Turno de pa­la­bra

Tiempo - - SUMARIO - AL­FON­SO GUE­RRA

El sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra “res­pon­sa­ble” es re­co­gi­do en sus tres acep­cio­nes por el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la Len­gua: obli­ga­do a res­pon­der de al­go o por al­guien; que po­ne cui­da­do y aten­ción en lo que ha­ce o de­ci­de; per­so­na que tie­ne a su car­go la di­rec­ción o vi­gi­lan­cia del tra­ba­jo. Pe­ro no to­ma en cuen­ta el uso tal vez más fre­cuen­te en­tre los ha­blan­tes. Se re­fie­ren a aquél que ha si­do cau­san­te de un mal, un desas­tre o aun de una ca­tás­tro­fe. Cuan­do las co­sas van mal en un gru­po, en un país son mu­chos los que se­ña­lan a al­gún go­ber­nan­te: “Él es el res­pon­sa­ble”, es de­cir, el cau­san­te. Nor­mal­men­te, cuan­do la res­pon­sa­bi­li­dad es­tá de­fi­ni­da, el po­lí­ti­co en cues­tión lo pa­ga­rá –no siem­pre– con la pér­di­da de la con­fian­za de los elec­to­res y por tan­to del po­der que os­ten­ta­ba. Pe­ro na­da más, no exis­te una san­ción que im­pi­da, por ejem­plo, que vuel­va a ejer­cer el po­der, o que en­cuen­tre aco­mo­do en­tre los pri­vi­le­gia­dos de la ri­que­za. Pon­dré un ejem­plo pa­ra que se en­tien­da. El pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, más allá de las sim­pa­tías o an­ti­pa­tías que me­rez­ca, ha rea­li­za­do una ges­tión de la co­sa pú­bli­ca que ha de­ri­va­do en que los ve­ne­zo­la­nos no en­cuen­tran ali­men­tos en los co­mer­cios ni me­di­ci­nas en las far­ma­cias. El da­ño in­fli­gi­do a los ciu­da­da­nos, del que es res­pon­sa­ble el má­xi­mo di­ri­gen­te de la na­ción, bien por sec­ta­ris­mo o por in­com­pe­ten­cia, no de­be­ría sal­dar­se so­lo con unas elec­cio­nes que le re­le­guen del po­der. Mi in­ten­ción hoy es ha­blar­les de otro ca­so, más cer­cano geo­grá­fi­ca­men­te a no­so­tros. A mi pa­re­cer, tres di­ri­gen­tes del Reino Uni­do son res­pon­sa­bles de un gran des­ca­la­bro po­lí­ti­co en la UE y en su pro­pio país.

Los tres se ma­ni­fes­ta­ron con­tra el lla­ma­do bre­xit, la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE, y los tres son res­pon­sa­bles de tal des­pro­pó­si­to.

Un lí­der con un pro­yec­to de­be em­plear­se en que los de­más le apo­yen, le­jos de la prác­ti­ca de ha­cer se­gui­mien­to de la úl­ti­ma so­fla­ma de los de­ma­go­gos

El en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro Da­vid Ca­me­ron, al de­tec­tar una cier­ta opo­si­ción en­tre los miem­bros de su par­ti­do, con­ci­bió una ope­ra­ción que le re­por­ta­ra nue­vos apo­yos, prometió una con­sul­ta a los bri­tá­ni­cos pa­ra de­ci­dir si el Reino Uni­do per­ma­ne­cía en la UE o sa­lía de ella. Él se pro­nun­ció por la per­ma­nen­cia, pen­san­do que la ma­yo­ría de con­ser­va­do­res le se­gui­ría y que los la­bo­ris­tas tam­bién lo ha­rían (con su his­tó­ri­co sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad). Ca­me­ron ten­dría en cuen­ta el pa­pel cla­ve de Gor­don Brown en el re­fe­rén­dum so­bre la es­ci­sión de Es­co­cia pa­ra man­te­ner la in­te­gri­dad del Reino Uni­do.

En el re­fe­rén­dum ( bre­xit) The­re­sa May de­fen­dió con gran pa­sión la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en la UE. Cuan­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der al pues­to de pri­mer mi­nis­tro aban­do­nó sus con­vic­cio­nes y se con­vir­tió al fa­na­tis­mo bre­xit. Su es­lo­gan pre­fe­ri­do es: “bre­xit es bre­xit” en con­so­nan­cia con otros pro­nun­cia­mien­tos tau­to­ló­gi­cos, “no es no”, “sí es sí”, to­dos ellos deu­do­res de los “fi­ló­so­fos” de­por­ti­vos, “fút­bol es fút­bol”.

El ter­ce­ro de los man­da­ri­nes es el lí­der de los la­bo­ris­tas, Je­remy Cor­bin, que anun­ció es­tar con­tra el bre­xit e in­me­dia­ta­men­te se re­ti­ró del es­ce­na­rio pa­ra ha­cer una lar­ga sies­ta po­lí­ti­ca. Los tres di­ri­gen­tes, dos con­ser­va­do­res y un la­bo­ris­ta, son res­pon­sa­bles de lo que po­dría ser un de­fi­ni­ti­vo freno al sue­ño de los Es­ta­dos Uni­dos de Eu­ro­pa. To­dos ellos con el re­cur­so de mo­da, el re­fe­rén­dum, que ase­gu­ran es el mé­to­do más de­mo­crá­ti­co pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes que afec­tan a to­dos. En teo­ría la con­sul­ta a to­dos los ciu­da­da­nos es un sis­te­ma de de­mo­cra­cia di­rec­ta le­gí­ti­mo, pe­ro sus de­fen­so­res a ul­tran­za son unos fal­sa­rios. Y ello por dos mo­ti­vos, el pri­me­ro por-

