Por la es­cua­dra

Ma­rio Gar­cés pu­bli­ca una tre­men­da co­lec­ción de con­se­jos a los pre­si­den­tes del Go­bierno. No da nom­bres.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS AL­GO­RRI Email: lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Twit­ter: @lui­sal­go­rri Blog: www.tiem­po­dehoy.com

De Ma­rio Gar­cés sé de­cir, mi Se­ñor, que es es­cri­tor, y no ma­lo, co­mo aho­ra ex­pli­ca­ré; pe­ro que, en es­tos tiem­pos des­di­cha­dos en que nos ha to­ca­do pe­nar, po­cos son los que tie­nen la for­tu­na de so­bre­vi­vir gra­cias a las so­las ha­bi­li­da­des que les dio el Cie­lo, y así a nues­tro Gar­cés le es fuer­za ga­nar­se el pan tra­ba­jan­do en lo que bue­na o ma­la­men­te pue­de, sea o no sea ello acor­de con la ho­nes­ti­dad y las bue­nas cos­tum­bres. Así se le ha vis­to ocu­pan­do el des­tino de sub­se­cre­ta­rio del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to –nues­tro Se­ñor, en su mi­se­ri­cor­dia, se lo sa­brá per­do­nar– y aun hoy hay quien ase­gu­ra que, no se sa­be có­mo, ro­ba ho­ras a su de­co­ro­so ofi­cio de com­po­ner his­to­rias pa­ra sa­car­se unos cuar­tos co­mo de se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, su­pon­go que em­bo­za­do pa­ra no ser vis­to.

No se lo ten­ga en cuen­ta Vue­sar­ced. Bien sa­be mi Se­ñor que la ne­ce­si­dad sue­le ser ma­yor que lo que pa­ra ca­da cual dis­po­ne la Pro­vi­den­cia, y tam­bién sa­be que el gran Cer­van­tes tra­ba­jó de al­ca­ba­le­ro, de mer­ca­der de tri­bu­tos y aun de apa­lea­dor de sar­di­nas –aun­que a es­to fue for­za­do– an­tes de que la ve­jez, el ge­nio y el desai­re lo ani­ma­sen a con­tar las an­dan­zas de don Qui­jo­te, de Per­si­les y de Si­gis­mun­da.

Dos co­sas ten­go por cier­tas y pro­ba­das: una, que Ma­rio Gar­cés ha leí­do con ex­tre­mo pro­ve­cho to­do eso que di­go y mu­cho más; y la otra, que esos em­pleos in­de­co­ro­sos que se ve apre­ta­do a acep­tar le cau­san las más de las ve­ces tan gran­des enojos, fa­ti­gas y mo­li­mien­tos del al­ma que aca­ba aga­rrán­do­se al pa­pel, a la tin­ta y a la ima­gi­na­ción co­mo el náu­fra­go se afe­rra al tron­co que qui­zá le sal­ve la vi­da. De esa di­cho­sa in­fe­li­ci­dad de Gar­cés na­cie­ron obras que mi Se­ñor ya co­no­ce, por­que yo mis­mo se las con­té y aun se las hi­ce lle­gar pa­ra que las fue­se le­yen­do, si po­día. Y así re­cor­da­rá sin du­da Vue­sar­ced aque­llos Episodios ex­traor­di­na­rios de la his­to­ria de Es­pa­ña, que le en­vié por pos­ta ha­ce dos in­vier­nos, por San Lá­za­ro se­ría; allí con­ta­ba el buen Gar­cés la tris­te ma­la­ven­tu­ra del Ni­ño de la Guar­dia, y la his­to­ria al­go pí­ca­ra y sal­pi­men­ta­da de don Do­min­go de Bo­ne­chea, que via­jó has­ta los an­tí­po­das pa­ra ex­pli­car­le a su adus­ta ama­da cuán­to la echa­ba en fal­ta mien­tras en torno su­yo dan­za­ban las na­ti­vas; y otras an­te­rio­res y pos­te­rio­res, to­das de gran­dí­si­mo gus­to y pro­ve­cho.

Aho­ra el buen Gar­cés, que si­gue, a lo que se ve, es­pan­tan­do el sue­ño y aun los días san­tos pa­ra ha­cer lo que me­jor sa­be y quie­re, ha da­do a la es­tam­pa –y a qué es­tam­pa: Reino de Cor­de­lia na­da me­nos, mi Se­ñor, que esos to­mos son co­mo en­ca­jes de Bru­se­las– li­bro nue­vo. Y pi­ca más al­to que an­tes el ani­mo­so, pues que aho­ra se per­mi­te re­cons­truir, más que en­men­dar, el vie­jo y pér­fi­do Prín­ci­pe de mi­cer Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo, que sin du­da mi Se­ñor re­cor­da­rá por­que lo ins­pi­ró uno de sus me­jo­res

Pi­ca Gar­cés más al­to que an­tes, pues que aho­ra se per­mi­te re­cons­truir a Ma­quia­ve­lo

abue­los, el rey don Fer­nan­do, que Dios guar­de. Y así es­cri­be Ma­rio Gar­cés El An­ti­prín­ci­pe, que no va de­di­ca­do, co­mo por el tí­tu­lo pu­die­ra pa­re­cer, ni a re­pu­bli­ca­nos ni a re­fa­ri­seos, sino a quie­nes de ver­dad ho­ga­ño man­dan o, cuan­do me­nos, eso pre­ten­den que los de­más crea­mos: los pre­si­den­tes del Go­bierno.

