Em­ma­nuel Ma­cron ha lo­gra­do en un año si­tuar­se en ca­be­za de la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de Fran­cia.

El can­di­da­to de En Mar­cha, sin ape­nas ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, ha lo­gra­do en un año si­tuar­se en ca­be­za de la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de Fran­cia, tras una pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral que ha di­na­mi­ta­do los es­que­mas de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal.

Tiempo - - SUMARIO - al­fon­so s. pa­lo­ma­res Twit­ter: @as­pa­lo­ma­res Email: as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Pa­la­bras o ex­pre­sio­nes como “seís­mo”, “ven­da­val”, “cam­bio del pai­sa­je po­lí­ti­co”, “fin de un ci­clo his­tó­ri­co” o “prin­ci­pio de una nue­va era” son las es­co­gi­das por los co­men­ta­ris­tas pa­ra de­fi­nir los efec­tos de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del pa­sa­do do­min­go en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co fran­cés.

Los dos ele­gi­dos pa­ra dispu­tar la se­gun­da vuel­ta el 7 de mayo son Em­ma­nuel Ma­cron y Ma­ri­ne Le Pen. Aun­que se tra­ta de los dos can­di­da­tos pro­nos­ti­ca­dos por to­das las en­cues­tas, com­pro­bar la reali­dad des­pier­ta des­con­cier­to y sor­pre­sas. La pri­me­ra sor­pre­sa es que un jo­ven de 39 años como Ma­cron ha­ya ga­na­do la pri­me­ra vuel­ta con el 23,86% de los vo­tos, se­gui­do por Ma­ri­ne Le Pen, con el 21,43%.

Em­ma­nuel Ma­cron, bri­llan­te alumno de la Es­cue­la Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción (ENA), ha si­do so­cio de la ban­ca Roths­child, es­pe­cia­lis­ta en in­ver­sio­nes, con­se­je­ro y mi­nis­tro de Eco­no­mía del pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, car­go del que di­mi­tió ha­ce dos años pa­ra fundar el mo­vi­mien­to En Mar­cha, un mi­ni­par­ti­do que le sir­vió pa­ra pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia y que con to­da pro­ba­bi­li­dad le abri­rá las puer­tas del Elí­seo. Re­sul­ta ca­si un mi­la­gro que en po­co más de un año ha­ya da­do un sal­to tan es­pec­ta­cu­lar. Es un eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do, quie­re im­pri­mir un ma­yor di­na­mis­mo a la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la Unión Eu­ro­pea, y pa­ra ello pro­po­ne crear un Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pa­ra la Eu­ro­zo­na ba­jo el con­trol del Par­la­men­to Eu­ro­peo. De pen­sa­mien­to li­be­ral con to­ques so­cia­les de con­te­ni­do so­cial­de­mó­cra­ta. Quie­re su­pri­mir 120.000 fun­cio­na­rios en la Ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa pa­ra re­du­cir 60.000 mi­llo­nes de eu­ros del pre­su­pues­to na­cio­nal y apro­xi­mar el gas­to pú­bli­co fran­cés a la me­dia de los paí­ses del eu­ro. Han si­do mu­chos los al­tos car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción so­cia­lis­ta de Ho­llan­de los que se des­col­ga­ron del can­di­da­to de su par­ti­do pa­ra unir­se y apo­yar a Ma­cron, el más lla­ma­ti­vo, el ex pri­mer mi­nis­tro Ma­nuel Valls.

Reacción uná­ni­me. Fren­te a Ma­cron es­ta­rá la ve­te­ra­na Ma­ri­ne Le Pen, lí­der del ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal (FN), en el que su­ce­dió a su pa­dre, Jea­nMa­rie. Es la pri­me­ra vez que el par­ti­do su­pera el por­cen­ta­je del 20% en unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, con 7,6 mi­llo­nes de vo­tos. Sin em­bar­go no es la pri­me­ra vez que un lí­der del FN pa­sa a la se­gun­da vuel­ta, Jean-Ma­rie lo lo­gró ha­ce 15 años, en 2002, cuan­do su­peró al so­cia­lis­ta Lio­nel Jos­pin con el 16,8% de los vo­tos. Se en­fren­tó a Jac­ques Chi­rac, que lo pul­ve­ri­zó. La sociedad fran­ce­sa reac­cio­nó de ma­ne­ra uná­ni­me con­tra el fas­cis­ta Le Pen vo­tan­do ma­si­va­men­te a Chi­rac. El lí­der del FN se que­dó en el 17,8%, un pun­to más que en la pri­me­ra vuel­ta.

