Je­sús Mariñas

Mu­chos de los com­pa­ñe­ros del reality te­le­vi­si­vo Su­per­vi­vien­tes no ven con bue­nos ojos la par­ti­ci­pa­ción del hu­mo­ris­ta chi­leno en el con­cur­so y pa­re­ce que no tie­nen in­ten­ción de po­ner­le las co­sas fá­ci­les.

Tiempo - - SUMARIO - je­sús mARiÑAs

Lo pro­nos­ti­qué sin las su­pues­tas do­tes adi­vi­na­do­ras de Rap­pel: Bi­go­te Arro­cet ya es ob­je­ti­vo a ma­cha­car, el chi­vo ex­pia­to­rio de unos con­cur­san­tes qui­zá fu­tu­ros su­per­vi­vien­tes. Ago­re­ros o en­vi­dio­sos so­lo le pro­nos­ti­can dos se­ma­nas de com­pe­ti­ción con­jun­ta, ya que lo to­man por com­pe­ten­cia des­leal y pri­vi­le­gia­da. Se lo ad­ver­tí al show­man, que de­sen­can­tó en su es­treno. In­clu­so con el dis­gus­to de Ma­ría Te­re­sa Cam­pos, man­tu­vo su de­seo fir­me e ina­mo­vi­ble: “Con 68 años quie­ro de­mos­trar­me que soy el mis­mo 13 años des­pués de otro con­cur­so si­mi­lar”, me di­jo an­tes de unir­se a gru­po con po­ca afi­ni­dad. Ni un pun­to de apo­yo y me­nos aún la ya car­gan­te, fí­si­ca­men­te pa­té­ti­ca y has­ta des­agra­da­ble Le­ti­cia Sa­ba­ter.

A Bi­go­te no le dan tiem­po de asen­tar­se y desean ful­mi­nar­lo na­da más em­pe­zar, qui­zá ce­lo­sos de que las cá­ma­ras lo des­ta­ca­sen en pri­me­ros pla­nos más que a los otros par­ti­ci­pan­tes no tan po­pu­la­res. Es re­tahí­la in­can­sa­ble tras el pro­gra­ma inau­gu­ral de un elen­co que no es­tá a la al­tu­ra de edi­cio­nes pre­ce­den­tes.

So­lo cua­tro ofre­cen mor­bo.

De la de­ce­na de nom­bres ape­nas cua­tro ofre­cen mor­bo, ni Al­ba Ca­rri­llo y su ago­bia­do­ra ma­dre, el aho­ra obe­so pe­ro di­ver­ti­do exmarido de Ka­ri­na, a la que años atrás des­po­só to­mán­do­le el pe­lo, que es lo su­yo. Es como un tú­nel del tiem­po pe­ro con idén­ti­ca ro­tun­di­dad. Ade­lan­tan que Glo­ria Ca­mi­la rom­pe­rá con su no­vio tras es­ta ex­pe­rien­cia com­par­ti­da don­de ella lle­va la voz can­tan­te y di­so­nan­te. Inex­pli­ca­bles los ges­tos de sor­pre­sa y asom­bro an­te la ha­bi­tual in­tem­pe­ran­cia de es­ta prohi­ja­da por el ca­pri­cho de Jo­sé Or­te­ga Cano, al­go que no pu­do fre­nar Ro­cío Ju­ra­do, que con

Ro­cií­to te­nía col­ma­da su an­sia ma­ter­nal. El to­re­ro pre­ten­día adop­tar seis ni­ños, ya te­nía sus fo­tos, y lo im­pi­dió la inol­vi­da­ble Chi­pio­ne­ra que pu­so a su pue­blo don­de no es­ta­ba.

