Es­com­bros y esperanza en Ne­pal

Dos años des­pués del te­rre­mo­to que aso­ló el país, la re­cons­truc­ción avan­za len­ta­men­te en el caos bu­ro­crá­ti­co.

Tiempo - - SUMARIO - D. Ad­hi­ka­ri y S. Mauer (DPA)

Chi­ni­ma­ya Sh­rest­ha com­par­te su ca­ba­ña con un perro y un par de po­llue­los. So­bre el sue­lo hay lis­to­nes de ma­de­ra y tres ces­tas. La cama es­tá en el cen­tro de la sa­la y so­lo en un rincón el te­cho es lo su­fi­cien­te­men­te al­to como pa­ra que es­ta mu­jer ne­pa­lí pue­da po­ner­se de pie.

Sh­rest­ha so­bre­vi­vió al de­vas­ta­dor te­rre­mo­to que aso­ló el país ha­ce aho­ra dos años. El 25 de abril de 2015, la tie­rra tem­bló en el Es­ta­do del Hi­ma­la­ya con una fu­ria como no se veía en más de 80 años. Unas 9.000 per­so­nas mu­rie­ron y otras 22.000 re­sul­ta­ron he­ri­das. Se­gún da­tos del Go­bierno, 600.000 ca­sas se vinieron aba­jo. La Cruz Ro­ja ha­bla in­clu­so de 800.000.

En­te­rra­dos vi­vos. La ca­sa de Sh­rest­ha, de 51 años, fue una de las que se de­rrum­bó, de­jan­do en­te­rra­dos en­tre los es­com­bros a ella y a su ma­ri­do. Los vecinos re­ti­ra­ron los res­tos con pa­las o con sus pro­pias ma­nos y lo­gra­ron res­ca­tar­los, pe­ro pa­ra otros mu­chos, la ayu­da lle­gó de­ma­sia­do tar­de. “Des­pués, fui a vi­vir a ca­sa de unos fa­mi­lia­res –cuen­ta la mu­jer–. Des­de ha­ce un año, es­ta ca­ba­ña es mi ho­gar”. Su pue­blo, Syau­le, se si­túa en el dis­tri­to de Sind­hu­pal­chok, en el no­res­te del país, una de las áreas más po­bres de Ne­pal. Y pre­ci­sa­men­te aquí, el te­rre­mo­to fue es­pe­cial­men­te de­vas­ta­dor. En la ca­pi­tal, Chau­ta­ra, hay al­gu­nas ca­sas re­pa­ra­das jun­to a de­ce­nas de vi­vien­das en obras. En­tre me­dias, rui­nas y mon­ta­ñas de gra­va, la­dri­llos y otros ma­te­ria­les de cons­truc­ción.

El ad­mi­nis­tra­dor je­fe del dis­tri­to, An­tar Baha­dur Sil­wal, in­ten­ta ex­pre­sar en cifras la lu­cha que es­tá li­bran­do la po­bla­ción. “Nos han pe­di­do ayu­da pa­ra la re­cons­truc­ción de 78.000 vi­vien­das –cuen­ta–. A ca­si to­das he­mos po­di­do con­ce­der­les una pri­me­ra tan­da de 500 dó­la­res [460 eu­ros]”. En reali­dad, a ca­da ca­sa de­be­rían ir des­ti­na­dos unos 3.000 dó­la­res (2.755 eu­ros), pe­ro las nor­mas de la au­to­ri­dad res­pon­sa­ble de la re­cons­truc­ción, la NRA, son tan com­ple­jas que so­lo una de ca­da diez vi­vien­das ha so­li­ci­ta­do la se­gun­da en­tre­ga”.

La NRA asu­mió su la­bor ha­ce ape­nas un año. El Go­bierno ne­pa­lí, en Kat­man­dú, lo con­for­man nu­me­ro­sos pe­que­ños par­ti­dos y sus 40 mi­nis­tros cam­bian cons­tan­te­men­te, por lo que una y otra vez hay dispu­tas en torno a las com­pe­ten­cias de ca­da cual. Como su­ce­de con el pa­pel de la NRA: po­co des­pués de su fun­da­ción, cam­bió de di­rec­tor.

