Las pie­zas del car­ni­ce­ro

Por su es­ca­sez o su mal as­pec­to, no se en­cuen­tran usual­men­te en las car­ni­ce­rías. Sin em­bar­go, son pie­zas ex­qui­si­tas, al­gu­nas con buen pre­cio, que el pú­bli­co no co­no­ce de­ma­sia­do.

Tiempo - - VIVIR - Ana Mar­cos

Más allá del re­don­do, el so­lo­mi­llo o el en­tre­cot, hay cor­tes muy es­pe­cia­les, de ex­cep­cio­nal ca­li­dad, que no go­zan de gran po­pu­la­ri­dad. La car­ni­ce­ría Cár­ni&Co (Eloy Gon­za­lo, 33. Ma­drid), inau­gu­ra­da ha­ce po­cos me­ses, lle­va la fir­ma ga­na­de­ra Ji­mé­nez Bar­be­ro, fa­mo­sa por sus “va­cas fe­li­ces”, su am­plia ofer­ta y la ca­li­dad de su pro­duc­to. Jus­to Pra­da, car­ni­ce­ro en­car­ga­do, des­cu­bre pa­ra TIEM­PO esos cor­tes in­só­li­tos y des­co­no­ci­dos, las de­no­mi­na­das pie­zas del car­ni­ce­ro, por­que di­ce la le­yen­da que los pro­fe­sio­na­les sue­len re­ser­vár­se­las. Cier­to o no, en cual­quier ca­so son gran­des des­co­no­ci­das pa­ra el pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.