La tra­ma que aca­bó con esperanza agui­rre

La de­ten­ción y en­car­ce­la­mien­to de Ig­na­cio Gon­zá­lez, el del­fín de Esperanza Agui­rre, ha lle­va­do a es­ta a di­mi­tir. Chi­va­ta­zos, de­nun­cias ar­chi­va­das, re­des fa­mi­lia­res, co­mi­sio­nes mi­llo­na­rias y cuen­tas en Sui­za van más allá del ca­so Le­zo.

Tiempo - - PORTADA - Por Ja­vier Ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

se fue con lá­gri­mas en los ojos, con­fe­só sen­tir­se trai­cio­na­da en su con­fian­za por Ig­na­cio Gon­zá­lez, que le su­ce­dió en la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Madrid y de­te­ni­do en el ca­so que ha su­pues­to la pun­ti­lla en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de la in­com­bus­ti­ble li­de­re­sa del PP.

Aca­ba así una ca­rre­ra po­lí­ti­ca en la que Esperanza Agui­rre ha pa­sa­do de una muy dis­cre­ta re­le­van­cia po­lí­ti­ca a to­do lo con­tra­rio. Co­men­zó a co­no­cér­se­la co­mi­sión mo con­ce­ja­la en el Ayun­ta­mien­to de Madrid, lue­go en el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, don­de fue co­no­ci­da por al­gu­nas de sus la­gu­nas cul­tu­ra­les. En el Par­ti­do Po­pu­lar le die­ron sa­li­da ha­cia la pre­si­den­cia del Se­na­do, don­de tam­po­co brilló. Su des­tino cam­bia li­ga­do al mo­men­to en el que su par­ti­do la co­lo­ca como can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Madrid. El pre­si­den­te has­ta ese mo­men­to era Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. El PP bus­ca ren­ta­bi­li­zar la bue­na ima­gen de es­te úl­ti­mo pa­ra man­te­ner la al­cal­día de Madrid, un ob­je­ti­vo más di­fí­cil en prin­ci­pio que la en­co­men­da­da a Agui­rre, ya que en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma el PP ga­na­ba de lar­go. Pe­ro no fue así, ya que en esas elec­cio­nes es­tu­vo a pun­to de per­der fren­te al can­di­da­to del PSOE. La trai­ción de dos dipu­tados so­cia­lis­tas, lo que se co­no­ció como el ta­ma­ya­zo, lo evi­tó. Pe­ro la de­ci­sión de Agui­rre de no sa­lir ele­gi­da gra­cias a la abs­ten­ción de es­tos dos su­pu­so un cam­bio de ten­den­cia en su ima­gen, que me­jo­ró sen­si­ble­men­te. Se con­vo­ca­ron nue­vas elec­cio­nes y las ga­nó. A par­ter­mi­nó tir de ahí co­men­zó a ha­cer­se po­de­ro­sa, pri­me­ro en el PP de Madrid y lue­go en el na­cio­nal, en dispu­ta tan­to con Ga­llar­dón como con Ra­joy. Y así has­ta hoy.

Es la ter­ce­ra di­mi­sión (an­tes lo hi­zo como pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Madrid, como pre­si­den­ta del PP ma­dri­le­ño y aho­ra como la li­de­re­sa del gru­po mu­ni­ci­pal del PP en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal, como opo­si­ción a la al­cal­de­sa Ma­nue­la Car­me­na) y to­da­vía al­gu­nos di­cen que no se sor­pren­de­rían si vol­vie­ra. Re­gre­só in­clu­so tras una re­ti­ra­da por mo­ti­vos de sa­lud (un cán­cer) que cu­ran­do. Su po­der en Madrid y su ca­rác­ter de re­fe­ren­te ideo­ló­gi­co le co­lo­có en el mis­mo as­cen­sor (li­te­ral­men­te, hu­bo una fa­mo­sa es­ce­na) que Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, otro de los que po­drían ha­ber op­ta­do al má­xi­mo po­der en el PP. Pe­ro una tra­ma de co­rrup­ción que, se­gún ella ad­mi­tió, no vi­gi­ló, se la lle­vó por de­lan­te. Es la co­no­ci­da como ope­ra­ción Le­zo, la in­ves­ti­ga­ción al­re­de­dor de la em­pre­sa pú­bli­ca Ca­nal de Isa­bel II. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que el ca­so es­ta­lló coin- ci­dien­do con la de­cla­ra­ción de Agui­rre como tes­ti­go en otro gran asun­to de co­rrup­ción, el ca­so Gür­tel.

cuen­ta se­cre­ta.