La hi­ja ha tra­ta­do de ma­qui­llar el fascismo pri­ma­rio del pa­dre, qui­tán­do­le el po­so de an­ti­se­mi­tis­mo que le lle­vó a afir­mar que el Ho­lo­caus­to so­lo ha­bía si­do un pro­ble­ma bu­ro­crá­ti­co. Sin em­bar­go,

ha acen­tua­do la is­la­mo­fo­bia y el ra­cis­mo en ge­ne­ral. Los fre­cuen­tes aten­ta­dos yiha­dis­tas en Fran­cia han con­tri­bui­do a que su dis­cur­so ra­cis­ta e is­la­mó­fo­bo ca­le en una parte im­por­tan­te de la opi­nión pú­bli­ca y ex­pli­can su cre­ci­mien­to.

En la se­gun­da vuel­ta se en­fren­tan dos con­cep­tos de Fran­cia to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Por una parte, Ma­cron de­fien­de el fu­tu­ro de una Fran­cia abier­ta, re­fe­ren­te de la li­ber­tad y de los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos, que quie­re con­ver­tir en el al­ma de Eu­ro­pa, fren­te a una Fran­cia ul­tra­na­cio­na­lis­ta que quie­re ais­lar­se de Eu­ro­pa, rom­pien­do los es­que­mas de la Unión. El ob­je­ti­vo es opo­ner la Fran­cia de los pa­trio­tas a la Fran­cia de los na­cio­na­lis­tas. La to­le­ran­cia fren­te a la xe­no­fo­bia. Ma­ri­ne Le Pen se es­tá es­for­zan­do en tras­la­dar a la opi­nión pu­bli­ca un dis­cur­so re­duc­cio­nis­ta, ella se pre­sen­ta como la can­di­da­ta del pue­blo fren­te a las éli­tes, de los per­de­do­res de la glo­ba­li­za­ción fren­te a los ga­na­do­res, del cam­po fren­te a la ciudad y de las per­so­nas sin for­ma­ción fren­te a las per­so­nas con for­ma­ción. Un dis­cur­so tram­po­so, ya que la glo­ba­li­za­ción es un he­cho, lo que es ne­ce­sa­rio es ar­ti­cu­lar ade­cua­da­men­te esa glo­ba­li­za­ción pa­ra re­du­cir las de­sigual­da­des. Ma­cron ha apun­ta­do ya que hay que bus­car la cohe­sión so­cial y eco­nó­mi­ca y pa­ra eso hay que re­du­cir la de­sigual­dad.

Rein­ven­tar­se o mo­rir. La otra sor­pre­sa que ha de­ja­do el ven­da­val elec­to­ral es que los dos gran­des par­ti­dos so­bre los que ha gi­ra­do la vi­da po­lí­ti­ca fran­ce­sa des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la de­re­cha tra­di­cio­nal que arran­ca del gau­lis­mo y los so­cia­lis­tas, han que­da­do apar­ta­dos de la fi­nal. La de­re­cha, re­pre­sen­ta­da en es­ta oca­sión por el ex pri­mer mi­nis­tro Fra­nçois Fi­llon, que ha­bía ven­ci­do en las pri­ma­rias de Los Re­pu­bli­ca­nos a Ni­co­las Sar­kozy y a Alain Jup­pé, se que­da fue­ra por pri­me­ra vez. Es­te he­cho his­tó­ri­co ha cau­sa­do un des­con­cier­to que ten­drá con­se­cuen­cias a la ho­ra de es­truc­tu­rar su fu­tu­ro. A ero­sio­nar a Fi­llon con­tri­bu­yó el des­cu­bri­mien­to de que ha­bía pa­ga­do un suel­do pú­bli­co a su mu­jer sin tra­ba­jar. Lo de los so­cia­lis­tas fue peor. De­ba­cle to­tal. El can­di­da­to Be­noît Ha­mon ob­tu­vo po­co más de un 6% de los vo­tos, al­go pa­re­ci­do al Pa­sok grie­go. Lo atri­bu­yen al perfil iz­quier­dis­ta que adop­tó Ha­mon. Ten­drán que re­fun­dar­se de nue­vo pa­ra so­bre­vi­vir. Una vez más.

En la se­gun­da vuel­ta se en­fren­ta­rán dos con­cep­tos de Fran­cia ra­di­cal­men­te opues­tos

Em­ma­nuel Ma­cron se di­ri­ge a sus se­gui­do­res en Pa­rís tras co­no­cer los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.