La cró­ni­ca

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONE­TO

Quien se ha­ya in­cor­po­ra­do tar­de a la nor­ma­li­dad, tras unos días de va­ca­cio­nes por la Se­ma­na San­ta y la Pas­cua, se habrá que­da­do sor­pren­di­do, in­clu­so alar­ma­do, por que el cur­so po­lí­ti­co se ha­ya reanu­da­do con la preo­cu­pa­ción por los zom­bis y por un au­to­bús que ha em­pe­za­do a re­co­rrer las ciu­da­des es­pa­ño­las de­nun­cian­do que aquí go­bier­na la ma­fia, y ha­cien­do lo mis­mo que la or­ga­ni­za­ción ul­tra­de­re­chis­ta Haz­te Oír, po­nien­do blan­co so­bre azul lo que Po­de­mos lla­ma la “tra­ma”, un con­jun­to de in­tere­ses de em­pre­sa­rios, con­se­je­ros de­le­ga­dos del Ibex 35, pe­rio­dis­tas y co­rrup­tos, que es real­men­te quien go­bier­na el país.

Mal es­tá el país cuan­do en el Se­na­do el Go­bierno se ha vis­to obli­ga­do a ma­ni­fes­tar sus du­das de que los “zom­bis” pue­dan lle­gar a pro­vo­car una si­tua­ción de apo­ca­lip­sis, “por mu­chos que sean”, acla­ran­do ade­más que no dis­po­ne de pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra ha­cer fren­te a esa even­tua­li­dad, ya que, ade­más, en­ten­di­da co­mo el fin del mun­do, “po­co se pue­de ha­cer, lle­ga­do ese mo­men­to”. Así fi­gu­ra en la iró­ni­ca res­pues­ta del Eje­cu­ti­vo al se­na­dor de Com­pro­mís Car­les Mu­let, quien ha­bía pre­gun­ta­do por los pla­nes pre­vis­tos an­te un po­si­ble apo­ca­lip­sis zom­bi, co­mo pro­tes­ta por lo que con­si­de­ra­ba “po­ca ca­li­dad” de las res­pues­tas es­cri­tas del Go­bierno a la opo­si­ción en el Se­na­do.

En la res­pues­ta, los ase­so­res del Go­bierno en­car­ga­dos de re­dac­tar­la han re­cu­rri­do al dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la pa­ra bus­car la de­fi­ni­ción de “apo­ca­lip­sis” y “zom­bi”. En am­bos ca­sos han en­con­tra­do dos de­fi­ni­cio­nes. Pa­ra el apo­ca­lip­sis, en­ten­di­do co­mo “fin del mun­do” el Eje­cu­ti­vo con­si­de­ra que no me­re­ce la pe­na ha­cer pla­nes por­que “po­co se pue­de ha­cer lle­ga­do ese mo­men­to”, mien­tras que fren­te a la de­fi­ni­ción de “si­tua­ción ca­tas­tró­fi­ca”, re­cuer­da que exis­ten pla­nes de emer­gen­cias tan­to de Pro­tec­ción Ci­vil co­mo de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do.

La co­sa se com­pli­ca al bus­car “zom­bi” en el dic­cio­na­rio de la RAE. El Go­bierno re­co­no­ce que no tie­ne pla­nes es­pe­cí­fi­cos pa­ra dar res­pues­ta a una si­tua­ción de alar­ma cau­sa­da por “per­so­nas que se su­po­nen muer­tas y re­ani­ma­das por ar­te de brujería, con el fin de do­mi­nar su vo­lun­tad”, ya que di­rec­ta­men­te no se cree que es­to sea po­si­ble, y en su res­pues­ta des­ta­ca “la du­do­sa pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca se­me­jan­te cir­cuns­tan­cia ba­jo ta­les pre­mi­sas”. Más cre­di­bi­li­dad da el Eje­cu­ti­vo a la se­gun­da acep­ción de “zom­bi”, la de “aton­ta­do, que se com­por­ta co­mo un au­tó­ma­ta” pe­ro, en ese ca­so, aun­que re­cuer­da los pla­nes de emer­gen­cias ge­ne­ra­les de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, du­da de que un gru­po de “aton­ta­dos” pu­die­ra lle­gar a pro­ta­go­ni­zar una si­tua­ción de apo­ca­lip­sis, “por mu­chos que sean”. “En de­fi­ni­ti­va –ha res­pon­di­do Mu­let in­dig­na­do en un co­mu­ni­ca­do–, el Go­bierno no tie­ne nin­gún pro­to­co­lo de ac­tua­ción an­te el apo­ca­lip­sis zom­bi, y de la res­pues­ta se pue­de in­ter­pre­tar que el pro­pio Go­bierno es en sí un apo­ca­lip­sis zom­bi... una ca­tás­tro­fe hu­ma­na pro­vo­ca­da por aton­ta­dos o per­so­nas au­tó­ma­tas”.