En­tre tan­to, el di­rec­tor original, Go­vind Raj Pok­ha­rel, ha vuel­to a es­tar al man­do de la NRA y re­co­no­ce que las nor­mas de la ins­ti­tu­ción son de­ma­sia­do es­tric­tas. En to­do el país hay más de 600.000 vi­vien­das que ne­ce­si­tan ayu­da, pe­ro no to­dos los cons­truc­to­res tie­nen ni el di­ne­ro ni los co­no­ci­mien­tos pa­ra ase­gu­rar­las an­te te­rre­mo­tos. Sin em­bar­go, la NRA so­lo pue­de fi­nan­ciar vi­vien­das seguras fren­te a seís­mos y, ade­más, no lo­gra lle­gar a los con­tro­les.

Crí­ti­cas y dispu­tas. Pok­ha­rel cri­ti­ca que du­ran­te su au­sen­cia la ins­ti­tu­ción fue des­po­ja­da de sus po­de­res. “Aho­ra es como uno de tan­tos mi­nis­te­rios”, sos­tie­ne. Y como las dispu­tas por las com­pe­ten­cias no ce­san, es di­fí­cil em­pren­der me­di­das con­tun­den­tes de pro­tec­ción. “De­be­ría­mos re­ubi­car to­tal­men­te va­rias lo­ca­li­da­des que no son seguras. Pe­ro el Go­bierno no dis­po­ne de tie­rras pa­ra alo­jar a tan­ta gen­te”.

Ma­nish Gau­tam, que tra­ba­ja como coor­di­na­dor del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (UNDP) en el dis­tri­to de Sin­hu­pal­chok, sí ve al­gu­nos éxi­tos en la re­cons­truc­ción, aun­que no se los atri­bu­ye al Go­bierno. “Cla­ra­men­te ve­mos más ac­ti­vi­dad cons­truc­to­ra que el año pa­sa­do –afir­ma–. Pe­ro la asu­men las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, no el Eje­cu­ti­vo”.

La ma­yo­ría de ciu­da­da­nos pi­den pres­ta­do di­ne­ro a fa­mi­lia­res o se fi­nan­cian a tra­vés de cré­di­tos con in­tere­ses al­tí­si­mos. “Mu­chos per­die­ron to­da su exis­ten­cia en el te­rre­mo­to. La re­cons­truc­ción so­lo ten­drá éxi­to si las per­so­nas con­si­guen va­ler­se por sí mis­mas tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te”, aña­de. Abril to­da­vía es un mes se­co en mu­chas zo­nas de Ne­pal y las tem­pe­ra­tu­ras son agra­da­ble­men­te cá­li­das. Pe­ro pron­to a mu­chas víc­ti­mas del te­rre­mo­to les es­pe­ra la ter­ce­ra tem­po­ra­da de llu­vias y, des­pués, el ter­cer in­vierno que de­ben afron­tar sin re­fu­gios de emer­gen­cia ni ca­sa.

“El Go­bierno se ha mar­ca­do un pla­zo de cin­co años pa­ra la re­cons­truc­ción –se­ña­la el di­rec­tor de la NRA–. To­da­vía es­ta­mos a tiem­po pa­ra lo­grar­lo. Pe­ro pa­ra eso, el Go­bierno, los mi­nis­te­rios y to­dos los afec­ta­dos de­be­mos tra­ba­jar de una vez uni­dos y ha­cer de la re­cons­truc­ción nues­tra má­xi­ma prio­ri­dad”.

El go­bierno tie­ne 40 mi­nis­tros y se su­ce­den las lu­chas por las com­pe­ten­cias de ca­da uno

Las rui­nas de un tem­plo hin­duis­ta en la al­dea de Bun­ga­ma­ti, si­tua­da en el va­lle de Kat­man­dú, en la zo­na cen­tral de Ne­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.