Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

El mun­do ac­tual –desa­rro­lla­do, glo­ba­li­za­do, tec­ni­fi­ca­do– des­can­sa en un sis­te­ma eco­nó­mi­co ca­da vez más com­ple­jo. Eso nos ha­ce de­pen­der de los ex­per­tos en ese cam­po: los eco­no­mis­tas. Sin em­bar­go, la cri­sis ac­tual ha pues­to de ma­ni­fies­to las de­bi­li­da­des de es­ta cien­cia. Du­ran­te la inau­gu­ra­ción del nue­vo edi­fi­cio de la Lon­don School of Eco­no­mics, en 2008, al co­mien­zo de la gran re­ce­sión, la rei­na Isa­bel hi­zo una pregunta muy per­ti­nen­te: ¿có­mo es po­si­ble que los ex­per­tos en eco­no­mía no ha­yan pre­vis­to la cri­sis? Luis Ga­ri­cano la res­pon­dió: “A mu­chos se les pa­ga­ba pa­ra ha­cer al­go que fa­vo­re­cía sus pro­pios in­cen­ti­vos; pe­ro des­de una pers­pec­ti­va so­cial, eso in­cluía ha­cer un mal so­cial”.

Sin du­da, hu­bo fal­ta de es­crú­pu­los e irres­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro me preo­cu­pa más el que cien­tí­fi­cos se­rios no su­pie­ran a qué ate­ner­se. Es es­pe­cial­men­te grave por­que, como se­ña­ló en 1936 John May­nard Key­nes, a mi jui­cio el eco­no­mis­ta más pers­pi­caz de la his­to­ria: “Las ideas de los eco­no­mis­tas y de los fi­ló­so­fos po­lí­ti­cos, tan­to si son acer­ta­das como si son erró­neas, son más po­de­ro­sas de lo que nor­mal­men­te se asu­me”. Des­pués del su­ce­so de la Lon­don School, un gru­po de pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas in­gle­ses man­dó una car­ta a la rei­na, con­tes­tan­do a la pregunta que ha­bía for­mu­la­do. “La prin­ci­pal ra­zón de la cri­sis –de­cían– fue un fa­llo en la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va de mu­cha gen- te bri­llan­te, en es­te país y en el res­to del mun­do, pa­ra com­pren­der los ries­gos del sis­te­ma como un to­do”. Por eso, en La crea­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca –el li­bro que es­cri­bí con el fi­nan­cie­ro San­tia­go Sa­trús­te­gui– re­cla­má­ba­mos la ne­ce­si­dad de una nue­va “in­te­li­gen­cia eco­nó­mi­ca”, ca­paz de pen­sar la su­per­com­ple­ji­dad. Des­pués de la gue­rra, pa­re­ció que el sis­te­ma key­ne­siano pro­por­cio­na­ba el mo­de­lo ade­cua­do; en los ochen­ta fue el mo­de­lo mo­ne­ta­ris­ta de Fried­man. Los dos tu­vie­ron sus mo­men­tos de au­ge y de caí­da. Du­ran­te dé­ca­das, Alan Greens­pan, pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos, fue con­si­de­ra­do la per­so­na más com­pe­ten­te en ges­tión eco­nó­mi­ca. Cuan­do sur­gió la cri­sis, su co­men­ta­rio fue: “No en­tien­do lo que ha pa­sa­do”. Lo que qui­so de­cir es que no sabía có­mo ha­bía que pen­sar lo su­ce­di­do. Como ejem­plo de las dis­pa­ri­da­des en­tre eco­no­mis­tas, re­cor­da­ré que el año 2013 com­par­tie­ron el pre­mio No­bel Eu­ge­ne Fama, que creía en la efi­cien­cia de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y en la inexis­ten­cia de bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas, y Ro­bert Schi­ller, que sos­te­nía lo con­tra­rio, y que pen­sa­ba que ha­bía que psi­coa­na­li­zar a Fama por sus teo­rías.

An­te es­tos he­chos, ¿qué pue­de ha­cer el ciu­da­dano? En pri­mer lu­gar, desa­rro­llar su pen­sa­mien­to crí­ti­co y ser cons­cien­te de que los eco­no­mis­tas a pe­sar de alar­dear mu­cho de su cien­cia, afir­man más cer­te­zas de las que real­men­te tie­nen.

Es ne­ce­sa­rio que to­dos ten­ga­mos un co­no­ci­mien­to más pro­fun­do de los prin­ci­pa­les te­mas eco­nó­mi­cos. Por eso, des­de la Fun­da­ción Uni­ver­si­dad de Pa­dres va­mos a lan­zar el mes pró­xi­mo un cur­so ti­tu­la­do Lo que to­do ciu­da­dano de­be sa­ber so­bre Eco­no­mía. Les ten­dré in­for­ma­do. Me aco­jo a la teo­ría de otro No­bel de Eco­no­mía, Ro­bert Lu­cas, que fue pre­mia­do por de­cir que, a pe­sar de que mu­chas de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas son irra­cio­na­les, po­dría ha­ber una ten­den­cia ha­cia la ra­cio­na­li­dad –él lo de­no­mi­na “cum­pli­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les”– si los con­su­mi­do­res fué­ra­mos más cons­cien­tes de nues­tro pa­pel.

en el año 2013 com­par­tie­ron el pre­mio no­bel eu­ge­ne Fama, que creía en la inexis­ten­cia de bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas, y ro­bert schi­ller, que sos­te­nía lo con­tra­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.