Ri­car­do Menéndez Sal­món

Tiempo - - SUMARIO - Ri­CAR­Do meNÉNDeZ SAL­mÓN

Hu­bo un tiem­po en que la te­le­vi­sión nos for­mó. Ape­nas ni­ños, tras­no­chá­ba­mos con Jo­sé Luis Bal­bín en La cla­ve pa­ra dis­fru­tar Fah­ren­heit 451, El sép­ti­mo se­llo, Pa­ja­ri­tos y pa­ja­rra­cos. Qué po­so no ha­brán de­ja­do esas aven­tu­ras ex­tra­va­gan­tes en una sen­si­bi­li­dad cu­rio­sa, que na­cía al mun­do. Ha­bía vi­da in­te­li­gen­te allá fue­ra, en­ce­rra­da en las imá­ge­nes y en sus sím­bo­los. De pa­so, por aquel pla­tó es­par­tano pa­sa­ba gen­te como Da­niel Cohn-Ben­dit,

Olof Pal­me, Se­ve­ro Ochoa. Las per­so­nas dis­cu­tían, fi­lo­so­fa­ban, edu­ca­ban. Las per­so­nas se lan­za­ban a la ca­be­za te­sis, an­tí­te­sis, sín­te­sis. Las per­so­nas se apos­tro­fa­ban ci­tan­do como tes­ti­gos de car­go a la His­to­ria, a la Li­te­ra­tu­ra, a la Cien­cia. No ha­bía otra in­ti­mi­dad que la del ta­len­to. Era her­mo­so des­cu­brir que las in­te­li­gen­cias po­dían me­dir­se, como la es­ta­tu­ra o el al­cohol en san­gre.

Qué aña­dir que no se ha­ya di­cho de los años glo­rio­sos de Pa­lo­ma Cha­mo­rro. Si en La edad de oro apren­di­mos que Lou Reed era de car­ne y hue­so, que The Smiths eran cua­tro chi­cos de Man­ches­ter y que las ofen­sas a la re­li­gión han si­do siem­pre un ro­tun­do men­tís a la ex­ten­di­da idea de que el es­pa­ñol sa­be reír­se de sí mis­mo, por la breve vi­da de La es­ta­ción de Per­pi­ñán vi­mos pa­sar a Wim Mer­tens ya Fran­co Bat­tia­to, y en pro­gra­mas como Ga­le­ría, Tra­zos e Imá­ge­nes la pe­rio­dis­ta ma­dri­le­ña le hi­zo la au­top­sia a los ar­tis­tas más de­ci­si­vos del si­glo. Como Ja­vier Pé­rez An­dú­jar es­cri­bió con mo­ti­vo de su re­cien­te muer­te, “Pa­lo­ma Cha­mo­rro fue nues­tro ca­nal Ar­te an­tes de que na­cie­se el ca­nal Ar­te en Eu­ro­pa”. ¿Ha­brá qué men­cio­nar La bo­la de cris­tal, que vis­ta hoy re­sul­ta tan in­con­ce­bi­ble des­de el pun­to de vis­ta de la exis­ten­cia de una te­le­vi­sión pú­bli­ca como fascinante des­de el pun­to de vis­ta de la ima­gi­na­ción crea­do­ra? Como si Sum­mer­hill hu­bie­ra co­lo­ni­za­do las 625 lí­neas. O como si If... de Lind­say An­der­son se emi­tie­ra ca­da so­bre­me­sa.

Aho­ra que la caja bo­ba se ha va­cia­do de pe­rio­dis­mo, ha­bla­mos de pos­ver­dad, ha­bla­mos de di­vor­cios e in­fi­de­li­da­des, ha­bla­mos de Ber­tín como sín­to­ma. Epí­to­me de ese mal olor que nos in­va­de y abo­rre­ga con su chu­le­ría, Ber­tín es la pos­ver­dad de­fi­ni­ti­va, el di­vor­cio in­fi­ni­to, el adul­te­rio per­ma­nen­te, el sín­to­ma de una en­fer­me­dad lla­ma­da mal gus­to. Sen­tar­se an­te una pan­ta­lla pa­ra que na­da su­ce­da. Aplau­dir al ges­to de aplau­dir. Y ad­mi­rar nues­tra caí­da en cá­ma­ra len­ta. Qui­zá Don DeLi­llo tu­vie­ra ra­zón cuan­do en Ame­ri­ca­na, su pri­me­ra no­ve­la, ex­pli­có que la te­le­vi­sión no es otra co­sa que una for­ma de em­ba­la­je en la cual los anun­cios son in­te­rrum­pi­dos por pro­gra­mas, y no a la in­ver­sa. Y que aca­so, aten­dien­do a lo que se nos pro­po­ne, esa sea la for­ma me­nos le­si­va de con­tem­plar­la en es­tos tiem­pos de ami­gos del al­ma que se con­fie­san a can­tan­tes me­ló­di­cos. Que es como ver en cir­cui­to ce­rra­do la es­plen­do­ro­sa pe­lí­cu­la de nues­tra es­tu­pi­dez.

VEr la tE­lE­VI­SIóN hOy ES VEr EN cIr­cuI­tO cE­rra­dO la pE­lí­cu­la dE NuES­tra ES­tu­pI­dEz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.