“¡La eco­no­mía, es­tú­pi­do!”, ya no es lo que era, por Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - ACTUALIDAD -

Ja­mes Car­vi­lle, es­tra­te­ga elec­to­ral de Bill Clin­ton en la cam­pa­ña de las elec­cio­nes ame­ri­ca­nas de 1992, bus­có y en­con­tró una fór­mu­la de de­rro­tar a Geor­ge Bush –el pri­mer Bush–, que con sus éxi­tos en el final de la Gue­rra Fría y de la Gue­rra del Gol­fo Pér­si­co lle­gó a un his­tó­ri­co 90% de acep­ta­ción po­pu­lar y pa­re­cía im­ba­ti­ble en las ur­nas. Car­vi­lle de­ci­dió que Clin­ton, en­ton­ces go­ber­na­dor de Ar­kan­sas, de­bía cen­trar­se en asun­tos más re­la­cio­na­dos con la vi­da de los ciu­da­da­nos y sus ne­ce­si­da­des in­me­dia­tas. Así na­ció el es­lo­gan “¡la eco­no­mía, es­tú­pi­do!”, que el pro­pio Car­vi­lle co­lo­có en un gran car­tel en el cuar­tel ge­ne­ral elec­to­ral del Clin­ton, que ga­nó las elec­cio­nes. Un cuar­to de si­glo des­pués, los... Pue­de leer el ar­tícu­lo com­ple­to en la sec­ción de blogs de la web de TI EM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.