El fra­ca­so del Par­ti­do So­cia­lis­ta en las elec­cio­nes fran­ce­sas da alas a los par­ti­da­rios de Susana Díaz.

Susana Díaz bus­ca una vic­to­ria to­tal que apar­te pa­ra siem­pre de la pri­me­ra lí­nea al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral y los su­yos. La pro­pia pre­si­den­ta ha ve­ta­do que se pre­pa­re una sa­li­da dig­na pa­ra él. “Lo quie­re muer­to”, con­fir­ma un di­ri­gen­te.

Tiempo - - SUMARIO - Luis cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

Ha­ce so­lo unos me­ses, cuan­do ya pa­re­cía cla­ro que el PSOE se di­ri­gía inevi­ta­ble­men­te ha­cia la rup­tu­ra, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, Jo­sé Blan­co y al­gu­nos otros his­tó­ri­cos con pe­so den­tro del par­ti­do tra­ta­ron de bus­car una sa­li­da dig­na al en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Al­gu­nos de ellos creían que el en­ro­que de Pe­dro Sán­chez en su pues­to te­nía en parte que ver con el os­cu­ro fu­tu­ro la­bo­ral que le es­pe­ra­ba si de­ja­ba el car­go. Sin ape­nas re­co­rri­do po­lí­ti­co de pe­so, tras en­ca­de­nar fra­ca­so tras fra­ca­so y con una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pre­via a la po­lí­ti­ca un tan­to pre­ca­ria, es­ta­ban con­ven­ci­dos de que Sán­chez no des­apro­ve­cha­ría un puen­te de pla­ta que le ase­gu­ra­ra el fu­tu­ro, in­clu­so si lo ha­bían ten­di­do sus enemi­gos. Se

equi­vo­ca­ron y la ope­ra­ción nun­ca cua­jó. El en­fren­ta­mien­to por la abs­ten­ción so­cia­lis­ta se en­quis­tó y ter­mi­nó con un Co­mi­té Fe­de­ral fra­tri­ci­da del que sa­lie­ron dos ban­dos irre­con­ci­lia­bles. La dis­cre­pan­cia ya no era so­lo po­lí­ti­ca, sino tam­bién personal.

El re­fu­gio an­da­luz. Hoy la ofer­ta no si­gue en pie. A pe­sar de que al­gu­nos di­ri­gen­tes em­pie­zan a pen­sar en el día des­pués de las pri­ma­rias y han plan­tea­do de for­ma dis­cre­ta la ne­ce­si­dad de un plan que ga­ran­ti­ce el fu­tu­ro de los de­rro­ta­dos, ni uno ni otro ban­do pa­re­cen preo­cu­pa­dos de in­te­grar a sus ri­va­les. Susana Díaz no lo ne­ce­si­ta. In­clu­so aun­que per­die­se, la pre­si­den­ta an­da­lu­za man­ten­dría to­do el po­der en su feu­do. Y tie­ne su­fi­cien­te po­der ins­ti­tu­cio­nal en otras co­mu­ni­da­des como pa­ra po­der co­lo­car a to­dos sus par­ti­da­rios. Na­die de su can­di­da­tu­ra, con­fir­man des­de el en­torno so­cia­lis­ta, se jue­ga su fu­tu­ro po­lí­ti­co en la vo­ta­ción. Si ven­cen, al­go que dan por se­gu­ro a es­tas al­tu­ras, ga­na­rán po­der, si no, ape­nas lo per­de­rán. Más com­pli­ca­da es, en ca­so de de­rro­ta, la si­tua­ción de la can­di­da­tu­ra de Pe­dro Sán­chez, es­pe­cial­men­te la del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Susana Díaz quie­re al úl­ti­mo lí­der so­cia­lis­ta fue­ra de la po­lí­ti­ca. “Lo quie­re muer­to”, con­fir­ma un di­ri­gen­te de su en­torno. La pre­si­den­ta ha tras­la­da­do que no per­mi­ti­rá que se le pro­por­cio­ne nin­gún pues­to re­le­van­te, por muy sim­bó­li­co y va­cío de po­der que es­té, des­de el que Sán­chez pue­da rear­mar­se pa­ra el fu­tu­ro. Ni en el ám­bi­to del par­ti­do ni, en ca­so de que de­pen­da de la in­fluen­cia del PSOE, en or­ga­nis­mos o em­pre­sas aje­nas a él.Ese em­pe­ño de en­te­rrar po­lí­ti­ca­men­te a Sán­chez (“y cual­quier ras­tro de su pa­so”, se­gún sus enemi­gos más acé­rri­mos) cho­ca con la cos­tum­bre so­cia­lis­ta de cui­dar las fi­gu­ras de sus ex­se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les y, en ge­ne­ral, de aque­llos di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos que han mar­ca­do una eta­pa en el par­ti­do.

