Cua­tro mi­nis­tros de Fran­co si­guen vi­vos

Pe­se al fa­lle­ci­mien­to de Utre­ra, to­da­vía hay per­so­nas que es­tu­vie­ron en Con­se­jos de Mi­nis­tros del dic­ta­dor.

Tiempo - - SUMARIO - a. ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Fran­cis­co Fran­co cons­ti­tu­yó 15 Go­bier­nos en sus ca­si 40 años de dic­ta­du­ra, el pri­me­ro an­tes de que aca­ba­se la Gue­rra Ci­vil, y jun­to a él se sen­ta­ron a lo lar­go de sus años en el po­der un to­tal de 124 mi­nis­tros. Pa­sa­dos más de 41 años de su muer­te y tras el re­cien­te fa­lle­ci­mien­to del fa­lan­gis­ta Jo­sé Utre­ra Mo­li­na, aún que­dan cua­tro mi­nis­tros nom­bra­dos por él que le so­bre­vi­ven: Jo­sé Ma­ría Ló­pez de Le­to­na, An­to­nio Ca­rro Mar­tí­nez, Jo­sé Sán­chez-Ven­tu­ra Pas­cual y Fer­nan­do Suá­rez Gon­zá­lez.

Son los úl­ti­mos de una épo­ca en blan­co y ne­gro. Ló­pez de Le­to­na, Ca­rro y Sán­chez-Ven­tu­ra tie­nen 95 años de edad a día de hoy, mien­tras que Suá­rez es el más jo­ven, con 84, así que es po­si­ble que al­gún día sea el úl­ti­mo mi­nis­tro vi­vo de Fran­co si la sa­lud le res­pe­ta. “No me gus­ta apa­re­ce como mo­mia del pa­sa­do. Cuan­do sea el úl­ti­mo mohi­cano, ese día ha­ré de­cla­ra­cio­nes”, pro­me­te en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con TIEM­PO.

Suá­rez so­lo es­tu­vo me­dio año en el úl­ti­mo y breve Go­bierno de Fran­co, pe­ro tu­vo un car­go im­por­tan­te ya que fue vi­ce­pre­si­den­te ter­ce­ro y mi­nis­tro de Tra­ba­jo. Tras su ce­se par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la Tran­si­ción, pri­me­ro con UCD y lue­go con la Alian­za Po­pu­lar (AP) de Ma­nuel Fraga. Fue uno de los de­fen­so­res de la Ley de Re­for­ma Po­lí­ti­ca en 1976, con la que las Cor­tes fran­quis­tas se hi­cie­ron su pro­pio ha­ra­qui­ri an­tes de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Con AP fue

lue­go dipu­tado na­cio­nal en­tre 1982 y 1986 y eu­ro­dipu­tado en Es­tras­bur­go has­ta 1994. En 2007 in­gre­só en la Real Aca­de­mia de Cien­cias Mo­ra­les y Po­lí­ti­cas y en la ac­tua­li­dad si­gue lleno de vi­ta­li­dad.

aco­so ju­di­cial. El de­cano de las cua­tro per­so­nas con vi­da que par­ti­ci­pa­ron en al­guno de los Con­se­jos de Mi­nis­tros del an­te­rior je­fe del Es­ta­do es Ló­pez de Le­to­na, ya que se in­cor­po­ró al Go­bierno de Fran­co en 1969 como mi­nis­tro de In­dus­tria. Lo­gró aguan­tar en di­cho pues­to has­ta la lle­ga­da de Car­los Arias Na­va­rro y en 1976, a comienzos de la Tran­si­ción, fue de­sig­na­do go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, don­de es­tu­vo dos años. An­tes de la muer­te de Fran­co y tras es­bo­zar con co­la­bo­ra­do­res un re­tra­to ro­bot del pri­mer pre­si­den­te del Go­bierno de la Monarquía, el en­ton­ces príncipe Juan Car­los lo tu­vo en men­te pa­ra nom­brar­le al fren­te del Eje­cu­ti­vo, pe­ro el em­pe­ci­na­mien­to de Arias Na­va­rro por se­guir pre­si­dien­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros tras­to­có los pla­nes. Pos­te­rior­men­te fue vi­ce­pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Ba­nes­to, y le to­có su­frir el des­em­bar­co del jo­ven Ma­rio Con­de en la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, quien des­pi­dió a Ló­pez de Le­to­na con ca­jas des­tem­pla­das al lle­gar a la pre­si­den­cia.

Ca­rro, por su parte, fue mi­nis­tro de Pre­si­den­cia en­tre 1974 y 1975 y, como tal, desem­pe­ñó un pa­pel cla­ve en la ce­sión del te­rri­to­rio del Sáha­ra a Ma­rrue­cos y Mau­ri­ta­nia tras la Mar­cha Ver­de pro­mo­vi­da por Has­san II cuan­do Fran­co es­ta­ba gra­ve­men­te en­fer­mo. Mien­tras, Sán­chez-Ven­tu­ra tu­vo que cer­ti­fi­car como mi­nis­tro de Jus­ti­cia y no­ta­rio ma­yor del Reino la muer­te del ge­ne­ral y el de­cre­to de nom­bra­mien­to de Juan Car­los I como Rey. Tan­to Suá­rez como Ca­rro y Sán­chez-Ven­tu­ra fue­ron in­clui­dos por la jue­za ar­gen­ti­na Ma­ría Ser­vi­ni en el gru­po de 19 acu­sa­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, aun­que los ex­hor­tos a la Jus­ti­cia es­pa­ño­la pa­ra to­mar­les de­cla­ra­ción por es­ta cau­sa ini­cia­da en Ar­gen­ti­na nun­ca han pros­pe­ra­do. La ma­gis­tra­da acu­só a Ca­rro de con­va­li­dar la sen­ten­cia de muer­te del anar­quis­ta Puig An­tich y a los tres de ha­ber es­ta­do en el Con­se­jo de Mi­nis­tros que apro­bó los úl­ti­mos fu­si­la­mien­tos del ré­gi­men en sep­tiem­bre de 1975, en los que fue­ron eje­cu­ta­dos va­rios miem­bros de ETA y de los GRAPO. En el ca­so de Sán­chez-Ven­tu­ra, con el agra­van­te de ha­ber fir­ma­do las sen­ten­cias de muer­te en su con­di­ción de ti­tu­lar de Jus­ti­cia.

Tres de ellos fue­ron acu­sa­dos de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad por una jue­za ar­gen­ti­na

Fer­nan­do Suá­rez Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.