Ad­mi­tió y so­por­tó por no al­te­rar la paz con­yu­gal pre­sun­ta­men­te idí­li­ca. Lue­go pa­só lo que al­gu­nos su­fri­mos y la­men­ta­mos. Cuan­do ella mu­rió pen­sa­ban se­pa­rar­se. Y así me lo an­ti­ci­pó me­ses an­tes, ya cal­ma­do el run­rún po­pu­lar tras la bo­da en Yer­ba­bue­na, con la que inau­gu­ra­ron blan­ca y rús­ti­ca ca­pi­lla ce­re­mo­nial lue­go re­pe­ti­da con­tra vien­to, ma­rea, dis­gus­tos y pac­tos por su hi­ja y An­to­nio Da­vid. Allí vi­vi­mos la re­tra­ta­do­ra ma­dru­ga­da del “es­ta­mos tan a gus­ti­to” ba­bea­do por el dies­tro. Da­tos pa­ra la his­to­ria de los bo­do­rrios me­mo­ra­bles. Fue mul­ti­tu­di­na­ria y los no­vios lle­ga­ron en ca­le­sas ti­ra­das por ca­ba­llos. To­do muy an­da­luz, ne­gra man­ti­lla es­pa­ño­la en la ama­dri­na­do­ra ma­dre del to­re­ro y Ama­dor del otro cos­ta­do. Hoy la fa­mi­lia es­tá des­he­cha como es bien co­no­ci­do y Glo­ria Ca­mi­la su­po­ne voz que chi­rría en lo an­ta­ño en­tra­ña­ble, cá­li­do y ad­mi­ra­ble. To­do un tem­pe­ra­men­to des­len­gua­do que me des­co­lo­có tiem­po atrás, yo ha­blan­do cor­dial­men­te con Or­te­ga, y ella me arreó un “ya es­tas bai­lán­do­le el agua, adu­lán­do­lo pa­ra lue­go po­ner­lo

a pa­rir”. En­mu­de­ci­mos an­te tan mal­edu­ca­do arran­que. Or­te­ga no di­jo ni pío, qui­zá ha­bi­tua­do a ta­les sa­li­das de tono que nun­ca tu­vo Ro­cío, aun­que sus pe­leas ca­se­ras tam­bién se las traían No eran tan fe­li­ces como nos ven­dían.

Quie­ren gres­ca y azu­zan pa­ra que me­ta bu­lla aun­que no es­ta­ba pre­vis­to que an­te las cá­ma­ras Glo­ria Ca­mi­la em­pe­za­ra ati­zán­do­le a su pa­re­ja, que no su­pera el sus­to. Un prin­ci­pio que re­ve­la, pro­me­te y tam­bién sor­pren­de. Es lo de Ed­mun­do fo­re­ver Bi­go­te, nom­bre sos­te­ni­do a pul­so pe­se al de­seo de Ma­ría Te­re­sa. De­sea­ban que se fue­se al cue­llo an­te el dis­tan­cia­mien­to de los co­le­gas más jó­ve­nes. No en­ten­die­ron su ca­si pa­si­vi­dad ob­ser­va­do­ra, pu­ra es­tra­te­gia de quien es­tá ba­que­tea­do des­de que a los 13 años y en una no­che pin­tó la ca­sa de su tío. Aga­llas no le fal­tan, tam­po­co ex­pe­rien­cia y peo­res to­ros li­dió en su ju­ven­tud des­am­pa­ra­da o el 1,2,3 que le hi­zo fa­mo­so.

Qui­zá in­flu­yó el can­sino rit­mo es­tre­nis­ta ni ali­via­do con la iro­nía de Jor­ge Ja­vier, re­cién lle­ga­do de va­ca­cio­nes neo­yor­qui­nas. Cum­plió hu­mil­de el ri­tual de buen tu­ris­ta po­co he­cho al des­lum­bre: cuen­ta y no aca­ba de có­mo le gus­tó Glenn Clo­se en la ver­sión mu­si­cal de Sun­set Bou­le­vard que yo vi en su es­treno lon­di­nen­se ha­ce 30 años es­ta Na­vi­dad y re­pues­ta como gran su­ce­so y gan­cho ex­hu­ma­dor en la car­te­le­ra. Emo­cio­nes dis­pa­res tu­vo el no­vio de Ma­ría Te­re­sa, a quien se le es­tro­peó ca­sual­men­te la te­le del sa­lón, to­có ma­de­ra sin ser su­pers­ti­cio­sa ni creer en sor­ti­le­gios y si­guió la emi­sión que no pen­sa­ba con cons­tan­tes y de­ta­lla­das lla­ma­das de Te­re­lu y Car­men Bo­rre­go, otra an­te el pe­lo­tón de eje­cu­ción tras in­ter­ve­nir con de­re­cho pro­pio en Las Cam­pos.