que re­sul­ta un des­pro­pó­si­to que asun­tos tan com­ple­jos co­mo el bre­xit, que exi­gi­rá una ne­go­cia­ción de dos o tres años pa­ra co­no­cer sus con­se­cuen­cias, se pue­da de­ci­dir con un sí o un no, ca­si co­mo ti­ran­do una mo­ne­da al ai­re, pues los vo­tan­tes no po­dían co­no­cer a fon­do las con­se­cuen­cias de su ac­to a la ho­ra de vo­tar. Ha­bre­mos de es­pe­rar años pa­ra co­no­cer­lo. En se­gun­do lu­gar, y es­to es lo que lo con­vier­te en un re­cur­so ile­gí­ti­mo, es que los que pro­pug­nan el re­fe­rén­dum prac­ti­can una cam­pa­ña “in­for­ma­ti­va” apo­ya­da so­bre gran­des men­ti­ras que des­vir­túan la vo­lun­tad colectiva. En el ca­so del re­fe­rén­dum acer­ca del bre­xit sus par­ti­da­rios min­tie­ron (lo han re­co­no­ci­do des­pués del re­fe­rén­dum) so­bre los aho­rros y ven­ta­jas eco­nó­mi­cos de vo­tar sí a la se­pa­ra­ción. Es­to no es nue­vo, la pri­me­ra de­ten­ción al pro­yec­to eu­ro­peo fue la ne­ga­ti­va de Fran­cia y Ho­lan­da a apo­yar al Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea. Se ce­le­bra­ron los co­rres­pon­dien­tes re­fe­ren­dos en los dos paí­ses. En la cam­pa­ña fran­ce­sa por ejem­plo, los con­tra­rios a la Cons­ti­tu­ción hi­cie­ron pro­pa­gan­da con la men­ti­ra de que con la Cons­ti­tu­ción Eu­ro­pea se abo­li­rían el di­vor­cio y el abor­to.

No te­ne­mos que via­jar a Fran­cia, en Ca­ta­lu­ña los na­cio­na­lis­tas re­pi­ten una y otra vez que lo más de­mo­crá­ti­co es pre­gun­tar a los ciu­da­da­nos, pe­ro lle­van años uti­li­zan­do los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pú­bli­cos pa­ra re­pe­tir mil y una vez en los me­dios de di­fu­sión que “Es­pa­ña nos ro­ba”, pa­ra orien­tar el vo­to en un su­pues­to re­fe­rén­dum de se­ce­sión. Con de­mó­cra­tas de es­te jaez se ha­ce muy di­fí­cil desa­rro­llar las re­glas de con­vi­ven­cia.

Así ac­túan los di­ri­gen­tes, res­pon­sa­bles de los desas­tres, pe­ro irres­pon­sa­bles a la ho­ra de ren­dir cuen­tas de sus des­ma­nes.

El ca­so de The­re­sa May es so­bre­co­ge­dor. La gran apa­sio­na­da con­tra el bre­xit se cam­bia la ca­mi­se­ta, po­ne en mar­cha el ar­tícu­lo 50 pa­ra la se­pa­ra­ción y lo ha- ce me­dian­te una car­ta-do­cu­men­to que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo un ejem­plo de in­dig­ni­dad po­lí­ti­ca. La irre­fle­xi­va se­ño­ra exi­ge tra­to eco­nó­mi­co pre­fe­ren­te ba­jo ame­na­za de de­jar de co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, en la ga­ran­tía de se­gu­ri­dad. To­dos es­tos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos se man­tie­nen en el pues­to de man­do sea de go­bierno o de par­ti­do, ape­lan­do al apo­yo de sus ba­ses, a las que pi­ro­pean de con­ti­nuo pa­ra ob­te­ner su fa­vor, pe­ro no son ca­pa­ces de afron­tar los gran­des pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos, no acep­tan que go­ber­nar un país o una ins­ti­tu­ción co­mo un par­ti­do no es prac­ti­car un se­gui­mien­to cie­go de to­das las reivin­di­ca­cio­nes, sino que el li­de­raz­go que pro­te­ge a los ciu­da­da­nos es ac­tuar aten­dien­do al be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría, aun­que a ve­ces su­pon­ga en­fren­tar­se a los in­tere­ses de los gru­pos, in­clu­so de los más cer­ca­nos. No son po­cos los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, co­mo los men­cio­na­dos Ca­me­ron, May y Cor­bin que, con­ven­ci­dos de la con­ve­nien­cia pa­ra to­dos de una po­si­ción po­lí­ti­ca, ac­túan en sen­ti­do con­tra­rio por­que las ba­ses no les com­pren­de­rían. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de que el lí­der que ver­da­de­ra­men­te lo sea se com­pro­me­ta en una de­di­ca­ción pe­da­gó­gi­ca pa­ra con­ven­cer a los que de­fien­den po­si­cio­nes que apa­re­cen co­mo más com­pla­cien­tes pe­ro que re­sul­tan ser muy per­ju­di­cia­les pa­ra el con­jun­to. Un lí­der con un pro­yec­to de­be em­plear­se en que los de­más le apo­yen, le­jos de la prác­ti­ca, hoy muy ex­ten­di­da, de ha­cer se­gui­mien­to de la úl­ti­ma so­fla­ma de los de­ma­go­gos.

Son esos de­ma­go­gos, co­mo los bri­tá­ni­cos ci­ta­dos, los que arrui­na­rán el más acer­ta­do pro­yec­to eu­ro­peo des­de ha­ce si­glos, la uni­dad po­lí­ti­ca de una re­gión, la eu­ro­pea, que tras si­glos de gue­rras y des­truc­ción en­con­tró un ca­mino de coope­ra­ción y con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.