Se lo ex­pli­co a Vues­tra Se­ño­ría pa­ra que me­jor lo en­tien­da. Gar­cés, que es –ya di­je es­to an­tes– buen lec­tor de Cer­van­tes, ha­ce na­da más em­pe­zar una ta­bla de equi­va­len­cias que el des­avi­sa­do lec­tor no de­be ol­vi­dar si no quie­re per­der­se por las aro­má­ti­cas es­pe­su­ras del len­gua­je an­ti­guo. Y así, cuan­do ha­bla de an­ti­prín­ci­pes, se re­fie­re a los pre­si­den­tes; cuan­do sa­ca a los mi­nis­tros no hay cam­bio, por­que en ese ofi­cio, tan desea­do por tan­tos y al ca­bo tan te­mi­ble co­mo el aguar­dien­te, no ca­be ima­gi­nar pa­la­bra al­gu­na que lo sus­ti­tu­ya. Y los pre­la­dos son los al­tos car­gos, y pres­bí­te­ros lla­ma a los sub­di­rec­to­res ge­ne­ra­les; y cor­te­sa­nos a los em­plea­dos pú­bli­cos, de mo­do que per­mí­ta­me mi Se­ñor que no quie­ra ima­gi­nar yo aho­ra có­mo lla­ma­rá el osa­do au­tor a las em­plea­das pú­bli­cas; y los ciu­da­da­nos si­guen sien­do súb­di­tos, por si aca­so al­guien co­lum­bra­se que al­gu­na vez de­ja­ron de ser­lo, sal­vo cua­tro días an­ta­ño­nes. Al ran­go de vi­rre­yes ele­va, co­mo si los co­ro­na­se de car­tón pin­ta­do, a los ba­ro­nes de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas; y de co­lo­nias tra­ta a los par­ti­dos, y por fin de gre­ga­rios a quie­nes a ta­les par­ti­dos si­guen; de mo­do tal que, co­mo con cla­ri­dad se in­fie­re, los tie­ne por re­ba­ños, pues que no otra co­sa son las gre­yes, y más cuan­do apris­can en co­lo­nias.

La lec­tu­ra, mi Se­ñor, no se sa­be qué es más: si go­zo­sa o des­pia­da­da, o qui­zá lo pri­me­ro sea hi­jo de lo se­gun­do. Di­vi­de el as­tu­to Gar­cés su ma­gis­te­rio al An­ti­prín­ci­pe en cua­ren­ta lec­cio­nes, y le en­se­ña cuan­to de­be sa­ber el go­ber­nan­te des­tos días acer­ca del mie­do, la men­ti­ra, la leal­tad (que no con­sis­te en de­cir la ver­dad a quien man­da sino en no lle­var­le ja­más la con­tra­ria), la au­to­es­ti­ma, la edu­ca­ción, el mie­do y mu­chos asun­tos más, en­tre los que bri­lla co­mo un jú­pi­ter la co­rrup­ción, que to­do el li­bro anega. De­be mi Se­ñor te­ner bien cla­ro que Gar­cés no juz­ga ni mo­ra­li­za, ni in­di­ca qué es bueno y qué es ma­lo. Es peor, por­que se li­mi­ta a des­cri­bir una reali­dad con la se­re­ni­dad de áni­mo con que un ci­ru­jano va ta­jan­do y se­pa­ran­do los te­ji­dos, ór­ga­nos y hu­mo­res de un ca­dá­ver po­dri­do de pes­te. Lue­go, si aca­so, acon­se­ja có­mo li­brar­se del con­ta­gio o al me­nos de su apa­rien­cia, por­que par­te del axio­ma de que “to­dos los hom­bres, por esen­cia y na­tu­ra­le­za, son de­lin­cuen­tes (...) no hay hom­bres jus­tos, por la mis­ma ra­zón que no hay hom­bres in­co­rrup­tos”.

Si lee mi Se­ñor es­te li­bro, reirá me­nos que sen­ti­rá, y me­di­ta­rá más que reirá. Léa­lo pues, que le apro­ve­cha­rá; y así qui­zá pien­se so­bre qué ha de ha­cer­se –en el den­tro y en el fue­ra de ca­da cual– pa­ra cam­biar las co­sas. Si es que tal sue­ño ca­be.

Ma­rio Gar­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.