Sos­pe­cho­sa se­pa­ra­ción.

No en­tien­den su si­len­cio, el es­tar den­tro o fue­ra con la mis­ma ha­bi­li­dad que Da­vid Bustamante con su apro­ve­cha­da, in­ter­mi­ten­te y sos­pe­cho­sa se­pa­ra­ción. Mien­tras Pau­la Eche­va­rría no de­jó de ha­cer­se no­tar su­peran­do el ima­gi­na­ble due­lo, ig­no­ra­mos si su ex se en­ce­rró en in­te­li­gen­te me­di­da res­ta­ña­do­ra del ver­gon­zo­so “ahí te que­das”, re­que­ma­do tras mu­chos años de con­vi­ven­cia lle­nos de so­bre­sal­tos. Ella no so­por­ta­ba sus es­ca­pa­das de va­rios días, Da­vid eva­dién­do­se del yu­go ma­ri­tal con una pan­da que to­do se lo po­ne en ban­de­ja y cul­ti­va sus en­gan­cha­das afi­cio­nes. Trans­cu­rrió un

Nor­ma Du­val asom­bró por unas fac­cio­nes de­for­ma­das en com­pa­ra­ción con su cuer­po

mes, re­apa­re­ció pa­ra ver du­ran­te tres horas a su hi­ja en ca­sa y al sa­lir mon­tó la de Dios es Cris­to qui­zá des­qui­cia­do por el re­en­cuen­tro. Fiel a su cos­tum­bre, des­de el ca­chon­deo pa­trio an­te aquel pe­no­so, ri­dícu­lo y ver­gon­zo­so anun­cio en cal­zon­ci­llos has­ta la ro­di­lla pro­mo­cio­nan­do Can­ta­bria, me­nos­pre­ció a los me­dios y ol­vi­dó có­mo re­cu­rre a ellos ne­ce­si­ta­do pa­ra pro­mo­cio­nes que ya no pro­di­ga. In­sul­tó a la pren­sa de­fi­nién­do­la de “si­ca­rios” y di­jo: “Es­táis ma­tan­do a seis per­so­nas”. For­tí­si­mo. Ahí in­clu­yó a los pa­dres co­mu­nes, que ape­nas se ha­blan y apo­yan la pos­tu­ra de su hi­ja por­que nun­ca ad­mi­tie­ron las di­fe­ren­cias so­cia­les de amor tan apa­sio­na­do. Con ellos vuel­ve a vi­vir re­fu­gián­do­se en su her­mano pe­que­ño. Tras cho­rreo tan in­jus­to en­ten­di­mos el des­pe­go de su chi­ca. Ese ca­rác­ter in­con­te­ni­ble da pa­ra mal­pen­sar que Da­vid es in­con­tro­la­ble, eso se­rá. “Más que amor, tie­nen pa­sión el uno por el otro. Los sos­tie­ne el se­xo”, me exal­tan como al­go inau­di­to o ca­si de ré­cord tras do­ce años aguan­tán­do­se con arru­llos.

Ariad­ne Ar­ti­les (36 años y 20 de pro­fe­sión) pro­ta­go­ni­zó una co­lec­ción de ba­ña­do­res, so­lo preo­cu­pa­da de su on­du­la­da ca­be­lle­ra, jun­to a Nie­ves Ál­va­rez, con 43 cum­pli­dos ha­ce una se­ma­na, ya ar­que­ti­po de cuer­po per­fec­to, y Ju­dit Mas­có, es­plén­di­da a su 47 y que no pien­sa en re­ti­rar­se: “Es­toy me­jor que nun­ca, con una fo­to­ge­nia in­creí­ble que gus­ta mu­cho a las de una edad. Mis hi­jos es­tán cre­ci­dos, ten­go ga­nas y aguan­te”.

