Vi­cen­te Mo­li­na Foix

Tiempo - - SUMARIO - VI­CEN­TE MO LI­NA FOI X

Por una ra­ra con­jun­ción tem­po­ral leí a pri­me­ros de 1976, po­co des­pués de co­no­cer en Ma­drid a su au­tor, Bo­mar­zo, ig­no­ran­do que diez me­ses des­pués ve­ría la no­ve­la del bo­nae­ren­se Ma­nuel Mu­ji­ca Lái­nez (1910-1984) he­cha ópe­ra en Lon­dres. El li­bro era una fan­ta­sía his­tó­ri­ca, con ri­be­tes au­to­bio­grá­fi­cos, so­bre el per­so­na­je real del du­que de Bo­mar­zo, Pier Fran­ces­co Orsini, de fí­si­co de­for­me y ator­men­ta­da sen­si­bi­li­dad, es­cri­ta en pri­me­ra per­so­na (me hi­zo pen­sar en el pre­ce­den­te de las Me­mo­rias de Adriano, de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar) con un ju­go­so do­mi­nio de la len­gua y una ri­ca ima­gi­ne­ría de fi­gu­ras in­ven­ta­das en amal­ga­ma con nom­bres ver­da­de­ros y fa­mo­sos co­mo el pin­tor Lorenzo Lot­to, el poe­ta Are­tino o don Juan de Aus­tria, mo­vi­dos dies­tra­men­te so­bre el pai­sa­je del bos­que de es­cul­tu­ras ca­pri­cho­sas crea­do por Orsini en torno a su pa­la­cio ma­nie­ris­ta de Vi­ter­bo. En cuan­to a la ópe­ra, en mi ca­so su­po­nía una pri­mi­cia ab­so­lu­ta, des­cu­brien­do el nom­bre del ar­gen­tino Al­ber­to Gi­nas­te­ra, uno de los tres com­po­si­to­res ca­pi­ta­les de la mú­si­ca del si­glo XX la­ti­noa­me­ri­ca­nos, jun­to al bra­si­le­ño Vi­lla-Lo­bos y el me­xi­cano Re­vuel­tas.

En Lon­dres ese se­gun­do Bo­mar­zo te­nía un cui­da­do y bri­llan­te mon­ta­je pe­ro es­ta­ba can­ta­do en in­glés, se­gún la prác­ti­ca ha­bi­tual de la English Na­tio­nal Ope­ra, que ri­va­li­za en la ca­li­dad de sus espectáculos con la Ro­yal Ope­ra de Co­vent Gar­den pe­ro pro­gra­ma to­do el re­per­to­rio ex­tran­je­ro tra­du­ci­do, sean sus au­to­res Wag­ner, Ber­lioz, Puc­ci­ni o Gi­nas­te­ra. La mú­si­ca me gus­tó por su idio­ma mo­derno no re­ñi­do, den­tro del pa­trón ato­nal, con la me­lo­día, la es­cri­tu­ra mo­dal y las alu­sio­nes muy bien en­gar­za­das a can­tos po­pu­la­res y for­mas cul­tas re­na­cen­tis­tas. Abun­da en ella el can­to mo­no­lo­gal de su pro­ta­go­nis­ta, aun­que tie­nen no­ta­ble im­por­tan­cia las voces in­fan­ti­les (con la sub­yu­gan­te y re­cu­rren­te can­ción del Pas­tor­ci­llo), el co­ro de cor­te­sa­nos, as­tró­lo­gos o pre­la­dos, así co­mo, en un no­ta­ble dis­tin­ti­vo de la obra, sus ca­tor­ce in­ter­lu­dios or­ques­ta­les que le dan con­ti­nui­dad na­rra­ti­va y ar­ma­zón dra­má­ti­ca. Epi­so­dio cen­tral de una ópe­ra en la que lo oní­ri­co y lo eso­té­ri­co po­seen gran re­lie­ve, es el ba­llet eró­ti­co del Cua­dro XI, en el se­gun­do ac­to, con una mú­si­ca que­bra­da y des­li­zan­te co­mo lo son los sue­ños y el de­seo.

Tras su pre­miè­re en Washington en 1967 y la de­mo­ra­da re­po­si­ción (por la cen­su­ra mi­li­tar) de ese mis­mo mon­ta­je cin­co años des­pués en el Co­lón de Bue­nos Ai­res, Bo­mar­zo (gra­ba­da en su día ba­jo la ba­tu­ta de Ju­lius Ru­del) fue vis­ta en los pri­me­ros años 70 en Kiel y Zu­rich, sien­do un acon­te­ci­mien­to de ran­go eu­ro­peo que cua­ren­ta años des­pués de aque­llas fun­cio­nes lon­di­nen­ses lle­gue al Tea­tro Real, des­pués de los re­cien­tes hits de Brit­ten y Hän­del, en es­pa­ñol na­tu­ral­men­te y ba­jo la di­rec­ción es­cé­ni­ca del muy pres­ti­gio­so Pie­rre Au­di.

Adap­ta­da a la es­ce­na lí­ri­ca por el pro­pio Mu­ji­ca, con el com­po­si­tor, Bo­mar­zo, que no es la úni­ca ópe­ra de Gi­nas­te­ra, nos trae a un es­tu­pen­do no­ve­lis­ta un tan­to ol­vi­da­do y a un mú­si­co de gran ver­sa­ti­li­dad sin­fó­ni­ca, ca­me­rís­ti­ca y vo­cal, nun­ca caí­da en el pin­to­res­quis­mo o la com­pla­cen­cia.

por fin lle­ga a ma­drid la ve rsi ón ope­rís­ti­ca de la no­ve la de mu­gi­ca lái­ne z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.