To­dos sa­bían des­de ha­ce años que cuan­do se des­cu­brie­ran los ne­go­cios que ha­bía al­re­de­dor del Ca­nal de Isa­bel II el es­cán­da­lo iba a ser ma­yúscu­lo. To­dos sa­bían que exis­tían. Una cla­ve cru­cial fue la de­nun­cia que hi­zo un dipu­tado del PP, Je­sús Gó­mez, que co­no­ció los de­ta­lles de una cuen­ta de Ig­na­cio Gon­zá­lez en Sui­za. In­for­mó de ello a Esperanza Agui­rre,

eL chi­va­ta­zo so­bre La cuen­ta de gon­zá­Lez en sui­za LLe­gó a in­ves­ti­ga­do­res de GÜR­TEL

Car­los Flo­riano y Juan Car­los Ve­ra. En aquel mo­men­to era se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal. Al­gu­nas per­so­nas con­sul­ta­das sos­tie­nen que tam­bién co­no­ció el ca­so. La de­nun­cia no tu­vo con­se­cuen­cias, sal­vo re­pre­sa­lias con­tra Gó­mez, se­gún su tes­ti­mo­nio. Sin em­bar­go, TIEM­PO ha sa­bi­do que los de­ta­lles de es­ta cuen­ta re­ca­la­ron en la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Gür­tel, en con­cre­to pa­ra com­pro­bar si ha­bía te­ni­do que ver con las co­mi­sio­nes pa­ga­das por la ad­juu­na di­ca­ción de una par­ce­la de Ar­gan­da, la más im­por­tan­te de es­te ca­so. La in­for­ma­ción, por lo tan­to, ya es­ta­ba sien­do ma­ne­ja­da por la Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fi­nan­cie­ra (UDEF) de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Tam­bién en Gür­tel ad­mi­tió Esperanza Agui­rre su fal­ta de vi­gi­lan­cia so­bre sus hom­bres de con­fian­za. A to­do es­to hay que aña­dir el ca­so Pú­ni­ca, que tie­ne tam­bién en­tre re­jas a Fran­cis­co Gra­na­dos, que tam­bién fue su mano de­re­cha. En una de sus ver­tien­tes se in­ves­ti­gan los pa­gos a tra­vés del Ca­nal de Isa­bel II a em­pre­sa que se de­di­ca­ba a vi­gi­lar y me­jo­rar la ima­gen pú­bli­ca de po­lí­ti­cos del Par­ti­do Po­pu­lar.

hom­bre cla­ve.

El Ca­nal, una em­pre­sa pú­bli­ca que ges­tio­na el agua de la Co­mu­ni­dad de Madrid, es un gigante que, ade­más, se ha ex­ten­di­do a His­pa­noa­mé­ri­ca, en una ex­pan­sión en la que aho­ra la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial cer­ti­fi­ca que co­rrie­ron mi­llo­na­rias co­mi­sio­nes ile­ga­les. Pre­si­dir el Ca­nal es, jun­to con Ban­kia, el des­tino po­lí­ti­co-empresarial más im­por­tan­te re­la­cio­na­do con el po­der po­lí­ti­co en Madrid. En es­ta em­pre­sa han re­ca­la­do fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos de di­ri­gen­tes del PP, in­clui­dos un pri­mo de Agui­rre, Fran­cis­co Ja­vier Agui­rre Pe­mán, y fa­mi­lia­res de Lour­des Ca­ve­ro, la es­po­sa de Ig­na­cio Gon­zá­lez, tam­bién sal­pi­ca­da en la ope­ra­ción Le­zo. Tam­bién la hi­ja de Pe­dro An­to­nio Mar­tín Ma­rín (que fue se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Comunicación y pre­si­den­te de His­pa­sat), so­bre cu­yos bie­nes ha pe­di­do in­for­ma­ción el juez del ca­so Le­zo.