Na­da di­jo de su pre­sen­cia frus­tra­da al no po­sar con los di­se­ños mos­tra­dos por co­le­gas de me­nos real­ce, na­da que ver con el im­pac­to o sus­to pro­vo­ca­do por Nor­ma Du­val an­te la jo­ven du­que­sa de Te­rra­no­va, que pro­mo­cio­na­ba dia­man­tes aje­nos. La ve­de­te re­na­ció en un des­fi­le don­de Han­ni­bal Laguna ho­me­na­jeó a Elio Ber­han­yer, de 89 años, fiel a su son­ri­sa ba­jo cas­que­te de la­na. To­do de blan­co pa­re­cía el Pa­pa sin na­da que ben­de­cir. Es úni­co su­per­vi­vien­te de lo que fue nues­tra gran al­ta cos­tu­ra. Com­pi­tió con Per­te­gaz y Pe­dro Ro­drí­guez. Las ju­bi­la­das –¡por fin!– con­de­sas de Mon­tar­co y Quin­ta­ni­lla fue­ron sus me­jo­res per­chas. Nor­ma se reajun­tó la­bo­ral­men­te con Matt­hias Kühn, el os­ci­lan­te amor de los úl­ti­mos años. Cos­tó re­co­no­cer­la: “Pe­ro qué se ha he­cho”, se asom­bra­ron. “¿Qué co­ño se ha­brá me­ti­do en los pó­mu­los pa­ra po­ner­se como un glo­bo?”. So­lo per­ma­ne­ce in­tac­ta su lu­mi­no­sa y cla­ra mi­ra­da. Y un cuer­po to­da­vía es­bel­to que pro­du­ce de­sola­dor con­tras­te con esas fac­cio­nes de­for­ma­das como la pre­ten­sión de Ma­ría Jo­sé Cam­pa­na­rio. Rom­pió su in­ter­na­mien­to hos­pi­ta­la­rio a cau­sa de una fi­bro­mial­gia pa­ra en­fren­tar­se en los juz­ga­dos a Ma­ría Pa­ti­ño. Le pi­de 100.000 eu­ros de in­dem­ni­za­ción por una su­pues­ta in­ju­ria al co­men­tar un pre­sun­to en­gan­che con su sue­gra, Car­men Ba­zán.

Broad­way ma­dri­le­ño.

Es­tre­nos como de pa­sa­re­la, un pan nues­tro: re­apa­re­ció Car­los Lo­zano muy chu­li­to y desafian­do a Ra­fa Amar­go. Fue­ron al es­treno de Oh­la­la!, nue­vo mu­si­cal atra­yen­te don­de la Washington se plan­tó un su­per­mo­ño. Des­ta­có la obe­si­dad de Cha­ro Rei­na y Mar­ta Valverde fren­te a la li­ge­re­za de Car­men Co­ne­sa. So­nia Fe­rrer no es­con­dió sus del­ga­das pa­ti­tas, Ma­rio­la Orellana pa­seó cam­bio facial, Jo­se­ma pro­di­gó son­ri­sas mien­tras Dafne Fer­nán­dez y Ne­rea Gar­men­día fue­ron a una pe­lí­cu­la y Jun­cal pre­fi­rió el Oh­la­la!, que re­cor­da­ría sus sue­ños pa­ri­sien­ses ca­sa­da con Fé­lix Ca­be­za, que le to­mó el pe­lo ma­ri­tal­men­te. To­da­vía la veo te­clear tras la caja del res­tau­ran­te La Do­ra­da que te­nían en Saint Ho­no­ré. Alar­dea­ban de mi­llo­nes y de que usa­ban un he­li­cóp­te­ro pa­ra lle­var el pes­ca­do vi­vo y co­lean­do des­de Cá­diz y mi Ga­li­cia.

Ariad­ne Ar­ti­les So­nia Fe­rrer

Nie­ves Ál­va­rez

Car­men Co­ne­sa Nor­ma Du­val Pa­tri­cia Ol­me­di­lla Inma Cues­ta Be­lén Ló­pez con Ma­rio­la Orellana Han­ni­bal Laguna con Elio Ber­han­yer

Mar­le­ne Mou­rreau Esmeralda Mo­ya con Ne­rea Gar­men­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.