pat­xi ló­pez

“TO­DO LO QUE HE­MOS VIS­TO ES­TOS DÍAS AVA­LA NUES­TRA DE­FEN­SA DEL NO A RA­JOY”

Tiempo - - SUMARIO - Luis Cal­vo POR lcal­vo@gru­po­ze­ta.es FO­TOS: Pa­co Lla­ta

Pat­xi Ló­pez se nie­ga a asu­mir el pa­pel de invitado a las pri­ma­rias que sus ri­va­les se em­pe­ñan en asig­nar­le. Si­gue con­fian­do en que los mi­li­tan­tes op­ta­rán por la unión en lu­gar de por el en­fren­ta­mien­to en­tre com­pa­ñe­ros. Lo ha­ce, ade­más, con pa­sión. Se le en­cien­den los ojos cuan­do ha­bla de re­cu­pe­rar la esen­cia de un par­ti­do en el que lo ha si­do ca­si to­do. So­lo le fal­ta la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, una as­pi­ra­ción a la que ha­ce un año ha­bía re­nun­cia­do y pa­ra la que aho­ra co­rre con­tra Susana Díaz y Pe­dro Sán­chez. Vis­tos los acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos días, ¿fue un error la abs­ten­ción? Yo de­fen­dí vo­tar no a es­te Go­bierno has­ta el fi­nal, pe­ro per­di­mos. El PSOE adop­tó una de­ci­sión de for­ma de­mo­crá­ti­ca, des­pués de un de­ba­te y una vo­ta­ción. Una vez to­ma­da, y en esas con­di­cio­nes, ha­bía que aca­tar­la. Eso no qui­ta pa­ra que to­do lo que es­ta­mos vien­do es­tos días ava­le nues­tra de­fen­sa de vo­tar que no a Ma­riano Ra­joy. Mien­tras se im­po­nían a es­te país gran­des sa­cri­fi­cios, al­gu­nos en el PP es­ta­ban idean­do sis­te­mas pa­ra sa­quear los re­cur­sos pú­bli­cos. El PP es­tá anega­do de co­rrup­ción. Y ya no va­le que Ra­joy di­ga que no sabía na­da. ¿Cree que sí lo sabía? No lo sé, pe­ro lo que tie­ne que ha­cer es dar ex­pli­ca­cio­nes a es­te país. Lo que tie­ne que ha­cer es lim­piar su par­ti­do y asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. No va­le con la di­mi­sión de Esperanza Agui­rre, que más que una asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad, pa­re­cía una hui­da pa­ra no dar la ca­ra. Ya no va­le con eso. Y lue­go es­tá to­do lo que he­mos vis­to: un mi­nis­tro man­dan­do SMS, un fis­cal evi­tan­do las in­ves­ti­ga­cio­nes... Es­to exi­ge di­mi­sio­nes, exi­ge res­pon­sa­bi­li­da­des. El Par­ti­do Po­pu­lar no se pue­de ir de ro­si­tas en es­tas cues­tio­nes. Ha­ce un año ha­bía re­nun­cia­do a li­de­rar el PSOE. ¿Por qué quie­re ha­cer­lo aho­ra? Tras aquel fa­tí­di­co Co­mi­té Fe­de­ral del 1 de oc­tu­bre re­ci­bí men­sa­jes de mu­cha gen­te en la que creo y en la que con­fío, con la que he com­par­ti­do mu­chas co­sas. Me pe­dían que ayu­da­se a evi­tar un cho­que de tre­nes que pu­sie­ra en ries­go el par­ti­do. A mí el PSOE me lo ha da­do to­do y an­te el ries­go de rup­tu­ra no me pue­do po­ner de perfil. Mi op­ción, ca­si una obli­ga­ción, es la de vol­ver a unir al par­ti­do, vol­ver a in­te­grar sen­si­bi­li­da­des, ideas, pro­pues­tas, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que no pien­san lo mis­mo pa­ra re­cu­pe­rar una sen­da com­par­ti­da. ¿Su can­di­da­tu­ra no bus­ca­ba cor­tar el pa­so a Pe­dro Sán­chez? No, lo di­je el mis­mo día que lo hi­ce pú­bli­co: yo no me pre­sen­ta­ba pa­ra im­pe­dir que otro lo hi­cie­ra. Al re­vés. Ani­mé a to­do aquel que tu­vie­ra ga­nas a que die­ra un pa­so al fren­te. Es­ta­mos en un mo­men­to en el que los mi­li­tan­tes tie­nen de­re­cho a es­cu­char dis­tin­tas op­cio­nes, pe­ro tam­bién en el que tie­nen que ser es­cu­cha­dos. No va­le de­cir que es la ho­ra de los mi­li­tan­tes, pe­ro lue­go re­cu­rrir a ellos so­lo pa­ra lle­nar los ac­tos y agi­tar ban­de­ras. Los san­chis­tas le ta­chan de trai­dor. Una de las co­sas que es­toy vien­do y que no he vis­to en otros con­flic­tos del PSOE, y he vi­vi­do unos cuan­tos, es es­te ni­vel de agre­si­vi­dad, de des­ca­li­fi­ca­ción, de lla­mar a los com­pa­ñe­ros trai­do­res o fas­cis­tas, de cla­si­fi­car a los mi­li­tan­tes en bueno o ma­los, de iz­quier­das o de­re­chas, ro­jos o azu­les... Creo que de­be­mos re­cu­pe­rar esos va­lo­res de la cul­tu­ra del par­ti­do que he­mos per­di­do en el ca­mino: fra­ter­ni­dad, leal­tad, de­ba­te... Las pri­ma­rias son un mag­ní­fi­co ins­tru­men­to pa­ra es­cu­char a los mi­li­tan­tes, no las con­vir­ta­mos en un cir­co ro­mano de vio­len­cia. ¿Le mo­les­ta que Sán­chez se pro­cla­me el can­di­da­to de la iz­quier­da? No me gus­ta na­da ese dis­cur­so de “yo soy el bueno y tú el ma­lo, o con­mi­go o con­tra mí”. O el de “soy el can­di­da­to de iz­quier­das, del si­glo XXI y de los mi­li­tan­tes”. Como si los de­más fué­ra­mos otra co­sa. To­dos tra­ta­mos de de­fi­nir el pro­yec­to que cree­mos me­jor pa­ra el PSOE. Yo de­fien­do un PSOE cla­ra­men­te de iz­quier­das en que el ob­je­ti­vo no pue­de ser acom­pa­ñar al PP, pe­ro tam­po­co bus­car una alian­za cie­ga con Po­de­mos. Cuan­do a los par­ti­dos so­cia­lis­tas se les iden­ti­fi­ca con las po­lí­ti­cas de la de­re­cha, o se li­mi­tan a po­ner­les par­ches, pier­den. Y cuan­do se en­vuel­ve en ban­de­ras de cier­to iz­quier­dis­mo “pu­ro”, que pro­me­te asal­tar el cie­lo pe­ro es in­ca­paz de cam­biar la tie­rra, tam­bién. De­be­mos de­fi­nir­nos en una iz­quier­da, al­ter­na­ti­va cla­ra a la de­re­cha, ca­paz de atraer a la ma­yo­ría pro­gre­sis­ta de es­te país.