Las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio iban in­clu­so a apro­ve­char­se con la cons­truc­ción de un cam­po de golf den­tro de la ciudad de Madrid, so­bre te­rre­nos del Ca­nal de Isa­bel II. Tal como pu­bli­có es­ta re­vis­ta (ver re­cua­dro en la pá­gi­na 17) y aho­ra con­fir­man las in­ves­ti­ga­cio­nes, en es­ta ope­ra­ción sa­lie­ron be­ne­fi­cia­dos el her­mano y el cu­ña­do de Ig­na­cio Gon­zá­lez y tam­bién es­ta­ría im­pli­ca­do el ge­ren­te del Ca­nal de Isa­bel II, enviado a pri­sión pro­vi­sio­nal, Il­de­fon­so de Mi­guel. Se tra- ta del hom­bre cla­ve de Gon­zá­lez en el Ca­nal. Su es­po­sa, Con­cep­ción Ruano, es con­se­je­ra de la Cá­ma­ra de Cuen­tas de la Co­mu­ni­dad de Madrid. Una ins­ti­tu­ción que, sor­pren­den­te­men­te, nun­ca ha re­vi­sa­do las cuen­tas de la prin­ci­pal em­pre­sa pú­bli­ca de es­ta co­mu­ni­dad. Fer­nan­do Ruano, her­mano de Con­cep­ción y, por lo tan­to, cu­ña­do de Il­de­fon­so de Mi­guel, tal como pu­bli­có TIEM­PO en 2007, fue so­cio de las em­pre­sas de TDT cu­yas li­cen­cias fue­ron ad­ju­di­ca­das por Ig­na­cio Gon­zá­lez y es­tá co­nec­ta­do con la ad­ju­di­ca­ción de un cam­po de golf en el

Las co­ne­Xio­nes deL CA­SO LE­ZO LLe­gan has­ta La des­ti­tu­ción deL so­cia­Lis­ta to­más gó­mez

cen­tro de Madrid so­bre te­rre­nos del Ca­nal de Isa­bel II que be­ne­fi­ció al her­mano y al cu­ña­do de Gon­zá­lez. To­do que­da en fa­mi­lia tam­bién aquí. El re­por­ta­je de TIEM­PO es ci­ta­do en el au­to en el que el juez Eloy Ve­las­co en­vía a pri­sión al ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Madrid.

En el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Pú­ni­ca en el que se des­cu­bre que el Ca­nal pa­ga pa­ra me­jo­rar la ima­gen de po­lí­ti­cos del PP, es­ta re­vis­ta ade­lan­tó el año pa­sa­do las pes­qui­sas de la ope­ra­ción ac­tual, que ha lle­va­do a Ig­na­cio Gon­zá­lez a la cár­cel, y el de­ci­si­vo pa­pel de Il­de­fon­so de Mi­guel, el hom­bre de Gon­zá­lez pa­ra be­ne­fi­ciar­se de ad­ju­di­ca­cio­nes pú­bli­cas. A me­dia­dos del pa­sa­do mes de mar­zo, TIEM­PO aler­tó de que en el Par­ti­do Po­pu­lar sos­pe­cha­ban que el juez Eloy Ve­las­co te­nía más in­for­ma­ción de la que apa­ren­ta­ba y que al­guien ha­bría can­ta­do.

Los sig­nos de ri­que­za tam­bién eran evi­den­tes, como el po­lé­mi­co áti­co de Es­te­po­na de Ig­na­cio Gon­zá­lez, cu­ya com­pra es­tá lle­na de som­bras. Aho­ra, con la ope­ra­ción Le­zo, el juez ha or­de­na­do el em­bar­go de bie­nes como, por ejem­plo, la ca­sa en Ara­va­ca a nom­bre de la mu­jer de Gon­zá­lez, Lour­des Ca­ve­ro, de 447 me­tros cua­dra­dos. Tam­bién pro­pie­da­des como las de Il­de­fon­so de Mi­guel. En­tre ellas se en­cuen­tra una man­sión en Po­zue­lo (Madrid) de 634 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos jun­to a la ur­ba­ni­za­ción La Fin­ca, la más lu­jo­sa de Madrid, re­si­den­cia de gran­des for­tu­nas y fut­bo­lis­tas, o dos vi­vien­das en Las Ro­zas de 236 me­tros ca­da una.

dan­cau­sa.

