­jor tra­duc­ción” del Can­tar de Mío Cid, pa­ra lo que in­clu­so apren­dió el ára­be, pues con­si­de­ra­ba que era im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der bien el cas­te­llano del si­glo XI. Su edi­ción, ple­na de no­tas, es en efec­to la me­jor ver­sión in­gle­sa del Can­tar y le val­dría el mas­ter of arts ho­no­rí­fi­co en Ya­le y Har­vard.

Pe­se a esa es­pe­cie de mal de Stend­hal, su via­je ini­ciá­ti­co no te­nía na­da que ver con el Grand Tour de los jó­ve­nes no­bles

in­gle­ses del XVIII pa­ra ad­qui­rir un bar­niz de cul­tu­ra hu­ma­nis­ta, ni con la bús­que­da del pin­to­res­quis­mo de los via­je­ros ro­mán­ti­cos. Su pre­pa­ra­ción era ex­cep­cio­nal, ha­bía apren­di­do per­fec­ta­men­te el cas­te­llano, ha­bía es­tu­dia­do la li­te­ra­tu­ra, el ar­te y la his­to­ria de Es­pa­ña, po­seía ya una no­ta­ble bi­blio­te­ca de li­bros so­bre es­tos te­mas y te­nía un plan de tra­ba­jo. Su for­ma de via­je fue muy pe­ga­da al te­rru­ño, al mo­nas­te­rio de Yuste, lu­gar de re­ti­ro de Car­los V, lle­gó a lo­mos de mu­la, y la Ru­ta del Cid de Bur­gos a Va­len­cia la hi­zo en una pe­que­ña tar­ta­na, co­mo si fue­se un cha­ma­ri­le­ro am­bu­lan­te. Tam­bién in­clu­yó en sus pe­ri­plos el nor­te de Es­pa­ña, hu­yen­do del tó­pi­co ex­tran­je­ro que so­lo veía la Es­pa­ña de pan­de­re­ta de An­da­lu­cía o, co­mo mu­cho, la aus­te­ra Cas­ti­lla del Cid.

Sus via­jes por la pe­nín­su­la ibé­ri­ca le die­ron una vi­sión di­rec­ta del ar­te es­pa­ñol que ya co­no­cía aca­dé­mi­ca­men­te, pe­ro tam­bién de la ar­te­sa­nía po­pu­lar, lo que le per­mi­tió di­se­ñar cui­da­do­sa­men­te su “Mu­seo Es­pa­ñol” has­ta con­ver­tir­lo en lo que es la His­pa­nic So­ciety, el me­jor com­pen­dio de la cul­tu­ra es­pa­ño­la que exis­te fue­ra de Es­pa­ña.

Hun­ting­ton pro­cu­ró siem­pre co­no­cer a la gen­te del pue-

Hun­ting­ton or­ga­ni­zó el en­cuen­tro con el pre­si­den­te de EEUU pa­ra res­ta­ble­cer re­la­cio­nes

blo, que con­si­de­ra­ba es­pe­cí­me­nes pu­ros de la hon­ra­da ra­za es­pa­ño­la, in­clu­so di­ri­gió per­so­nal­men­te una cua­dri­lla de 43 tra­ba­ja­do­res pa­ra ex­ca­var las rui­nas de Itá­li­ca, pe­ro de otro la­do, gra­cias a su con­di­ción so­cial, tu­vo ac­ce­so a lo más se­lec­to de la in­te­lec­tua­li­dad y el mun­do ar­tís­ti­co es­pa­ñol, co­mo re­fle­ja la ga­le­ría de re­tra­tos de sus ami­gos que hoy se pue­de ver en la ex­po­si­ción del Pra­do.

Allí con­vi­ven dos ex­tre­mos, con­ser­va­dor y pro­gre­sis­ta, del pen­sa­mien­to es­pa­ñol, Me­nén­dez Pe­la­yo y Gu­mer­sin­do de Az­cá­ra­te, las glo­rias li­te­ra­rias de Blasco Ibá­ñez y Pé­rez Gal­dós, Eche­ga­ray y Pío Ba­ro­ja, el in­ven­tor Torres Que­ve­do, el fi­ló­so­fo Una­muno o los poe­tas An­to­nio Ma­cha­do y Juan Ra­món Ji­mé­nez, ade­más de au­to­rre­tra­tos de los gran­des pin­to­res de prin­ci­pios de si­glo, em­pe­zan­do por So­ro­lla y Zu­loa­ga. A es­tos dos les or­ga­ni­zó Hun­ting­ton ex­po­si­cio­nes en Nue­va York que les abrie­ron el mer­ca­do ame­ri­cano, aun­que tam­bién se di­ce que a So­ro­lla lo ma­tó Hun­ting­ton, por­que, co­mo Fe­li­pe IV a Ru­bens, le exi­gía más y más cua­dros.

