Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SéS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La pri­me­ra vez que Fe­li­pe Gon­zá­lez de­cla­ró co­mo tes­ti­go en la Sa­la Se­gun­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo lle­gó ner­vio­so y preo­cu­pa­do. Fue el lu­nes 22 de sep­tiem­bre de 1997 y tu­vo que acu­dir a pe­ti­ción de la acu­sa­ción po­pu­lar del ca­so Fi­le­sa, im­pul­sa­da en­tre otros por Jo­sé Ma­ría Ruiz-Ma­teos, por me­dio del abo­ga­do Mar­cos Gar­cía Mon­tes. El úni­co te­mor, pe­ro real, del ex­pre­si­den­te del Go­bierno era que el le­tra­do in­ten­ta­ra ri­di­cu­li­zar­le. No era pro­ba­ble, pe­ro sí po­si­ble, aun­que el pre­si­den­te de la Sa­la, Jo­sé Au­gus­to de Ve­ga, te­nía la po­tes­tad de im­pe­dir que la acu­sa­ción en­tra­ra en cues­tio­nes que no con­si­de­ra­ra per­ti­nen­tes. No lle­gó a ser ne­ce­sa­rio y la de­cla­ra­ción de Fe­li­pe Gon­zá­lez pue­de re­su­mir­se con una de sus fra­ses: “No sé si de­bo agra­de­cer a los com­pa­ñe­ros que no me in­for­ma­ran, pe­ro nun­ca co­no­cí Fi­le­sa”, una tra­ma de fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PSOE que se sal­dó con con­de­nas pa­ra per­so­na­jes se­cun­da­rios del par­ti­do. Al­fon­so Gue­rra, que tam­bién com­pa­re­ció co­mo tes­ti­go el mis­mo día, y que no lle­gó ni preo­cu­pa­do ni ner­vio­so, ex­pli­có al­go pa­re­ci­do: “Nun­ca me de­di­qué a cues­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas del par­ti­do”.

Fe­li­pe Gon­zá­lez tu­vo que vol­ver ca­si un año des­pués, el 23 de ju­nio de 1998, a de­cla­rar tam­bién co­mo tes­ti­go an­te la mis­ma Sa­la Se­gun­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo, en­ton­ces pre­si­di­da por Jo­sé Ji­mé­nez Villarejo, en el trans­cur­so del ca­so Ma­rey y otra vez a ins­tan­cias de la acu­sa­ción po­pu­lar, una fi­gu­ra con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro que le­van­ta más que po­lé­mi­cas y que po­dría ser re­vi­sa­da –pa­ra que­dar mu­cho más aco­ta­da– en una fu­tu­ra re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, lle­gue cuan­do lle­gue.

Ma­riano Ra­joy nun­ca ima­gi­nó que ten­dría que acu­dir –lo ha­ga de la for­ma en la que lo ha­ga– a de­cla­rar co­mo tes­ti­go an­te la Sa­la Se­gun­da de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal por el lla­ma­do ca­so Gür­tel, una tra­ma de su­pues­ta –has­ta que ha­ya sen­ten­cia– fi­nan­cia­ción del PP. Co­mo le ocu­rrió a Fe­li­pe Gon­zá­lez, Ra­joy de­be de­cla­rar co­mo tes­ti­go a ins­tan­cias de la acu­sa­ción po­pu­lar, en es­te ca­so Ada­de (Aso­cia­ción de Abo­ga­dos De­mó­cra­tas por Eu­ro­pa), en­ca­be­za­da por el abo­ga­do pró­xi­mo al PSOE Jo­sé Ma­ría Be­ní­tez de Lu­go. La di­fe­ren­cia, no me­nor, en­tre los tes­ti­gos Gon­zá­lez y Ra­joy es que el pri­me­ro lo fue cuan­do ya ha­bía de­ja­do de ser pre­si­den­te del Go­bierno y el se­gun­do, cuan­do es­tá al fren­te del Eje­cu­ti­vo. Más allá, to­do in­di­ca que el tes­ti­go Ra­joy tam­bién ale­ga­rá des­co­no­ci­mien­to de los asun­tos –y so­bre to­do de los de­ta­lles– so­bre los que le pre­gun­ten y es­ta­rá en ma­nos del pre­si­den­te de la sa­la, Án­gel Hur­ta­do, con­si­de­ra­do con­ser­va­dor y cer­cano al PP, que tie­ne la po­tes­tad de aco­tar el in­te­rro­ga­to­rio que in­ten­te rea­li­zar la acu­sa­ción po­pu­lar. Pa­ra el lí­der del PP y pa­ra su par­ti­do la ci­ta­ción co­mo tes­ti­go es, so­bre to­do, una pie­dra en el ca­mino, que la opo­si­ción po­lí­ti­ca uti­li­za­rá co­mo arie­te, pe­ro le­gal y pe­nal­men­te no su­pon­drá nin­gún pro­ble­ma pa­ra el in­qui­lino de La Mon­cloa. En­tur­bia el mo­men­to po­si­ti­vo que vi­ve Ra­joy co­mo je­fe de uno de los Go­bier­nos aho­ra más es­ta­bles de Eu­ro­pa, con una opo­si­ción di­vi­di­da y a la que se le acu­mu­lan los pro­ble­mas y con el es­pal­da­ra­zo, que no es ni mu­cho me­nos me­nor, del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, que au­gu­ra que la eco­no­mía es­pa­ño­la se­rá la que más crez­ca es­te año.

