En­tre ho­te­les de una no­che y hos­pi­ta­les

Se cum­plen cien años de Pru­frock, el pri­mer poe­ma­rio de T.S. Eliot, que re­no­vó la poe­sía con­tem­po­rá­nea.

Tiempo - - SUMARIO - An­to­nio Puen­te

Un lus­tro an­tes de La tie­rra bal­día (1922), Tho­mas Stearns Eliot (San Luis, EEUU, 1888-Lon­dres, 1965) pu­bli­ca­ba en Lon­dres su pri­mer poe­ma­rio de re­lie­ve, La can­ción de amor de J. Al­fred Pru­frock, ti­tu­la­do en­ton­ces Pru­frock and Ot­her Ob­ser­va­tions. Si con Cua­tro cuar­te­tos (1945), al tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el poe­ta ad­qui­ri­ría su con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va, se­ría, cu­rio­sa­men­te, tam­bién al tér­mino de la Gran Gue­rra, en 1917, cuan­do sa­lie­ran a la luz las ex­tra­ñas re­so­nan­cias de su ope­ra pri­ma. “Va­mos en­ton­ces, tú y yo, / cuan­do el atar­de­cer se ex­tien­de con­tra el cie­lo / como un pa­cien­te anes­te­sia­do so­bre una me­sa”... Así arran­ca es­te re­vol­cón ra­di­cal a la poe­sía de Oc­ci­den­te, don­de se pro­nos­ti­ca un sol con­va­le­cien­te y una at­mós­fe­ra con res­pi­ra­ción asis­ti­da como el pai­sa­je hu­mano más ve­raz. Le­jos de las in­vo­ca­cio­nes más o me­nos tor­tuo­sas de ro­mán­ti­cos y sim­bo­lis­tas –pe­ro, al mis­mo tiem­po, no des­de­ñán­do­las sino re­ci­clán­do­las–, el na­rra­dor del poe­ma co­ge de la mano al lec­tor pa­ra con­du­cir­lo, de un mo­do cóm­pli­ce, tex­to adentro. Y, a la in­ver­sa de la tó­ni­ca clá­si­ca de co­lo­rear con atri­bu­tos de la na­tu­ra­le­za la con­di­ción hu­ma­na, aho­ra el sol cre­pus­cu­lar emu­la a un pa­cien­te hu­mano so­bre la me­sa de un qui­ró­fano. Hay tes­ti­mo­nios de que, en su día, no se en­ten­dió es­ta nue­va na­rra­ti­vi­dad a tra­vés de la cual las más se­su­das re­fle­xio­nes (“co­rrien­te de la con­cien­cia”, como se le ha lla­ma­do lue­go) con­vi­ven con los

re­cuen­tos más ba­na­les (“he me­di­do mi vi­da con cu­cha­ri­llas de ca­fé”).

Era, cier­ta­men­te, una poe­sía muy no­ve­do­sa, de lí­ri­ca y épi­ca mu­tua­men­te amor­ti­gua­das, a la vez pa­ga­na y tras­cen­den­tal, y que da­ba rien­da suel­ta a una mag­má­ti­ca co­lo­quia­li­dad, con la que el poe­ta inau­gu­ra una es­té­ti­ca muy ca­ra al si­glo XX. Como bo­tón de mues­tra de la ani­mad­ver­sión ini­cial, en una edi­ción del su­ple­men­to li­te­ra­rio de The Ti­mes de me­dia­dos de aquel año, se lee es­to: “El he­cho de que es­tas co­sas ocu­rran en la men­te del se­ñor Eliot se­gu­ro que ca­re­ce de im­por­tan­cia pa­ra cual­quier per­so­na, in­clui­do él mis­mo. Cier­ta­men­te, no tie­nen re­la­ción al­gu­na con la poe­sía”.

el has­tío.

Es­tá le­jos de la ul­te­rior crí­ti­ca, que ca­li­fi­ca­ría el Pru­frock elio­tiano como una gran re­no­va­ción de la lí­ri­ca oc­ci­den­tal. Un des­ta­ca­do “dra­ma de la an­gus­tia li­te­ra­ria” y “un dra­má­ti­co mo­nó­lo­go in­te­rior” so­bre el ais­la­mien­to, el has­tío, la im­po­ten­cia o la nos­tal­gia del amor no con­su­ma­do de los nue­vos ur­ba­ni­tas. Ba­jo la car­ca­sa apa­ren­te­men­te im­pro­vi­sa­to­ria y pro­sai­ca de sus ver­sos la­ten los me­ta­fí­si­cos in­gle­ses (John Don­ne, so­bre to­do) y los sim­bo­lis­tas fran­ce­ses. En reali­dad, Eliot ha re­vo­lu­cio­na­do la lí­ri­ca, ha co­men­za­do a agi­tar una coc­te­le­ra inau­di­ta con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos e in­no­va­do­res re­ta­les, so­me­tien­do cual­quier sím­bo­lo y abs­trac­ción pre­ce­den­tes a un ate­rri­za­je for­zo­so. Peor aún que la mor­bi­dez te­lú­ri­ca y el ím­pe­tu ego­tis­ta con que Bau­de­lai­re o Rim­baud ha­bían fun­da­do la mo­der­ni­dad poé­ti­ca, por su con­cre­ción ob­je­ti­va y por su con­fi­gu­ra­ción del mun­do como un des­co­mu­nal hos­pi­tal, abar­ca in­clu­so a la na­tu­ra­le­za. El poe­ta no es ya el ci­ru­jano su­bli­me y ma­ligno que aque­llos tra­ma­ban sino, tam­bién él, “un pa­cien­te anes­te­sia­do” en su me­sa de ope­ra­cio­nes. No es un “vi­den­te”, como que­ría Rim­baud, sino, en to­do ca­so, un vo­yeur con los ojos y los oí­dos bien aten­tos a la irre­duc­ti­ble po­li­fo­nía y po­lu­ción vi­sual que le cir­cun­da. “Oh, in­quie­tas no­ches en ba­ra­tos ho­te­les de una no­che...”, se se­ña­la­rá allí, como otro de los gran­des al­da­bo­na­zos de la mar­ca Eliot. En Cua­tro cuar­te­tos ce­rra­rá el círcu­lo, pro­cla­man­do: “La Tie­rra en­te­ra es nues­tro hos­pi­tal”... En con­clu­sión, qui­zás ha ha­bi­do poe­tas con ma­yor in­fluen­cia en al­gu­nas co­rrien­tes, pe­ro na­die como T.S. Eliot ha lo­gra­do tan­to ma­gis­te­rio en un am­plí­si­mo es­pec­tro de poe­tas ra­di­cal­men­te di­ver­sos y has­ta de­cla­ra­dos ad­ver­sa­rios.

The Ti­mes: “lo que le pa­sa al se­ñor eliot ca­re­ce de im­por­tan­cia pa­ra cual­quie­ra”

t.S. eliot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.