Na­tivel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TIVEL PRE­CIA­DO @Na­ti­vel­pre­cia­do

En la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) es­tán a pun­to de ele­gir a la per­so­na que ocu­pa­rá el si­llón va­can­te M ma­yús­cu­la. Am­bos can­di­da­tos tie­nen so­bra­dos mé­ri­tos pa­ra acceder al nom­bra­mien­to, pe­ro una de ellas es Ro­sa Mon­te­ro. En la RAE se ne­ce­si­tan mu­je­res, no so­lo por te­ner especial sen­si­bi­li­dad con­tra la dis­cri­mi­na­ción se­xis­ta en el len­gua­je, como es el ca­so de Mon­te­ro, sino por­que se­ría con­ve­nien­te re­pa­rar un lar­go his­to­rial de in­jus­ti­cias. So­lo re­cor­da­ré dos ejem­plos in­de­cen­tes: la ex­clu­sión de Emilia Par­do Ba­zán y de Ma­ría Mo­li­ner, con el ar­gu­men­to de que la Aca­de­mia no era un lu­gar pa­ra se­ño­ras. Han pa­sa­do cua­tro dé­ca­das des­de que in­gre­só la pri­me­ra mu­jer aca­dé­mi­ca Car­men Con­de; des­pués so­lo han ele­gi­do a 11, de las cua­les que­dan ocho en la ac­tua­li­dad, fren­te a los 38 aca­dé­mi­cos res­tan­tes. No que­ría re­fe­rir­me úni­ca­men­te al des­pro­pó­si­to y el agra­vio que su­po­ne es­ta ver­gon­zo­sa dis­cri­mi­na­ción, sino in­ci­dir en el anacro­nis­mo de de­ter­mi­na­das ex­pre­sio­nes se­xis­tas que cla­man al cie­lo. Los aca­dé­mi­cos no son los úni­cos res­pon­sa­bles de per­pe­tuar vie­jos es­te­reo­ti­pos que si­guen vi­gen­tes, in­clu­so en­tre los más jó­ve­nes; tam­bién lo somos los me­dios de comunicación, los pu­bli­cis­tas y una lar­ga se­rie de pro­fe­sio­na­les po­co es­cru­pu­lo­sos con el uso de las pa­la­bras. Las cul­pas, en es­te ca­so, es­tán muy re­par­ti­das.

Con su len­ti­tud ca­rac­te­rís­ti­ca, la RAE va mo­di­fi­can­do al­gu­nos tér­mi­nos, gra­cias a que las pro­tes­tas son re­cu­rren­tes. Ha­ce años me to­mé la mo­les­tia de de­nun­ciar en un ar­tícu­lo las ex­pre­sio­nes ma­chis­tas re­co­gi­das en el Dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la y hoy com­prue­bo con sa­tis­fac­ción que la ma­yo­ría han si­do co­rre­gi­das o ma­ti­za­das. Ya no apa­re­ce “perro” como el me­jor ami­go del hom­bre y “pe­rra” como pros­ti­tu­ta; “zo­rro” como es­pa­da­chín y “zo­rra” como pros­ti­tu­ta; “hom­bre­zue­lo” como va­rón pe­que­ñi­to y “mu­jer­zue­la” como pros­ti­tu­ta; “gol­fo” como agua ma­ri­na ro­dea­da de tie­rra y “gol­fa” como pros­ti­tu­ta; “lobo” como hom­bre ex­pe­ri­men­ta­do y agre­si­vo y “lo­ba” como pros­ti­tu­ta... ¡Es­ta­ban ob­se­sio­na­dos con la pros­ti­tu­ción! Aho­ra se equi­pa­ran o se ma­ti­zan y “zo­rra” si­gue sien­do pros­ti­tu­ta, pe­ro con el an­te­tí­tu­lo de “ex­pre­sión mal­so­nan­te”. Que­dan, sin em­bar­go, al­gu­nos re­si­duos ofen­si­vos, como los que di­fe­ren­cian al “hom­bre pú­bli­co” (per­so­na­je pro­mi­nen­te) de la “mu­jer pú­bli­ca” (pros­ti­tu­ta) o el “se­xo fuer­te” (con­jun­to de hom­bres) del “se­xo dé­bil” (con­jun­to de mu­je­res). A pro­pó­si­to de es­te úl­ti­mo, una es­tu­dian­te de mar­ke­ting lla­ma­da Sa­ra Flo­res pu­so en mar­cha una cam­pa­ña de pro­tes­ta ba­jo la eti­que­ta #yo­no­so­yel­se­xo­de­bil que re­co­gió cien­tos de mi­les de firmas y se hi­zo vi­ral en las re­des so­cia­les. La Aca­de­mia ha reac­cio­na­do y pro­me­te que a fi­na­les de año ha­rá cons­tar en su dic­cio­na­rio que se tra­ta de una ex­pre­sión des­pec­ti­va y dis­cri­mi­na­to­ria ha­cia las mu­je­res que ya no se em­plea. ¿Se ne­ce­si­ta ca­si un año pa­ra co­rre­gir tan grave error? ¡Mi­ra que son len­tos!

LA REAL ACA­DE­MIA ACO­GE HOY A OCHO MU­JE­RES, FREN­TE A LOS 38 ACA­DÉ­MI­COS RES­TAN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.