Mar­cha, mu­cha mar­cha

La mar­cha nór­di­ca es­tá de mo­da, un ejer­ci­cio al ai­re li­bre que re­por­ta múl­ti­ples be­ne­fi­cios fí­si­cos y psí­qui­cos.

Tiempo - - VIVIR - Ce­lia Lorente clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ca­da vez es más fre­cuen­te ver por ca­lles y par­ques a gen­te que ca­mi­na sir­vién­do­se de unos bas­to­nes con un mo­vi­mien­to que re­cuer­da a la prác­ti­ca del es­quí de fon­do, pe­ro en es­te ca­so sin nie­ve y sin es­quíes. Es la mar­cha nór­di­ca, un de­por­te que ca­da día ga­na nue­vos adep­tos. Una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da y al ai­re li­bre, pa­ra rea­li­zar en el cam­po o en la ciu­dad, so­lo o en gru­po, en cual­quier épo­ca del año.

Los orí­ge­nes de es­ta mo­da­li­dad de­por­ti­va es­tán en los años 30 del pa­sa­do si­glo, cuan­do la ma­yo­ría de los es­quia­do­res de fon­do em­pe­za­ron a in­cluir en sus en­tre­na­mien­tos de ve­rano y oto­ño lo que lla­ma­ron “mar­cha con bas­to­nes” o “ca­mi­na­ta con bas­to­nes”, con el fin de me­jo­rar su con­di­ción fí­si­ca y po­der co­men­zar en in­vierno los en­tre­na­mien­tos con la in­ten­si­dad ade­cua­da. La mar­cha nór­di­ca es un efec­ti­vo ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, de re­sis­ten­cia y un de­por­te al ai­re li­bre que con­lle­va be­ne­fi­cios evi­den­tes, es una ac­ti­vi­dad pa­ra per­so­nas de cual­quier edad, se­xo y con­di­ción fí­si­ca, y al­gu­nos run­ners se es­tán pa­san­do a es­te de­por­te por ser mu­cho más res­pe­tuo­so con las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Des­de ha­ce una dé­ca­da su de­sa­rro­llo ha si­do ful­gu­ran­te, y aho­ra mi­les de per­so­nas ya son prac­ti­can­tes ha­bi­tua­les de mar­cha nór­di­ca en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des.

Los ex­per­tos ci­tan en­tre las ven­ta­jas de prac­ti­car es­te de­por­te que ejer­ci­ta el 90% de los múscu­los del cuer­po, fren­te a la for­ma de an­dar ha­bi­tual, que so­lo lle­ga

al 60%; y que in­cre­men­ta el con­su­mo de ca­lo­rías has­ta un 45% más y, por lo tan­to, op­ti­mi­za el tiem­po que de­di­ca­mos a la mar­cha y ayu­da a la pér­di­da de pe­so.

Ade­más, re­du­ce el im­pac­to so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes, pro­ble­ma ha­bi­tual en el jog­ging o el foo­ting, y for­ta­le­ce los múscu­los re­la­cio­na­dos con la pos­tu­ra y es­ta­bi­li­dad de la co­lum­na ver­te­bral. Prac­ti­car­la con asi­dui­dad tam­bién ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de co­les­te­rol, la pre­sión san­guí­nea y los do­lo­res de es­pal­da.

De­jar atrás el estrés. Los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud men­tal que pro­por­cio­nan los pa­seos, es­pe­cial­men­te en un en­torno agra­da­ble, son evi­den­tes. Re­du­cir la ten­sión, el estrés y los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que nos pro­du­ce la agi­ta­da vi­da que lle­va­mos es uno de los ob­je­ti­vos a lo­grar. Con­si­gue me­jo­rar la au­to­es­ti­ma, ali­viar la de­pre­sión y la an­sie­dad, cam­biar el hu­mor, me­jo­rar el sue­ño y au­men­tar la ener­gía vi­tal.

Un mé­to­do que pue­de ser­vir tan­to a la per­so­na que bus­ca una ac­ti­vi­dad sua­ve, co­mo al de­por­tis­ta que quie­re com­pe­tir, co­mo al sen­de­ris­ta en la mon­ta­ña. Sir­ve tan­to pa­ra una ex­cur­sión de 30 ki­ló­me­tros co­mo pa­ra se­sio­nes re­gu­la­res dia­rias en un gim­na­sio.

La mar­cha nór­di­ca tie­ne su téc­ni­ca, que hay que apren­der si que­re­mos ob­te­ner sus be­ne­fi­cios. Ur­ban Wal­kin, es­pe­cia­lis­ta en es­ta mo­da­li­dad de­por­ti­va, nos da las cla­ves: el pa­so en mar­cha nór­di­ca es al­go más lar­go que el que rea­li­za­mos cuan­do ca­mi­na­mos nor­mal­men­te. Tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal que se efec­túa el apo­yo de to­do el pie du­ran­te las di­fe­ren­tes fa­ses del pa­so, se ini­cia el con­tac­to con el ta­lón, plan­ta y lue­go los de­dos. El mo­vi­mien­to de los bra­zos de­be ser más am­plio que en la ca­mi­na­ta nor­mal, se ten­de­rá a evi­tar la fle­xión ex­ce­si­va por el co­do. Se­gún es­ti­los, cuan­do el bra­zo es­tá su­peran­do la lí­nea de la ca­de­ra y pró­xi­mo a fi­na­li­zar el re­co­rri­do ha­cia atrás, se pue­de pro­du­cir la “suel­ta” del bas­tón, aca­ban­do el em­pu­je sin su­je­tar la em­pu­ña­du­ra con la mano. El tron­co de­be per­ma­ne­cer rec­to, evi­tan­do in­cli­na­cio­nes ex­ce­si­vas ha­cia de­lan­te, los hom­bros, ba­jos y re­la­ja­dos. Se aña­de un le­ve mo­vi­mien­to de ro­ta­ción del tron­co, acom­pa­sa­do con el mo­vi­mien­to de los bra­zos. Los bas­to­nes se apo­yan de­trás de la lí­nea me­dia vertical del cuer­po, a unos 45-50 gra­dos con el sue­lo. Si bien exis­ten otras di­fe­ren­tes va­rian­tes pa­ra de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias o se­gún es­ti­los.

Ayu­da a ba­jar los ni­ve­les de co­les­te­rol, for­ta­le­ce los múscu­los y me­jo­ra el hu­mor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.