En eso es­tá­ba­mos, preo­cu­pa­dos y alar­ma­dos, cuan­do el mis­mo Lu­nes de Pas­cua, en que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos se in­cor­po­ra­ban a sus tra­ba­jos, en las ca­lles ma­dri­le­ñas apa­re­cía un au­to­bús de Po­de­mos, bau­ti­za­do Tra­ma­bus, en el que, imi­tan­do a Haz­te Oír (re­cuer­den: “Los ni­ños tie­nen pe­ne, las ni­ñas tie­nen

mu­chos han con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca en una pe­lea de zom­bis y en un es­pec­tácu­lo de fin de ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria

vul­va. Que no te en­ga­ñen”) de­nun­cia­ban a la ma­fia que ma­ne­ja el po­der en Es­pa­ña, for­ma­da por co­rrup­tos, pe­ro tam­bién por con­se­je­ros del Ibex 35, em­pre­sa­rios y has­ta pe­rio­dis­tas. Al­go así co­mo “los co­rrup­tos tie­nen pe­ne y las co­rrup­tas tie­nen vul­va”, pe­ro con más ga­rra y con mu­cho me­nos sen­ti­do del ri­dícu­lo.

En es­te ca­so, en el au­to­bús pre­sen­ta­do por Pa­blo Igle­sias e Irene Mon­te­ro, se pue­den ver las ca­ras de los ex­pre­si­den­tes de Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Ma­ría Az­nar; de la por­ta­voz del PP en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre; de los ex­pre­si­den­tes de Ca­ja Ma­drid, Mi­guel Ble­sa; de la CEIM, Ar­tu­ro Fer­nán­dez; de la CEOE, Ge­rar­do Díaz Fe­rrán; del due­ño de OHL, Juan Mi­guel Vi­llar Mir; del ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Ro­dri­go Ra­to; o del ex­te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas. Ade­más, se in­clu­yen a dos pe­rio­dis­tas: Juan Luis Ce­brián, pre­si­den­te del gru­po Pri­sa, y Eduar­do ln­da, el azo­te de Po­de­mos. Tam­bién apa­re­ce la fi­gu­ra del pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, con una ho­ja de What­sApp que re­pro­du­ce su cé­le­bre fra­se di­ri­gi­da a Bár­ce­nas: “Luis, sé fuer­te”.

En eso han con­ver­ti­do mu­chos la po­lí­ti­ca: en una pe­lea de zom­bis y en un es­pec­tácu­lo de fin de ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, en el que se ha aban­do­na­do el Par­la­men­to, en don­de hay que ejer­cer la opo­si­ción y lu­char por las pro­me­sas he­chas a los elec­to­res, y se ha vuel­to a ocu­par la ca­lle pa­ra in­for­mar al país de que nos go­bier­na una ma­fia y de que la “tra­ma”, el nue­vo con­cep­to ideo­ló­gi­co del que se ha enamo­ra­do Igle­sias, des­pués de leer a Ru­bén Jus­te, au­tor del li­bro Ibex 35, una his­to­ria he­ré­ti­ca del po­der en Es­pa­ña, y que ha sus­ti­tui­do a la “cas­ta”, de la que han em­pe­za­do a for­mar par­te los di­ri­gen­tes del par­ti­do mo­ra­do.

Tie­ne ra­zón el se­na­dor de Com­pro­mís cuan­do se la­men­ta de que el Go­bierno no ten­ga un plan pa­ra com­ba­tir a los zom­bis, so­bre to­do an­te la even­tua­li­dad de un apo­ca­lip­sis, por­que la reali­dad es que los zom­bis se han ins­ta­la­do tan­to en el Con­gre­so co­mo en el Se­na­do. Ya es­tán aquí y... sin plan de emer­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.