Tam­po­co lo tie­nen fá­cil aque­llos po­lí­ti­cos que han per­ma­ne­ci­do fie­les a Sán­chez des­pués de su caí­da. En ca­so de que el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral cai­ga de­rro­ta­do, a mu­chos de ellos les cos­ta­rá re­pe­tir en las lis­tas o man­te­ner el con­trol de las re-

gio­nes en las que di­ri­gen el par­ti­do. Con to­tal se­gu­ri­dad, la can­di­da­tu­ra ga­na­do­ra tra­ta­rá de vol­ver a con­tro­lar el par­ti­do en to­dos sus ám­bi­tos. Los dipu­tados crí­ti­cos, el nú­cleo ins­ti­tu­cio­nal de la can­di­da­tu­ra de Sán­chez, sal­dría del Con­gre­so en la pró­xi­ma ci­ta elec­to­ral.

Pa­ra ello, los par­ti­da­rios de Susana Díaz creen que es ne­ce­sa­ria una vic­to­ria ro­tun­da, que de­je sin op­cio­nes de re­su­ci­tar a Sán­chez. El en­torno de la pre­si­den­ta cree que lo­gran­do una vic­to­ria aplas­tan­te en las gran­des fe­de­ra­cio­nes (An­da­lu­cía, Madrid, Va­len­cia...) es po­si­ble su­pe­rar el 50% de los vo­tos, al­go que le da­ría a Díaz una le­gi­ti­mi­dad in­cues­tio­na­ble. Se­gún es­ta mis­ma es­ti­ma­ción, no neu­tral, el otro 50% se di­vi­di­ría en­tre Sán­chez y Ló­pez. Fuen­tes del par­ti­do cer­ca­nas a Díaz dan por he­cho que el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral no ba­ja­rá del 30%, pe­ro es­pe­ran que no suba del 35%. Cual­quier co­sa que su­pere esa ci­fra em­pie­za a ser pro­ble­má­ti­ca y po­dría pro­fun­di­zar en la he­ri­da del par­ti­do.

Cuen­tan, sin em­bar­go, con el co­mo­dín de Ló­pez, al que otor­gan un apo­yo de la mi­li­tan­cia de en­tre el 12% y el 15%. Des­de el par­ti­do creen que una vez ce­rra­das las ur­nas, el ex­len­da­ka­ri se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra de­vol­ver la paz al PSOE. No so­lo du­ran­te el Con­gre­so Fe­de­ral, a tra­vés de los de­le­ga­dos que ob­ten­ga, sino, so­bre to­do, en las dis­tin­tas fe­de­ra­cio­nes, don­de ac­to se­gui­do se re­no­va­rán los ór­ga­nos y el su­sa­nis­mo in­ten­ta­rá ha­cer des­apa­re­cer de una vez por to­das el le­ga­do de Pe­dro Sán­chez.

Los ava­les, una pis­ta.

A fal­ta de en­cues­tas en­tre mi­li­tan­tes (so­lo las hay de vo­tan­tes) que con­fir­men o des­mien­tan es­tos da­tos de apo­yo a ca­da can­di­da­tu­ra, el día 4 se sa­brá el nú­me­ro de ava­les que pre­sen­ta ca­da uno de los as­pi­ran­tes. So­lo son ne­ce­sa­rios 9.368, pe­ro la pre­si­den­ta an­da­lu­za pre­ten­de ha­cer un alar­de de fuer­za que la si­túe como cla­ra fa­vo­ri­ta.

Ade­más, la re­co­gi­da ma­si­va de pa­pe­le­tas di­ri­gi­da des­de An­da­lu­cía es una pie­dra más en el ca­mino de los otros dos can­di­da­tos, que si bien na­die du­da de que con­se­gui­rán los ava­les, po­drían que­dar muy por de­ba­jo de la pre­si­den­ta an­da­lu­za.

Des­de las otras dos can­di­da­tu­ras qui­tan im­por­tan­cia al nú­me­ro de ava­les siem­pre y cuan­do al­can­cen el lí­mi­te ne­ce­sa­rio. Si­guen sos­te­nien­do que en­tre los mi­li­tan­tes hay un vo­to ocul­to que da­rá sor­pre­sas en la ur­nas.

Los vo­tos de Pat­xi Ló­pez, que se es­ti­man en­tre el 12% y el 15%, se­rán de­ter­mi­nan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.