Madrid es un cam­po de mi­nas. En cual­quier mo­men­to es­ta­lla una. Ade­más, los des­cu­bri­mien­tos tie­nen un efec­to do­mi­nó, así lo re­la­ta el pro­pio juez que lle­va la in­ves­ti­ga­ción, aún ba­jo se­cre­to, del ca­so Le­zo, la ope­ra­ción del Ca­nal de Isa­bel II que se ha lle­va­do por de­lan­te al ex­pre­si­den­te de Madrid. Los da­tos de otras in­ves­ti­ga­cio­nes han ser­vi­do pa­ra ter­mi­nar de cua­drar sus pes­qui­sas. Pe­ro, ade­más de es­tas co­ne­xio­nes que se­ña­la el juez, hay otras en los úl­ti­mos ca­sos que sa­len a la luz. Por ejem­plo, en la mis­ma se­ma­na en que di­mi­te Agui­rre se co­no­ce la de­nun­cia pre­sen­ta­da por la fis­ca­lía con­tra la de­le­ga­da del Go­bierno, Con­cep­ción Dan­cau­sa, re­fe­ri­da a una ope­ra­ción de la em­pre­sa Mer­ca­ma­drid. Es un ma­za­zo más tras la cas­ca­da de no­ve­da­des so­bre Ro­dri­go Ra­to, la de­cla­ra­ción de Agui­rre en el ca­so Gür­tel, la ci­ta­ción a de­cla­rar a Ma­riano Ra­joy an­te el juez, el es­ta­lli­do de la ope­ra­ción Le­zo y una que­re­lla de la fis­ca­lía con­tra el des­pa­cho de abo­ga­dos fun­da­do por el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro. La de­nun­cia con­tra Dan­cau­sa al­can­za tam­bién a Pablo Gon­zá­lez, her­mano del ex­pre­si­den­te mai­rre­gu­la­ri­da­des dri­le­ño de­te­ni­do en la ope­ra­ción Le­zo. Pablo Gon­zá­lez se ha vis­to im­pli­ca­do en es­ta ope­ra­ción por­que exis­ten pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos don­de se ha­bla de pre­sun­tas co­mi­sio­nes pa­ga­das a tra­vés de Mer­ca­sa, em­pre­sa ca­be­ce­ra de Mer­ca­ma­drid. Pe­ro el ca­so que afec­ta a la de­le­ga­da del Go­bierno de Ra­joy en Madrid, Con­cep­ción Dan­cau­sa, va mu­cho más allá. La de­nun­cia tra­ta de una ope­ra­ción en la que ha­bría sa­li­do be­ne­fi­cia­do un em­pre­sa­rio, Jo­sé Do­min­go Ro­drí­guez Lo­sa­da.

Es­te fue sue­gro del ex­con­se­je­ro del Go­bierno ma­dri­le­ño Juan Jo­sé Güe­mes, quien a su vez man­te­nía una es­tre­cha re­la­ción personal con Ro­dri­go Ra­to, del que aho­ra se des­ta­pan sus ne­go­cios mien­tras es­ta­ba en el Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar.