Pe­ro “la per­so­na que go­zó, en­tre los es­pa­ño­les, de la má­xi­ma in­ti­mi­dad, con­fian­za y ca­ri­ño del me­ce­nas ame­ri­cano” fue el mar­qués de la Ve­ga-In- clán, se­gún afir­ma­ba otro de sus ami­gos ilus­tres, el doc­tor Ma­ra­ñón. Des­de su si­tua­ción de no­ble y me­ce­nas con ac­ce­so al rey, Ve­ga-In­clán fue el va­le­dor de Hun­ting­ton an­te Al­fon­so XIII, que le otor­ga­ría las ór­de­nes de Car­los III, Al­fon­so X el Sa­bio e Isa­bel la Ca­tó­li­ca, en­tre otras.

La Ca­sa del Rey era re­ti­cen­te fren­te al mul­ti­mi­llo­na­rio ame­ri­cano que es­ta­ba lle­ván­do­se a Nue­va York va­lio­sí­si­mos li­bros, aun­que Hun­ting­ton apli­ca­ría en ge­ne­ral el prin­ci­pio de no es­quil­mar el pa­tri­mo­nio es­pa­ñol, sino de res­ca­tar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal pie­zas es­pa­ño­las ya per­di­das y, en cier­to mo­do, de­vol­ver­las a nues­tro acer­bo cul­tu­ral me­dian­te su “Mu­seo Es­pa­ñol”. Hun­ting­ton com­pen­só ha­ber­se lle­va­do la bi­blio­te­ca del mar­qués de Je­rez de los Ca­ba­lle­ros, jo­ya de la bi­blio­fi­lia es­pa­ño­la, edi­tan­do 50 cos­to­sos fac­sí­mi­les de sus pie­zas más em­ble­má­ti­cas pa­ra po­ner­las al al­can­ce de los es­tu­dio­sos. Tam­bién pres­tó mu­cho apo­yo a al­gu­nos pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos de Ve­ga-In­clán, co­mo la re­cons­truc­ción de la Ca­sa de Cer­van­tes en Va­lla­do­lid y la del Gre­co en To­le­do.

Re­co­no­ci­mien­tos. Pe­ro el fru­to más im­por­tan­te de la re­la­ción en­tre Ve­ga-In­clán y Hun­ting­ton fue la re­com­po­si­ción de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Ma­drid y Washington, ba­jo mí­ni­mos tras la Gue­rra de Cu­ba. En 1912 Hun­ting­ton ayu­dó a Ve­ga-In­clán a or­ga­ni­zar un pe­ri­plo por las an­ti­guas mi­sio­nes es­pa­ño­las de Ca­li­for­nia que sir­vió pa­ra des­cu­brir a los nor­te­ame­ri­ca­nos las raí­ces his­pá­ni­cas de su país. No so­lo cons­ti­tu­yó un éxi­to de ima­gen pa­ra Es­pa­ña, fue ade­más la oca­sión pa­ra que Hun­ting­ton ur­die­se un en­cuen­tro en la His­pa­nic So­ciety en­tre el no­ble es­pa­ñol y el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Wi­lliam Taft, y tam­bién pa­ra que Ve­ga-In­clán se reunie­se con el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, Woo­drow Wil­son, que el año si­guien­te ocu­pa­ría la Ca­sa Blan­ca e in­me­dia­ta­men­te res­ta­ble­ce­ría las em­ba­ja­das en­tre am­bos paí­ses.

Nues­tras más al­tas ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les re­co­no­cie­ron los mé­ri­tos del his­pa­nis­ta de Nue­va York, que fue in­ves­ti­do doc­tor ho­no­ris cau­sa por la Uni­ver­si­dad de Ma­drid, y aca­dé­mi­co co­rres­pon­dien­te de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, la de la His­to­ria y la de Be­llas Ar­tes. Pe­ro qui­zá el me­jor tí­tu­lo es­pa­ñol de Ar­cher M. Hun­ting­ton es lo que de él di­jo el di­rec­tor del Mu­seo del Pra­do en la épo­ca, Sán­chez Can­tón: “Es el ex­tran­je­ro a quien más de­be Es­pa­ña”.

n

Ar­cher Hun­ting­ton (en el cen­tro, con bar­ba) con la tar­ta­na en la que re­co­rrió la Ru­ta del Cid, de Bur­gos a Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.