Agus­tín Va­lla­do­lid

Más in­dig­nan­te que el la­tro­ci­nio en sí es la to­le­ran­cia con los co­rrup­tos de quie­nes les au­pa­ron al po­der.

Tiempo - - SUMARIO - agus­tín va­lla­do­lid

Se di­luía como azu­ca­ri­llo el tra­ma­bús de Ru­bén Jus­te, au­tor de Una his­to­ria he­ré­ti­ca del po­der en Es­pa­ña –has­ta no ha­ce mu­cho li­bro de ca­be­ce­ra de Pablo Igle­sias y pro­ba­ble best se­ller gra­cias al afán que le es­tán po­nien­do al­gu­nos en con­fir­mar lo que en sus pá­gi­nas se di­ce–, cuan­do el juez Eloy Ve­las­co se lió la man­ta a la ca­be­za y de­ci­dió re­ven­tar la ope­ra­ción Le­zo. A su se­ño­ría le em­pe­za­ban a es­ca­mar al­gu­nas in­for­ma­cio­nes que le lle­ga­ban so­bre po­si­bles fil­tra­cio­nes y sabía que, da­da la mag­ni­tud del asun­to que se traía en­tre ma­nos des­de ha­cía más de un año, se ago­ta­ba el tiem­po y to­ca­ba ac­tuar. Y de­bía ha­cer­lo rá­pi­do; y a lo gran­de. Se de­ci­dió de­jar pa­sar la Pas­cua de Re­su­rrec­ción, quién sa­be si pa­ra evi­tar sí­mi­les con la Ca­va­lle­ria rus­ti­ca­na, aun­que no ten­ga de­ma­sia­do que ver la ca­ba­lle­ría con la obra y el li­bre­to de Ver­ga y Mas­cag­ni.

Se pro­gra­ma­ron al de­ta­lle fe­chas y horas de de­ten­cio­nes, re­gis­tros y has­ta el en­vío de te­le­gra­mas pa­ra pre­sen­tar­se an­te el juez acom­pa­ña­dos de abo­ga­do. To­do en fun­ción de la re­le­van­cia pe­nal de los pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos y la pro­yec­ción pú­bli­ca de los in­ves­ti­ga­dos. En lo esen­cial, el tra­ba­jo es­ta­ba he­cho y las ile­ga­li­da­des co­me­ti­das, ra­zo­na­ble­men­te do­cu­men­ta­das. Al me­nos en lo que se re­fe­ría al nú­cleo de los aho­ra acu­sa­dos. Así que so­lo que­da­ba la tra­ca fi­nal, mon­tar el co­no­ci­do es­pec­tácu­lo de per­so­na­jes más o me­nos ilus­tres en­tran­do y sa­lien­do –no to­dos–, de la co­man­dan­cia de la Guar­dia Ci­vil, del juz­ga­do, de los re­gis­tros en do­mi­ci­lios o en se­des de em­pre­sas o des­pa­chos pro­fe­sio­na­les. Se op­tó, eso sí, por un perfil me­dio. Na­da de es­po­sas, na­da de fun­cio­na­rios co­lo­can­do la mano en la co­ro­ni­lla del de­te­ni­do, como aque­lla vez con Ro­dri­go Ra­to, po­bre. Si aca­so, al­gu­na fo­to­gra­fía ro­ba­da pa­ra de­jar cons­tan­cia del his­tó­ri­co mo­men­to en el que la Jus­ti­cia, por obra y gra­cia del que fue­ra di­rec­tor ge­ne­ral del Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, me­tía la mano en el avispero po­dri­do del PP ma­dri­le­ño.

Has­ta ese mo­men­to, miércoles 19 de abril, San Ex­pe­di­to, lo que se sabía del asun­to era que el juez Ve­las­co apun­ta­ba ma­ne­ras, pe­ro las pie­zas de ca­za no pa­sa­ban de te­ner un ta­ma­ño in­ter­me­dio. Na­die ha­bía pre­vis­to un desen­la­ce tan ca­tas­tró­fi­co. Y, sin em­bar­go, ha­bía su­fi­cien­tes in­di­cios de que al­go así po­día pa­sar. Des­de que en enero de 2016 PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos pu­sie­ran en mar­cha en la Asam­blea ma­dri­le­ña una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción pa­ra acla­rar las ac­ti­vi­da­des en Ibe­roa­mé­ri­ca del Ca­nal de Isa­bel II, que se con­fir­ma­ra el grave que­bran­to pa­tri­mo­nial que su­frió la em­pre­sa pú­bli­ca del agua en la Co­mu­ni­dad de Madrid al ad­qui­rir la em­pre­sa bra­si­le­ña Emis­sao era so­lo cues­tión de tiem­po.