Ro­drí­guez Lo­sa­da (cu­ya em­pre­sa, por lo de­más, es co­no­ci­da por ser la due­ña del ho­tel de El Al­ga­rro­bi­co, sím­bo­lo de la des­truc­ción ur­ba­nís­ti­ca de la cos­ta) es­tu­vo a pun­to de ha­cer­se con una par­ce­la en Ma­ja­dahon­da que tu­vo una re­per­cu­sión inima­gi­na­ble en­ton­ces. Las dispu­tas por ese sue­lo y las ven­ta­jo­sas con­di­cio­nes pa­ra cons­truir en él pro­vo­ca­ron una gue­rra en el PP ma­dri­le­ño. El pri­mer pla­nea­mien­to de la par­ce­la, apro­ba­do des­de la Co­mu­ni­dad de Madrid por Ig­na­cio Gon­zá­lez, fue rec­ti­fi­ca­do tras la in­ter­ven­ción de Esperanza Agui­rre, con lo que sa­lió be­ne­fi­cia­do otro cons­truc­tor afín al PP. De ellas y las pre­sun­tas so­bre su ad­ju­di­ca­ción sa­lió un dos­sier que le en­tre­gó a Agui­rre quien lue­go se con­vir­tió en el prin­ci­pal de­nun­cian­te del ca­so Gür­tel, el con­ce­jal Jo­sé Luis Pe­ñas. La aho­ra di­mi­ti­da di­ri­gen­te del PP se ha es­ca­bu­lli­do a la ho­ra de re­co­no­cer que fue in­for­ma­da y re­ci­bió es­ta do­cu­men­ta­ción. Por cier­to, que la hoy pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Madrid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, in­ten­tó que los que en­tre­ga­ron el dos­sier a Agui­rre no lo hi­cie­ran, se­gún Pe­ñas. Ci­fuen­tes era en­ton­ces la res­pon­sa­ble del Co­mi­té de Ga­ran­tías del PP ma­dri­le­ño. En los apro­xi­ma­da­men­te 20 mi­nu­tos en que in- ten­tó pa­rar la ini­cia­ti­va re­cor­dó que los de­nun­cian­tes per­ju­di­ca­rían al par­ti­do y, se­gún Pe­ñas, les ha­bría ofre­ci­do un nue­vo y có­mo­do des­tino po­lí­ti­co si ol­vi­da­ban el te­ma. Cris­ti­na Ci­fuen­tes tam­bién es­tu­vo en el con­se­jo del Ca­nal de Isa­bel II, aun­que nie­ga que to­ma­ra de­ci­sio­nes so­bre las ope­ra­cio­nes que aho­ra in­ves­ti­ga la Jus­ti­cia.

pe­lo­ta­zo en 2001.

Ro­drí­guez Lo­sa­da pue­de be­ne­fi­ciar­se aho­ra de una su­cu­len­ta ope­ra­ción en Boa­di­lla del Mon­te, con­si­de­ra­do el epi­cen­tro del ca­so Gür­tel y cu­yo ayun­ta­mien­to si­gue en ma­nos del Par­ti­do Po­pu­lar. Un con­ve­nio con el con­sis­to­rio le va a per­mi­tir la cons­truc­ción de vi­vien­das en un lu­gar atrac­ti­vo ur­ba­nís­ti­ca­men­te a cam­bio de un sue­lo don­de pre­ten­día la cons­truc-

ción de cha­lés con un pre­cio su­pe­rior al mi­llón de eu­ros, que ac­tual­men­te no tie­nen sa­li­da en el mercado.

Otro de­ta­lle re­ve­la­dor de has­ta qué pun­to Madrid es un au­tén­ti­co cam­po de mi­nas: an­tes de la lle­ga­da a la ge­ren­cia del Ca­nal de Isa­bel II de Il­de­fon­so de Mi­guel, hoy en pri­sión, su pues­to es­ta­ba ocu­pa­do por Ar­tu­ro Ca­nal­da en­tre 2001 y 2003. El ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño Ig­na­cio Gon­zá­lez afir­ma en una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca in­ter­ve­ni­da que la ope­ra­ción que fue un au­tén­ti­co pe­lo­ta­zo ocu­rrió en 2001. El juez ins­truc­tor la iden­ti­fi­ca como la ope­ra­ción de la com- pra de Inas­sa. Se da la cir­cuns­tan­cia de que Ca­nal­da tam­bién fue pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Cuen­tas ma­dri­le­ña, ór­gano que no ha fis­ca­li­za­do nun­ca las ac­ti­vi­da­des ni las cuen­tas del Ca­nal. Pe­ro no que­da ahí la co­sa, ya que Ca­nal­da apa­re­ce re­la­cio­na­do con la con­tra­ta­ción de una em­pre­sa del ca­be­ci­lla de la tra­ma Gür­tel, Fran­cis­co Co­rrea, en el su­ma­rio de es­te ca­so. El PSOE pi­dió que de­cla­ra­ra an­te el juez. Pos­te­rior­men­te, des­de la Cá­ma­ra de Cuen­tas, Ca­nal­da im­pul­só reite­ra­da­men­te la fis­ca­li­za­ción de las obras y la con­ce­sión del tran­vía de Par­la (ciudad go­ber­na­da por el PSOE), a pe­sar de que el asun­to fue ar­chi­va­do va­rias ve­ces por el Tri­bu­nal de Cuen­tas es­ta­tal y por la Jus­ti­cia. Los so­cia­lis­tas es­tán con­ven­ci­dos de que la pos­tu­ra de Ca­nal­da era una ven­gan­za por ha­ber pe­di­do que de­cla­ra-

