Ame­na­zas in­de­pen­den­tis­tas a fun­cio­na­rios

Las ame­na­zas de Lluís Llach a los fun­cio­na­rios que tra­ba­jan pa­ra la Ge­ne­ra­li­tat in­cen­dian el am­bien­te.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Fer­nán­dez

El Go­bierno ca­ta­lán tie­ne un pro­ble­ma con los fun­cio­na­rios. No es na­da nue­vo, pe­ro con el re­fe­rén­dum a la vuel­ta de la es­qui­na, la co­sa se agra­va. Los Mos­sos d’Es­qua­dra ya han avi­sa­do en va­rias oca­sio­nes de que el cuer­po es­tá “pa­ra ser­vir a la le­ga­li­dad” y no obe­de­ce­rán ór­de­nes si vul­ne­ran la le­ga­li­dad vi­gen­te. El truco de los so­be­ra­nis­tas pa­sa por in­ven­tar­se una le­ga­li­dad nue­va y so­me­ter­les a la mis­ma. De ahí que el dipu­tado de Junts pel Sí (JxS) Lluís Llach sa­ca­se pe­cho du­ran­te una con­fe­ren­cia en Sant Sa­dur­ní d’Anoia y ase­gu­ra­se que “en el mo­men­to en que ten­ga­mos la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca, ello obli­ga­rá a to­dos los fun­cio­na­rios que tra­ba­jan y vi­ven en Ca­ta­lu­ña. El que no la cum­pla se­rá san­cio­na­do”.

La Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca es la que sus­ti­tu­ye la le­gis­la­ción es­pa­ño­la por una ex­clu­si­va­men­te ca­ta­la­na. El pro­pio Llach re­co­no­cía en la con­fe­ren­cia que “lo que pre­vé la ley es que a par­tir de ese mo­men­to, en to­do aque­llo que con­cier­ne al de­sa­rro­llo ha­cia la in­de­pen­den­cia, las le­yes que de­ben se­guir­se se­rán las ca­ta­la­nas. Por tan­to, los fun­cio­na­rios de­be­rán obe­de­cer es­tas le­yes”. En otras char­las, el dipu­tado ha reite­ra­do que “el que no crea en la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca se­rá san­cio­na­do”, por­que “aquel que no res­pon­da a la le­ga­li­dad ca­ta­la­na po­drá ser san­cio­na­do por el Es­ta­do ca­ta­lán”.

Lec­tu­ra úni­ca. Las con­di­cio­nes pa­ra apro­bar esa ley ya es­tán da­das: es­ta se­ma­na JxS y la CUP han he­cho va­ler su ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­men­to pa­ra apro­bar la re­for­ma del re­gla­men­to. A par­tir de aho­ra, cual­quier gru­po pue­de pre­sen­tar una ley y apro­bar­la por la vía de lec­tu­ra úni­ca, lo que evi­ta ade­más que se pue­dan pre­sen­tar en­mien­das y de­ba­tir en el pleno. Así pien­san apro­bar la Ley de Tran­si­to­rie­dad pa­ra, in­me­dia­ta­men­te, y sin que el Go­bierno cen­tral ten­ga tiem­po de pre­sen­tar re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Constitucional, con­vo­car el re­fe­rén­dum.

Des­de la Ge­ne­ra­li­tat no va­lo­ran las pa­la­bras de Llach, en una me­di­da es­tra­te­gia

de se­cre­tis­mo en re­la­ción con el pro­cés. De he­cho, en la cú­pu­la de la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na es­tán de acuer­do, pe­ro no pue­den de­cir­lo por­que se­ría ava­lar un de­li­to. La por­ta­voz del Go­bierno, Neus Mun­té, tras la úl­ti­ma reunión del Eje­cu­ti­vo de Puig­de­mont, de­jó caer que “las le­yes nos obli­gan a to­dos” y que su Go­bierno ga­ran­ti­za­rá “la pro­tec­ción ju­rí­di­ca de los fun­cio­na­rios”.

Du­ras crí­ti­cas. Los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas PDeCAT, ERC y la CUP apo­yan la me­di­da, por al­go son los im­pul­so­res de la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca. Be­net Sa­le­llas, dipu­tado cu­pe­ro, es ta­jan­te: “La Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca es el mar­co con el que que­re­mos re­gir­nos a par­tir de ga­nar el re­fe­rén­dum. No de­be ser ex­tra­ño pe­dir que los fun­cio­na­rios cum­plan con la ley que es­ta­rá en vi­gor”.

Pe­ro des­de la opo­si­ción las crí­ti­cas arre­cian. La por­ta­voz so­cia­lis­ta, Eva Gra­na­dos, ca­li­fi­ca las afir­ma­cio­nes de Llach de des­pro­pó­si­to. “Pa­re­ce que la re­vuel­ta de las son­ri­sas es­tá cam­bian­do de ges­to y que los in­de­pen­den­tis­tas no so­lo quie­ren cam­biar el re­gla­men­to del Par­la­men­to sin con­sen­so y apro­bar las le­yes de des­co­ne­xión sin ma­yo­ría so­cial, sino que aho­ra se per­mi­ten es­te ti­po de ame­na­zas”, iro­ni­za. Tam­bién la dipu­tada po­pu­lar Esperanza Gar­cía va­lo­ra ne­ga­ti­va­men­te las pa­la­bras de Llach y re­cla­ma “que de­je a los fun­cio­na­rios tran­qui­los: que no les pre­sio­nen ni vul­ne­ren sus de­re­chos fun­da­men­ta­les”.

En los sindicatos, han sal­ta­do las alar­mas. UGT pi­de a la Ge­ne­ra­li­tat “que se des­mar­que de ma­ne­ra con­tun­den­te de las de­cla­ra­cio­nes de Llach, que con­si­de­ra­mos una grave irres­pon­sa­bi­li­dad”. Tam­bién CCOO re­cuer­da al Go­vern que tie­ne la obli­ga­ción “de ve­lar por la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de sus tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y de ga­ran­ti­zar que es­tos no in­cu­rri­rán en res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas en una po­si­ble si­tua­ción de con­fron­ta­ción o confusión de le­ga­li­da­des”. El CSIF, por su parte, ta­cha de “bra­vu­co­na­da” el aser­to de Llach.

El dipu­tado de Junts pel Sí Lluís Llach en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.