ra­joy no es­pe­ra­ba ser lla­ma­do co­mo tes­ti­go. le in­co­mo­da, pe­ro no le asus­ta, aun­que le irri­ta que sea mu­ni­ción pa­ra la opo­si­ción. Si hay ade­lan­to elec­to­ral vol­ve­rá a ser can­di­da­to del pP, apo­ya­do en me­jo­res da­tos eco­nó­mi­cos de lo es­pe­ra­do. Si la le­gis­la­tu­ra se ago­ta y el pp sa­le ai­ro­so de los tri­bu­na­les, ba­ra­ja­ría ce­der el tes­ti­go

Ra­joy, que siem­pre cuen­ta con el ma­ne­jo del tiem­po co­mo uno de sus gran­des alia­dos po­lí­ti­cos, tam­bién es­pe­ra es­ta vez que es­cam­pe. Sin em­bar­go, to­do se en­re­dó con la de­ten­ción de Ig­na­cio Gon­zá­lez, ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, en una ope­ra­ción con­tra la co­rrup­ción en la em­pre­sa pú­bli­ca Ca­nal de Isa­bel II, que pre­si­dió du­ran­te una se­rie de años, en su eta­pa de vi­ce­pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad ma­dri­le­ña cuan­do es­ta­ba al fren­te de ella Es­pe­ran­za Agui­rre. Ra­joy pue­de ale­gar –y lo ha­rá– que él im­pi­dió que Ig­na­cio Gon­zá­lez fue­ra pre­si­den­te, co­mo que­ría, de Ca­ja Ma­drid-Ban­kia y que re­pi­tie­ra co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid en unas elec­cio­nes en las que fue sus­ti­tui­do por Cris­ti­na Ci­fuen­tes co­mo ca­be­za de car­tel del PP. Pre­ci­sa­men­te, la ope­ra­ción que ha lle­va­do al arres­to de Gon­zá­lez pro­ce­de de una do­cu­men­ta­ción que el equi­po de Cris­ti­na Ci­fuen­tes pu­so en ma­nos de la Jus­ti­cia cuan­do ac­ce­dió a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

El lí­der del PP, a pe­sar de to­dos es­tos ac­ci­den­tes en el ca­mino, si­gue ade­lan­te con su plan de pro­lon­gar la le­gis­la­tu­ra to­do lo que pue­da y man­tie­ne abier­ta la in­cóg­ni­ta de si vol­ve­rá a ser can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Es al­go que so­lo sa­be él y que, fiel a su es­ti­lo, no pa­re­ce ha­ber com­par­ti­do con na­die. Sin em­bar­go, en su en­torno –an­tes de ser lla­ma­do a de­cla­rar– cir­cu­la­ban dos teo­rías. La pri­me­ra de­fien­de que si la le­gis­la­tu­ra se ago­ta más o me­nos téc­ni­ca­men­te, Ra­joy con­si­de­ra­ría se­ria­men­te de­jar pa­so a otro can­di­da­to, siem­pre que to­dos los asun­tos del PP pen­dien­tes de la Jus­ti­cia es­tu­vie­ran re­suel­tos o en su rec­ta muy final. Na­die quie­re ha­blar de su­ce­so­res, pe­ro a Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, el eterno teó­ri­co as­pi­ran­te, se ha uni­do el nom­bre del mi­nis­tro de Fo­men­to, Íñigo de la Ser­na. No obs­tan­te, si la le­gis­la­tu­ra tie­ne un final rá­pi­do y el PP si­gue con asun­tos en los tri­bu­na­les, Ma­riano Ra­joy, que po­drá es­gri­mir unos da­tos in­clu­so me­jo­res de lo es­pe­ra­do, vol­ve­ría a ser can­di­da­to otra vez a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.