Le veo muy crí­ti­co con el pa­pel de la so­cial­de­mo­cra­cia. Yo soy muy crí­ti­co con ese pa­pel de acom­pa­ñan­te que he­mos te­ni­do de las po­lí­ti­cas de de­re­chas. He­mos com­pra­do to­dos los dogmas del li­be­ra­lis­mo. Em­pe­za­mos con que las re­glas del mercado eran fi­jas y no se po­dían cam­biar. Com­pra­mos que la eco­no­mía era otra co­sa, in­de­pen­dien­te de la po­lí­ti­ca, en lu­gar de que fue­se es­ta la que se en­car­ga­ra de de­fi­nir esa eco­no­mía. Com­pra­mos lo de que so­lo los em­pre­sa­rios crea­ban em­pleo en lu­gar de po­ner en mar­cha al Es­ta­do em­pren­de­dor ca­paz de fo­men­tar sec­to­res es­tra­té­gi­cos... Sue­na a en­mien­da de los úl­ti­mos Go­bier­nos so­cia­lis­tas. Yo no di­go que no ha­ya­mos con­se­gui­do avan­ces, di­go que no nos di­mos cuen­ta de que es­ta­ba cam­bian­do to­do y man­te­nía­mos las mis­mas res­pues­tas. Pen­sa­mos que ya lo ha­bía­mos he­cho prác­ti­ca­men­te to­do con cons­truir el Es­ta­do del bie­nes­tar y de­ja­mos al lobo al cui­da­do de las ove­jas. Fue cuan­do mu­chos par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas eu­ro­peos pu­sie­ron en mar­cha lo que se lla­mó ter­ce­ra vía, que era bá­si­ca­men­te par­ti­dos de iz­quier­da ha­cien­do po­lí­ti­cas muy pa­re­ci­das a los de de­re­chas. De vuel­ta a las pri­ma­rias, ¿ha­brá in­te­gra­ción el día des­pués? Mi vo­lun­tad es esa. Si gano lo pri­me­ro que ha­ré se­rá lla­mar a los otros can­di­da­tos y sen­tar­los en una me­sa. Se aca­bó la bro­ma, hay que ver có­mo in­te­gra­mos de ver­dad. Y si no soy ele­gi­do, lla­ma­ré a quien ha­ya ga­na­do. ¿Es­tá dis­pues­to a par­ti­ci­par en la nue­va di­rec­ción? No se tra­ta de que es­té yo, pe­ro sí gen­te de to­das las sen­si­bi­li­da­des. Yo creo que te­ne­mos la obli­ga­ción de in­te­grar e in­te­grar­nos. Es la úni­ca for­ma de con­se­guir un par­ti­do uni­do. No po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de re­pe­tir con­gre­sos como los dos úl­ti­mos, fa­lli­dos, en los que quie­nes per­dían se que­da­ban or­ga­ni­zan­do una es­pe­cie de opo­si­ción in­ter­na. Eso nos lle­va­ría al desas­tre. ¿Cree que Susana Díaz o Pe­dro Sán­chez pre­ten­den in­te­grar? Yo so­lo pue­do ha­blar por mí. Pe­ro a ve­ces veo, no tan­to en los otros dos can­di­da­tos, pe­ro sí en gen­te que les ro­dea, que su vo­lun­tad es car­gar­se a los ri­va­les. Es­tas pri­ma­rias no son pa­ra eli­mi­nar a Pe­dro o Susana. Es­tas pri­ma­rias son pa­ra sal­var el PSOE. Si al­guien lo que es­pe­ra de es­te pro­ce­so es que rueden cabezas, que no me vo­te, por que yo no lo voy a ha­cer. Sán­chez quie­re re­co­no­cer Ca­ta­lu­ña como