ra en Gür­tel. Las som­bras so­bre el tran­vía de Par­la fue­ron una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes de la de­fe­nes­tra­ción del lí­der so­cia­lis­ta ma­dri­le­ño To­más Gó­mez, que ha­bía si­do al­cal­de de es­ta ciudad. Gó­mez y Agui­rre fue­ron ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos en la Co­mu­ni­dad de Madrid. La se­gun­da como pre­si­den­ta au­to­nó­mi­ca y Gó­mez en la opo­si­ción.

En el pe­rio­do en el que Ca­nal­da era ge­ren­te del Ca­nal, en el que se pro­du­jo la hoy sos­pe­cho­sa ex­pan­sión a His­pa­noa­mé­ri­ca y el pre­sun­to “pe­lo­ta­zo” que con­ta­ba Ig­na­cio Gon­zá­lez, el pre­si­den­te del Ca­nal era Pe­dro Cal­vo y la Co­mu­ni­dad de Madrid es­ta­ba pre­si­di­da por Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. Cal­vo se vio en­vuel­to en un tur­bio asun­to en el Ayun­ta­mien­to de Madrid cuan­do era re­gi­do tam­bién por Ga­llar­dón, ya que, como pu­bli­có TIEM­PO, ad­ju­di­có los par­quí­me­tros a una Unión Tem­po­ral de Em­pre­sas en­tre Su­fi, que pa­ga­ba so­bor­nos en la tra­ma Gür­tel, y la sociedad Hi­xie­ne’s, una em­pre­sa sin ac­ti­vi­dad en es­te ne­go­cio que con­ta­ba con un in­for­me fal­sea­do a su fa­vor por el al­cal­de de Can­gas do Mo­rra­zo (Pon­te­ve­dra), Jo­sé En­ri­que So­te­lo, que ha­bía si­do com­pa­ñe­ro de can­di­da­tu­ra del PP con un apo­de­ra­do de Hi­xie­ne’s y con Pablo Crespo, uno de los prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas de la tra­ma Gür­tel. Cal­vo con­ven­ció a Ga­llar­dón de que no te­nía na­da que ver en el asun­to.

Es­ta es la tra­ma que aca­bó con Esperanza Agui­rre y que des­ta­pa el lo­da­zal de la co­rrup­ción. Aho­ra ven­drán más sor­pre­sas, con los pa­pe­les y or­de­na­do­res que se han re­qui­sa­do en las en­tra­das y re­gis­tros, las in­ter­ven­cio­nes te­le­fó­ni­cas, la do­cu­men­ta­ción con­ta­ble y mer­can­til, los tes­ti­mo­nios an­te el juez o las co­mi­sio­nes ro­ga­to­rias a la ca­za, de nue­vo, de los mi­llo­nes en Sui­za o en pa­raí­sos fis­ca­les pa­ra es­con­der co­mi­sio­nes ile­ga­les y la­va­dos de di­ne­ro. Otros ya es­tán tem­blan­do.

Esperanza Agui­rre e Ig­na­cio Gon­zá­lez.

El ex­pre­si­den­te de Madrid Ig­na­cio Gon­zá­lez.

Re­gis­tro en la man­sión de Gon­zá­lez en Ara­va­ca.

Gon­zá­lez, Agui­rre y el ge­ren­te del Ca­nal en la inau­gu­ra­ción del cam­po de golf aho­ra in­ves­ti­ga­do.

Esperanza Agui­rre anun­cia su di­mi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.