dé­ca­das de in­mu­ni­dad. ¿Por qué en­ton­ces, has­ta ha­ce tan so­lo dos o tres me­ses –cuan­do al pa­re­cer re­ci­ben el pri­mer avi­so de que pue­den es­tar sien­do ob­je­to de se­gui­mien­tos: “Ig­na­cio ve con cui­da­do”– las in­da­ga­cio­nes del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 6 de la Au­dien­cia Na­cio­nal no pro­vo­can en los im­pli­ca­dos una preo­cu­pa­ción mu­cho ma­yor de la que ve­nían de­mos­tran­do? Sin du­da por­que, tras dé­ca­das de in­mu­ni­dad, no con­ta­ban con que la nue­va pre­si­den­ta del Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Madrid iba a dar el vis­to bueno a una ope­ra­ción lim­pie­za que, de no ha­ber­se pro­du­ci­do, se la ha­bría lle­va­do tam­bién a ella por de­lan­te; an­tes o des­pués. No con­ta­ban con que, a pe­sar de lo que en prin­ci­pio pa­re­ció un in­ten­to gro­se­ro de li­mi­tar los da­ños, la Fis­ca­lía aca­ba­ría cum­plien­do con su obli­ga­ción; y no con­ta­ban con que un juez que ha­bía tra­ba­ja­do an­te­rior­men­te pa­ra el Par­ti­do Po­pu­lar se atre­vie­ra a dar­le el ti­rón de­fi­ni­ti­vo a la man­ta. Di­cho de otro mo­do: con­ta­ban con lo que siem­pre han con­ta­do. Con sis­te­mas de con­trol fa­lli­dos por­que eran ellos los que los ges­tio­na­ban; con la com­pli­ci­dad de otros po­lí­ti­cos que pre­fe­rían mi­rar pa­ra otro la­do y ace­le­rar su as­cen­so en el es­ca­la­fón; con una Jus­ti­cia in­fil­tra­da y mo­ni­to­ri­za­da, con mu­chos de sus miem­bros tam­bién in­tere­sa­dos en no de­jar pa­sar cual­quier opor­tu­ni­dad de en­gan­char el as­cen­sor pro­fe­sio­nal.

Por­que Ig­na­cio Gon­zá­lez, como Fran­cis­co Gra­na­dos o Luis Bár­ce­nas, ca­da uno con sus pe­cu­lia­ri­da­des, han si­do, has­ta que se les aca­bó el ca­rre­te, alum­nos aven­ta­ja­dos de un sis­te­ma pa­ra­le­lo en el que, más allá del pre­sun­to la­tro­ci­nio del que se les acu­sa, es si ca­be más in­dig­nan­te cons­ta­tar aho­ra has­ta qué pun­to se han reí­do de to­dos no­so­tros y han go­za­do de la to­le­ran­cia de quie­nes les die­ron res­pon­sa­bi­li­da­des y po­der.

Si yo cuen­to aquí que los 23 mi­llo­nes de eu­ros que, se­gún el su­ma­rio, se han es­ta­fa­do a los ma­dri­le­ños, so­lo en una de las ope­ra­cio­nes ba­jo sos­pe­cha, se po­drían ha­ber uti­li­za­do pa­ra pa­gar 390.000 días de hos­pi­ta­li­za­ción, 200 trans­plan­tes de co­ra­zón o ca­si 4.000 pla­zas es­co­la­res, no fal­ta­rá quien opi­ne que es­toy sien­do un pun­to de­ma­go­go. Pe­ro qué quie­ren que les di­ga: me apun­to a la de­ma­go­gia si con ello con­si­go ha­cer más vi­si­ble el cri­men so­cial que com­por­ta el ejer­ci­cio sis­te­má­ti­co de la co­rrup­ción.

El ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño ig­na­cio Gon­zá­lez sa­lien­do de la co­man­dan­cia de la Guar­dia ci­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.