na­ción. ¿Es­tá de acuer­do? No creo que ese sea el de­ba­te. Un país an­tes que na­da es un pac­to en­tre ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas li­bres, con sen­ti­mien­tos de per­te­nen­cia di­ver­sos, pe­ro que quie­ren con­vi­vir con de­re­chos y li­ber­ta­des igua­les. Res­pec­to a lo que es­tá ocu­rrien­do en Ca­ta­lu­ña, que no es un pro­ble­ma ca­ta­lán, sino de to­dos, te­ne­mos que dar res­pues­tas más allá de la no­men­cla­tu­ra. Si ese pro­ble­ma en ma­yús­cu­las, que así no tie­ne so­lu­ción, lo des­bro­za­mos y va­mos dando res­pues­tas con­cre­tas a los pro­ble­mas que lo com­po­nen... Por eso la pro­pues­ta so­cia­lis­ta es un mo­de­lo fe­de­ral que re­co­no­ce una Es­pa­ña di­ver­sa y plu­ral, que responde a la fi­nan­cia­ción, al mar­co com­pe­ten­cial... ¿Con­si­de­ra vi­gen­te la De­cla­ra­ción de Gra­na­da? Sí. Des­de que la apro­ba­ron se han hun­di­do en el País Vas­co, Ca­ta­lu­ña, Ga­li­cia... Pe­ro no tie­ne que ver con eso. La ra­zón pri­me­ra es el hun­di­mien­to ge­ne­ral del PSOE. Per­mí­ta­me que ha­ble de Eus­ka­di, que es lo que más co­noz­co. Allí cuan­do el PSOE va bien, el PSE va me­jor. Y cuan­do va mal, va­mos peor. Hay una re­la­ción evi­den­te. Y des­pués por­que las úl­ti­mas elec­cio­nes coin­ci­die­ron con un mo­men­to de di­vi­sión in­ter­na evi­den­te. Aho­ra que he­mos de­fi­ni­do otra po­si­ción y bus­ca­do en­ten­di­mien­tos con otras fuer­zas, que da­mos es­ta­bi­li­dad a las ins­ti­tu­cio­nes y se­gu­ri­dad a los ciu­da­da­nos, es­ta­mos vol­vien­do a re­mon­tar. ¿Se pre­sen­ta­rá pa­se lo que pa­se con los ava­les? Sin du­da. Yo he oí­do de to­do des­de que di el pa­so: que pac­ta­ría con unos o tra­ta­ba de per­ju­di­car al otro. Lo que ne­ce­si­ta el PSOE no es el cho­que de tre­nes, esa po­la­ri­za­ción en la que al­gu­nos se mue­ven en­can­ta­dos, sino tra­tar de unir. Ha­brá una pa­pe­le­ta con el nom­bre de Pat­xi Ló­pez, que que­rrá de­cir uni­dad e iz­quier­da. ¿Cree que pue­de ga­nar? Cla­ro que sí. Hay cam­pa­ñas que pue­den ser más vi­si­bles que la mía, pe­ro yo es­toy en con­tac­to di­rec­to con los afi­lia­dos y veo que hay una ma­yo­ría de mi­li­tan­tes si­len­cio­sos, que no ha­cen tan­to ruido, ni on­dean ban­de­ras ni can­tan tan­tas in­ter­na­cio­na­les, pe­ro que lo que quie­ren es no ver a su par­ti­do ro­to. Quie­ren vol­ver a re­co­no­cer­se en un pro­yec­to de iz­quier­das cla­ro, como al­ter­na­ti­va, sin ma­ti­ces y sin com­ple­jos.

“SI AL­GUIEN ES­PE­RA QUE RUEDEN CABEZAS, QUE NO ME VO­TE” “HE­MOS ACA­BA­DO COM­PRAN­DO LOS DOGMAS DEL LI­BE­RA­LIS­MO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.